Portada :: Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-11-2016

Reconfiguraciones polticas de una economa por-venir

Lorena Freitez
Rebelin


La emergencia econmica, que hoy atraviesa Venezuela, ha reconfigurado el campo poltico. Esta reconfiguracin se expresa de mltiples formas: ramplonas diatribas polticas entre grupos que instrumentalizan el malestar econmico con fines electorales; atricheramiento de grupos polticos mientras se recompone la economa; profundizacin de la fragmentacin y dispersin de grupos y corrientes populares cada vez ms refractarios al Estado, y la estampida de la mayora social de la poltica. Estas son algunas de las formas invisibles de despolitizacin que provoca el malestar econmico.

Sin embargo, lo ms emblemtico de esta reconfiguracin es la opacidad del conflicto de clases. Existe una tendencia a imponer un desdibujamiento de la polarizacin poltica que siempre caracteriz a la gestin chavista de los conflictos. Pareciera que las dificultades en el acceso a ciertos bienes prioritarios, a todos nos hace comunes, construyendo falsos bloques de afinidad entre clases en cuya mezcolanza se confunden los polos de poder en tensin en una sociedad que, pese al cambio de mltiples reglas de re-distribucin de riquezas que oper la Revolucin, an sigue atravesada por desigualdades.

En el medio de esta despolarizacin poltica-econmica-social, existe un claro riesgo de que termine imponindose un nuevo marco de interpretacin sobre el conflicto de intereses de la sociedad. Un riesgo que se expresa en esta idea: la gente de a pie (de cualquier extraccin social) que no consigue los alimentos, conformada como sujeto poltico contra el gobierno (chivo expiatorio de la crisis). Lo preocupante de imponerse este marco de interpretacin poltico es que, al tornar invisibles a los grandes concentradores de riqueza y poderes fcticos del pas (que tienen responsabilidad en la crisis), se pretenda legitimar la tesis del fracaso del modelo socialista en tanto se reubica a su operador (el gobierno) como el culpable del origen del conflicto.

La trayectoria poltica del pas de las ltimas dcadas se evala en cdigos econmicos razn por la cual el argumental de la oposicin al gobierno se centre en fracaso del modelo econmico del chavismo. No obstante, en las calles, el debate no se da en trminos estructurales sino que aparece fragmentado entre la descripcin desconsolada de las consecuencias de la crisis (altos precios, escasez de productos bsicos, depreciacin real de los salarios) y la opinin interesada sobre indicadores macroeconmicos dispersos (intencionadamente desprovistos de marco estratgico de interpretacin). Todo con una nica intencin: desprestigiar al Socialismo.

He aqu la disputa que definir lo por-venir. Una economa que cambia y transforma el campo de lo poltico. Los problemas polticos parecieran desaparecer del inters general para dar lugar a los problemas econmicos.

El debate econmico presume de despolitizado, pero acaso los problemas econmicos no son polticos? Lo realmente peligroso de una discusin econmica confinada a asuntos tcnicos, de frmulas y ajustes estandarizados, que ni consideran a las mayoras ni contemplan los intereses ocultos de los acumuladores de riqueza, es que deja fuera del foco al verdadero conflicto de intereses que opera por debajo de la economa.

Sin embargo, el chavismo nunca despolitiz la economa. Todo lo contrario. Defender el Socialismo hoy supone reubicar el debate poltico en Venezuela en clave econmica chavista. Los nuevos focos del debate poltico obligan a construir dispositivos para hacer comprensible, verosmil, el conflicto de clases en el pas en torno a la composicin estructural de la distribucin de riqueza: dnde est o dnde se produce la riqueza, quin la produce, quin se la queda, cmo y para qu se usa. El chavismo se caracteriz siempre por saber hacer pedagoga de su propio pensamiento econmico. Lo hizo comprensible dejando claro cules y cmo se presentaban las tensiones de clase en la sociedad venezolana, siendo ese el horizonte ideolgico sobre el cual construy el sentido comn de su economa.

La sociedad est exigida de conocer la realidad de los intereses de actores econmicos y polticos que no responden directamente al inters mayoritario de la poblacin. Esto supone hacer entendible un marco de interpretacin poltico que le de sentido popular a los instrumentos del anlisis econmico. Es necesario dejar claro que el problema econmico en Venezuela seguir en la misma medida que el paradigma poltico-econmico que lo rige no se explique, no se entienda y ante el cual el pueblo no tenga nada que decir, no tenga cmo interpelarlo y antagonizarlo, y por ende cmo producir herramientas para luchar y transformarlo. Entonces, lo que resulta fundamental aqu es preguntarse cmo se comprendi y asimil el pensamiento econmico de Hugo Chvez; y cmo y por qu hoy ese paradigma deja de comprenderse.

El principal desafo del chavismo en clave hegemnica es lograr que toda la sociedad se sienta en capacidad de preguntarse para qu le sirve comprender la economa? Y sobre todo que despierte su inters por luchar, militar, decidir e intervenir sobre una economa al servicio de [email protected] El timn poltico tiende a este cause, y eso es lo que hoy terminamos agradeciendo a la emergencia econmica, el permitirnos parir una economa por-venir, justa y eficaz, hecha por [email protected]

Fuente: http://www.celag.org/venezuela-reconfiguraciones-politicas-de-una-economia-por-venir/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter