Portada :: Espaa :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-11-2016

La pandilla basura

Juan Rivera
Rebelin


Les podramos aplicar los lugares comunes tipo no dejan que la realidad les estropee una buena noticia, recordarles el perro no come carne de perro cuando con tanta entrega se convierten en la voz de su amo e incluso nombrarles al antecesor nazi que tanto utilizan sin citar (an les da cierto pudor atravesar esa lnea, pero todo se andar), el de las mentiras mil veces repetidas hasta convertirlas en verdad. Pero el mejor calificativo para la canallesca, esa Prensa adicta al Rgimen borbnico que ya no disimula y copa los medios de difusin ideolgica salvo algunas islas de internet y dignidad, sera el de pandilla basura. Definitivamente estn instalados en la moral victoriana, la que cuando ms vicios esconde en privado ms blasona de pblicas virtudes.

Y no les falta de nada. El mismo paquete trae hasta el matonismo que el paleomonrquico Ansn empua cual dialctica de puos y pistolas para ejemplificar que al enemigo ni agua. La falta de tica y escrpulos que tuvieron en la larga noche del Franquismo, todas las tragaderas que mostraron para engullir la dictadura de Patas cortas mientras reivindicaban su legado, toda la mala baba del nacionalcatolicismo irredento, la vierten para intentar armar la idea de las dos Espaas. Imbuidos para ms inri del Ideal de Cruzada.

Y esto si es peligroso porque volvemos a toparnos con la coartada histrica del Dios lo quiere y tras ese grito en Espaa siempre han rodado nuestras cabezas. La de los heterodoxos.

Un buen antdoto en tiempos de analfabetismo funcional disparado, no porque no sepan entender lo que leen sino porque no quieren entenderlo sera estudiar las obras del extraordinario historiador cordobs Moreno Gmez y su ntida demostracin de lo que fue el genocidio perpetrado por los abuelos polticos de quienes hoy siguen sin reconocer el terror provocado para domesticar a los dscolos o a las ms de cien mil vctimas que an siembran las cunetas, digan lo que digan y nieguen lo que nieguen cmplices y beneficiarios muidores una y otra vez de operaciones de blanqueo.

Porque el drama del periodismo en Espaa es que se ha convertido en metfora de la sociedad. En la cspide se sita un puado de estrellas multimillonarias pero el grueso del pelotn lo forman el enjambre de periodistas explotados, en precario o mandados a la cola del paro a poco que la sumisin ante el dueo no llegue al cien por cien.

Nunca los veremos rasgndose las vestiduras ante la acumulacin de poder, concentracin de medios e intento de control de mentalidades. Ni ante Grtel, EREs o miles de pisos de proteccin oficial vendidos a fondos buitres. S se escandalizan por las palabras de Snchez en Salvados aunque vengan acompaadas de apagn informativo en PRISA (lstima de que la valenta le llegase despus de la defenestracin!), de los eptetos de Rufin en el Congreso (aunque el cataln use una doble vara de medir, la que le permite sostener en Catalua al gemelo del que rechaza en Madrid aupando a una formacin que ha dado un nivel de corrupcin homologable al PP) o el piso de Espinar (no se pueden dejar resquicios a la duda, no importa que la accin sea legal, tambin debe ser impecable) aunque la accin fuese una dcada anterior a su militancia. A Unidos Podemos le exigen pureza de sangre, sin rastro de mcula, desde el destete.

Hay que tener pies de plomo y no facilitar municin gratis a los creadores de opinin, esos que etiquetan a Venezuela de dictadura no cuentan las decenas de elecciones limpias, triunfo de la oposicin incluido en las ltimas legislativas mientras califican de amigos benefactores a los sanguinarios gobernantes de Arabia Saudi o utilizan el racismo selectivo que convierte en negrata o moro de mierda al pobre cuando es refugiado, interno de CIE o llega en patera mientras que perdona el color de la piel si viene acompaado de riqueza.

Nada puede extraar de quienes tienen de santo patrn a William R. Hearts (el mismo que ante el mensaje de Remington sobre la guerra hispano-cubana Todo est tranquilo. No hay problemas. No habr guerra. Deseo volver responde con un Por favor, mantngase all. Usted proporcione las imgenes y yo proporcionar la guerra) y quieren hacer reportero honorario a tipos como Pablo Casado y dems voceros de la derecha extrema, capaces de ver delincuentes en activistas como Diego Caamero, acusado y acosado judicialmente por defender los derechos de los jornaleros andaluces (mientras renuncia a todos los privilegios que le supondran en dinero y prebenda su cargo de diputado) o Andrs Bdalo, injusta y cruelmente encarcelado, mientras siguen poniendo velas e incienso a todos los tesoreros del PP y nunca han visto casos de corrupcin en su partido.

Reproduzco una ancdota real de otoo de 1976. A un pueblo de la Subbtica cordobesa Cabra llegaba la prensa en el autobs procedente de la capital. Una cola de ciudadanos esperaba al medioda para hacerse con un ejemplar de un nuevo peridico. Como se agotaba y no haba para todos, los que lo lean se lo pasaban por la tarde a quienes se quedaban sin l. Ola a fresco y se llamaba El Pas. El mismo peridico que hoy huele a podrido. Aqu y en Dinamarca.

Porque hay que ser muy ciego y estpidamente fantico para no ver como el grupo (no es la excepcin, es la regla de todos complejos mediticos y editoriales) est al servicio de la sempiterna y rancia Derecha. Y no olvidemos que las maldades que fabulan o podredumbre que esparcen no dejan de ser un caso claro de conciencia de clase. Porque los dueos saben perfectamente a la clase social que pertenecen. Lstima que muchos de quienes sufren sus decisiones en lugar de combatirlas se disfracen de Paco el Bajo personaje de Landa en Los Santos Inocentes se quiten simblicamente el sombrero y humillen la cabeza. Del nuevo gobierno PP hablamos otro da. Ahora est muy ocupado ensayando el desfile del "paso de la oca" para contentar a Merkel. Demasiada tarea tiene el delegado de clase, Marianico el repetidor, con separar a Soraya y Mara Dolores cuando se enganchan por los pelos.

Juan Rivera. Colectivo Prometeo. Mesa Estatal FCSM

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter