Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-10-2005

Intervencin del presidente venezolano en la Asamblea de la FAO
"Cada 3,6 segundos alguien en algn lugar del mundo pierde la vida por falta de un pedazo de pan"

Hugo Chvez
Rebelin


Seor Director General y amigo, seores jefes de Estado y de Gobierno, excelencias todos, quiero comenzar esta intervencin recordando, ya Lula lo recordaba tambin en sus palabras extraordinarias, a un eminente brasileo llamado Josu de Castro, quien presidiera a la FAO entre los aos 1951 y 1955, extraigo de ese libro sin par y an no superado que se llama Geografa del Hambre, de 1946, unas palabras que parecen haber sido escritas ayer en la noche porque la realidad que describe es la del Brasil, pero es tambin la de cualquier pas del Sur, escribi l para el mundo del Sur y tambin para el mundo del Norte para la reflexin y para la accin. Voy a citar a Josu de Castro: El hambre es tan slo la expresin -la ms negra y la ms trgica- del subdesarrollo econmico, expresin que slo desaparecer con l, y el pauperismo generalizado que determina. Los poderes pblicos deben condicionar el desarrollo y orientarlo hacia objetivos bien definidos, el primero de los cuales debe ser la emancipacin alimentaria de la poblacin, tambin dirigir nuestra economa apuntando ante todo al bienestar social de la colectividad.

Aprovecho la cita de Josu de Castro y la inspiracin que nos mueve para felicitar al compaero presidente Luiz Incio Lula Da Silva y al pueblo del Brasil por esa merecida medalla, el premio por su trabajo que trasciende a Brasil y nos abarca a todos en la Amrica del Sur, en la Amrica Latina y en el Caribe. Recuerdo, Lula, tu discurso del primero de enero, era el ao 2003, en Brasilia, dijiste que estaras feliz el da en que todos los brasileos pudieran desayunar, almorzar y cenar; s que lo logrars y s que lo lograremos, custenos lo que nos cueste. Bajo la gida de la globalizacin neoliberal, del colonialismo global, lo nico que crece es el desarrollo econmico y ello determina nuestra incapacidad para resolver el problema del hambre, slo rompiendo con esta lgica de dominacin podremos encontrar esta msica de Josu de Castro; realmente es un problema poltico esto, es un gran problema poltico, sin la intervencin de los poderes pblicos, de la poltica, es decir, ello sera poco menos que imposible. La emancipacin alimentaria y el bienestar social colectivo dependen de nuestra capacidad para definir una va propia, radicalmente diferente. Decimos desde Venezuela al modelo econmico hoy dominante en el planeta, dentro del modelo econmico imperante hoy en el mundo, es prcticamente imposible lograr esta meta, ciertamente es un gran problema poltico, seor Director General, excelencias y amigos.
El camino recorrido en estos 60 aos por la FAO ha sido difcil y escabroso y el recuento que hoy podemos hacer dista mucho de su gran objetivo fundacional: contribuir a expandir la economa mundial y a liberar del hambre a la humanidad. Me comentaba Jacques Diouf, yo le preguntaba cul es el presupuesto de la FAO?, valga esta reflexin para que veamos cmo esto es un asunto poltico, de decisiones polticas. La FAO, entre el presupuesto ordinario y las donaciones voluntarias, no llega ni siquiera a mil millones de dlares al ao, ni siquiera 900 millones, mientras que los subsidios que los pases desarrollados le dan a su produccin agrcola son de mil millones por da, para que tengamos sentido de la comparacin; en un da se invierte ms en subsidios que todo lo que tiene la FAO para invertir en un ao; o para comparar con otras cifras, los pases de Amrica Latina y del Caribe el prximo ao, ste ao, slo en deuda externa ya pagada dos veces, ya hemos pagado la deuda externa dos veces, de su monto originario, tenemos que estar transfiriendo recursos netos al mundo del norte desarrollado, que sobrepasan los 170 mil millones de dlares, 170 mil millones de dlares al ao; o para tener otra cifra de comparacin acaban de anunciar en Washington el presupuesto de defensa y de gastos militares de Estados Unidos, unos 500 mil millones de dlares, bastaran para financiar a la FAO por 500 aos y un poco ms, para que veamos la magnitud del problema y a lo que se refera con magistral precisin el compaero presidente Lula Da Silva, es un problema poltico global.

Hace apenas un mes, al conmemorar seis dcadas de las Naciones Unidas y pasar revista a las modestsimas metas que nos habamos propuesto un lustro antes en la Cumbre del Milenio, fue doloroso reconocer que ya no se alcanzarn en la fecha prevista, dije entonces que el objetivo de reducir a la mitad los ms de 800 millones de hambrientos del planeta para el 2015 al ritmo actual se lograra dentro de 200 aos, siempre y cuando, as lo expres, la especie humana lograra sobrevivir a la destruccin que amenaza el medio ambiente. Por supuesto todos nosotros sabemos que el nmero de pobres y hambrientos contina creciendo y ninguno de los aqu presentes por muy optimista que sea podra asegurar hoy que la humanidad sobrevivir a esa tragedia. Yo quiero aprovechar esta invitacin que agradezco tanto, seor Secretario, Director General, para insistir en este tema, la sobrevivencia de la especie humana est en peligro, ya no son teoras cientficas tradas de los cabellos, ya estamos viendo efectos en el mundo, efectos alarmantes. Quiero, a nombre del pueblo de Venezuela, hacer un llamado a la reflexin sobre este tema. Noam Chomsky hace poco escriba un nuevo libro, una nueva tesis brillante como todas las que en mi criterio escribe aquel buen filsofo e intelectual estadounidense y el ttulo, slo el ttulo refleja el tremendo dilema, Hegemona o sobrevivencia. Recalentamiento global, dgame usted los huracanes que ahora nos azotan por el Caribe, endemoniados huracanes con la fuerza de cien, de mil bombas atmicas, producto de qu?, el recalentamiento de las aguas del Caribe y del ocano, se estn deshelando los polos, veamos las fotos, estn por internet las fotos de cmo est ahora el ocano rtico, partindose en pedazos, bloques gigantescos de hielo que se mantuvieron slidos durante siglos se estn partiendo en pedazos, se est recalentando demasiado el planeta, en la luna parece, monseor, que consiguieron rastros de agua, de vapor de agua, habr habido vida en la Luna?, en Marte, perdn, en Marte. Por qu no?, si la mano de Dios es tan grande. Pero quizs en Marte siguieron las recetas de algn Fondo Monetario marciano y acabaron con la vida en ese planeta.

Seores, estamos acabando el planeta. El modelo de civilizacin que se le quiere imponer al mundo es contrario a la Ley de Dios, incluso, y adems se nos quiere imponer con invasiones, con amenazas, a punta de violencia. Yo acuso aqu al imperio norteamericano de ser la primera amenaza que tiene el mundo de hoy para su sobrevivencia.

Es una verdadera amenaza para la vida del planeta, reflexiones, pidiendo a Dios que nos d las luces, la voluntad y el coraje para salvar ya no nuestras vidas, la de las futuras generaciones, en los siglos por venir. Semejante panorama... sigo leyendo aqu, Resulta particularmente lacerante e inexplicable cuando se han logrado enormes avances cientficos y tcnicos, que utilizados de manera racional y justa, hubieran podido erradicar totalmente el hambre y la pobreza, hubieran podido impedir que once millones de nios mueran cada ao, once millones de nios mueren cada ao a causa de enfermedades prevenibles y curables. Se hubiese podido ya en el siglo XX con tanto avance tecnolgico y cientfico alfabetizar a los 876 millones de personas que no saben hoy leer y escribir y asegurar la enseanza, siquiera bsica, tan siquiera a los 114 millones de nios que hoy no la reciben en el planeta. Es una verdadera afrenta para la especie humana y la ms brutal expresin de la barbarie del orden mundial actual; que cada noche 300 millones de nios se acuesten con hambre y cada tres punto seis segundos, segn las estadsticas, alguien en algn lugar del mundo pierda la vida por falta de un pedazo de pan y que anualmente seis millones de nios mueran antes de cumplir cinco aos por desnutricin.
Adnde quieren llevar a nuestros pueblos?, a hundirse cada vez ms en la explotacin y en la pobreza. La agricultura sigue siendo un sector estratgico en la mayora de los pases por la funcin que desempea como productor de alimentos, generador de empleos y fuente de divisas. Sin embargo, el ritmo de crecimiento de la produccin agrcola mundial desciende sostenidamente desde la dcada de los aos 60 y la FAO nos informa que ese declive continuar, al menos, hasta el ao 2010, mientras que la poblacin no deja de crecer y en los pases ms pobres reproducimos la presente situacin a escala mucho ms ampliada. Millones de familias campesinas han sido privadas de la tierra, su medio fundamental de produccin, dejando a los productores agrcolas marginados y sin esperanzas y no se estimulan las producciones nacionales ni el comercio de productos agrcolas, en su lugar se ha entronizado el dominio ejercido por las transnacionales agroalimentarias, los subsidios a la produccin y comercializacin en los pases desarrollados, la injusta distribucin de la tierra, los trminos de intercambio desfavorables y los elevados aranceles sobre las producciones provenientes de los pases subdesarrollados...

Me deca hace poco el jefe de Gobierno de un pas caribeo, que ellos tenan una produccin de banana y que esa produccin, por el trabajo de su gente, les produca ingresos anuales de unos 120, 150 millones de dlares hasta hace unos aos. Ahora, producto de las decisiones de la OMC, mecanismos del imperialismo para asegurar el dominio de los poderosos como lo es el Fondo Monetario Internacional y muchas otras instituciones que habra que desmontarlas y hacerlas de nuevo si queremos salvar la vida en el planeta. La OMC tom decisiones y aquel pas ahora ya no recibe ingresos de 120 o 150 millones de dlares por el banano, ya no tiene a quien venderle banano, ahora recibe 10 millones de dlares y lo que ha crecido es el hambre, la miseria, la pobreza y la muerte en los pases del tercer mundo especialmente.

Debido al proteccionismo y los subsidios a la agricultura, las naciones subdesarrolladas pierden cada ao 24 mil millones de dlares, simultneamente, esta misma poltica proteccionista aplicada al resto de los sectores del comercio mundial, ocasiona al tercer mundo prdidas por valor de 100 mil millones de dlares al ao.... Este es el orden econmico, capitalista, imperialista y hegemnico. Ese es el orden al que llamamos desde Venezuela a desmontar si queremos de verdad acabar con el hambre y con la miseria. Esa cifra de 100 mil millones de dlares que perdemos los pases del tercer mundo slo por los subsidios y la poltica proteccionista, es el doble de lo que se recibe como ayuda oficial al desarrollo. La contaminacin medio ambiental y el cambio climtico, responsabilidad histrica de los pases ricos, destruye la naturaleza y disminuye la capacidad productiva de la tierra. Dos mil millones de hectreas han sido afectadas por la erosin y la salinizacin en los ltimos 50 aos, el mundo se desertifica o se desertiza, por un lado, y por otro lluvias ms intensas, sequas ms prolongadas y ciclones ms violentos, poco frecuentes hace 20 aos. Sin embargo, el pas del mundo que ms contamina al medio ambiente, que con el cinco por ciento de la poblacin mundial, consume el 25 por ciento de la energa, dedica ms de 450 mil millones de dlares a hacer guerras y lanzar misiles en cualquier oscuro rincn del planeta, entre otros gastos militares, se niega a firmar el Protocolo de Kyoto, paradjico ejemplo que nos ofrece al autotitulado smbolo de los derechos humanos, la democracia y las libertades individuales.

Excelencias, seor Director General, en Venezuela hay una revolucin en marcha, la Revolucin Bolivariana haciendo esfuerzos, un pueblo ha retomado sus antiguas banderas antiimperialistas, anticolonialistas y el Gobierno Bolivariano, empujado por ese pueblo ha dedicado grandes recursos y energa para estimular la produccin agrcola y mejorar la alimentacin de la poblacin de menores ingresos. Estamos ahora mismo, dando una batalla contra el latifundio, que no es ni siquiera un signo del modelo capitalista, no!, es anterior al capitalismo, es el feudalismo. En Amrica Latina todava hay feudalismo, propiedades de hasta 100 mil y ms hectreas en manos de una persona o de una familia y la mayor parte de aquellas tierras ociosas, sin ningn tipo de produccin, manteniendo al campesinado en la ms absoluta miseria.
Estamos dando una revolucin para redistribuir la tierra y distribuyndola entre los campesinos que no tienen, hasta ahora no han tenido una hectrea para sembrar y producir siquiera su sustento familiar. Y hemos tomado una serie de medidas que no voy a detallar ac, para transformar profundamente las estructuras, las injustas estructuras de la dominacin y del coloniaje, lo cual, ustedes saben, ha generado que nuestro gobierno sea inscrito en el llamado Eje del Mal, desde Estados Unidos. Han arremetido contra nosotros, han armado golpes de Estado, sabotaje econmico, terrorismo, hace poco incluso, un alto dignatario de una de las corrientes religiosas norteamericanas y asesor personal del presidente Bush, ha llamado pblicamente a mi asesinato, porque sera ms barato asesinarme que hacer una guerra contra Venezuela.

Terrorismo abierto, descarado ante el mundo, invasin a Iraq con el cuento aqul de las armas de destruccin masiva que nunca existieron en Iraq, masacre contra un pueblo, ya lo deca su santidad Juan Pablo II a quien Dios tenga en la santa gloria Una guerra inmoral, injusta e ilegal , pero all siguen bombardeando pueblos, destruyendo ciudades y el mundo no puede evitarlo, no podemos evitarlo pero al menos -creo- no debemos quedarnos callados porque sera como la muerte, quedarnos callados ante el atropello. Hay que levantar la voz de la dignidad de los pueblos para pedir respeto a la dignidad de los pueblos, a la soberana de los pueblos, a la paz, a la justicia y a la vida. Ya basta de imperialismos! Ya basta de atropellados, de los poderosos contra los dbiles, dos mil aos, dos mil aos hace y un poco ms que vino Cristo yo como cristiano, catlico lo invoco en esta ciudad eterna a anunciar el Reino de Dios aqu entre nosotros y el Reino de Dios no es otro que el Reino de la igualdad y de la libertad.

Recordbamos tambin hace unos das al socilogo Jean Ziegler, esto es muy importante, esta afirmacin de Ziegler, nombrado por Naciones Unidas Relator Especial sobre el Derecho a la Alimentacin; present su Informe a la Comisin de Derechos Humanos en enero del 2002 con datos y conclusiones contundentes como sta que voy a leer, para que veamos que s hay recursos ahora mismo en el mundo, lo han dicho todos ustedes, para solucionar este problema, pero es un problema poltico, insisto, dice Ziegler: El hambre y la malnutricin todava condenan a millones de personas al subdesarrollo y la muerte esta silenciosa masacre ocurre en un mundo que es ms rico que nunca antes y ya produce ms que suficientes alimentos como para alimentar a la poblacin mundial. Es intolerable que dejemos que cada siete segundos muera un nio de menos de diez aos en alguna parte del mundo, directa o indirectamente, de hambre. (Fin de la cita del informe Jean Ziegler) Es un derecho la alimentacin, vamos por ella, hace falta conciencia plena de que se trata de una batalla por la supervivencia de la especie humana y voluntad poltica que propicia instrumentar cuanto sea necesario y sin demora para coronar con xito nuestra batalla contra estos mortales flagelos, lo ideal si se ganara esa conciencia sera atacar el mal desde su raz, cambiando el orden econmico internacional vigente, el cual, como record en septiembre pasado en las Naciones Unidas, se aprob adoptar hace 31 aos...

En Naciones Unidas hace 31 aos se aprob por... en votacin adems, en Asamblea General, aquello que se llam el Nuevo Orden Econmico Mundial, pero luego se archiv, se engavet y no ha habido voluntad en el mundo, cunto hubiramos avanzado en estas tres dcadas si el Nuevo Orden Econmico Internacional se hubiese activado y sobre todo quienes tienen ms poder en este planeta aportaran esfuerzo, voluntad y conciencia para cambiar el orden econmico dominante, hemos ido ms bien retrogradando.

Ahora, esto no es para ponernos pesimistas, slo que es necesario la conciencia, no podemos tampoco hacer cantos y cantos alejados de la realidad, tenemos que reconocer una realidad para luego transformarla, para ir por ella, el conocimiento de la realidad, la conciencia, deca Vctor Hugo en Los Miserables, la conciencia no es sino la suma de la ciencia, del conocimiento. Por eso estas cifras de Naciones Unidas, de los organismos mundiales serios, son tan importantes para aportarnos mayor conciencia. Que nosotros podemos salvar el planeta y la vida? Yo s lo creo, soy muy optimista al respecto, cada da ms, cada da ms, cada da uno ve ms sobre todo a los jvenes, no tengo nada contra nosotros los que ya tenemos ms de 50 o ms de 60, los que tienen el cabello blanco, no, slo que esa juventud que hoy se levanta uno siente que se va levantando con algo extrao en la mirada, con algo nuevo en la mirada, razn tendra Jean Paul Sartre cuando dijo que Slo la juventud tiene la pasin necesaria y la pureza necesaria para hacer revoluciones, y yo creo que en el mundo hace falta una gran revolucin, ya lo deca el presidente Duarte, la primera de esas revoluciones es la revolucin moral, una nueva tica hace falta en el planeta, una nueva moral hace falta en el planeta.

Desde Venezuela nos hemos atrevido a llamar al debate de un socialismo para el siglo XXI y que nadie se asuste, nadie se asuste, asustmonos del capitalismo, creo, no seor?, que el primer gran capitalista de nuestra era fue Judas Iscariote que vendi a Cristo por unas monedas, el capitalista vende al maestro, vende a la madre, vende a la Patria por la moneda y creo igual que el primer gran socialista de nuestra era fue Cristo el Redentor: Amaos los unos a los otros, todos somos iguales, el reino de la igualdad, el reino de la justicia, slo as habr paz, slo por el camino del socialismo, un socialismo fresco, nuevo, dinmico, de iguales y de justos podr salvar este planeta, as lo creo cada da ms.
Proponemos una vez ms la creacin de un Fondo Humanitario Internacional, Lula ha hecho unas propuestas muy interesantes que avanzan, ya l las comentaba, Venezuela modestamente se pone siempre a la orden para apoyar todos estos esfuerzos, todos los planes de la FAO, los programas que nacen en los pases de Amrica Latina, en Mercosur, ahora que Venezuela va como miembro pleno a Mercosur junto a Brasil, Paraguay, Uruguay y Argentina, pues, nos sumaremos mucho ms a estos proyectos para cooperar con el desarrollo del mundo, de los pueblos del mundo.
Pero fjense, un Fondo Humanitario, decimos nosotros, que pudiera conformarse con un porcentaje de la deuda externa a la que me refera hace un rato, ya la deuda la hemos pagado, Amrica Latina ha pagado dos veces la deuda originaria y hoy tenemos una deuda cinco veces mayor que aquella y crece cada da ms, es espantoso esto, ya estamos otra vez en 800 mil millones de dlares de deuda y cada ao son 170 mil, nunca terminaremos de pagarla, Fidel Castro deca en una ocasin: Es una deuda eterna, no externa sino eterna.

Ahora, ve Lula, Lula tiene razn, es un problema poltico, yo hago un llamado a los gobernantes de los pases del Sur, pongmonos de acuerdo los pases del Sur y a nombre de millones, y sobre todo los que se mueren de hambre, exijamos al mundo que esto se detenga, ah!, pero cada uno de nosotros quiere pagar por separado y buscar algunas ventajas, cuando pudiramos hacer un club de deudores, por ejemplo y plantearle al mundo no una moratoria de un da para otro que seguramente impactara de muchas maneras la economa mundial, no; pero pudiramos establecer, Lula, un perodo de gracia hasta cundo nos van a cobrar la misma deuda? Y sobre todo ahora que los Estados Unidos, el reino del dlar se debilita econmicamente, el dficit fiscal de los Estados Unidos est por cerca de 500 mil millones de dlares y el dficit comercial por 600 mil millones de dlares, lo cual seguramente va a obligarlos a elevar las tasas de inters del dlar, elevan las tasas de inters y nuestra deuda se incrementa y lo que pagamos en 10 aos vuelve a acumularse en un instante, qu cosa tan demonaca!

Yo digo es un problema poltico? S es poltico, tomemos decisiones, nos van a invadir a todos?, ah!, bueno, ese es otro problema, pongmonos de acuerdo 20, 30 pases del Sur, de los ms endeudados, Venezuela levanta la mano, ya, ahora lo hacemos nosotros solos.

Recuerdo aquel gobierno peruano que tom una decisin, t recuerdas? Un gobierno peruano, hace una dcada y tanto, tom la decisin de pagar slo un porcentaje de su Producto Interno Bruto, no ms, bueno le cay encima el mundo a aquel presidente y fue demonizado, es un demonio, pues, ah! Si tu sigues las cartillas del Fondo Monetario te aplauden por todos lados, si t, como Mugabe, diriges un proceso para recuperar las tierras para tu pueblo eres un demonio, ah est Mugabe: lo demonizan. Saludo a Mugabe y al pueblo de Zimbabwe, por su clara lucha por la justicia, los negros tienen igual derecho que los blancos a la tierra y al trabajo y a la vida.

La deuda externa, cunto pudiramos hacer si el porcentaje de la deuda externa lo dirigiramos a un Fondo Humanitario para actuar rpidamente contra el hambre, para producir alimentos, para distribuirlos o un impuesto especial a las grandes transacciones financieras internacionales, de esto se habla hace muchos aos, pero no hay, no hay voluntad para imponerlo, una cantidad resultante de la reduccin sustancial de los multimillonarios gastos militares y dirigirlos de manera precisa a proyectos; la FAO, me deca Jacques Diouf que la FAO tiene centenares de proyectos, pequeos proyectos, desde pequeos proyectos para hacer pozos y buscar agua all a cien metros abajo y pequeos sistemas de riego en frica, en Amrica Latina, en el Caribe, en Asia; pero no hay recursos para llevarlos a cabo, sistemas de riego, distribucin de tierras, semillas certificadas, crditos, maquinarias agrcolas, cunto pudiramos lograr en un ao!, en un ao!, si nos dieran un periodo de gracia de la deuda externa, por un ao, tan slo por un ao, o redujsemos por un ao los gastos militares a cero, que todo el mundo dijera mira este ao no se produce ni un fusil, ni una bala y todo lo que est previsto en los presupuestos de gastos militares lo dirigimos a la batalla contra el hambre, bueno, slo de Estados Unidos seran 500 mil millones de dlares, casi, ah tendramos una cantidad bastante grande, amigas y amigos, debemos, podemos y estamos ms que obligados ante nuestros pueblos a luchar contra estos flagelos del hambre, la pobreza y la miseria, luchemos con todas nuestras energas por la supervivencia del mundo en que vivimos y el progreso y bienestar de todos sus habitantes, ante todo los males que hemos vivido y que vivimos, creo profundamente en la humanidad y en su capacidad para corregir el rumbo, creo profundamente en la iluminacin de Dios y en la inspiracin de Cristo el Redentor.

Anoche llegbamos a Roma, con una hermosa luna llena, venamos de por all, de Santiago de Compostela, de aquella ciudad hermosa y santa donde estn los restos del hermano de Juan el apstol, uno de los predilectos de Cristo, es Santiago. Una bella luna llena sobre Roma y nos fuimos directo al Monte Sacro aqu en una colina donde hace 200 aos exactamente por estos das vino un joven venezolano, tena apenas 22 aos, pero se haba fraguado en el horno del sufrimiento desde nio, haba quedado hurfano de padre y hurfano de madre y luego viudo a los 21 aos y era muy rico aquel joven, uno de los jvenes ms ricos de la Amrica espaola, pero se vino a Europa y se llen de las consignas revolucionarias de la Francia, que lanz al mundo aquellos tres rayos que hoy siguen iluminando la esperanza de los pueblos, igualdad, libertad, fraternidad. Y un da lleg a Roma Simn Bolvar, el Libertador, no slo de Venezuela sino de medio continente americano, gua de nuestra Revolucin, vivo hoy en el corazn y el alma del pueblo venezolano y aqu muy cerca jur, lanz un juramento, dijo que juraba delante del Dios de sus padres, delante de sus amigos all presentes, de su maestro, juraba por su honor y por su Patria no dar descanso a su brazo, ni reposo a su alma hasta romper las cadenas que opriman a los venezolanos por voluntad del poder imperial espaol de entonces. Hoy, permtanme, inspirado en Bolvar, el del juramento de hace 200 aos, Bolvar el que dio su vida por la libertad de Venezuela, Bolvar el que cumpli el juramento 25 aos despus del Monte Sacro, mora por all en las costas del Caribe colombiano y mora sin bienes materiales, todo lo dio, muri crsticamente, lleg a decirlo: Jess Cristo, Don Quijote y yo: los tres grandes majaderos de la historia, pero dej un pueblo y dej un camino, dej un rumbo y dej un rayo de luz en el horizonte.
El pueblo bolivariano de Venezuela saluda esta reunin, saluda a la FAO y comprometido est con el mundo en buscar los caminos de la luz, los caminos de la esperanza y los caminos de la vida, como lo dijo Bolvar, llamo a todos a que no demos descanso a nuestros brazos, ni reposo a nuestras almas hasta salvar el futuro de la humanidad, viva la vida!, viva la paz!, muchas gracias a todos.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter