Portada :: Espaa :: Rebelin en los cuarteles
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-11-2016

Humillado e insultado por el Abogado del Estado

Luis Gonzalo Segura
Rebelin


Carta abierta al Abogado del Estado:

Estimado seor, no solo no tiene suficiente con oponerse a la pretensin de un denunciante de corrupcin (como es mi caso) de recuperar su puesto de trabajo, algo legislado en toda la OCDE salvo en cuatro pases (uno de ellos Espaa), sino que se permite el lujo de afirmar que si tamaa es su insatisfaccin personal y tal su grado de animadversin para con la Institucin Militar y para con los militares (esos mafiosos y matones de discoteca que eran o compaeros suyos o sus superiores) no alcanzamos a comprender por qu no aplaude enfervorizado una resolucin que le libera de tan desagradable compromiso.

Afirma que he llamado matones de discoteca a los militares, pero no ha querido leer el expediente al completo o algo mucho peor que prefiero obviar. Efectivamente, he llamado matones de discoteca a los militares que participaron en la paliza a dos prisioneros iraques, imgenes que fueron publicadas en un medio de comunicacin. Ahora, lo que son las cosas, llegara todava ms lejos ya que dira que son mucho ms que eso, son torturadores que no merecen salir de la crcel en los prximos treinta aos y, sinceramente, me preocupa que usted no les considere matones de discoteca y me inquieta todava ms que esos seis matones de discoteca continen en sus puestos de trabajo.

Dado que percibo que tenemos visiones diferentes del mundo castrense, quisiera que supiera que en mi visin de este mundo, considero que un fraude como el de las facturas falsas del Ejrcito del Aire (500 facturas falsas al ao durante 5-6 aos, entre 60 y 150 oficiales y suboficiales imputados y 10 millones y medio de euros) no debera cerrarse con multas y prescripciones; y, permtame que sea tan atrevido, semejantes mafiosos me parece que deberan ser expulsados lo antes posible. Da la casualidad que estos oficiales y suboficiales seguirn en las Fuerzas Armadas, lo que no le produce gran incomodidad, como tampoco que vayan a continuar en la disciplina castrense aquellos que cometieron las malversaciones en el ACART de Getafe (por valor de varios millones de euros, con miles de kilos de embutidos y botellas de alcohol de por medio), los dos tenientes coroneles que han sido imputados junto a trece empresas por la adjudicacin de contratos de diversa ndole (tambin con varios millones de euros de por medio) o aquellos involucrados en el escndalo del Hospital Militar Gmez Ulla.

Aun a fuerza de resultar exhaustivo, le dir que en la unidad en la que yo trabajaba (y en la cual realic diversas denuncias) estaba bajo la supervisin de uno de estos dos tenientes coroneles detenidos y, por si fuera poco, tambin detuvieron a un teniente por vender porttiles antes de mi llegada, el cul ha sido condenado y contina o continuar, como todos los dems rufianes hasta aqu mencionados, en el mundo militar. No le llama la atencin que tal cantidad de matones y mafiosos puedan continuar en las Fuerzas Armadas y quin siente animadversin por su presencia haya sido expulsado?

En ese Ejrcito tambin tienen espacio los agresores y acosadores sexuales Sabe que en las Fuerzas Armadas sirve un capitn condenado por 28 agresiones sexuales? Sabe que lo hace tambin un coronel que acos sexualmente a una capitn y un teniente que intent violar a una cabo? Sabe que en las FAS la represin hace que existan un 400% menos de denuncias de acoso sexual que en el resto de mbitos? Pues s, as es.

Por lo que se ve ello le importa un carajo, aunque no tanto que quien lo denuncia pblicamente pueda volver a su puesto de trabajo. A m, en cambio, me afecta en extremo pensar que los prximos mandos que agredan sexualmente a mujeres no solo no terminarn en la puetera calle, al igual que aquellos que cometan malversaciones, fraudes u otros delitos, sino que continuarn su carrera militar, con ascensos y condecoraciones incluidas. Qu ms quisiera yo que un Ejrcito que no fuera una residencia de delincuentes!

Le dir, por si no le ha quedado claro, que no aborrezco a las Fuerzas Armadas ni siento animadversin por ellas, sino todo lo contrario, las amo profundamente y como las amo, las quiero muy diferentes, las quiero sin acosadores y agresores sexuales, sin delincuentes, sin mafiosos y sin matones de discoteca. Usted no?

Le digo ms. Sepa usted que ese Ejrcito al que supone que debera haber servido con lealtad en el silencio y, para muchos, puede que usted incluido, he mancillado en el alboroto, ha expulsado de las Fuerzas Armadas a ms de 4.250 discapacitados (de un total de 10.000 militares de tropa) y lo ha hecho sin darles las pensiones que merecen. Muchos de estos casos son espeluznantes y haran a cualquiera estremecerse, aunque no s si este es su caso. Los hay que han visto morir a sus compaeros, muchas veces hechos pedazos, y han terminado con el cuerpo quemado y el rostro desfigurado; los hay que han sufrido el vuelco de un vehculo y han terminado con su cuerpo aplastado; los hay que han tenido que vivir de la beneficencia mientras sus hijas pequeas les vestan porque la sanidad militar les otorgaba un 24% (lo justo para que no cobrasen pensin) y la seguridad social un 70%; los hay que han cogido una cuerda y se han ahorcado o han abierto una ventana y se han arrojado al vaco y as hasta ms de 4.250, fjese si la casustica es extraordinariamente amplia en este caso.

Hay ms, pues sepa usted, que nuestros explosivos en mal estado han matado diez veces ms que los explosivos del enemigo, y eso que nuestros especialistas han desactivado miles de ellos en los lugares (supuestamente) ms peligrosos del mundo. Sin embargo, terminaron perdiendo sus vidas en Hoyo de Manzanares (5 muertes en 2011) o Almera (3 muertes en 2013), debido a minas en mal estado y/o negligencias. Por si fuera poco, los heridos fueron abandonados sin las pensiones que merecan, por lo que hoy se ven en el complejo trago de pleitear contra su propio Estado. De eso, algo sabr, no?

Hay ms. Nuestros helicpteros, tambin en mal estado, se han cobrado la vida de siete militares en los ltimos dos aos (4 en 2014 y 3 en 2015).

Mucho ms: resulta que ms del 70% de muertos fuera de territorio nacional han perecido por nuestras negligencias y no por la accin del enemigo.

Recuerda el Yak-42? Recuerda como terminaron los responsables? Se lo aclarar: indultados y uniformados, salvo uno de los condenados que falleci antes de que pudiera volver a las Fuerzas Armadas. Sepa usted, por si no fuera poco, que en nuestro mundo no es una excepcin la negligencia ni, por desgracia, la exoneracin o proteccin de culpables y delincuentes.

Sin embargo, a usted este Ejrcito le parece que no merece que alguien grite con todas sus fuerzas para que cambie, sino que es de los que piensa que necesita a un general que intente acallar a un denunciante, puesto que le protege e ignora sus palabras. Ser, creo yo, porque ningn compaero suyo se ha reventado la cabeza como un meln cuando lo lanzaron de forma negligente desde un avin.

Debera saber, igualmente, que hemos gastado 40.000 millones de euros en armamento que no necesitamos, para escenarios que no se van a producir y que no se pueden pagar, ni ahora ni antes. Seguro que le parecern las palabras de un individuo con una profunda animadversin a la Institucin Militar, aunque tengo que aclararle que las mismas pertenecen a Constantino Mndez, Secretario de Estado para la Defensa en el ao 2011. Le voy a intentar explicar sucintamente a que se deben tales manifestaciones.

En primer lugar, hemos comprado armamento para escenarios que no se van a producir porque dicho arsenal blico sera enormemente valioso si sufriramos una invasin. Y aqu nos surgen dos problemas. El primero es que no vamos a sufrir tal invasin, dado que ni Portugal ni Francia ni Andorra ni Marruecos van a invadirnos (igual usted piensa diferente, espero que no) y algo peor an, si ello aconteciera, de nada nos servira el armamento puesto que, por un lado, solo tenemos 125.000 militares (nuestros vecinos tampoco tienen militares para acometer semejante invasin ni para defenderse de ella). Por contextualizar, los militares que tenemos no seran suficientes ni para defender una cuarta parte del territorio y, por el otro, la mayora del mencionado armamento ni siquiera funciona. No lo saba? No saba que el Ejrcito posee un submarino que no flota (S-80), un avin que no vuela (A400M), carros de combate despiezados y almacenados porque no podemos pagar el combustible (Leopard), aviones tambin almacenados por no poder asumir un aumento del gasto (EF-2000 Eurofighter), fusiles defectuosos (HK que han sido cambiados por los alemanes), aeronaves en psimo estado de mantenimiento (helicpteros del Servicio Areo de Rescate) y un sinfn de disparates propios del Ejrcito de Gila?

Expuesta una nfima parte de todo lo que podra relatarle, quisiera aseverar otras dos cuestiones, aun a riesgo de abusar de su confianza. La primera es que se tome la molestia de cotejar lo aqu expuesto (hasta me presento voluntario para ampliarle cuantos datos y cuanta informacin requiera, aunque le pedira que no me dedique ninguno de sus chistes de mal gusto). En segundo lugar, quisiera aadir que tenemos un Ejrcito de mierda, igame bien, de mierda. Aclaro que si bien es cierto que existen decenas de miles de militares honestos que merecen todo mi respeto (si lee el prlogo de Un paso al frente comprobar que a ellos iba dedicado el libro), tambin existe una cpula militar, una sanidad y una justicia castrense, una clase poltica y unos juristas subordinados (como es su caso) que, por accin o por inaccin, han convertido nuestro Ejrcito en una mierda de tal calibre que permite la existencia de torturadores, agresores y acosadores sexuales, malversadores, traficantes de drogas (veremos cmo tapan el escndalo del Juan Sebastin Elcano y los 150 kilos de cocana) y otra serie de infames delincuentes. Todo ello sin olvidar los miles de millones en armamento defectuoso, negligentemente mantenido y/o adquirido o almacenado (al tiempo que se expulsa a aquellos que lo denuncian) o las enormes puertas giratorias.

Finalmente, quisiera recordarle que si usted y sus compaeros hubieran hecho su trabajo tal y como la ley, la moral y su cdigo deontolgico les demandan, yo no estara ahora en la situacin de extrema precariedad en la que me encuentro ni habra necesitado arrojar mi vida y mi futuro a un vertedero, pues no habra tenido que realizar denuncia alguna. Entiendo, creo que con razn, que si usted fuese un abogado, uno digno me refiero, uno que representase de verdad al Estado, estara persiguiendo todo lo que aqu he relatado y no realizando alegaciones tan indecorosas.

Tenga usted por recibida la contestacin a su bufonada y, la prxima vez, presntese al Club de la Comedia en lugar de mofarse ignominiosamente de las personas que hemos denunciado y sufrimos un calvario por ello Por si su falta de empata y su ceguera jurdica no se lo dejan atisbar, le quiero confirmar que no aplaudo enfervorizado ni mi expulsin ni sus esperpnticas alegaciones.

Reciba un cordialsimo y entraable saludo, no sin antes recordarle que mi compromiso sigue vigente con las Fuerzas Armadas y en absoluto es desagradable, salvo por circunstancias como la que ahora nos ocupa, y espero que el suyo, permtame que solo se lo suponga y no se lo acredite dadas las circunstancias, no sea menor con la legalidad, la moral y el cdigo deontolgico.

Luis Gonzalo Segura es exteniente del Ejrcito de Tierra, miembro del colectivo Anemoi.

En la actualidad, su principal fuente de ingresos son las ventas de Cdigo rojo, CONSGUELA AQU FIRMADA Y DEDICADA!. Cdigo rojo le echa huevos al asunto y no deja ttere con cabeza. Se arriesga, proclamando la verdad a los cuatro vientos, haciendo que prevalezca, por una vez, algo tan denostado hoy en da como la libertad de expresin (A golpe de letra por Sergio Sancor).

El Colectivo Anemoi recomienda la lectura de las novelas Cdigo rojo (2015) y Un paso al frente (2014), un hito histrico en la lucha por unas fuerzas armadas decentes al servicio del pueblo.

Puedes seguirlo en Facebook mvil, Facebook internet, luisgonzalosegura.com y Twitter (@luisgonzaloseg).

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter