Portada :: Feminismos :: Derechos de la mujer
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-11-2016

Estructuras militares-policiales & Feminismo
De uniforme no hay feminismo

Sandra Rodrguez
Pblico

En los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado en Espaa las mujeres tienen dificultades para acceder y ascender: la escasez de promocin, la falta de integracin dentro del cuerpo o el impedimento para compaginar la vida laboral y la personal as como el tener que acoger el rol masculino para desarrollar sus funciones son algunas causas de estas dificultades.


La discriminacin de la mujer en el mundo laboral es un secreto a voces. La brecha salarial que perdura entre ambos sexos sita al gnero femenino con una inferioridad del 18,8% de media en los distintos empleos. En los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, donde es evidente una estructura totalmente jerarquizada y masculinizada, las mujeres optan a contadas oportunidades y a limitados derechos. La representatividad femenina es muy baja dentro de los uniformes, siendo ms insignificante an en los altos cargos. No es una cuestin de perspectiva, tan solo hay que mirar los datos, denuncia Pilar Villacorta, secretaria de la Mujer en la Asociacin Unificada de Guardias Civiles (AUGC). En la Guardia Civil, el Cuerpo Nacional de Polica, el Ejrcito y la Polica Local, la mujer encuentra pocas facilidades en su da a da: la escasez de promocin, la falta de integracin dentro del cuerpo o el impedimento para compaginar la vida laboral y la personal.

 
Realmente, la integracin de la mujer en la Guardia Civil no existe, recalca Pilar Villacorta

A toda la falta de aplicacin del principio de igualdad de trato y oportunidades en todo el contexto laboral, se une la penalizacin a aquellas personas que se rebelan, que deciden luchar contra el modelo masculinizante tradicional establecido dentro de estos cuerpos: Las mujeres que estn dentro de los Cuerpos y Fuerzas del Estado saben que tener una actitud abiertamente pro-igualitaria es un sesgo, una marca que les va a penalizar, como si no pudieras salir del lugar que hay configurado para ti, afirma Sonia Nez, experta en materia de perspectiva de gnero. Tanto en la Guardia Civil como en el Ejrcito, existen organismos que defienden la igualdad efectiva entre hombres y mujeres: el Comit de Igualdad de AUGC y el Observatorio militar para la igualdad entre mujeres y hombres en las Fuerzas Armadas, respectivamente. Comisiones Obreras acta en materia de igualdad en representacin de la Polica Local, y la Federacin de Igualdad y Conciliacin del Sindicato Unificado de Polica (SUP) por el CNP. Pero, son efectivas estas polticas de igualdad para incluir una perspectiva de gnero?.

La integracin de la mujer, una realidad no efectiva

El colectivo de la Guardia Civil est formado por alrededor de 79.000 personas, de las cuales slo el 6% son mujeres. Realmente, la integracin de la mujer en la Guardia Civil no existe, denuncia Villacorta. La vocal del Consejo del cuerpo reclama, ante la existencia de obstculos para que las mujeres asciendan a cargos que hasta hace menos de dos dcadas slo ocupaban hombres, la creacin de una Comisin de Igualdad dentro del Consejo de la Guardia Civil. La Direccin General nunca ha autorizado su creacin, segn explica Villacorta, pero cre un Comit de Igualdad efectiva entre hombres y mujeres, rgano que no se encuentra dentro del Consejo y por ello no se entera de lo que ocurre dentro de l, est aislado. La normativa que se trata dentro del Consejo debe hacerse con informes de impacto de gnero, y el Comit de Igualdad est al margen. Estos organismos tienen poca capacidad de actuacin y se encuentran alejados de cumplir los requisitos de una sociedad formalmente igualitaria. Ninguna institucin puede permitirse el lujo de parecer tan reaccionaria como para despreciar la perspectiva de gnero, pero los organismos que crean no sirven prcticamente para nada, afirma Sonia Nez.

La mayor parte de las mujeres que entran en el cuerpo quedan relegadas a temas administrativos porque el concepto mujer-oficina sigue muy anclado, denuncia Manuela Oliva

Lina Gonzlez, secretaria de la Federacin de Igualdad y Conciliacin del SUP, recalca que la representacin de la mujer en la Polica Nacional (un 12% en toda Espaa) es limitada: Hay integracin, pero no hay facilidades. La Federacin trabaja para visibilizar los nuevos modelos de familia, por la diversidad sexual, la formacin en el mbito de la igualdad; y para que la normativa se vaya adecuando a esa realidad. En los 2.137 cuerpos de Polica Local en Espaa, el porcentaje de mujeres es bajsimo, y en algunos casos llega a ser inexistente, recalca Manuela Oliva, responsable de Seguridad Pblica a nivel estatal en CCOO, y afirma que la mayor parte de las mujeres que entran en el cuerpo quedan relegadas a temas administrativos porque el concepto mujer-oficina sigue muy anclado. Por ejemplo, de los 5.972 policas municipales que hay en Madrid, tan solo el 12% son mujeres.

Habra forma de corregirlo, con unas leyes de coordinacin, sobre aquellos mbitos en los que las mujeres tienen ms problemas, que fomentaran la participacin. No se han publicado datos del porcentaje de mujeres policas locales en toda Espaa. De los 120.972 militares que integran las Fuerzas Armadas, slo un 12,5% son mujeres. Si hablamos de mujeres oficiales, la cifra desciende al 8,2%. Se nos ha vendido que la mujer est muy bien representada y que nuestro Ejrcito es de los ms modernos. Es verdad que en Espaa las mujeres pueden acceder a cualquier escala y cuerpo, y eso no pasa en todos los pases. Pero ah nos hemos quedado", explica Letizia Prieto, comandante auditor de los Cuerpos Comunes en excedencia.

La inexistencia de chalecos antibalas individuales ha ocasionado diversas problemticas y ltimamente ha generado cierta polmica con el caso de la Guardia Civil: Alicia Snchez, denunciada por su superior por un delito de insubordinacin tras optar por un chaleco propio que s se adaptaba a su anatoma. El chaleco, cuya finalidad es la proteccin del agente, dificulta en ocasiones su labor, ya que no se adapta adecuadamente al cuerpo de cada persona, especialmente al de las mujeres, que tienen luchas constantes ante las tallas diseadas para cuerpos masculinos.

"La maternidad te penaliza"

Los Cuerpos y Fuerzas Armadas del Estado no tienen una adecuada normativa sobre la conciliacin familiar. La mujer tiene dificultades para compaginar su vida profesional y personal: La maternidad te penaliza. Si ests embarazada, no asciendes con la misma facilidad que los hombres, afirma Lina Gonzlez.

Si ests embarazada, no asciendes con la misma facilidad que los hombres, afirma Lina Gonzlez

La maternidad sigue siendo un tema tab para los cuerpos de Polica. Manuela Oliva afirma que si una mujer se queda embarazada y est opositando, se tiene que retirar. "Nuestra capacidad queda muy reducida para ascender, asegura. En la Polica Local, adems de fomentar la promocin y el acceso de las mujeres en el cuerpo, se debera evitar que la mujer tenga que elegir entre su vida personal o la carga profesional. A un hombre no se le obliga a elegir. En la Guardia Civil, las mujeres tienen derecho a la reduccin de jornada teniendo hijos menores de 12 aos, pero no pueden elegir el horario. Es un derecho absolutamente limitado que no tiene ningn valor en el contexto laboral. No se pone ningn tipo de ayuda a la hora de compaginar el derecho que tienen las mujeres a trabajar y el derecho que tienen a conciliar, explica Pilar Villacorta.

Juez y verdugo

El protocolo contra el acoso sexual y laboral en la Guardia Civil es nulo e ineficaz, reclama la secretaria de la Mujer de AUGC: Cuando un hombre o una mujer se decide a poner una denuncia o a activar el protocolo de acoso, nos remitimos a una norma que no nos garantiza ni siquiera unos plazos en los que se abra una informacin verbal. Puedes esperar un da, siete meses, un ao. Villacorta asegura tambin que no se aplican las medidas preventivas ante una denuncia de acoso respecto a la vctima: debido al protocolo interno que sigue la Guardia Civil (alternativo al protocolo propio de la Administracin General del Estado), la vctima se puede ver ante la situacin de que el jefe jerrquico que se encargue de su caso sea el mismo que protagoniza el acoso. El Cuerpo Nacional de Polica tambin se rige por un protocolo interno ante las denuncias de acoso laboral y sexual.

La Federacin de Igualdad del SUP lucha para que se aplique y sea efectivo, pero Manuela Oliva asegura que de momento no est llegando a los resultados que esperaban. "Los procesos son lentos y largos, as que la solucin temporal que se toma es el traslado de la mujer que denuncia a otra unidad mientras se lleva a cabo el proceso de investigacin", afirma. El acoso laboral y sexual siempre se mueve en un terreno incierto, en el que est la duda de si la mujer puede haber provocado la situacin, afirma Sonia Nez. Las jerarquas de poder son tan invasivas, pero a la vez tan sutiles, que muchas veces las mujeres no pueden atestiguar nada. Los mecanismos con los que se ejerce el poder cuentan tanto con la complicidad de los dominados que son muy difciles de abordar.

Las jefas masculinizadas

Las mujeres que llegan a puestos de poder quieren demostrar que son iguales que los hombres, mimetizarse con los que ostentan el poder de manera masculinizante, explica Sonia Nez

La mujer vive en un entorno complicado dentro de la estructura masculinizada de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, lleno de incertidumbre al no tener un referente femenino en los cargos de superior o igual nivel. Las mujeres que alcanzan puestos de trabajo dentro de estas instituciones terminan adoptando unas actitudes rgidas y en ocasiones incluso agresivas. Esto se denomina Teora de la Abeja Reina. No slo el nmero de mujeres con capacidad de mando es prcticamente insignificante en estas instituciones, sino que si a una mujer se le ocurre mandar de una forma distinta a la establecida, con una impronta propia de su gnero, se le discrimina por esa situacin.

Sonia Nez explica que las mujeres huyen cuando llegan a puestos de poder de la idea de que ser mujer les haya podido beneficiar de algn modo para llegar a donde estn; quieren demostrar que son exactamente igual que los hombres, mimetizarse con los que ostentan el poder de manera masculinizante, porque a los hombres que han alcanzado esos puestos de trabajo aparentemente nadie les ha dado facilidades.

La experta en feminismo ofrece una deriva de la Teora de la Abeja Reina: la Superwoman, en la que la mujer adopta ese rol masculinizante para no tener relacin con todo aquello que se asocie a ella como mujer, porque le va a llevar a la penalizacin. La sociedad ha ido introduciendo poco a poco estas lneas en los estereotipos, que ahora son fuertes y difciles de modificar. Es necesario un trabajo de base para educar con perspectivas de igualdad y para eliminar esos estereotipos que pueblan el imaginario cultural. Pero "no podemos pedir a ninguna mujer que sea una herona", recalca Sonia Nez, "tenemos que conseguir las estructuras sociales para que las mujeres tengamos nuestro espacio de aparicin y podamos ser ciudadanas de primera. Es decir, sin techos de cristal ni abejas reinas.

Fuente: http://www.publico.es/sociedad/uniforme-no-hay-feminismo.html

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter