Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-11-2016

Israel presiona a los artistas para que acten en los asentamientos

Jonathan Cook
Al Jazeera

Traducido del ingls para Rebelin por J. M.


Desde el verano las compaas han tenido que rellenar un formulario en elque aceptan representar en los asentamientos [Reuters]

Haifa La ministra de Cultura de la extrema derecha israel, Miri Regev, la calific como una importante victoria la semana pasada en su guerra declarada contra el sector cultural del pas.

Se revel que la compaa de teatro nacional israel Habima, haba acordado interpretar por primera vez en Kiryat Arba, un asentamiento notoriamente violento junto a la ciudad palestina de Hebrn, en la Cisjordania ocupada.

La compaa nacional de teatro de Israel se ha comprometido a representar en el asentamiento por primera vez [Getty Images]

La medida fue un golpe para los artistas israeles que se oponen a los esfuerzos del Gobierno de Benjamin Netanyahu de obligarles a tratar a los asentamientos como parte "normal" de Israel, dijo Ala Hlehel, un escritor crtico y cultural de la gran minora palestina de Israel.

Los asentamientos son ilegales segn el derecho internacional y extensamente considerados como un obstculo insuperable para una solucin de dos estados.

Regev celebr la decisin, diciendo que la compaa Habima se haba convertido en "pionera central en el tratamiento de todos los ciudadanos del Estado como iguales en su derecho a disfrutar de la cultura". Pero, de acuerdo con Hlehel, la decisin intensificar la presin a un boicot cultural cuando las compaas israeles salgan de gira por el extranjero.

"Los artistas israeles han sostenido durante mucho tiempo que slo se ocupan del conocimiento y la cultura y no tienen nada que ver con la poltica", dijo Hlehel a Al Jazeera. "Pero eso ya no suena creble cuando Habima y otros deciden presentarse en un asentamiento conocido como Kiryat Arba".

Regev acta como un poltico de los regmenes oscuros del pasado de Europa. En particular, ella quiere silenciar la narrativa palestina, y en especial la Nakba y lo que realmente sucedi en 1948 (Tamer Nafar, conocido rapero palestino-israel)

El diario israel Haaretz recientemente describi a Kiryat Arba, el hogar de 7.000 extremistas religiosos, como "un smbolo de las injusticias de la ocupacin". Se ha erigido un parque conmemorativo al desaparecido rabino Meir Kahane, cuyo virulento movimiento anti-rabe Kach fue prohibido en la dcada de 1990.

Muchos de sus habitantes continan apoyando abiertamente las opiniones de Kahane. El parque incluye la tumba de Baruch Goldstein , un colono que mat a tiros a 29 palestinos que se encontraban en oracin en la mezquita Ibrahimi, en las inmediaciones de Hebrn, en 1994. Desde entonces La tumba ha sido un lugar de peregrinacin para los colonos extremistas.

Ahmed Tibi, diputado del partido Lista Conjunta, acus a Regev de utilizar la presin financiera para torcer los principios de instituciones culturales para que acten en los asentamientos.

l le dijo a Al Jazeera: "Regev est chantajeando a los artistas y teatros israeles para romper con su conciencia y actuar en los territorios ocupados o perder su financiacin pblica".

Vdeo: El derviche israel, Al Jazeera World

Desde el verano, las empresas artsticas han tenido que rellenar un formulario en el que aceptan representar en los asentamientos. Aquellos que se niegan a hacerlo enfrentan un recorte presupuestario del 30 por ciento, adems de convertirse en inaptos para una bonificacin de financiacin del 10 por ciento. Los medios israeles sealaron que el Habima, carente de dinero en efectivo, ha sido dependiente de las donaciones especiales del Ministerio de Cultura durante muchos aos.

Dijo Tibi que Regev, ex portavoz del ejrcito israel y miembro del gobernante partido Likud de Netanyahu, estaba decidida a silenciar a los que se oponen a la agenda del gobierno de extrema derecha.

Adems de la exigencia de que los artistas acten en los asentamientos, Regev tambin ha comenzado a redactar una "ley de lealtad cultural". Las compaas artsticas se veran despojadas de fondos pblicos si: cuestionan a Israel como un "estado judo y democrtico"; denigran a los smbolos del estado como la bandera; o conmemoran la Nakba, la catstrofe que afect a los palestinos en 1948 cuando fueron despojados de su tierra natal.

Eso ha dejado a los artistas de la minora palestina de Israel, -una quinta parte de la poblacin-especialmente expuesta, dijo Hlehel. "El gobierno siempre empieza apuntando a la comunidad palestina [en Israel], ya que son los ms vulnerables y nadie en el resto de la sociedad est dispuesta a ponerse de pie junto a ellos ellos", dijo.

"Pero no termina all. El verdadero objetivo es utilizar la lucha contra los artistas palestinos para intimidar a las principales instituciones culturales como Habima".

En las ltimas semanas, Regev ha se ha enfrentado pblicamente dos veces con un conocido rapero palestino-israel, Tamer Nafar, cuyas letras son notables porque abordan tanto la ocupacin como las cuestiones de racismo hacia los 1,7 millones de ciudadanos palestinos de Israel.

En septiembre, durante los premios de cine Ophir, la ministra sali corriendo mientras Nafar recitaba lneas de un poema de Mahmoud Darwish, el poeta nacional palestino. Ella dijo que la actuacin era "una desgracia en la que se cruzaron las lneas rojas".

Y el mes pasado Regev continu su campaa contra Nafar al exigir que el alcalde de Haifa se niegue a darle escenario en el Festival de Haifa anual de la ciudad. Aunque Nafar hizo su representacin, enfrent abucheos sostenidos por parte de los grupos de derecha en la audiencia.

Cabe destacar que durante su intervencin en los premios de cine, Regev hizo una velada amenaza sobre los fondos de cine de Israel que ella contina considerando a quin apoyar en el futuro.

Nafar dijo a Al Jazeera que Regev estaba buscando "venganza" por su reciente pelcula Junction 48, que era muy crtica de Israel, aunque recibi ayuda financiera de uno de los fondos. "Regev es como un poltico de los regmenes oscuros del pasado de Europa", dijo. "Ella quiere silenciar especialmente la narrativa palestina, y en especial la Nakba y lo que realmente sucedi en 1948".

A principios de este ao, Regev insisti en que se les debera requerir a todos los espacios culturales y deportivos, incluyendo aquellos ubicados en las comunidades palestinas en Israel, estar obligados a izar la bandera israel en las fiestas nacionales como el Da de la Independencia. En ese da, los ciudadanos palestinos rememoran la Nakba.

Luego, en julio, la ministra inquiri al fiscal general cmo se podra poner fin a la financiacin de la Cinemateca de Tel Aviv, un prominente espacio de cine de autor que ha sido sede de eventos controversiales, incluyendo un festival de cine sobre la Nakba y una conferencia para aquellos que se niegan a servir en el ejrcito.

El mismo mes atac a la radio del ejrcito de Israel por transmitir un programa sobre Darwish, cuya poesa a menudo se relaciona con la Nakba y la identidad palestina. Ella acus a la estacin de "salirse de los rieles" e inst al Ministerio de Defensa para cortar los fondos a la emisora.

Casi tan pronto como Regev se hizo cargo del Ministerio de Cultura hace 18 meses, se enfrent con los organismos de arte de Israel, que son vistos por la derecha como un puesto de avanzada del liberalismo. Ella les llam "cerrados, hipcritas e ingratos" que "piensan que saben todo".

En protesta, decenas de artistas durante en una ceremonia de premios teatrales en Tel Aviv el ao pasado, la recibieron con sus bocas selladas.

 Vdeo: The Wanted 18 - Featured Documentary

Pero Peter Sina, profesor de estudios de teatro en la el Galilea Occidental College, cerca de Acre, dijo que la decisin de Habima de aparecer en Kiryat Arba sugiri que Regev haba empezado a ganar en su batalla.

"Ella ha estado poniendo de ejemplo a los artistas palestinos para alinear a los artistas judos en la sumisin, y, en parte, est funcionando", dijo a Al Jazeera.

El ao pasado Regev puso en la mira dos prominentes teatros palestinos en Israel. Al Midan en la ciudad nortea de Haifa perdi su financiacin durante 10 meses despus de que subi a escena una obra basada en la vida de los presos polticos palestinos.

Regev tambin amenaz la financiacin del teatro para nios Elmina en Jaffa, cerca de Tel Aviv, despus de que su actor y director, Norman Issa, prometi que no iba a presentarse en los asentamientos. Issa dio marcha atrs despus de una reunin convocada a toda prisa con Regev.

Peter dijo que los artistas judos estaban cada vez ms reacios a hablar. Era normal, seal, encontrar un reemplazo para los actores que se oponan a actuar durante el sbado por razones religiosas. Pero no estaba al tanto de si alguno de los integrantes del elenco del Habima haba solicitado ser reemplazado para la presentacin de la prxima semana en Kiryat Arba por motivos polticos.

"Los artistas necesitan armarse de valor para tomar una posicin en contra de los asentamientos cuando ven que tienen tan poco apoyo de la opinin pblica israel ms amplia", dijo. "Y tienen que pensar en donde van a encontrar el prximo trabajo si adoptan posiciones polticas impopulares".

Nafar estuvo de acuerdo: "En un principio, hubo mucha oposicin de artistas a Regev pero poco a poco ella est ganando. La gente se est empezando a auto censurar, que es el peor tipo de censura."

 Vdeo: Ciudades perdidas de Palestina - Al Jazeera World

Pero Nadim Nashif, director de Baladna, una organizacin que ayuda a los jvenes palestinos en Israel, dijo que podra haber un lado positivo a la insistencia de Regev sobre el "patriotismo" de los artistas.

"Durante dcadas, la mayora prefiri declarar que poltica y cultura no se mezclan", dijo a Al Jazeera. "Ellos evitaron tomar una posicin clara sobre cuestiones fundamentales, en particular sobre los asentamientos. Ahora eso ya no es sostenible. Tienen que aclarar cul es su posicin".

Nashif seal que el Habima haba estado en la mira de las protestas de boicot. En el ao 2012, hubo grandes manifestaciones tanto dentro como fuera del teatro Globe de Londres cuando Habima puso en escena la obra de Shakespeare, El mercader de Venecia.

"Despus de su presentacin en Kiryat Arba, se incrementarn las protestas. Ya nadie puede afirmar que Habima se dedica exclusivamente a actividades culturales y no a actividades polticas".

Fuente: http://www.aljazeera.com/news/2016/11/israel-arm-twists-artists-perform-settlements-161102101642244.html

Esta traduccin se puede reproducir libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y Rebelin como fuente de la traduccin.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter