Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-11-2016

El BCE crea de la nada 1,1 billones para entregrselos a inversores financieros

Eduardo Garzn
La Marea


Nos encontramos frente a una poltica monetaria novedosa que nadie ha votado, que beneficia fundamentalmente a las lites y que contribuye a estimular burbujas financieras.

Sede del Banco Central Europeo (BCE), en Frankfurt

1.155.461.239.000 euros. sa es la astronmica cantidad de dinero que ha creado el Banco Central Europeo (BCE) desde el 9 de marzo del ao pasado a travs de sus programas de compra de activospara intentar estimular el crdito, y con l la actividad econmica y la inflacin. Los ltimos datos publicados revelan que el balance total de la institucin monetaria supera los 1,6 billones de euros, lo que supone haber casi triplicado la cantidad que registraba hace ao y medio.

En el grfico se puede observar cmo, gracias a la citada escalada, esta nueva operacin monetaria conforma la inmensa mayora del balance del Eurosistema, a pesar de que hace tan slo siete aos ni siquiera exista. Entramos en un nuevo ciclo de poltica monetaria que nunca habamos vivido.

Es muy sencillo entender en qu consisten estos programas de compra de activos: el Banco Central Europeo crea dinero de la nada y lo utiliza para comprar activos financieros (pblicos y privados, nota 1) que tienen en su propiedad empresas financieras y fondos de inversin (nota 2). De esta forma, estos agentes econmicos pasan de tener un activo ilquido (que no les sirve de mucho hasta que llegue su plazo de vencimiento) a tener dinero contante y sonante (que les sirve para realizar todo tipo de transacciones).

El objetivo oficial declarado por el BCE es que, de esta forma, las empresas financieras y los fondos de inversin tendrn dinero fresco para utilizarlo en todo tipo de inversiones y prstamos, logrando as reducir las condiciones de financiacin de las familias, empresa y administraciones pblicas, facilitando el crdito e impulsando la actividad econmica y la inflacin. En definitiva, el BCE crea dinero y se lo da a los inversores financieros para que lo vuelvan a poner en circulacin a travs de inversiones y crditos (haciendo negocio por el camino, claro).

Estas compras de activos, sin duda, han conseguido uno de sus principales objetivos, que era el de reducir el coste de financiacin de familias, empresas y administraciones pblicas; sin embargo, no han logrado apenas estimular el crdito (que crece a tasas anuales inferiores al 1%) y en absoluto han conseguido incrementar la inflacin (est creciendo por debajo del 0,5% anual cuando el objetivo es que lo haga cerca del 2%). Podemos, por tanto, concluir que el xito de estas operaciones monetarias ha sido dispar y claramente insatisfactorio.

Ahora bien, esta poltica est teniendo otros tipo de impactos que son ignorados o subestimados (consciente o inconscientemente) por el BCE. El primero es que est sirviendo para mantener a flote un sector financiero que se encuentra enormemente daado debido al sobreapalancamiento que sigue sufriendo y a la baja actividad econmica existente (al fin y al cabo, los bancos tienen prcticamente barra libre de liquidez para devolver todas las deudas que mantienen, camuflando as el riesgo de insolvencia).

El segundo es que todo ese dinero que est creando la institucin monetaria vuelve a ponerse en circulacin pero no a travs de crditos a familias y empresas (impidiendo as que llegue a la economa real) sino fundamentalmente a travs de nuevas compras de acciones, bonos y todo tipo de productos financieros, lo que eleva sus precios de forma artificial generando as burbujas financieras de toda naturaleza.

El tercero, que se deriva del segundo, es que aquellas familias que tienen en su propiedad activos financieros estn incrementando notablemente su riqueza por un efecto de sobrevaloracin de sus activos. Sin embargo, el problema no es slo que la capa de la poblacin que posee este tipo de activos sea minoritaria y la ms acaudalada (nota 3), sino que se trata de un enriquecimiento fugaz que en algn momento colapsar (en Espaa sabemos mucho de burbujas).

Adems y probablemente sea lo ms hiriente de todo este asunto es lo que est dejando de hacer el Banco Central Europeo por haberse enfrascado en esta aventura. Porque en vez de crear el dinero para drselo a los inversores financieros a ver si por algn casual llega a la economa real, podra haber creado el dinero para financiar proyectos de inversin en la economa real. Y es que la cantidad creada en el ltimo ao y medio en el programa de compra de activos multiplica por cuatro el Plan de inversiones de Juncker.

Por verlo de otra forma: con esta cantidad se podran haber financiado hasta 41 millones de empleosen la eurozona (5,5 millones en Espaa) con un salario neto de 1.800 euros netos mensuales (y eso que la Eurozona slo tiene 16 millones de desempleados y Espaa cerca de cuatro) y en actividades econmica, social y medioambientalmente tiles, a travs, por ejemplo, de la financiacin del gasto pblico de los correspondientes Estados (algo que, por cierto, se haca sin problemas antes de la proclamacin de independencia de los bancos centrales en los aos 90 y que hoy da exige no slo el Parlamento Europeo sino varios premios Nobel de Economa).

En definitiva, nos encontramos frente a una poltica monetaria novedosa que nadie ha votado, que no est cumpliendo los objetivos que se propona, que beneficia fundamentalmente a las lites, y que contribuye a estimular burbujas financieras que inevitablemente estallarn en algn momento. Y luego vendrn las lamentaciones.

Nota 1. Casi el 80% de los activos comprados han sido bonos pblicos ofrecidos en el mercado secundario, lo que explica la cada de la prima de riesgo de los pases y el consecuente abaratamiento del endeudamiento pblico.

Nota 2. Normalmente estos agentes econmicos utilizan un banco como intermediario financiero.

Nota 3. Acorde a la Encuesta Financiera de las Familias del Banco de Espaa, slo el 5,7% de los espaoles participa en fondos de inversin; slo el 11% posee acciones cotizadas en bolsa; slo el 26,5% tiene planes de pensiones privados y/o seguros de vida.

Fuente: http://www.lamarea.com/2016/11/16/bce-crea-la-nada-11-billones-entregarselos-inversores-financieros/




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter