Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-12-2016

La fantasa en el centro del proyecto de ley de Israel para acallar al muecn

Jonathan Cook
The National

Traducido del ingls para Rebelin por J. M.


Aparentemente la legislacin israel ha intentado abordar la contaminacin acstica de las casas de culto musulmanas pero, paradjicamente, sirvi principalmente para provocar una cacofona de indignacin en gran parte del Oriente Medio.

El primer ministro Benjamin Netanyahu declar su apoyo este mes al llamado "proyecto de ley muecn", afirmando que se necesita con urgencia para detener la llamada a la oracin desde el amanecer que sale de las mezquitas arruinando el sueo del pblico. Se espera un voto en el parlamento esta semana. Netanyahu sostuvo que el uso de altavoces por parte de los muecines era innecesariamente perturbador en una poca de relojes de alarma y aplicaciones de telfono.

Pero una de cada cinco personas de la poblacin de Israel que son palestinas, la mayora de ellas musulmanas, y otras 300.000 que viven bajo la ocupacin de Jerusaln Este, dicen que la legislacin es manifiestamente discriminatoria. La justificacin ambiental del proyecto de ley es falsa y se nota. Moti Yogev, un lder de los colonos que redact el proyecto de ley, originalmente quera la prohibicin del altavoz para frenar la difusin de sermones supuestamente llenos de "incitacin" contra Israel.

Y la semana pasada, despus de que el lobby judo ultraortodoxo comenzara a temer que el proyecto de ley tambin podra aplicarse a las sirenas de bienvenida del da de descanso (Sabat), el Gobierno introdujo a toda prisa una exencin para las sinagogas.

El "proyecto de ley del muecn" no llega en un contexto polticamente neutral. El ala extremista del movimiento de colonos defiende el hecho de de que se hayan arrasado e incendiado mezquitas en Israel y los territorios ocupados durante aos.

El nuevo proyecto de ley sigue pisando los talones de una ley de expulsin patrocinada por el Gobierno que permite a los legisladores judos expulsar del Parlamento a representantes de la minora palestina si expresan puntos de vista impopulares.

Los lderes palestinos en Israel rara vez son invitados a la televisin, a menos que sea para defenderse de las acusaciones de comportamiento traidor.

Y este mes una sucursal de una cadena de restaurantes importante en la ciudad nortea de Haifa, donde viven muchos ciudadanos palestinos, prohibi al personal de hablar rabe para evitar sospechas de los clientes judos que estaran siendo ridiculizados en forma encubierta.

Adicionalmente la minora palestina de Israel se ha visto expulsada de la esfera pblica. El "proyecto de ley muecn" es slo el ltimo paso para hacerlos inaudibles, tanto como invisibles.

En particular Basilea Ghattas, un legislador palestino cristiano de la Galilea, ha denunciado el proyecto de ley tambin. Se comprometi a que las iglesias en Nazareth, Jerusaln y Haifa, transmitiran la llamada del muecn a la oracin si se pone un bozal a las mezquitas.

Para Ghattas y otros el proyecto de ley es tanto un asalto a la identidad de la comunidad palestina asediada como lo est por su carcter musulmn. Netanyahu, por el contrario, ha rechazado las crticas mediante la comparacin de las restricciones propuestas a las medidas adoptadas en pases como Francia y Suiza. Lo que es bueno para Europa, argumenta, es bueno para Israel.

Salvo que Israel, apenas es necesario sealarlo, no est en Europa. Y sus palestinos son la poblacin nativa, no inmigrantes.

Haneen Zoabi, otra legisladora, observ que la legislacin no se trataba sobre el "el ruido en los odos [judos de Israel], sino el ruido en sus mentes". Sus temores coloniales, dijo, son evocados en la "continua y vibrante presencia palestina en Israel, una presencia que se supone que fue extinguida en 1948 con la Nakba, con la creacin de un estado judo sobre las ruinas de la tierra natal de los palestinos.

Ese punto fue ilustrado de forma inadvertida durante el fin de semana por los incendios que asolaron los bosques de pinos y las casas vecinas por todo Israel, alimentados por los fuertes vientos y los meses de sequa.

Algunos anuncios en los medios sociales paladearon el fuego como castigo de Dios por la "ley muecn".

Con muy pocas pruebas Netanyahu acus a los palestinos de provocar incendios "terroristas" para quemar el Estado de Israel. El primer ministro israel necesitadistraer la atencin por su desinters frente las advertencias de hace seis aos, cuando incendios similares golpearon los densos bosques de Israel y representan un peligro de incendio.

Si resulta que algunos de los incendios fueron provocados a propsito, Netanyahu no tendr inters en saber por qu.

Muchos de los bosques fueron plantados hace dcadas por Israel para ocultar la destruccin de cientos de pueblos palestinos, despus de que el 80 por ciento de la poblacin palestina -unas 750.000 personas- fuera expulsado ​​ms all de las nuevas fronteras de Israel en 1948. Hoy viven en campos de refugiados, incluso en Cisjordania y Gaza.

Segn los estudiosos israeles, los fundadores europeos del pas hicieron del rbol de pino un "arma de guerra", usndolo para borrar cualquier rastro de los palestinos. El historiador israel Ilan Pappe llama a esta poltica "memoricidio".

Los olivos y otras especies nativas como el algarrobo, la granada y los ctricos tambin fueron arrancados a favor del pino. La importacin de los paisajes de Europa era una manera de asegurarse de que los inmigrantes judos no sientan nostalgia.

Hoy en da, para muchos judos de Israel, slo el muecn amenaza este idilio artificial. Su intermitente llamado a la oracin emana de las docenas de comunidades palestinas que sobrevivieron a las expulsiones en masa de 1948 y que no fueron reemplazadas por los pinos.

Al igual que un fantasma no deseado, el sonido ahora persigue a las ciudades judas vecinas.

El "proyecto de ley muecn" tiene como objetivo erradicar los restos auditivos de Palestina tan completamente como los bosques de Israel borraron sus partes visibles y tranquilizar a los israeles que viven en Europa en lugar del Oriente Medio.

Jonathan Cook es un periodista independiente que reside en Nazaret.

Fuente: http://www.thenational.ae/opinion/comment/the-fantasy-at-the-centre-of-israels-muezzin-bill

Esta traduccin se puede reproducir libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y Rebelin como fuente de la traduccin.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter