Portada :: Brasil :: Nuevo golpe contra la democracia: Impeachment contra Dilma
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-11-2016

Ser el cierre de una serie de grandes concentraciones en contra de las polticas de Temer
Marcha en Brasil encabezada por Lula y Mujica

Daro Pignotti
Pgina 12

La destitucin de Dilma abri un debate entre el PT, los partidos populares y de izquierda y los movimientos sociales sobre cmo resistir al gobierno y sus polticas de ajuste. Lula se inclina por la formacin de un Frente Amplio a la uruguaya.


Lula Presidente-Mujica Vice. Aunque esa frmula sea imposible, Luiz Incio Lula da Silva y Jos Mujica estarn juntos el prximo domingo en San Pablo en una concentracin cuyos organizadores estiman ser la ms concurrida desde que Michel Temer jur como presidente no votado el 31 de agosto pasado, cuando no recibi la banda presidencial de Dilma Rousseff, quien le imput ser un usurpador del gobierno.

Seguro que Lula va a pronunciar un discurso, est con muchas ganas de hablar con la militancia, ltimamente estuvo en varios actos adelant uno de sus asesores consultados por PginaI12.

Mujica acept la invitacin por considerar que la lucha por la preservacin de los derechos sociales es una lucha por la humanidad, seal el senador Lindbergh Farias, del Partido de los Trabajadores.

El partido de Lula y Dilma ser una de las agrupaciones participantes en el evento convocado por el Movimiento de los Trabajadores Sin Techo (MTST) y los Campesinos Sin Tierra (MST).

Los movimientos sociales junto a la Central Unica de los Trabajadores movilizaron miles de personas el 11 de noviembre bajo la consgina Fuera Temer y contra el Proyecto de Enmienda Constitucional 55 (PEC 55), que tiene media sancin de Diputados, que congela el gasto pblico durante 20 aos.

Esta semana Temer insisti en la defensa de la PEC 55 durante un evento con los miembros del nuevo Consejo de Desarrollo Econmico Social, concluido con una fastuosa (otra ms) recepcin en el Palacio de Alvorada.

Despus de medio ao en la presidencia asumi interinamente el 12 de mayo y definitivamente el 31 de agosto, Temer no ha podido trascender los muros vidriados de los palacios de Alvorada, donde reside, y el Planalto, donde despacha.

Ayer, mientras el instituto oficial de estadsticas informaba que escal a 23 millones el nmero de desocupados y subocupados, un grupo de indgenas invadi el Palacio del Planalto para repudiar la PEC 55, que slo es defendida por las entidades patronales, el FMI, Temer y la cadena Globo, en su condicin de partido orgnico del golpe.

A pocos kilmetros de donde representantes de los pueblos originarios repudiaban al actual presidente, en la Universidad de Brasilia continuaba la ocupacin organizada por Unin Nacional de Estudiantes pese a la orden de un juez para que la polica federal desaloje el predio. Temer compensa la falta de base de apoyo social con el aval del estado policial-judicial.

En las ltimas semanas, decenas de jueces de primera instancia, entre quienes hay algunos con militancia pblica en favor del golpe, ordenaron expulsar por la fuerza policial a los estudiantes que ocupan universidades y escuelas secundarias, y han sido el dnamo del descontento popular contra el rgimen.

Posiblemente ni el mandatario ni aquellos que idearon la coreografa de las protestas masivas (mayoritariamente blancas y de clase media) que precedieron a la destitucin de Dilma imaginaban un gobierno de facto tan impopular en el plano interno e irrelevante en el externo: el brasileo cumpli 13 das aguardando la llamada telefnica de Donald Trump, que asesores del Planalto dijeron (y Globo public), que iba a ocurrir el 9 de noviembre. La no llamada de Trump (que tuvo tiempo para telefonear a tres presidentes latinoamericanos) a Temer ocurre luego de que el brasileo intentara dos veces, durante sus viajes a China y Estados Unidos, obtener una foto o un apretn de manos de Barack Obama.


La calle en disputa

Para quien supona que no iba a haber resistencia contra Temer, el viernes 11 se realizaron grandes concentraciones en todo el pas, en lo que fue slo el comienzo de un noviembre de lucha que concluir el domingo 27, afirm Guilherme Boulous, lder del Movimiento de los Trabajadores Sin Techo (MTST).

Boulous se reuni la semana pasada con Lula en Sumar, interior del estado de San Pablo, donde unos 10.000 miembros del MTST estn acampados en demanda de viviendas populares.

La destitucin de Dilma abri un debate entre el PT, partidos populares y de izquierda, y los movimientos sociales sobre cmo hacer fente al gobierno de facto. Lula se inclina por la formacin de un Frente Amplio a la uruguaya, una tesis que se refuerza con la posible visita de Jos Mujica el prximo fin de semana. El ex presidente uruguayo tambin es amigo de Dilma, quien acaba de visitar Uruguay, en su primer viaje al exterior tras dejar el gobierno.

La formacin de un frente no es la nica tesis en danza, dado que hay sectores que impulsan la creacin de un nuevo partido de izquierda.
Por lo pronto la marcha del prximo domingo ser un evento en el que estar a prueba el trabajo unitario de fuerzas entre las que hay divergencias. Ser tambin un barmetro para pulsar la capacidad de movilizacin del campo democrtico popular, y el vigor del liderazgo de Lula, quien a pesar de la mazmorra meditico-judicial a la que fue sometido sigue encabezando las encuestas hacia los comicios de octubre de 2018.

El domingo pasado, unas diez mil personas participaron en el acto citado por el ncleo duro de las agrupaciones neocons que llegaron a movilizar 500 mil personas en la Avenida Paulista al grito de Fuera Dilma.

Es plausible apostar a que Lula, Mujica y los movimientos sociales arrastren mucha ms gente. Si eso ocurre ser una victoria poltica, parcial, pero indicativa de que el campo popular les arrebat la hegemona de la calle a las masas blancas golpistas.


Fuente: https://www.pagina12.com.ar/4676-marcha-en-brasil-encabezada-por-lula-y-mujica



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter