Portada :: frica
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-11-2016

La debacle libia

Hedelberto Lpez Blanch
Rebelin


Cinco aos despus de los bombardeos iniciados en abril de 2011 por la coalicin encabezada por Estados Unidos, Francia y Gran Bretaa y a un lustro del asesinato del lder de la Revolucin Libia, coronel Muamar el Gaddafi, la nueva era prometida por Occidente no se ha cumplido y por el contrario en esa nacin del norte africano solo predomina el caos, la inseguridad y la crisis socioeconmica.

En ese pas rico en petrleo, decenas de milicias luchan por controlar el territorio y los recursos naturales; se convirti en tierra de nadie, y no se observa una solucin inmediata ni duradera y segn varias agencias humanitarias, todas las partes han cometido crmenes de guerra y abusos contra los civiles.

Los aos han demostrado que lo planteado en un principio por Occidente fueron ofertas engaosas para quienes no seguan al Gobierno de Muamar el Gaddafi, pues desde aquel 20 de octubre se han registrado innumerables acciones de carcter terrorista, perjudiciales para la economa y la vida de su pueblo.

Aquel tristemente 20 de agosto, el coronel fue capturado con vida, torturado y vejado hasta morir, como mostraron varios vdeos que salieron a la luz pblica das despus de su ejecucin.

Ahora Libia es un pas roto, desgajado y desangrado por la guerra que nunca acaba; est considerado como un feudo del denominado Estado Islmico en el norte de frica y un lugar favorable para la proliferacin de mafias, traficantes de personas, armas y drogas por la fragilidad de sus fronteras y la ausencia de una autoridad que ejerza el control.

La punta de lanza militar y de espionaje estadounidense en el continente, denominado Comando para frica (Africom) calcula que en el terreno actan aproximadamente 6 000 miembros del grupo Estado Islmico, mientras que desde sus puertos se embarcan miles de refugiados procedentes de Oriente Medio y de frica subsahariana, que se juegan la vida para intentar alcanzar las costas de Europa

En la actualidad mal funcionan en el pas dos parlamentos rivales y tres gobiernos (dos en Trpoli y uno en Tobruk) : el ltimo se form tras unas conversaciones auspiciadas por Naciones Unidas en diciembre de 2015 con la intencin de remplazar a los otros dos. Pero ste an est en proceso de formacin debido a que el nuevo gobierno ha sido impuesto por las potencias occidentales.

La produccin de petrleo casi se ha paralizado, y las extracciones que se realizan estn bajo control de compaas occidentales extranjeras o de facciones armadas; los bancos carecen de liquidez y los hospitales se estn quedando sin medicinas.

Datos ofrecidos por Organizaciones No Gubernamentales (ONGs) revelan que ms del 70 % de la poblacin padece hambre, vive con miedo y ms de 600 000 personas han sido desplazadas debido a los conflictos.

Libia, contaba en 2011 con casi siete millones de habitantes, y sus grandes recursos naturales como los hidrocarburos, unido a una poltica socio-econmica a favor de los ciudadanos, le permitieron que el desarrollo humano en esa nacin fuera relativamente elevado.

Antes de los ataques de la coalicin, la economa Libia era una de las ms fuertes de frica con la esperanza de vida ms elevada de todo el continente.

El Producto Interno Bruto (nominal) per cpita constitua el ms alto de toda frica, y el segundo lugar por el PIB per cpita en paridad de poder adquisitivo, adems del primero en ndice de Desarrollo Humano de la regin.

La atencin sanitaria y la educacin eran gratuita lo cual elev la calidad de vida y educacional de su poblacin.

Para comprender un poco el porqu de los hechos actuales, recordemos que Gaddafi lleg al poder en 1969 tras derrocar al rey Idris, con un proyecto nacionalista que afect directamente a Estados Unidos e Inglaterra; rompi lazos con Occidente y sac las bases militares extranjeras asentadas en el pas.

A partir de ese momento fue considerado un enemigo desagradable de Occidente, pero cuando en 1992 abri nuevamente los campos petrolferos a las transnacionales, pas a ser un aliado molesto para las naciones capitalistas.

En las dcadas del 70 y 80 del pasado siglo el desarrollo econmico y social se puso a disposicin de las grandes masas desfavorecidas. Fueron construidas carreteras, hospitales y escuelas por todo el pas.

A partir de 1992 Gaddafi se acerca a Europa y a Estados Unidos, entran numerosas compaas petroleras extranjeras, y en 2006 Washington decide sacarla de la lista de pases terroristas, pero de todas formas, su poltica de altas y bajas no era segura para los intereses occidentales.

La tctica imperial consista que con el derrocamiento de Gaddafi, Washington, Londres y Paris, controlaran esa importante nacin del norte de frica que junto a Egipto (aliado de Occidente desde haca 40 aos) les daran seguridad martima plena sobre el Canal de Suez y del mar Mediterrneo, ruta fundamental para el traslado del crudo desde el mar Rojo.

Otro importante factor era el enorme potencial de agua potable que posee ese pas, recurso cada vez ms escasa en el orbe.

En su subsuelo existe un enorme caudal acufero que se estima en 35 000 kilmetros cbicos (la capacidad que tiene el ro Nilo en 300 aos) ubicado en la zona sur de su territorio y que el pas rabe comenz a utilizar a partir de 1984 cuando inici la construccin del llamado Ro de la Vida, que lleva el lquido por enormes canales subterrneos hasta las principales ciudades del norte.

Pero lo que acab de llenar la copa de las fuerzas de poder Occidental fue la proposicin de Gaddafi de no realizar transacciones mercantiles en dlares o euros, emplear el dinar de oro en el comercio internacional y crear un nico estado africano con espacio econmico comn.

El planteamiento fue apoyado por varias naciones africanas y rabes pero provoc una lgida respuesta por parte de Estados Unidos y la Unin Europa. El presidente de Francia, Nicols Sarkozy (haba recibido millones de dlares por parte de Libia para su campaa electoral) declar pblicamente: Libia amenaza la estabilidad financiera de la humanidad.

Estados Unidos que no estaba dispuesto a ceder el estatus hegemnico que el dlar ha mantenido por dcadas, le marc otro punto negativo a Gaddafi.

Todos estos aspectos, unido a las ansias por controlar las fuentes del oro negro en el mundo y de yacimientos acuferos, fueron las causas para que las potencias occidentales se lanzaran como aves de rapia a atacar a este pas soberano y tercermundista.

Hoy la debacle se regodea en la nacin africana y ni los que provocaron los sangrientos hechos se atreven a augurar cundo cesarn el caos, el desorden y las penurias para ese pueblo.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes. 

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter