Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Turqua
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-11-2016

Erdogan y su cacera contra los kurdos

Leandro Albani
El Furgn


Alrededor de Sebahat Tuncel se forma un oscuro tumulto. La co-presidenta del Partido de las Regiones Democrticas (DBP) de Turqua intenta hablar por telfono, camina de un lado hacia otro, un grupo de personas trata de protegerla. Es viernes 4 de noviembre y el Kurdistn turco, regin del sureste del pas, arde en indignacin. Tambin sobrevuelan el temor, el dolor y una profunda furia. Tuncel sigue caminando, pero ese tumulto oscuro, que no es otra cosa que un puado de policas turcos, intenta detenerla. La dirigente sabe, sin exageraciones, que su vida corre peligro. Hace apenas unas horas, el gobierno del presidente Recep Tayyip Erdogan orden una nueva cacera contra los referentes del DBP y del Partido Democrtico de los Pueblos (HDP), la tercera fuerza en el Parlamento.

El cerco sobre Sebahat Tuncel se estrecha, ahora caminar se vuelve sofocante. Comienzan los empujones, los gritos, los reclamos de los civiles que la rodean. Pero su suerte ya est echada. Unas horas despus de su detencin y traslado a un centro de interrogacin, se difunde una foto que muestra, sin matices, la ferocidad de la polica turca. Tuncel es arrastrada por policas de civil, y una mano uniformada le tapa la boca. El simbolismo de esa imagen no es ajeno para el pueblo kurdo, que construye su historia esquivando no slo la represin militar, sino tambin las prohibiciones de su lengua, su cultura y sus derechos ms bsico.

La tragedia, cargada de resistencia, que las kurdas y los kurdos atraviesan desde hace cien aos ahora retoma con fuerza. El artfice de la nueva tragedia no es otro que el presidente Erdogan, el sultn, el cazador, el hombre que ha transformado al genocidio en una poltica cotidiana para Turqua.

***

La madrugada del viernes pasado se convirti en un gran operativo policial. Las fuerzas de seguridad irrumpieron en locales del HDP y en las casas de sus principales dirigentes. El DBP y el HDP son los instrumentos polticos del pueblo kurdo, construidos en medio de trabas, prohibiciones y represiones permanentes. El HDP, luego de las elecciones del ao pasado, logr la eleccin de 59 legisladoras y legisladores. El gobierno de Erdogan despleg todas las herramientas necesarias para que esos comicios fueran cancelados. Pese a todo, el HDP ingres al Parlamento, no slo representando al movimiento kurdo, sino a sectores de la izquierda turca y a las minoras del pas.

Los co-presidentes del HDP, Selahattin Demirtas y Figen Yksekdag, fueron encarcelados junto a otros nueve legisladores. Unos das antes, Glten Kisanak y Firat Anli, co-alcaldes de Diyarbakir, la capital histrica del Kurdistn, fueron apresados. Desde el intento de golpe de Estado en Turqua en julio pasado hasta la actualidad, el gobierno turco intervino 28 alcaldas gobernadas por el DBP, expulsando a sus co-alcaldes y enviando interventores.

En un mensaje escrito a mano tras las rejas, Demirtas expres que en Turqua est en curso un golpe civil ilegal. Frente a esto, el co-presidente del HDP asegur que vamos a seguir siendo estrictamente leales a la democracia, la libertad y la paz, en la lucha que nuestro pueblo est dando. Demirtas afirm que las detenciones son parte de conspiraciones baratas y queestos das de atrocidades se terminarn tarde o temprano.

Por su parte, Yksekdag tambin manifest su postura cuando fue trasladada a los tribunales. La dirigenta rechaz las acusaciones en su contra y expres que slo el pueblo que me eligi me puede juzgar por mis actividades polticas. Yksekdağ manifest no tener esperanza ni fe en el sistema judicial turco, al mismo tiempo que envi un saludo a las mujeres kurdas, a las que convoc a sostener la resistencia.

***

Transcurridas algunas horas de las detenciones, el viceco-secretario del HDP, Hisyar Ozsoy, difundi un comunicado en el que sintetiza la represin desatada por el gobierno luego del intento de golpe. Los resultados son escalofriantes: aplicacin del estado de emergencia, suprimiendo la libertad de expresin y de ctedra; alineamiento del Poder Judicial con la poltica gubernamental; al menos 170 medios de comunicacin clausurados; ms de 130 periodistas encarcelados; 80 mil personas detenidas desde el 15 de julio, de las cuales la mitad estn en prisin; el despido de casi 70 mil trabajadoras y trabajadoras acusados de impulsar el intento de golpe; y el retiro de la inmunidad parlamentaria a las diputadas y diputados del HDP.

En el comunicado, Ozsoy resumi: Hoy es un da negro no slo para nuestro partido, sino para toda Turqua y sus alrededores, porque implica el fin de la democracia en el pas. Y agreg que desde la victoria parlamentaria del HDP, Erdogan nos ha sealado como la principal diana de sus polticas autoritarias. La razn es nuestra motivada oposicin contra su intencin de implantar un sistema presidencialista en Turqua. Nuestros escaos en el Parlamento eran, y son, los principales impedimentos para realizar los cambios constitucionales necesarios para ello.

Fuente: http://elfurgon.com.ar/2016/11/09/erdogan-y-su-caceria-contra-los-kurdos/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter