Portada :: Feminismos :: Derechos de las mujeres
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-11-2016

Feminismo & Historia
El pasado 3 de Noviembre hizo 223 aos que guillotinaron a Olympe de Gouges

Redaccin Tribuna
TribunaFeminista

Fue un 3 de Noviembre de hace ms dos siglos, cuando la Ilustracin, moderna y francesa, la que nos trajo las libertades, igualdades y fraternidades, la que nos trajo el "Estado Moderno" base del que hoy tenemos, esa misma Ilustracin fue la que cort la cabeza a Olympe de Gouges. Ella fue la primera mujer que empez el camino pblico y colectivo de la lucha de la causa de las mujeres. De la lucha feminista colectiva.
Los ilustrados y modernos hombres mientras escriban "su" declaracin de los derechos del hombre y del ciudadano se olvidaban de un "pequeo detalle", incluir a la mujer. Olympe lo denunci y elabor la declaracin de los derechos de la mujer y ciudadana. Acab guillotinada por su osada de equiparar en derechos a la mujer con el hombre.




Un 3 de Noviembre del 1793, falleca Olympe de Gouges. Nacida en Montauban (Francia), el 7 de mayo de 1748, mora en Pars el 3 de noviembre de 1793. Olympe de Gouges es el seudnimo de Marie Gouze, escritora, dramaturga, panfletista y filsofa poltica francesa, autora de la Declaracin de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana (1791). Como otras feministas de su poca, fue abolicionista. Sus trabajos fueron profundamente feministas y revolucionarios. Defendi la igualdad entre el hombre y la mujer en todos los aspectos de la vida pblica y privada, incluyendo la igualdad con el hombre en el derecho a voto, en el acceso al trabajo pblico, a hablar en pblico de temas polticos, a acceder a la vida poltica, a poseer y controlar propiedades, a formar parte del ejrcito; incluso a la igualdad fiscal as como el derecho a la educacin y a la igualdad de poder en el mbito familiar y eclesistico. Olympe de Gouges escribi:

"Si la mujer puede subir al cadalso, tambin se le debera reconocer el derecho de poder subir a la Tribuna"

Se dirigi a la reina Mara Antonieta para que protegiera su sexo, que deca desgraciado, y redact la Declaracin de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana, calcada sobre la Declaracin de Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1789, en la cual afirmaba la igualdad de los derechos de ambos sexos. Asimismo realiz planteamientos sobre la supresin del matrimonio y la instauracin del divorcio, la idea de un contrato anual renovable firmado entre concubinos y milit por el reconocimiento paterno de los nios nacidos fuera de matrimonio. Fue tambin una precursora de la proteccin de la infancia y a los desfavorecidos, al concebir en grandes lneas, un sistema de proteccin materno-infantil (creacin de maternidades) y recomendar la creacin de talleres nacionales para los parados y de hogares para mendigos.

Qu mejor manera de homenajear la figura de Gouges que volviendo a leer su Declaracin de los Derechos de la Mujer y la Ciudadana (que este septiembre del 2016 cumpla 225 aos).

Los 17 artculos de la Declaracin de los Derechos de la Mujer y la Ciudadana :


1 La mujer nace libre y permanece igual al hombre en derechos. Las distinciones sociales slo pueden estar fundadas en la utilidad comn.

2 El objetivo de toda asociacin poltica es la conservacin de los derechos naturales e imprescriptibles de la Mujer y del Hombre; estos derechos son la libertad, la propiedad, la seguridad y, sobre todo, la resistencia a la opresin.

3 El principio de toda soberana reside esencialmente en la Nacin que no es ms que la reunin de la Mujer y el Hombre: ningn cuerpo, ningn individuo, puede ejercer autoridad que no emane de ellos.

4 La libertad y la justicia consisten en devolver todo lo que pertenece a los otros; as, el ejercicio de los derechos naturales de la mujer slo tiene por lmites la tirana perpetua que el hombre le opone; estos lmites deben ser corregidos por las leyes de la naturaleza y de la razn.

5 Las leyes de la naturaleza y de la razn prohben todas las acciones perjudiciales para la Sociedad: todo lo que no est prohibido por estas leyes, prudentes y divinas, no puede ser impedido y nadie puede ser obligado a hacer lo que ellas no ordenan.

6 La ley debe ser la expresin de la voluntad general; todas las Ciudadanas y Ciudadanos deben participar en su formacin personalmente o por medio de sus representantes. Debe ser la misma para todos; todas las ciudadanas y todos los ciudadanos, por ser iguales a sus ojos, deben ser igualmente admisibles a todas las dignidades, puestos y empleos pblicos, segn sus capacidades y sin ms distincin que la de sus virtudes y sus talentos.

7 Ninguna mujer se halla eximida de ser acusada, detenida y encarcelada en los casos determinados por la Ley. Las mujeres obedecen como los hombres a esta Ley rigurosa.

8 La Ley slo debe establecer penas estrictas y evidentemente necesarias y nadie puede ser castigado ms que en virtud de una Ley establecida y promulgada anteriormente al delito y legalmente aplicada a las mujeres.

9 Sobre toda mujer que haya sido declarada culpable caer todo el rigor de la Ley.

10 Nadie debe ser molestado por sus opiniones incluso fundamentales; si la mujer tiene el derecho de subir al cadalso, debe tener tambin igualmente el de subir a la Tribuna con tal que sus manifestaciones no alteren el orden pblico establecido por la Ley.

11 La libre comunicacin de los pensamientos y de las opiniones es uno de los derechos ms preciosos de la mujer, puesto que esta libertad asegura la legitimidad de los padres con relacin a los hijos. Toda ciudadana puede, pues, decir libremente, soy madre de un hijo que os pertenece, sin que un prejuicio brbaro la fuerce a disimular la verdad; con la salvedad de responder por el abuso de esta libertad en los casos determinados por la Ley.

12 La garanta de los derechos de la mujer y de la ciudadana implica una utilidad mayor; esta garanta debe ser instituida para ventaja de todos y no para utilidad particular de aquellas a quienes es confiada.

13 Para el mantenimiento de la fuerza pblica y para los gastos de administracin, las contribuciones de la mujer y del hombre son las mismas; ella participa en todas las prestaciones personales, en todas las tareas penosas, por lo tanto, debe participar en la distribucin de los puestos, empleos, cargos, dignidades y otras actividades.

14 Las Ciudadanas y Ciudadanos tienen el derecho de comprobar, por s mismos o por medio de sus representantes, la necesidad de la contribucin pblica. Las Ciudadanas nicamente pueden aprobarla si se admite un reparto igual, no slo en la fortuna sino tambin en la administracin pblica, y si determinan la cuota, la base tributaria, la recaudacin y la duracin del impuesto.

15 La masa de las mujeres, agrupada con la de los hombres para la contribucin, tiene el derecho de pedir cuentas de su administracin a todo agente pblico.

16 Toda sociedad en la que la garanta de los derechos no est asegurada, ni la separacin de los poderes determinada, no tiene constitucin; la constitucin es nula si la mayora de los individuos que componen la Nacin no ha cooperado en su redaccin.

17 Las propiedades pertenecen a todos los sexos reunidos o separados; son, para cada uno, un derecho inviolable y sagrado; nadie puede ser privado de ella como verdadero patrimonio de la naturaleza a no ser que la necesidad pblica, legalmente constatada, lo exija de manera evidente y bajo la condicin de una justa y previa indemnizacin.


Fuente: http://tribunafeminista.org/2016/11/hoy-hace-223-anos-que-guillotinaron-a-olympe-de-gouges/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de las autoras mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter