Portada :: frica
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-11-2016

Memoria y verdad, el futuro de Tnez (Segunda parte)

Patrizia Mancini

Traduccin para Rebelin de Susana Merino


De Sidi Bou Zid a Sidi Bou Said podramos subtitular bastante fcilmente lo que ocurri en el lujoso local del club Elyssa, en el que el 18 de noviembre de 2016 se reiniciaron los testimonios de las vctimas.

Uno de los smbolos del poder mafioso y criminal del clan de Ben Ali y su mujer Leila Trabelsi, actualmente ocupado por militantes, periodistas e invitados dispuestos a transcurrir otra larga jornada escuchando testimonios de las vctimas Fragmentos de historia que se escuchan vidamente y con respeto mientras han comenzado ya contra los testigos ataques dignos de la dictadura. Desde los que se burlan de las madres de las vctimas de la revolucin por su forma de vestir hasta Taher Ben Hassine, poltico y periodista cercano a Nidaa Tounes, partido en el poder, que afirma que Gilbert Naccache no fue torturado. Estn tambin los que, no teniendo mucha simpata por la presidente de Instancia Verdad y Dignidad, Sihem Ben Sedrine, consideran mucho ms importante apoyar la andadura, apenas iniciada, de la justicia de transicin. Hay tambin algn laico o modernista que se ha deshecho en lgrimas al escuchar el relato de las torturas sufridas por Sami Brahim, simpatizante islmista. Otros han elegido callar por respeto a las vctimas.

Llega el turno de Bechir Laabidi, maestro y sindicalista, militante de izquierda de Redeyef, en la regin de Gafsa, y de su mujer Leila Khaled.

Decid dar testimonio porque la historia ha sido falsificada, para dar a conocer, ms all de lo quemi familia y yo hemos padecido, la situacin de marginalizacin de la regin de Gafsa y restituir a las generaciones futuras la verdad sobre lo que suceda bajo Bourghiba y Ben Al y an despus de la revolucin. En Gafsa nada ha cambiado.

La revolucin, segn Bechir Laabidi, se inici en 20008 con las revueltas y las huelgas en la cuenca minera contra la sistemtica corrupcin que falseaban los concursos para ingresar en la CPG (Compaa Tunecina de Fosfatos). A diferencia del 2010/2011, en esa poca no existan medios ciudadanos que difundieran la insurreccin y por lo tanto era mucho ms fcil reprimir a los revoltosos. Tras los disturbios del pan de 1984 fue el movimiento de protesta ms importante producido en Tnez. https://halshs.archives-ouvertes.fr/file/index/docid/410622/filename/Chouikha_Gobe_Tunisie_Gafsa_elections_2009.pdf).

Fui detenido en la escuela y arrastrado por los pies, delante de todos, delante de mis hijos, unos 300 metros hasta la comisara mientras los policas me molan a golpes. Inconsciente fui llevado a Gafsa.

Mientras las mujeres encabezaban las manifestaciones para pedir la libertad de los militantes presos muchos jvenes trataron de emigrar a Argelia a modo de protesta, pero fueron arrestados, entre ellos el hijo de Bechir Laabidi, Moudhafer.

Resulta difcil entender lo que significa hallarse preso con el propio hijo, pasar la hora de patio junto a l y a mis alumnos golpeado y amenazado continuamente con ser violado delante de l o con violarlo a l delante de m. Moudhafer se hallaba en una celda inmediata a la ma y poda escuchar sus gritos y sus lamentaciones mientras lo torturaban. Y el sentimiento de orgullo por no haberme sometido se transform en un sentimiento de culpa por haber sido de algn modo la causa de sus sufrimientos

En los traslados de una crcel a otra no le fue ahorrado ningn mal trato y una grave enfermedad le hizo perder 30 kilos. Habiendo estado cuatro meses encadenado a la cama, tuvo que ser llevado al tribunal de Gafsa en ambulancia.

Leila Khaled, 34 aos al lado de Bechir y de la justicia, toma la palabra y describe las persecuciones y las humillaciones que tuvo que sufrir.

Cuando iba a visitar a mi marido a la crcel de Gafsa, me segua siempre un auto de la polica, ms tarde me impidieron ir a Tnez a la crcel de Mornaguia. Encontraba a la polica en la casa de mis padres y a mis hijas les negaban la inscripcin en la escuela.

Moudhafer, con la cara hinchada y lleno de moretones, le deca a su madre que mantuviera bien alta la cabeza y que no llorara. l no aparece en el film, pero su historia y las de Bechir, Leila, Adnen, Adel y Haroun han sido magnficamente llevadas a la pantalla por Sami Tlili en el documental Maldito sea el fosfato

El segundo testimonio atae al homicidio de NabilMarakati y es su hermano Ridha el que comienza con un homenaje a las vctimas de la revolucin tunecina.

Nabil Marakati , ingeniero de Garfour, regin de Siliana, era un militante del Partido Comunista Obrero de Tnez (POCT).

Mi hermano era una persona amable, abierto al dilogo con todas las tendencias polticas, con grandes deseos de saber, haba elegido permanecer como maestro en nuestra regin, aun habiendo tenido la posibilidad de radicarse en Tnez.  

Detenido el 29 de abril de 1987 por haber distribuido volantes que denunciaban la poltica represora de Bourghiba, Nabil, que en 1983/84 haba participado activamente en la revolucin del pan, fue torturado por el jefe de la polica local y por otros dos agentes: violencia sexual, cabellos quemados, uas arrancadas mediante pinzas a fin de obligarlo a denunciar a sus compaeros, cuyos nombres jams seran pronunciados por el militante comunista.

El 8 de mayo de 1987 se encontr su cuerpo en una alcantarilla con un impacto de proyectil en la sien y un revolver a su lado, en una burda tentativa de simular un suicidio.

Su cara pareca una mscara mortuoria de la poca pnica El amaneceer, cuyos maticesd rosados cantan los poetas, se han convertido para m, acostumbrado como campesino a levantarme temprano porque amaba ese momento particular del da, en una visin horrorosa, en un infierno que seguir sindolo para m hasta el da de mi muerte, hermano.

Durante muchos das su familia y los militantes encabezaron las protestas en Garfour y el ministro del Interior de ese momento, un tal Ben Ali, decret el toque de queda durante 15 das. Para calmar la ira popular, el jefe de la polica fue juzgado y condenado a 5 aos de crcel por abuso de poder. Pero la familia Marakati seguir siendo perseguida durante mucho tiempo por la polica. Ridha Marakati pide que la comisara de Garfour se convierta en sede de las asociaciones locales y declara:

la responsabilidad de lo sucedido no es solo de los que lo mataron sino tambin de los que callaron

Slo el pasado mes de julio el presidente de la Repblica proclam el 8 de mayo como da nacional contra la tortura.

No tenemos tiempo ni para respirar. La prxima audiencia ser una de las ms duras de escuchar: se refiere al asesinato de Faycal Baraket, militante del partido islamista Ennahdha, y a los padecimientos de toda su familia. La familia Baraket tuvieron la valenta de buscar la verdad an en tiempos del rgimen de Ben Al, elevando denuncias ante el Comit de las Naciones Unidas contra la Tortura en 1994: en consecuencia todos sus miembros sufrieron vejaciones, detenciones y violencias. Hablan la madre Khira y el hermano Jamel:

Mi hijo Faisal ya haba sido encarcelado y torturado durante cinco meses en 1987 bajo Bourghiba y fue liberado al tomar el poder Ben Ali en 1987, que haba prometido hacer tabla rasa con el pasado. Faisal, siempre brillante en los estudios, debi abandonar la universidad luego de dos aos en los que extraamente no pudo aprobar ningn examen.

El 1 de octubre de 1991, la polica fuerza las puertas e irrumpe en la casa de la familia Barraket buscando al hijo de Khira. Cuatro de ellos, pistola en la sien, son arrestados y llevados a la comisara. El 8 de octubre de 1991, Faysal muere horriblemente torturado en las celdas secretas de la comisara, frente a su hermano Jamel. Le haban introducido en el ano un garrote de unos 15cm que le produjo la laceracin de la conexin rectosigmoidea. La polica declarar que Faysal muri en un accidente vial. Mientras Jamel se encontraba an encarcelado y bajo tortura, se les dice a los padres, como siempre, que no se halla en una de las crceles de la gobernacin de Nabeul.

Khira , enjugndose las lgrimas le pasa el micrfono a Jamel, que hablar, segn sus propias palabras, en el doble papel de hermano de Faisal y de vctima l mismo de las torturas. Durante su exposicin sus ojos permanecen brillantes. Dos meses de infierno, encarcelado en Nabeul y luego cuatro meses ms en los subterrneos del Ministerio del Interior.

Sonaba una timbre para advertirnos que vendran a buscar a los detenidos para llevarlos a las audiencias procesales, pero al mismo tiempo llegaba el equipo de torturadores Todava hoy con solo ver un polica que dirige el trnsito me pongo a temblar A veces elegan a alguno de nosotros para torturarlo delante de los dems recuerdo que un hombre perdi un rin a causa de los bastonazos y que cuando sali de la crcel se volvi totalmente loco.

Jamel prosigue afirmando que recogi muchos testimonios de lo que le hicieron a su hermano, pero que solo en 2013 su familia, apoyada por la Organizacin contra la Tortura en Tnez, obtuvo la reapertura del caso. Cuatro mdicos nombrados por el Comisariado de la ONU para los Derechos Humanos y de Amnesty Internacional obtuvieron la exhumacin del cadver y la consiguiente comprobacin de las torturas a que fuera sometido.

En Menzel Bouzelfa ha sido consagrada una plaza a la memoria de Faysal Baraket

Los siguientes testimonios se refieren al militante islmista Kassem Al Chamki, que muri torturado en Nabeuf el 27 de octubre de 1991, en la misma comisara en que haba sido asesinado Faysal Baraket y Basma Albali obligada a los 17 aos a lavar en el piso la sangre de Faysal Baraket.

Y por primera vez da testimonio pblico un antiguo combatiente contra la colonizacin francesa, perteneciente al movimiento yousefista, Hamadi Garess, de 84 aos muy bien llevados. Con gran orgullo Garess recuerda algunos terribles episodios de la lucha contra los franceses, como la ocupacin de la aldea de Tazarka en la que, segn su relato, fueron violadas las mujeres y asesinados los recin nacidos. Fue este el episodio clave que hizo rechazar a Salah Ben Youssef las negociaciones que en cambio Bourguiba haba entablado con los franceses, dispuestos a pactar a cambio de la entrega de la armas por parte de los tunecinos. Fue as como Bourghiba, con engaos, consigui que le entregaron las armas los partidarios de Ben Youssef.

La misin por la cual estoy hoy aqu es la de requerir a las instituciones judiciales la reapertura de los expedientes relacionados con las vctimas pertenecientes al movimiento de Salah Ben Youssef, la puesta en marcha de una nueva investigacin sobre los procesos y condenas de estas personas, estn vivas o muertas, a fin de conocer los nombres de quienes impartieron las rdenes en el perodo 1955-56.

Recordemos que Salah Ben Youssef, de aliado de Bourghiba, se convirti en su enemigo, fue expulsado del partido Destour durante el congreso que el partido llev a cabo en noviembre de 1955 e inst a la lucha contra Bourghiba en el sur del pas. Dos veces condenado a muerte, entre 1957 y 1958, huy de la crcel y se refugi en Libia, Egipto y finalmente Alemania. El 12 de agosto de 1961 fue asesinado en Francfurt por dos sicarios de Bourghiba.

Hamadi Garess afirma que entre los ocupantes franceses y el Comandante Supremo (como le gustaba llamarse a Habib Bourghiba) existan acuerdos para romper los ltimos focos de resistencia en el pas. Lo ms grave fue que, despus de la proclamacin de la independencia del pas, las tropas francesas permanecieron en el territorio y continuaron atacando a los resistentes refugiados en los bosques y bombardeando los montes donde se haban refugiado.

Cmo pudo suceder? Eran bombardeos realizados con el aval de Bourghiba? Estoy seguro de que an estn en las montaas los cuerpos de aquellos combatientes

Les pregunto a nuestros gobernantes cmo es posible que an exista en el centro de Tnez una calle dedicada a De Gaulle?

As concluye la segunda jornada de audiencias pblicas, otro pedazo de historia que, a contracorriente del tiempo, va encajando en ese puzzle que pareca sin solucin antes del certero trabajo de reconstruccin de la Instancia Verdad y Dignidad. De las madres de los mrtires de la revolucin del 2010/2011 hasta los panarabistas de Salah Ben Youssef, Tnez ha comenzado finalmente a mirarse en el espejo para desmitificar ms de sesenta aos de ocultamiento de la verdad.

A partir de maana nada ser como antes.

Fuente original: http://www.tunisiainred.org/tir/?p=6934


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter