Portada :: Ecuador
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-12-2016

Celebracin del inicio de la colonizacin
Fundacin espaola de Quito, donde ya haba una poblacin originaria

Varios
El Telgrafo


Visin de los vencidos
Juan J. Paz y Mio C.

Desde la dcada de 1960 en Quito, capital del Ecuador, se organiza una serie de actos para conmemorar al 6 de diciembre de 1534, como da de la fundacin de la ciudad. Pese a los equvocos histricos, ya que Quito se fund el 28 de agosto como Villa y, adems, por Diego de Almagro y no por Sebastin de Benalczar, como normalmente se cree, en cada ao las alcaldas encabezan esta fiesta, a la que todos se esfuerzan por hacerla muy popular.

Una situacin parecida ocurre en numerosas ciudades de Amrica Latina. En la geografa de la regin hay plazas, calles y monumentos que llevan el nombre de los primeros espaoles; de tal manera que ello tambin alienta las fiestas fundacionales con nfasis en el origen hispano.

Pero antes de la conquista espaola existieron pueblos ya asentados en los lugares donde se erigieron las ciudades espaolas. Quito tiene un profundo ancestro desde los primeros cazadores-recolectores y lleg a ser la segunda capital del imperio Inca. La conquista y la fundacin de ciudades fueron procesos de subordinacin, sometimiento, destruccin cultural y muerte de miles de indgenas. Es el lado sangriento de la historia. Pero, de otro lado, esos mismos procesos dieron origen al Quito actual, con trazo, iglesias, conventos y mltiples edificaciones que le dan su peculiar identidad. Quito fue la primera ciudad (junto a Cracovia) proclamada por la Unesco como Patrimonio Cultural de la Humanidad en 1978; y, por su singular historia, tambin ha llegado a ser una verdadera antena poltica del Ecuador. De hecho los smbolos del poder estn en Quito: palacio de gobierno (Carondelet), palacio legislativo, corte suprema y catedral

La resistencia indgena a la conquista acompa a la incursin de los conquistadores. En una comprensin distinta a la tradicional, el historiador mexicano Miguel Len Portilla public en 1959 su afamada obra Visin de los vencidos. Relaciones indgenas de la conquista, en la que reprodujo textos inditos de los cdices indgenas que sobrevivieron a la quema. Su principal conclusin fue que la cultura, la forma de ver el mundo que tuvieron los aztecas, contribuy decisivamente a su derrota.

En 1971 apareci otro libro: Los vencidos. Los indios del Per frente a la conquista espaola (1530-1570), del historiador francs Nathan Wachtel, quien incursion en el camino inaugurado hace dcadas por Portilla. Su libro resalt, ante todo, los valiosos contenidos de una obra recin descubierta en 1908: la Nueva Cornica y Buen Gobierno del descendiente inca Guamn Poma de Ayala, rica en informacin etno-histrica y destacada por sus 400 ilustraciones. Para Wachtel tambin qued en claro que la cultura de los antiguos incas result un limitante fundamental para la resistencia a la conquista espaola.

Ninguna de las obras citadas trat de desvalorizar las culturas indgenas en Centroamrica o en Sudamrica. Se trata de aportes investigativos que dieron una dimensin poco conocida y poco trabajada en la historiografa, lo cual enriqueci la comprensin de los orgenes del hecho colonial.

Fuente: http://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/columnistas/1/vision-de-los-vencidos


Quito: fiesta y mutilacin
Carol Murillo Ruiz

Cada ao, al llegar diciembre, vuelve al discurso y las prcticas cotidianas de los quiteos la necesidad de la fiesta de fundacin y las rutinas para celebrarla. As mismo, vuelven las loas a lo hispano y vuelven las crticas a todo ese imaginario postcolonial que atraviesa el festejo que las elites montaron para dividir a la ciudad entre lo rico y lo pobre, lo bello y lo feo, lo moderno y lo antiguo. El Centro Histrico o casco colonial- es quiz lo nico que sobrevive, no sin fisuras conceptuales, entre las fijaciones histricas de aquello que siempre es admirable, estticamente distinto y prueba de la nobleza que un da habit el espritu de una ciudad andina. Quito genera una enorme escala de interpretaciones culturales sobre su pasado y, adems, sobre los perfiles sociales que cada vez luchan por imponerse en la opinin pblica local. Es sintomtico que justo este ao, antes de llegar a diciembre, los vientos de las antiguas fiestas quiteas con corridas de toros y los gustos blanqueados de sectores dados al agasajo espaolizante, aupados por el rudimentario universo cultural del alcalde Mauricio Rodas, resuciten el ritual de la lidia sin muerte del animal- en medio de la congoja por haber perdido el referente central de unas fiestas ajenas, y, que, por aadidura, esconden el sustrato indgena de un lugar que fue territorio y smbolo de resistencia durante la conquista y la colonia.

Que la actual Alcalda apoye el retorno de un atavismo cultural es apenas una muestra de lo que sucede cuando una ciudad es representada, en el relativo poder poltico que da un Municipio, por las ideas de seoro y clase de parcelas que preservan la herencia social de un viejo sistema y sus valores. Pero va ms all: todo eso no se contrapone a que esos mismos grupos acojan una modernizacin urbana poco planificada e irrespetuosa de la naturaleza y de los espacios verdes que tanto le han costado mantener a los habitantes de Quito. Un ejemplo? El Municipio y los tcnicos, es de suponer, escogieron como una de las paradas del nuevo Metro la esquina ms arbolada del Parque La Carolina (Av. Eloy Alfaro y Repblica). All tumbaron docenas de rboles y daaron la reserva de aire que los vecinos disfrutaban a pesar del intenso trfico de vehculos que por esas vas circula cada da. Rompieron el parque!, un espacio natural y hermoso; porque al parecer no hallaron otro lugar cercano (les dio miedo la expropiacin?) Y prefirieron mutilar La Carolina!

Por el mismo rumbo de abuso urbano va la Solucin Vial Guayasamn, otra obra que olvida a las personas y prioriza los automotores. Por contraste, para hacer esos puentes, s consideraron la expropiacin, y hay ms de 80 familias que luchan por impedir el atropello pero nadie las escucha.

As se festeja a Quito! Mutilando la naturaleza (Parque La Carolina) e invadiendo a una comunidad (Barrio Bolaos). Pero el ruido de las chivas, de los conciertos en el mismo parque, de las orquestas en la Tribuna del Sur y las bandas en cada plaza, no deja ver ni or que la fiesta que revive la tauromaquia es la misma que hunde a la ciudad en la arbitrariedad y el desprecio por la gente de a pie.

Fuente: http://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/columnistas/1/quito-fiesta-y-mutilacion



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter