Portada :: Espaa :: Rebelin en los cuarteles
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-11-2016

Los militares demcratas
El porqu somos republicanos

Manuel Ruiz Robles
Rebelin


La crisis del sistema

Una parte numerosa de la sociedad espaola ha decidido liquidar la hegemona del bipartidismo, sostn del Rgimen borbnico, otorgando su voto a una fuerza poltica surgida de los movimientos sociales.

Todo pensamiento transformador ha de traducirse finalmente en accin. Sin ello ste se torna estril. De ah el No nos representan del 15M. Tambin la emergencia de UNIDOS PODEMOS como instrumento poltico efectivo al servicio de la gente. As lo han entendido amplias capas populares que le han confiado el destino final de su voto.

Repblica: no toca

Durante ms de cuarenta aos de interminable transicin -frgil prorroga de un pasado fascista que se extingue- hemos odo numerosas veces Espaa maana ser republicana! Sin embargo comienza a cundir la sospecha de que tal vez esta consigna no fuese ms que un seuelo electoral de polticos acomodaticios.

Frente a los que an dicen no toca, no existe esa demanda republicana en la sociedad, se instala la duda razonable de que quizs se trate de una nueva estratagema oportunista.

La Republica de Catalua

Cmo que no toca? Cmo que no existe esa demanda republicana en la sociedad? Es que no estn oyendo ese clamor creciente en las calles de Barcelona, en Catalua toda? Ah, claro, eso no es! Entonces qu es? No son mayoritariamente republicanos los votos catalanes? O es que su republicanismo no es vlido porque es cataln? Entonces, si no son republicanos qu son?

Coo, comandante, son independentistas

Pero no han reparado ustedes en que esos valores republicanos son, quizs, los que ms han contribuido a forjar el independentismo cataln? Estn seguros de que el republicanismo no ha sido uno de los catalizadores ms potentes de esa marea humana que vemos en las Diadas? Les da vrtigo -seores del no toca- reconocer que la inmensa mayora de la sociedad catalana rechaza a Espaa por estar sta encarnada en una monarqua franquista y peligrosa que les niega el derecho a decidir?

Parece evidente que del inconsciente colectivo de Catalua est emergiendo con fuerza una conciencia radical-democrtica imbatible. Frente a las ansias de libertad del pueblo cataln se alza la barrera reaccionaria de las fuerzas borbnicas. Es una barrera que en su histrica decadencia- pone una vez ms en peligro el futuro de una Patria grande, an viable si se avanza rpidamente hacia un paradigma republicano.

Por otro lado, es probable que en medio de este jaleo- sesudos intelectuales marxista preconicen la unidad de clase frente a los nacionalismos y sus burguesas. Puede que tengan la razn terica, pero no la razn prctica, pues la conciencia nacional de los pueblos y Catalua lo es- no entiende de clases; tan solo de poner a salvo su nave, anticipndose al desastre general que se barrunta.

La monarqua constitucional

Esta monarqua   no solo   est deslegitimada por la Historia, tambin a la luz de los datos que los investigadores aportan, es golpista. El autogolpe del 23-F y las reciente revelacin de las confidencias de Adolfo Suarez, cuidadosamente ocultadas durante dcadas, lo prueban. Esta casta borbnica prepar la guerra, auspiciada por el nazismo alemn y el fascismo italiano, con instrumentos como Mola y Franco, como podan haber sido otros.

Sigue simbolizando lo mismo: el antiguo rgimen. Es igual de peligrosa y desestabilizadora hoy como ayer. Con tal de mantener sus privilegios siempre ha operado sin contar con el bien comn. Lo hemos visto recientemente, extralimitndose de sus funciones constitucionales, con rasgos totalitarios de imposicin de su presencia en la poltica.

Continuar con esta monarqua es una decisin poltica cuando menos irresponsable. Los borbones nos estn llevando una vez ms al resquebrajamiento del pas, al empobrecimiento, a entrar en guerras que ni nos van ni nos vienen, a amparar el terrorismo de Estado. Su apoyo a pases dominados por dictadores sanguinarios, como es el caso Arabia Saud, tan hermanados con la familia real, es no solo indigno sino tambin criminal. Nuestro lcido y valiente compaero, el admirado teniente Segura, nos alerta de esta tragedia en su excelente obra literaria, tambin en sus numerosos y documentados artculos. Su persecucin implacable, por parte de una casta militar monrquica y corrupta, lo prueban.

El sistema de mordidas de esta monarqua y sus hipotecas polticas con el sistema financiero mafioso, y sus sectas, impiden cualquier intento serio de regeneracin democrtica.

El apoyo entusiasta de Felipe de Borbn a una organizacin militar imperialista, como es la OTAN, nos pone en el ojo del huracn de potencias extranjeras.

El naufragio

Nuestro querido compaero, el capitn Bernardo Vidal, uno de los ms lcidos y honrados militares de lo que fue la Unin Militar Democrtica (UMD), exclam en 1978, al aprobarse la constitucin borbnica: La UMD ha muerto, viva la constitucin!

Treinta y siete aos despus, el Titnic de la Transicin se hunde irremediablemente, se hunde majestuosamente al son de los espantosos acordes de la marcha real.

Tras la tramoya de la Historia -esa desde la que se nos proyecta un falso relato urdido por los poderes dominantes- aparecen los espectros de los ciudadanos Carrillo y Borbn. Ambos se desvanecen, tambin lentamente, tras su ltimo estertor. Dos oportunistas que unieron sus destinos para la eternidad.

Repblica federal

Sin Repblica federal, o confederal, no habr una salida democrtica a la crisis, tan solo ms represin y ms miseria para el pueblo trabajador; tambin ms desesperanza para unas clases medias amenazadas por la codicia de una oligarqua financiera en guerra contra los pueblos.

Oigan ustedes, pueblos y naciones histricas de nuestra Patria grande agrpense! coordnense! sigan el ejemplo de nuestros hermanos catalanes! porque maana ser tarde.

Manuel Ruiz Robles es Capitn de Navo de la Armada, coordinador del Colectivo Anemoi

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter