Portada :: Cuba :: Hasta siempre Comandante!
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-11-2016

Fidel Castro, eterno hroe de los desheredados

Salim Lamrani
Rebelin


Personaje controvertido en Occidente, donde es fuertemente criticado, Fidel Castro es admirado en cambio por los pueblos de Amrica Latina y del Tercer Mundo, que lo consideran un smbolo de la resistencia a la opresin y un defensor de la aspiracin de los pases del Sur a la independencia, a la soberana y a la autodeterminacin. Rebelde mtico que entr en vida en el Panten de los grandes libertadores del continente americano, el antiguo guerrillero de la Sierra Maestra ha visto su prestigio superar fronteras continentales para convertirse en el arquetipo del antiimperialismo del siglo XX y el vector de un mensaje universal de emancipacin.

Los medios occidentales, por sus crispaciones ideolgicas y una condescendencia obvia hacia los pueblos del Sur, no han logrado entender la importancia histrica de Fidel Castro para Cuba, Amrica Latina y el Tercer Mundo. Desde Jos Mart, el hroe nacional cubano, ningn otro personaje ha simbolizado con tanta fuerza las aspiraciones del pueblo cubano a la soberana nacional, a la independencia econmica y a la justicia social.

Fidel Castro es un smbolo de orgullo, de dignidad, de resistencia y de lealtad a los principios y su prestigio ha superado las fronteras de su tierra natal para irradiar el mundo. El lder histrico de la Revolucin Cubana tom las armas a favor de los oprimidos y reivindic sus derechos a una vida decente. Procedente de una de las familias ms adineradas del pas, renunci a todos sus privilegios de clase para defender a los sin voz, abandonados a su suerte e ignorados por los pudientes.

Fidel Castro dispone de una legitimidad histrica. Armas en mano luch contra la sangrienta dictadura de Fulgencio Batista durante el ataque al cuartel Moncada en 1953 y durante la insurreccin en la Sierra Maestra de diciembre de 1956 a diciembre de 1958. Triunf contra un rgimen militar brutal dotado de un impresionante poder de fuego y apoyado por Estados Unidos. En un contexto de hostilidad extrema ha realizado el sueo de Jos Mart de una Cuba independiente y soberana y ha guiado a su pueblo en el camino de la emancipacin plena y definitiva oponiendo una resistencia a toda prueba frente a las pretensiones hegemnicas de Washington.

Fidel Castro tambin dispone de una legitimidad constitucional. Cada uno tiene derecho a pensar lo que quiera sobre el sistema electoral cubano pero fue elegido, cada cinco aos, de 1976 a 2006. Antes de esa fecha slo era primer ministro y no presidente de la Repblica. En efecto, contrariamente a una idea preconcebida, Cuba ha tenido a no menos de cuatro presidentes de la Repblica desde 1959: Manuel Urrutia de enero de 1959 a julio de 1959, Osvaldo Dortics de julio de 1959 a 1975, Fidel Castro de 1976 a 2006 y Ral Castro desde 2006, cuyo Gobierno terminar en 2018 tras la reforma constitucional que limita el nmero de mandatos a dos.

Ningn dirigente puede permanecer a la cabeza de un pas durante treinta aos, en un contexto de guerra larvada con Estados Unidos, sin un apoyo mayoritario del pueblo. Obviamente, como en toda sociedad, existen insatisfechos, crticos y decepcionados. La Revolucin Cubana, obra de mujeres y hombres, es por definicin imperfecta y jams ha tenido la pretensin de erigirse en ejemplo. Pero la inmensa mayora de los cubanos tiene mucho respeto a Fidel Castro y jams ha puesto en tela de juicio sus nobles intenciones. Estados Unidos siempre se ha mostrado muy lcido al respecto. As, el 6 de abril de 1960, Lester D. Mallory, subsecretario adjunto de Estado para los Asuntos Interamericanos, record en un memorndum a Roy Rubottom Jr., entonces subsecretario de Estado para los Asuntos Interamericanos, el prestigio del lder cubano: La mayora de los cubanos apoya a Castro. No hay oposicin poltica eficaz []. El nico medio posible para aniquilar el apoyo interno [al Gobierno] es provocar el desencanto y el desaliento por la insatisfaccin econmica y la penuria. Washington sigui ese consejo y dio prueba de una hostilidad encarnizada contra los cubanos imponiendo sanciones econmicas sumamente severas que duran hasta hoy. Pero la empresa no ha sido coronada de xito. En efecto, cerca de medio siglo despus, la popularidad de Fidel Castro sigue viva. Es lo que ha podido constatar Jonathan D. Farrar, entonces jefe de la diplomacia estadounidense en La Habana quien no ha dejado de enfatizar la admiracin personal significativa para Fidel por parte de los cubanos, recordando que sera un error subestimar [] el apoyo del cual dispone el Gobierno, particularmente entre las comunidades populares y los estudiantes.

Tres facetas caracterizan al personaje de Fidel Castro. En primer lugar es el arquitecto de la soberana nacional que ha realizado el sueo del Apstol y Hroe Nacional Jos Mart de una Cuba independiente y ha devuelto su dignidad al pueblo de la Isla. Despus es el reformador social que se ha ubicado al lado de los humildes y los humillados creando una de las sociedades menos injustas del Tercer Mundo. Finalmente es el internacionalista que ha tendido una mano generosa a los pueblos necesitados y que ha ubicado la solidaridad y la integracin en el centro de la poltica exterior de Cuba.

Salim Lamrani. Doctor en Estudios Ibricos y Latinoamericanos de la Universidad Paris Sorbonne-Paris IV, Salim Lamrani es profesor titular de la Universidad de La Reunin y periodista, especialista de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos. Su ltimo libro se titula Cuba, palabra a la defensa!, Hondarribia, Editorial Hiru, 2016.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter