Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-11-2016

Argentina, a un ao del gobierno de Mauricio Macri
Democracia de baja intensidad

Sergio Ferrari
Rebelin


La asuncin de Mauricio Macri a la presidencia de Argentina el 10 de diciembre del 2015 implic una ruptura con el proyecto kirchnerista inaugurado en mayo del 2003 por Nstor Kirchner y continuado por su esposa Cristina Fernndez de Kirchner. A pesar de la retrica pacificadora de la Alianza Cambiemos durante la campaa electoral, la tensin poltica no ha desaparecido en la sociedad argentina en estos ltimos doce meses. En la actual pugna entre el gobierno y la oposicin no se dirime solamente un proyecto de pas sino tambin el concepto mismo de lo que es la democracia y la poltica. As lo enfatiza Agustn Rossi, diputado en el Parlamento del Mercosur, ex diputado nacional por el Frente para la Victoria (FpV) y ex ministro de defensa del Gobierno de Cristina Kirchner entre 2013 y 2015. Entrevista exclusiva.

P: Qu es la poltica para el actual gobierno?

Agustn Rossi: Tiene un profundo desprecio por la poltica. Desde su inicio, el discurso oficial intent identificar a los militantes polticos con oquis, (ndr: aprovechadores del Estado). Crtica conceptual que viene de un gobierno donde los principales ministros y muchos funcionarios son o han sido CEO de grandes empresas multinacionales. El modelo macrista no imagina la poltica como herramienta de transformacin de la sociedad. En la prctica, promueve una democracia de baja intensidad, es decir con muy escasa participacin. Y que incluye un esquema que se nutre en el acuerdo con los poderes corporativos, donde stos imponen las condiciones. El gobierno prioriza el protagonismo de dichos poderes corporativos. Es decir, el inters empresarial por sobre el inters general. Protegido, adems, por los grandes grupos mediticos.

P: Pero tanto para Macri como para la oposicin, el voto es un elemento muy importante de medicin poltica

AR: Sin ninguna duda. Y las elecciones intermedias del ao 2017, donde se elegir una parte de diputados y senadores, constituirn un momento clave para evaluar la realidad. Si el gobierno saca un 30 % de votos, esto representar un 70% de opiniones desfavorables. Si se acerca al 40% ya podra ser un resultado aceptable para ellos. Un problema actual de la oposicin es la dispersin. El gobierno podra perder en distintas provincias pero contra distintas fuerzas. Me permito introducir aqu otro elemento deformante de lo que es la democracia y la poltica para el actual gobierno. Segn su concepcin existe el oficialismo y lo que ellos denominan la oposicin responsable, es decir fuerzas polticas y sindicales que aceptan el marco global del actual modelo. Trata de desprestigiar e incluso destruir- lo que est fuera de ese marco reduccionista: el kirchnerismo y en particular la ex presidenta Cristina Fernndez de Kirchner; diversos movimientos sociales y sindicales combativos; algunas organizaciones empresariales; iniciativas importantes como las multisectoriales contra el tarifazo ; as como los organismos de derechos humanos.

Es importante sealar, adems, las grandes movilizaciones que durante todo el ao marcaron la cancha poltica nacional. La del 24 de marzo, en repudio al Golpe Militar de 1976, que fue la ms numerosa de este tipo de convocatorias desde que se realiza. La del 13 de abril, para acompaar a Cristina Fernndez de Kirchner cuando fue convocada a los tribunales. El 29 de abril, la de las centrales sindicales. La de los estudiantes en defensa del presupuesto. La Marcha Federal promovida por las dos CTA (Central de Trabajadores de Argentina). La promovida por el movimiento de mujeres Ni una Menos. La marcha de San Cayetano organizada por movimientos sociales etc. Todas estas importantes iniciativas fueron prcticamente ignoradas a raz del cerco meditico de los grandes grupos de poder informativo.

P: Vuelvo a lo electoral El termmetro para evaluar las elecciones del 2017 son los resultados de las ltimas elecciones presidenciales del 2015?

AR: Son una referencia aunque debemos hacer una lectura ms de fondo. En 2015, Cambiemos gan con un 51.40% contra el 48.60 % del Frente para la Victoria. Se podra pensar entonces que la dirigencia tambin representa esos porcentajes. Sin embargo hoy, el 80% de la dirigencia poltica del pas es oficialista o neo-oficialista. Y solo un 20 % es opositor. Relacin que no se corresponde a lo que pasa en la sociedad. Pienso que hay ms   kirchnerismo en el pueblo que dirigentes kirchneristas y aun ms, que hay ms oposicin en el pueblo que dirigentes opositoresTodo esto se evaluar en los comicios del ao que viene.

P: Un tema que atraviesa el debate poltico en Argentina es la corrupcin por la que son juzgados algunos funcionarios de la administracin anterior o empresarios cercanos al gobierno kirchnerista. En la prensa internacional se trata de asociar como un todo nico lo de Argentina y Brasil

AR : Los que atacan al kirchnerismo por corrupcin van contra toda la verdadera participacin poltica. No es casual que estn tratando de cambiar el sistema electoral con una serie de preceptos que buscan prescindir de la militancia. Quieren deslegitimar a la oposicin y a la militancia kirchnerista asocindola con corrupcin. E introducen ejes falsos, de distraccin. Qu es ms importante: discutir sobre cunto gana un diputado o el comportamiento poltico y lo que vota ese diputado? Otro elemento esencial para entender el tema de la corrupcin: es significativo que cuando explot el escndalo de los Panam Papers , en los mismos no aparecen ni Cristina Kirchner ni Nstor Kirchner, pero s apareci el presidente Mauricio Macri y sus familiares con numerosas empresas offshore en el extranjero.

Si analizamos lo de Brasil, la sancin a Dilma Rousseff fue claramente poltica, por parte de un parlamento en el cual un buen porcentaje de los legisladores estn acusados por corrupcin y el mismo diputado que promovi el juicio contra Dilma hoy est preso. Insisto en algo esencial: en los Panams Papers no estn ni Cristina, ni Dilma, ni Lula, ni Evo, ni Correa, ni Pepe Mujica, ni Lugo. S estn Macri y Vargas Llosa, uno de los idelogos de toda esta visin neoliberal que busca reposicionarse en el continente. Las denuncias de corrupcin han sido histricamente una herramienta poltica de la derecha latinoamericana para desprestigiar a gobiernos nacionales y populares.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter