Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-12-2016

La CGT-Pas Valenci organiza una exposicin con 98 fotografas de la reportera anarquista
Kati Horna, retrato ntimo del pueblo

Enric Llopis
Rebelin


La cmara no es un obstculo Es uno mismo!, afirmaba la fotgrafa anarquista Kati Horna (Budapest, 1912-Ciudad de Mxico, 2000). Pertrechada con una Rolleiflex que se adecuaba sobre todo a los primeros planos y retratos, Kati Deutsch Blau capt el da a da de las colectividades en Aragn, la resistencia popular en Madrid, la Barcelona revolucionaria, la retaguardia en Valencia o las iglesias y edificios ocupados. Recorri con su cmara la Espaa en guerra del periodo 1937-1939. Ella se consider una obrera de la fotografa, que nunca public en las grandes revistas internacionales de la poca. No quiso grandes exposiciones, y concedi muy pocas entrevistas. Eligi en cambio, para sus fotos y carteles, las revistas de ideologa anarquista como Umbral, Libre Studio, Tierra y Libertad o Mujeres Libres.

Casi un siglo despus que Roger Fenton fotografiara la Guerra de Crimea, en un viaje financiado por el Estado britnico y en el que blanque las miserias del conflicto, la guerra civil espaola congreg a fotorreporteros de la talla de Robert Capa, Gerda Taro, Tina Modotti o Cartier-Bresson, que compaginaban trabajo y compromiso poltico. Las imgenes grficas llegaban a los peridicos de todo el mundo, a lo que contribuyeron cmaras ms ligeras y compactas la Leica o la Rolleiflex-, as como pelculas ms sensibles. Pero a diferencia de otros prceres de la fotografa, Kati Horna no se centr en las hazaas blicas, en la violencia y la accin, sino en los sentimientos y la intimidad de los personajes retratados.

La CGT del Pas Valenci organiza la exposicin titulada La mirada de Kati Horna. Guerra y Revolucin (1936-1939), integrada por 98 fotografas y ocho paneles que se muestran al pblico hasta el 22 de enero en el Centre del Carme de Valencia. La reportera cedi en 1979 al Ministerio de Cultura los 270 negativos de su trabajo sobre la guerra que logr llevarse a Francia. Actualmente los negativos se conservan en el Centro Documental de la Memoria Histrica de Salamanca. El catlogo de la muestra, coordinada por Jos Mara Oterino, recuerda la relacin esttica y de amistad que Kati Horna mantuvo en Budapest, durante su juventud, con artistas e intelectuales vinculados al constructivismo. El artista Lajos Kssak influy en aquellos jvenes con tendencias de vanguardia. A algunos de ellos, Emerico Weisz (Chiki) y Endre Friedmann (Robert Cappa), Kati Horna se los volvera a encontrar en la guerra de Espaa. Trabajaban de fotorreporteros. La fotgrafa anarquista se desplaz por la zona republicana Aragn, Barcelona, Valencia, Andaluca, La Mancha y Madrid- para realizar un lbum de instantneas sobre el movimiento libertario, destinado a la propaganda exterior. Se trata de fotografas tomadas con el consentimiento de los retratados, con encuadres que se alejan de la frontalidad, destaca Lidia Hernndez Cueto en el catlogo. Cada foto parece que esconde un secreto.

El apellido por el que fue conocida proviene de su marido, el pintor y escultor Jos Horna, a quien conoci en 1938 en la revista Umbral. En 1939, poco antes de que finalizara la guerra, la reportera volvi a Pars (all se haba trasladado en 1933, cuando la capital gala se converta en un hervidero de emigrantes alemanes y hngaros que huan del nazismo). Al atravesar la frontera, Jos result detenido e internado en un campo de concentracin, de donde Kati Deutsch Blau le consigui sacar. Debido a la amenaza del rgimen nazi, demandaron asilo en Hungra y en Mxico. En este pas, el presidente Lzaro Crdenas brind acogida despus de 1939 a miles de republicanos espaoles.

La fotgrafa vivir en Mxico 60 aos, hasta su muerte en el ao 2000. Pero en la primera parte de su vida, esta mujer libertaria e hija de una familia burguesa juda recorri el mundo sin pausa. A los 18 aos lleg a Berln, tras empaparse en los crculos artsticos de Lajos Kassk en Budapest. En la capital alemana se relacion con el grupo cercano a Bertolt Brecht y la escuela de arquitectura Bauhaus. Tres aos despus retorna a Hungra, al ser testigo de las quemas pblicas de libros promovidas por el nazismo. En Budapest, contina su formacin en el taller del fotgrafo Jzsef Pcsi y adquiere su primera Rolleiflex. Recala despus en Pars, donde trabaja en la Agence Photo, realiza collages, fotomontajes y es influida por el surrealismo (compone huevos que se transforman en Hitler). En el exilio mexicano despleg buena parte de su obra. Y, como si cerrara el crculo, en Ciudad de Mexico volvi al fotomontaje, como los que hizo para la cartelera de la Repblica espaola o las historietas de Pars.

El talento de Kati Horna se revela en testimonios (grficos) como el de las colectividades: Se trata de un nuevo mundo que est surgiendo, subraya la secretaria general de la CGT-Pas Valenci, Emilia Moreno. En Aragn, la fotgrafa retrata iglesias que se transforman en hospitales o almacenes; en el Pas Valenciano, trabajadores que colectivizan arrozales; y por todo el estado espaol, la autoorganizacin de comedores populares, escuelas y ateneos. El Instituto de la Reforma Agraria contabiliz ms de 2.000 colectividades en el campo espaol, destaca Oterino.

La exposicin de la CGT muestra fotografas del frente de Aragn, poblaciones en el camino de Madrid a Alcal de Henares, paredes con carteles en las afueras de Barcelona o los arrozales colectivizados en Silla (Valencia). El espectador tambin puede acercarse a la imagen de una reunin en el local de la organizacin feminista Mujeres Libres, en Valencia. La reportera pase su cmara por colectividades como la de Monzn (Huesca), levantada en 1936 con la participacin de 450 personas; dos aos despus, fue liquidada por el bando fascista. Los paneles de la exposicin recogen el testimonio de Jos Porquet, tesorero de la colectividad de Monzn: Tras una reunin de los compaeros de la CNT, el 19 de julio ocupamos la ciudad e impedimos la sublevacin de la Guardia Civil; despus se particip en el movimiento de liberacin de la comarca.

En la retaguardia toma el pulso de mercados, calles y escaparates de los comercios. Muestra el desabastecimiento de las ciudades, la realidad de las cartillas de racionamiento, los refugios antiareos y los bombardeos sobre la poblacin civil. Nada ms llegar a Espaa, en abril de 1937, Kati Horna se encamina al frente de Aragn, donde las columnas de voluntarios anarquistas fueron militarizadas y convertidas en Divisiones del ejrcito republicano. En el Monte Aragn y Monte Carrascal retrata la primera lnea de artillera y a milicianos de la Columna Ascaso (llamada 28 Divisin tras el Decreto de militarizacin). De este grupo de fotografas realizadas en Aragn apunta Jos Mara Oterino-, slo tres son de combatientes en el momento de la lucha; el resto, corresponden a la vida cotidiana en el frente. Puede observarse a soldados leyendo, redactando cartas a sus familias, afeitndose o posando ante la cmara.

Sin embargo, en la Batalla de Teruel cambia el tono: del intimismo a la fotografa de la devastacin. Da fe de ello la imagen de la evacuacin de civiles y la entrada de milicianos, la Plaza del Torico desierta, calles ocupadas por grupos de soldados y, en resumen, una ciudad fantasma. Pero la cotidianidad vuelve a otro de los bloques de la exposicin, el de los refugiados y los centros de acogida. La mayor parte de estas fotografas, tomadas en la Casa de la Maternidad de Vlez Rubio (Almera) y el centro de acogida de Alczar de San Juan (Ciudad Real), surgen del trabajo en comn de Kati Horna y una de las fundadoras de Mujeres Libres, la escritora y poeta Luca Snchez Saornil. La esencia del retrato, captar la interioridad de rostros y miradas, ha caracterizado toda la obra de Kati Horna, desde los inicios en Budapest hasta el final en Mxico. En los dos aos de experiencia espaola retrata a polticos, sindicalistas, campesinas y milicianos. Entre otros a Mariano Vzquez, secretario general de la CNT; a la anarquista ruso-americana Emma Goldman; a Juan Peir, ministro de Industria de la CNT; a Germinal Sousa, anarquista portugus y secretario peninsular de la FAI; al pintor y cartelista valenciano, Jos Borrs Casanova; y a la directora de la revista Mujeres Libres, Mara Jimnez. Pero tambin a las nias de Madrid...

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter