Portada :: Mentiras y medios
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-11-2016

Tengo algo que contarte (8)
Desde la memoria

Rebelin


Mi querida habanera, hoy le respondo desde la memoria. Usted me habla de un hecho infame que merece no olvidarse. Es cierto, hay cosas en las que el olvido no habra de tomar parte nunca. No deberamos olvidar algunos episodios para preservar la dignidad de sus protagonistas; para poder ejercitar la reflexin y reconocer errores y extravos; para elaborar idearios que consoliden valores justos; para hacer pedagoga sobre lo que nunca debi ser,....

Y en cambio, sabe qu creo yo?. Que la memoria cada vez tiene las patitas ms cortas, que cada vez se alarga menos en el tiempo, que ya no llega ni al punto necesario para no repetir actitudes indeseables o no caer en los mismos socavones de la vida. As somos los humanos. Ahora parece que slo conseguimos acordarnos de lo justo y necesario para que nuestro pequeo universo individual no se vea molestado por el ajeno.

Como usted sabe, en Espaa hubo una guerra civil. Segn a quin le pregunte le dir que fue hace muchsimo tiempo. Seguramente es verdad, en los libros de texto de mis hijas ya apareca como parte de la historia del pas. Es curioso cuando ves en un libro fotos de historia de la que has formado parte. Porque aquella guerra de tres aos, que liquid a una joven repbica, acab en 1939; pero acabaron solamente las bombas, los tanques y los frentes de trincheras. Nos qued un dictador como jefe de estado durante 40 aos ms: el Generalsimo. Un superlativo en la jerarqua militar que no dejaba lugar a dudas sobre quin mandaba en todo y en todos.

Durante estos 40 aos, callaron los bombardeos, pero no los asesinatos. Muertes silenciosas y silenciadas de muchas personas que se haban delatado (o simplemente se sospechaban) del bando perdedor. A este bando lo llamaron los rojos, pero no, no se trataba de un inocente juego del parchs. Este atributo cromtico aplicado a republicanos, socialistas, comunistas y anarquistas, queda lejos de la casualidad. El rojo es el color del fuego, del infierno, de las seales de peligro, de los semforos cerrados, de todo aquello de lo que deberamos mantenernos alejados por nuestro bien.

Seguir leyendo...


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter