Portada :: Conocimiento Libre
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-11-2016

Declaracin del Foro Social de Internet de Octubre 2016
Por qu el futuro de Internet necesita movimientos de justicia social

Colectivo Promotor del FSI
hackpad.rio20.net


 1. Introduccin

Al igual que los cambios tecnolgicos anteriores, Internet y la revolucin de la conectividad electrnica en redes ofrecen la promesa de un mundo mejor y ms equitativo para todos y todas. Sin embargo, es cada vez ms evidente que algunas lites estn utilizando los beneficios de estos progresos en su provecho, consolidando de esa manera sus posiciones generales de control. Las corporaciones globales, a menudo en asociacin con los gobiernos, estn enmarcando y construyendo esta nueva sociedad para responder a sus propios intereses en detrimento de un inters pblico ms amplio.

Varios sectores centrales de los pases ricos, en vas de desarrollo y menos desarrollados ya estn sufriendo perjuicios y transformaciones importantes; por ejemplo la venta minorista es afectada por Amazon , los medios de comunicacin por Facebook , la hotelera por AirBnB y los taxis por Uber . Adems, Google y Apple estn muy avanzados en la valorizacin y la mercantilizacin digitales de los aspectos ms nfimos de nuestras vidas personales y sociales. Con una mirada superficial, muchos de los nuevos servicios y modelos de prestacin parecen benignos e incluso positivos, y de hecho aportan beneficios tangibles a algunas personas e instituciones, hasta el punto que muchos estn dispuestos a renunciar voluntariamente a la proteccin de los datos personales y la privacidad.

Sin embargo, un anlisis ms profundo revela cambios por debajo del nivel de deteccin del radar que provocan alteraciones sociales fundamentales, generan nuevas formas de desigualdad y profundizan las divisiones sociales existentes. Sin un debido control, estos cambios podran ser precursores de dinmicas institucionales y de modelos empresariales autorizados digitalmente que socavarn seriamente los derechos arduamente adquiridos por trabajadores/trabajadoras y ciudadanos/ciudadanas y erosionarn significativamente los regmenes de bienestar social y, en ltima instancia, las instituciones democrticas. Se requieren rigor analtico y una militancia comprometida para combatir estos modelos sociales y empresariales emergentes y desarrollar alternativas apropiadas que promuevan activamente la justicia social.

Esto es particularmente vlido en lo que respecta la transformacin interna de los distintos sectores, facilitada por la agregacin y el anlisis de microdatos a nivel global. En consecuencia los macrodatos (Big data) estn creando nuevos paradigmas en numerosas reas. Por ejemplo, el concepto de ciudades inteligentes es presentada como un nuevo modelo de gobernanza basado en datos que podra reemplazar a los procesos polticos y democrticos. Sin embargo, a diferencia de las transformaciones a nivel del consumo, estos cambios son en gran medida invisibles y estn transformando los trminos y las condiciones de empleo y trabajo, los conocimientos a los que podemos acceder, las relaciones bsicas de poder econmico y, en ltima instancia, los derechos personales. La implementacin de estos paradigmas afectar a todos, ya que su influencia se extender a travs de los diferentes sectores sociales y econmicos y se convertirn en la corriente dominante en todos los pases y en todas las clases socioeconmicas.

Es fundamental y urgente oponerse a estas dinmicas mientras se est atravesando el rpido perodo formativo de un nuevo paradigma social, en el cual casi todas las instituciones sociales de la era industrial estn siendo socavadas por la fuerza transformadora de una revolucin de redes y datos. Es ahora, durante esta fase de diseo, que el compromiso de los movimientos sociales progresistas ser ms fructfero.

Sin embargo, mientras que los actores dominantes se organizan en redes electrnicas consolidadas y estn en camino de configurar la sociedad digital para satisfacer sus propios intereses, las fuerzas progresistas recin estn transitando las primeras etapas en las que se definen e identifican los problemas, por lo general alrededor de un tema especfico. Hasta el momento es muy poco lo que se avanz en la creacin de redes, el desarrollo de colaboraciones y alternativas apropiadas, la elaboracin de estrategias y la adopcin de medidas a un nivel ms amplio.

El Foro Social de Internet (FSI), a travs de sus diversos eventos y acciones, ofrecer una respuesta a estos problemas centrada en las disputas reales de quienes luchan por la justicia social. El FSI plantea construir un espacio dinmico y productivo para el dilogo y la accin en los diferentes sectores sociales y grupos de inters con el fin de sensibilizar, informar, educar y movilizar a la sociedad civil global para promover un cambio poltico. Desde este espacio buscaremos e implementaremos activamente alternativas concretas y coherentes que guiarn y energizarn a los movimientos sociales innovadores emergentes y conducirn hacia una va de desarrollo ms sostenible que consolide los derechos humanos y los logros en el mbito de la justicia social.

La idea de lanzar un FSI surgi inicialmente como un legado de los logros de la sociedad civil durante las dos Cumbres Mundiales sobre la Sociedad de la Informacin (CMSI) patrocinadas por la ONU en 2003 y 2005. No obstante, despus de un anlisis retrospectivo, los miembros del colectivo FSI piensan que estos logros se centraron demasiado en las preocupaciones relacionadas con Internet y las TIC y no lo suficiente en la forma en la que estos factores podan transformar la vida cultural, poltica, social y econmica, como de hecho lo estn haciendo ahora.

En su carcter de Foro temtico del Foro Social Mundial y en la aplicacin de sus principios, el FSI se inspira en la mxima que afirma que Otro mundo es posible. El proceso del FSI est an en sus albores, pero la maquinaria ideolgica que anuncia un nuevo orden normal ya est funcionando. Ya se le est vendiendo al pblico un futuro utpico: un mundo de servicios gratuitos y comodidad y ocio crecientes. Esta visin del futuro debe ser radicalmente criticada y denunciada por lo que realmente es: la ola ms reciente de acumulacin de capital promovida por la tecnologa. Esta ola es particularmente peligrosa debido al potencial de transformacin de estos cambios tecnolgicos y a su aparicin en una poca en la que el neoliberalismo, a pesar de haber sufrido un descrdito terico y prctico, sigue impulsando firmemente la agenda global.

A medida que el desafo de responder a preocupaciones sociales mucho ms amplias adquiere mayor importancia y que el riesgo de perder derechos arduamente adquiridos en distintos mbitos de la justicia social (salud, educacin, medio ambiente, igualdad de gnero, desarrollo econmico, etc.) aumenta, el grupo de facilitacin del FSI convoca a los movimientos de justicia social de todo el mundo, as como a otras personas y organizaciones interesadas, a comprometerse con el proceso del FSI.

2. Tendencias mundiales preocupantes


La sociedad global se encuentra a punto de sufrir un cambio profundo impulsado por el dominio rpidamente emergente de una nueva especie de entidades corporativas transnacionales y neoliberales que utilizan el argumento persuasivo que sostiene que la industria privada no slo debera desempear un papel en la solucin de muchos de los problemas ms graves y urgentes de la sociedad sino tambin liderar este proceso. Las preocupaciones acerca de la forma en la que la evolucin de Internet est afectando el entorno social y econmico, incluyendo las nuevas reas de riesgo como la minera de datos y la vigilancia, pierden significancia frente a las alarmantes posibilidades que se abren a medida que este nuevo paradigma de macrodatos ocupa un lugar cada vez mayor en la trama y la estructuracin formativa de la corriente dominante en los mbitos econmico, social y cultural.

La primera generacin de corporaciones transnacionales basadas en Internet y en los medios de comunicacin social ha sido acusada, no sin razn, de debilitar la identidad colectiva, conspirar contra el sentimiento de privacidad y reducir la capacidad de accin del ciudadano o incluso del consumidor. Otros actores corporativos, desde la industria agroqumica hasta la hostelera, muchos de ellos nuevos, se vuelcan hacia la creacin de modelos de negocio basados en redes y datos y estn dispuestos a explotar plenamente esta nueva normalidad, transformando un sector social y econmico tras otro en mquinas de generar ganancias, muchas veces en detrimento de los servicios y espacios pblicos y de los derechos y las libertades trabajosamente adquiridos a travs de varias generaciones.

Adems, los algoritmos informticos y la inteligencia artificial desempean un papel creciente no slo en la vigilancia, sino tambin en el accionar de las fuerzas del orden, el otorgamiento de crditos financieros, la educacin, el empleo, la salud y muchas otras reas, incluso en el sector pblico. Existe un riesgo creciente de heredar y convalidar el sesgo de los datos recopilados por las instituciones y que ello conduzca a una agravacin de la discriminacin racista, sexista, tnica, clasista o etaria. Los militantes y los movimientos por la justicia social de todo el mundo deben preocuparse por estas cuestiones de fundamental importancia. Mediante una accin concertada, los militantes por la justicia social tambin sern esenciales para frenar la marea de estas inquietantes tendencias y desarrollar perspectivas y opciones alternativas.

En el contexto mundial, las estructuras de gobernanza de Internet actuales se encuentran en gran medida bajo el control de las corporaciones y de sus amigos en los principales gobiernos. Estas alianzas estratgicas buscan remodelar las estructuras de gobernanza global de manera que estn ms alineadas con los intereses corporativos y del capital que con el inters pblico general, aun cuando parezcan incorporar a todas las partes interesadas como socios en la toma de decisiones. En ltima instancia esta estrategia forma parte, al menos en los hechos, de una agenda implcita ms amplia cuya intencin consiste en reemplazar las estructuras de gobernanza global democrticas (an con todos sus defectos), por una gobernanza an ms opaca y vertical (top-down) por parte de las corporaciones. Esta situacin determinar que los gobiernos nacionales, aun cuando representen genuinamente el inters pblico, y los procesos democrticos participativos de abajo hacia arriba, sean cada vez ms impotentes frente a las fuerzas corporativas.

En esencia, estamos asistiendo a un ataque, de desarrollo lento pero inexorable, que amenaza numerosos frentes y sobre todo la nocin misma de justicia social. Si esta estrategia resulta exitosa reducir significativamente la importancia de las estructuras democrticas participativas como objetivos fundamentales y legtimos de la sociedad.

Para poder comprender plenamente los riesgos que conllevan estas tendencias preocupantes, construir una estrategia para oponerse a ellas y disear y crear alternativas eficaces, debemos iniciar y continuar un proceso de exploracin profunda de estas dinmicas combinado con un compromiso a largo plazo de participacin en acciones centradas en el cambio sistmico.

3. Construir alternativas juntos a travs del FSI

Los intereses neoliberales estratgicamente interconectados de todo el mundo estn dispuestos a apoderarse de estas tecnologas para consolidar su dominacin. La alternativa no solo consiste en ralentizar, o incluso detener, este proceso, sino en recuperar estas tecnologas para promover y fomentar la justicia social.

A pesar de que la tecnologa digital est relacionada con la justicia social a travs de su impacto sobre sectores especficos (gobernanza y democracia, educacin, salud, derechos laborales, servicios pblicos incluyendo el bienestar social, igualdad de gnero, medio ambiente, etc.) no puede ser concebida ni enfocada desde cada uno de estos mbitos en forma aislada. Adems de una comprensin y una respuesta especficas para cada sector, es importante abordar el fenmeno como un meta nivel o como un elemento infraestructural, dado que abarca estructuras sociales y dinmicas nuevas y emergentes en su conjunto. La mayor parte de las respuestas sectoriales se ha centrado en aplicaciones prcticas (o, en el mejor de los casos, en efectos adversos especficos) del fenmeno digital y no en sus construcciones y direcciones estructurales, las cuales de todos modos son difciles de articular y abordar desde cualquier sector. Sin embargo, por su propia esencia y por la naturaleza de sus efectos, la revolucin digital exige una respuesta holstica e intersectorial.

Se necesita un espacio que facilite y fomente el aprendizaje y el accionar reflexivos orientados hacia la justicia social para comprender el significado de estos factores y actuar de la mejor manera para modificarlos. Esta es la razn por la que el FSI intenta comprometerse con aquellas y aquellos ya implicados en las luchas por la justicia social dentro de un amplio espectro de cuestiones y de sectores. El anlisis exhaustivo y crtico, as como las experiencias de intervencin positiva, revelarn la forma en la que estas mismas tecnologas pueden ser redirigidas hacia la justicia social y el cumplimiento de los objetivos democrticos.
Algunos de los interrogantes que deben ser planteados son los siguientes:
El colectivo FSI puede descubrir, documentar y apoyar alternativas prometedoras como las mencionadas en la siguiente lista ilustrativa:
El colectivo promotor del FSI alienta a las personas y a los grupos interesados a ponerse en contacto con nosotros escribiendo a la siguiente direccin: [email protected]

Fuente: http://hackpad.rio20.net/Hacia-un-Foro-Social-de-Internet-por-qu-el-futuro-de-Internet-necesita-movimientos-de-justicia-social-scMYEEooMtL


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter