Portada :: Chile
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-11-2016

Volver a la accin, a la propuesta y al debate de masas
Planeta Tierra llamando a la Izquierda chilena

Manuel Cabieses D.
Punto Final


La ocasin poltica la pintan calva para la Izquierda; la estn dando, es el momento de iniciar el camino de retorno a posiciones de poder. Sin embargo corremos el riesgo de que la oportunidad y las condiciones favorables se nos escurra entre los dedos.

De qu se trata?

De volver a la accin, a la propuesta y al debate de masas!

De ponernos las pilas para levantar una alternativa poltica, econmica, social y cultural. Sin vacilaciones ni ms bla, bla, bla. El camino del infierno de los trabajadores est empedrado de palabrera y demagogia. Basta ya!

La Izquierda debe estar presente en la accin poltica con su propia identidad, que la dan sus objetivos superiores y un programa permanentemente actualizado.

Se ha intentado convencernos que la realidad impone a la Izquierda un repliegue indefinido. Incluso borrar de nuestro pensamiento el socialismo. Sera el precio a pagar por las culpas del socialismo real y por el fracaso de la Unidad Popular. Pero esto es un abuso histrico que busca someternos a la voluntad del capitalismo. La atona de la Izquierda frente a esa embestida ideolgica ha provocado la atomizacin de las fuerzas del pueblo. Chile, sin embargo, necesita una Izquierda que defienda a todo trance los intereses de los trabajadores y trabajadoras, de los nios y ancianos, que ofrezca al pas una salida sensata a la crisis generada por las coaliciones burguesas gobernantes. La salida consiste en un proceso de movilizacin social que cree las condiciones para convocar la Asamblea Constituyente que proponga al pueblo la nueva Constitucin, madre de las nuevas instituciones y leyes.

Sin embargo la resignacin ante la interminable transicin a la democracia ha llevado a la despolitizacin a vastos sectores populares. Han sido vctimas indefensas de una estrategia de dominacin implacable que busca estrujar hasta la ltima gota las energas del pueblo y hasta el ltimo gramo las riquezas de la montaa, del campo y del mar de Chile.

La casta poltica se ha esmerado en apuntalar la institucionalidad y el sistema capitalista desorbitado que implant la dictadura. Ese casern desvencijado amenaza desplomarse y descargar una nueva tragedia sobre el pueblo. Solo la Izquierda -dotada de un proyecto distinto de pas- puede orientar el esfuerzo por la democratizacin que abortaron las coaliciones gobernantes.

Por supuesto la alternativa deIzquierda debe nacer de los movimientos sociales y agrupaciones que defienden diversas demandas de la poblacin. Pero no es cuestin de sentarse a esperar que ese alumbramiento se produzca en forma espontnea y casi milagrosa. Algunos deben tomar la iniciativa y producir los acercamientos entre sectores prejuiciados contra el ejercicio de la poltica por los vicios mostrados en su prctica.

Asimismo, debemos ser realistas a la hora de levantar la alternativa de Izquierda, sin duda. Pero esa alternativa siempre tendr una carga revolucionaria, o no ser. Su contenido la distingue de la demagogia de conservadores y reformistas. Nuestro realismo no se contenta con las migajas del mal menor. Por eso siempre ser rebelde. No obstante, nuestra tarea consiste en articular y dar sentido a miles de experiencias que nacen del pueblo. Chile acumula valiosos ejemplos que hablan del valor e inteligencia de las masas. Lo demuestran ms de un siglo de luchas sindicales, de pobladores y estudiantes, de resistencia del pueblo mapuche, de las mujeres, del movimiento gay, etc. El realismo de la Izquierda -a diferencia del sentido comn de los lobos del hombre- siempre propondr el cambio para abolir la explotacin y la injusticia y para fortalecer las libertades y garantas del ciudadano. La Izquierda existe para luchar por libertad, justicia e igualdad. No anda con santos tapados. Proclama francamente sus objetivos y propone un camino y un mtodo para alcanzar la victoria. Esa ser siempre una conducta difana, porque el motivo fundamental de la Izquierda consiste en construir conciencia y la organizacin de millones.

Nuestro desafo consiste en retomar la iniciativa que la violenciareaccionaria aplast hace 43 aos. No se trata de repetir una historia cuyotrmino todos conocemos. Tenemos que escribir nuestra propia historia y en la prctica corregir los errores del pasado y los de ahora.

Hay que poner manos a la obra para construir la fuerza social y poltica que permita reorganizar la Izquierda.Aprovechemos la coyuntura poltico-electoral que se abre. No dejemos el campo libre a los demagogos de siempre, a los que han hecho del engao una profesin. Los inicios de esta nueva etapa de construccin de Izquierda sern difciles, pero servirn para echar bases firmes de la alternativa popular. No dejemospasar esta oportunidad. Las instituciones y partidos del neoliberalismo estn agotados por la corrupcin y por su distanciamiento del pueblo. Es el tiempo del renacer de la Izquierda.

Editorial de Punto Final, edicin N 865, 25 de noviembre 2016.

[email protected]

www.puntofinal.cl


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter