Portada :: Espaa :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-11-2016

Ken Loach y Francesc Valls, Daniel Blake y Rosa

Rosa Guevara Landa
Rebelin


Los del global-imperial nos amenazan por tierra, mar y aire si reproducimos sus artculos. La propiedad es la propiedad y todo lo dems son historias quimricas de cinco estpidos antisistema, vienen a sostener. Como sus amenazas no son en vano, dan duro con su puos de hierro y capital, no podemos reproducir en esta ocasin un artculo, excelente, del periodista Francesc Valls [FV] del pasado domingo 20 de noviembre en las pginas de su edicin catalana.

Un resumen comentado. Vale la pena recordar algunas de sus consideraciones y reflexiones.

Rosa, recuerda FV, la mujer de 81 aos que hasta la madrugada del pasado lunes viva en Reus, muri vctima de la burocracia y la ley del ms fuerte. La situacin, seala, tiene cierto paralelismo con la planteada por Ken Loach en Yo, Daniel Blake. La pelcula explica cmo unos servicios pblicos privatizados -esa entente cordial que inici el thatcherismo y continu el blairismo- meten a un carpintero de Newcastle en un callejn sin salida. Tanto en el caso ingls como en el cataln, prosigue, se evidencia cmo la combinacin de un Estado del bienestar destazado y en retirada y un voraz y amoral mercado arruina y acaba con vidas. Quien dice cataln dice espaol en este caso y quien dice Thatcher y Blair dice, debe decir, Gonzlez Gas-Gal (en algunas de sus etapas), Aznar y Rajoy, aparte, desde luego, de Pujol, Mas, CDC, Puigdemont y sus alrededores intresados. El amoral mercado remite, por supuesto, a las caractersticas generalizadas del sistema capitalista en prcticamente todas sus variantes. No irrumpi, pensando en trminos generales, en los aos 80 del siglo pasado. Desde luego que no, fue mucho antes.

Catalua, recuerda oportunamente FV, tiene su ley de Pobreza Energtica surgida de una iniciativa legislativa popular. De ah surgi efectivamente, no de una iniciativa gubernamental. El texto consta de dos partes: una suspendida por el Tribunal Constitucional y relativa a los desahucios y a la vivienda, y otra en vigor que tiene como objetivo ayudar a las personas que no pueden hacer frente a los recibos de agua, gas o electricidad. Remarco: la segunda parte en vigor. Jordi Mir Garcia, un profesor y activista de la Pompeu, no ha dejado de recordarlo una y otra vez. En su libro, por ejemplo, sobre el 15M editado por el Topo. Aunque, insiste FV, el relato soberanista argumenta que el Gobierno central impide con sus recursos al Constitucional que Catalua combata la pobreza energtica, esa no es toda la verdad. No lo es.

Estamos, seala el periodista del global que no va de imperial, ante una conocida historia: la poltica no dirige la economa. Todo se complementa y encaja: el gigantismo de las grandes compaas, la jibarizacin de lo pblico y las clebres puertas giratorias que tanto seducen a los polticos retirados. En el colmo de la perversin, aade, el elctrico es un sector regulado. El Gobierno central es quien autoriza sobre el papel la subida de la factura de la luz, que en los ltimos 10 aos -hasta 2015- se ha incrementado en un 84%, segn afirma la Alianza contra la Pobreza Energtica. De 100 a 184, nada menos, y en 10 aos, 7 de ellos atravesados por una crisis galopante y una fuerte disminucin del poder adquisitivo de los sectores ms desfavorecidos. De ms del 10% segn algunas fuentes.

Ante el panorama descrito, ante esta subordinacin de la polticas a las grandes corporaciones, un signo definitorio de nuestra supuesta postmodernidad, no es de extraar, sostiene FV, que el Ejecutivo de la Generalitat se encoja y solo haya impuesto 18 multas desde que la ley entr en vigor el ao pasado: todas ellas por la cantidad mnima de 10.000 euros. Todas ellas. En total, 180 mil euros. Calderrilla para poderes que generan beneficios millonarios. En este pas, prosigue, un 10% de la poblacin tiene problemas para mantener sus hogares a una temperatura adecuada durante el invierno. Hay una ley aprobada y en vigor para defenderlos, pero ayuntamientos y movimientos sociales ven temor reverencial a la hora de aplicarla. No les falta razn. Por qu? Porque consideran que desde la Generalitat se ha hecho escasa publicidad de los derechos que comporta para los ciudadanos. Y es que el giro de la vieja Convergncia para pasar de business friendly a casual leftly va a trompicones. Como deca Mark Twain refirindose a Estados Unidos, la cita desde luego es de FV, en nuestro pas poseemos tres dones divinos infinitamente preciosos, la libertad de expresin, la libertad de consciencia y la prudencia para no ejercer jams ninguna de las dos. Por eso es destacable que el presidente Carles Puigdemont haya sealado como culpable apuntado, con nombre y apellidos, a la empresa suministradora de la anciana fallecida en Reus: Gas Natural. Es destacable, desde luego, sin olvidar la presin ciudadano y esperando a ver en qu queda cuando pase un poco de tiempo. Sea como fuere, en la manifestacin del pasado sbado 19 de noviembre en Barcelona (sin esteladas!), la ausencia de los grupos relacionados con Junts pel s fue total. Cero absoluto. Una pancarta y cinco personas vinculadas a la ANC, para quedar bien y para que nada pueda decirse, fue toda su aportacin. Esos temas no van con ellos ni con el secesionismo. Lo suyo es la construccin de un nuevo y justo pas. Ja ja, ja!

La tragedia de Rosa, concluye FV, ha permitido conocer que la Generalitat no puede hacer cumplir la ley a pesar de las 25 reuniones que ha mantenido con las grandes compaas elctricas, al contrario de lo que ha sucedido con otro servicio fundamental (el del agua). Desde Gas Natural se aduce, les sonar el argumento, que la ley no ha sido desarrollada con el reglamento previsto. Sin embargo, el punto es ms que importante, el pasado mes de octubre la Asociacin Espaola de la Industria Elctrica (Unesa)... recurri a los tribunales para impugnar el protocolo. En cualquier caso, y este es tambin el punto, antes de proceder al corte del suministro por impago, la letra de la ley catalana obliga a las compaas a comunicarlo a la Administracin. En el fondo del debate est quin se hace cargo de la factura, que se liquidara con un 1,5% de los beneficios de Endesa, Gas Natural e Iberdrola. El dinero, siempre, en el puesto de mando. No la vida, y menos de gentes como Rosa.

Es cierto, admite FV, que las empresas suministradoras facilitan a travs de sus pginas web o telefnicamente bonos para ayudar a los clientes que se encuentren en situacin de pobreza, pero, como sabemos todos, el acceso para los posibles beneficiarios de esas medidas no es fcil por razones culturales: requiere moverse con soltura en la red. El ejemplo de Daniel Blake de Loach. En cambio, la cara ocultada, cualquier beneficiario de un bono lo pierde automticamente si l mismo o alguien de su unidad familiar accede a un contrato, aunque apenas supere el centenar de euros mensuales. En el caso Rosa, Gas Natural dice desconocer su situacin de vulnerabilidad. Se lo creen? Yo no, no les creo nunca. Mienten por sistema. En su cosmovisin, la verdad es asunto de estpidos y de cretinos. No tiene nunca el color del dinero.

Rosa muri en silencio. La pobreza la mat sin que las alarmas, esta vez, despertaran a nadie. Son las palabras finales de FV. Las hago mas.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter