Portada :: Brasil :: Nuevo golpe contra la democracia: Impeachment contra Dilma
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-12-2016

Editorial do portal brasileiro 'Esquerda Online, a ferramenta da esquerda radical'
Las protestas de la derecha y la polmica en la izquierda

Esquerda Online


Millares de personas fueron a las calles en este domingo (4 de diciembre) en protesta contra el Congreso y en defensa de la Operacin Lava Jato. Los actos fueron muy menores de los realizados cuando el impeachment de Dilma, pero al mismo tiempo tuvieron amplia difusin en los grandes medios, especialmente en la programacin de la red Globo.

La polica Militar, siempre simptica a esas manifestaciones de la derecha, calcul que haba 15 mil participantes en la Avenida Paulista (San Pablo). En otras capitales, como Ro, Curitiba y Porto Alegre, los actos no alcanzaron las 10 mil personas. Aunque nada despreciables, las protestas lideradas por el MBL (Movimiento Brasil Libre), Ven a la calle Brasil, y grupos pro-Dictadura Militar, no consiguieron atraer a las camadas medias que meses atrs golpeaban cacerolas en favor del impeachment.

De todos modos, el movimiento de masas de derecha organizada, que entr en escena en marzo de 2015, tuvo una continuidad este domingo. Con banderas, camisas y pancartas en efusivo apoyo al juez Srgio Moro, las protestas se pusieron al lado del Poder Judicial en confrontacin con el Congreso de ladrones dirigido por Renan Calheiros y Rodrigo Maia. El gobierno Temer (PMDB) por su vez, fue preservado, lo que demuestra el inters en mantener, al menos por ahora, la sustentacin del presidente golpista.


Protestas reaccionarias y la izquierda socialista

Algunos sectores de la izquierda driblean peligrosamente en el apoyo a esas manifestaciones. Sugieren que a pesar del carcter reaccionario de sus direcciones, los actos cumplen un papel progresivo.

Consideramos esa postura un grave error. Lo actos organizados por la derecha, con su programa neoliberal y racista, su direccin burguesa, ideologa anticomunista y composicin social basada en la clase media descontenta, son fuertemente reaccionarios.

El MBL y Ven a las calles utilizan la bandera del combate a la corrupcin -demanda democrtica de fuerte impacto en la clase media- para pavimentar un camino de salidas regresivas.

La izquierda socialista debe, s, presentar un programa concreto contra la corrupcin, desde una perspectiva anticapitalista. No podemos dejar en manos de la derecha esa agenda: concordamos que es preciso disputar sectores de las clases medias enojadas con la podredumbre poltica. Sabemos tambin del trgico papel de la direccin del PT que, al ser alcanzado por la corrupcin capitalista, ensuci el nombre de la izquierda en el imaginario popular, dando espacio, as, para el crecimiento de una nueva derecha.

Sin embargo, consideramos que la izquierda que se confunde con la derecha y la ultra-derecha para disputar ese proceso, valindose de sus consignas y lenguaje, y confiriendo seal positiva a sus acciones, est condenada al fracaso.

Es preciso reconocer que existe un movimiento de masas de la derecha, que es dirigido por la burguesa y compuesto por la clase media que gir a la derecha. Fue justamente ese bloque poltico-social que sustent el golpe parlamentario. En este momento, se coloca contra Renan Calheiros (1) y a favor de Moro; en el futuro podr, dependiendo de la evolucin del cuadro poltico, pedir la cabeza de Temer. Incluso en ese caso, este movimiento seguir teniendo un carcter reaccionario.

Slo es posible dividir a la clase media, arrastrando a un sector de ella hacia un movimiento progresivo, si los trabajadores y la juventud entran en accin de modo independiente, presentando a la Nacin un programa propio de salida a la crisis y el desarrollo del pas.

Es necesario, s, articular la lucha contra el ajuste neoliberal con la agenda democrtica de combate anticapitalista a la corrupcin. Pero es preciso tener el coraje de decir a los trabajadores que la corrupcin no es el principal problema del pas, y s la explotacin, el desempleo y el ajuste burgus. Es preciso tener el coraje de decir que la Operacin Lava Jato no acabar con la corrupcin, que su verdadero objetivo no es este, sino generar una salida regresiva a la crisis. Es preciso tener el coraje de decir que Moro y sus hombres estn sometidos a intereses imperialistas de rapia de Brasil, que preservan al PSDB y pisotean los derechos democrticos bsicos, operando una escalada autoritaria.

La izquierda que capitula a la ofensiva reaccionaria de la Operacin Lava Jato y a las manifestaciones de la derecha, sembrando la ilusin de que es posible vencer en el campo del enemigo, una vez que este tiene amplia popularidad en las masas, desarma a la vanguardia ante las difciles y complejas tareas del momento presente.


Nota de Correspondencia de Prensa

1) Un juez del Tribunal Supremo suspendi temporalmente a Renan Calheiros (PMDB), quien ejerca como presidente del Senado. La semana pasada haba sido procesado por corrupcin. El magistrado Marco Aurlio Mello acept un pedido del partido Rede Sustentabilidad y argument que, al haber sido procesado, Calheiros no puede ser jefe del Senado porque se encuentra en la lnea de sucesin de la Presidencia. El Supremo acept la semana pasada la denuncia presentada por la Fiscala, que apunta que Calheiros recibi coimas de la constructora Mendes Jnior para pagar la pensin de una hija que tuvo fuera del matrimonio. Calheiros ser substituido por el vicepresidente del Senado, Jorge Viana, del Partido de los Trabajadores, pero continuar con su escao de senador. Adems del caso referente a la pensin de su hija, Calheiros es investigado en una decena de causas que en su mayora se refieren a la red de corrupcin que oper durante ms de una dcada en la estatal Petrobras.

Traduccin: Ernesto Herrera Correspondencia de Prensa

Fuente: http://esquerdaonline.com.br/2016/12/05/os-protestos-da-direita-e-a-polemica-na-esquerda/


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter