Portada :: Espaa :: Por una vivienda digna
(Argumentos para la lucha)
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-12-2016

Las hipotecas titulizadas, y la lucha de clases en la Espaa actual

Francisco Bez Baquet
Rebelin


Tendremos lucha de clases, siempre que ocurra que, expresndolo mediante una metfora, sobre el terreno de las realidades, se extienda una cuadrcula, meramente dibujada, y representativa de todas las funciones y responsabilidades de las instituciones, y de la eficacia real de las normas legales, pero cuadrcula, al propio tiempo, en disposicin de ser pisoteada, saltada por encima de ella, ignorada y sobrevolada, slo por una minora de privilegiados, que son, en definitiva, los que imponen su propia ley de hierro, a despecho de todas esas supuestas trabas legales e institucionales, que aqu hemos querido simbolizar mediante el recurso a ese metafrico e inocuo trazado superficial.

Para entrar en materia, resulta muy ilustrativo y conveniente acudir previamente a la lectura y reflexin sobre lo manifestado en:

Ciudadana K / LA TITULIZACIN HIPOTECARIA (II): Cmo puedo saber si mi hipoteca est titulizada? / Ciudadana K "El blog de defensa del consumidor", 18/06/2015 https://deciudadanaaconsumidora.com/2015/06/18/titulizacion-como-saber-hipoteca-titulizacion/

Carmen Gimnez / La charcutera financiera de las titulizaciones o por qu debes tu hipoteca a un fondo y no al banco que te la dio / idealista, 12 abril 2016 https://www.idealista.com/news/finanzas/hipotecas/2016/04/12/741707-la-charcuteria-financiera-de-las-titulizaciones-o-por-que-debes-tu-hipoteca

BUENJUICIO / Cmo parar la ejecucin de las hipotecas titulizadas

http://www.buenjuicio.com/como-parar-la-ejecucion-de-las-hipotecas-titulizadas/

COLECTIVO SAMARITANO / TITULIZACIONES HIPOTECARIAS: SERA UNA GRAN HISTORIA PARA UN LIBRO DE MICHAEL LEWIS / En: El gran truco de la banca: la titulizacin de hipotecas / Ataque al poder, 05/02/2015 https://ataquealpoder.wordpress.com/2015/02/08/el-gran-truco-de-la-banca-la-titulizacion-de-hipotecas/

Nria Vilarnau / Claves para oponerse a una oposicin hipotecaria. Parte V) La titulizacin de crditos / malapracticabancaria, abril 30, 2015 https://malapracticabancaria.com/2015/04/30/claves-para-oponorse-a-una-oposicion-hipotecaria-parte-v-la-titulacion-de-creditos/

Observatorio DESC & Plataforma de Afectados por la Hipoteca / EMERGENCIA HABITACIONAL EN EL ESTADO ESPAOL - LA CRISIS DE LAS EJECUCIONES HIPOTECARIAS Y LOS DESALOJOS DESDE UNA PERSPECTIVA DE DERECHOS HUMANOS 2013 144 pgs. http://afectadosporlahipoteca.com/wp-content/uploads/2013/12/2013-Emergencia-Habitacional_Estado_Espanyoldef.pdf

Enric Lopis / Los activistas presentan reclamaciones ante los bancos, instancias judiciales y decanos de los juzgados - La PAH se moviliza contra la titulizacin bancaria de las hipotecas / Rebelin, 29/04/2016 https://www.rebelion.org/noticia.php?id=211744

scar Chaves y Gladys Martnez / La rebelin pacfica de las personas ahogadas por las hipotecas / Rebelin, 02/07/2011 https://www.rebelion.org/noticia.php?id=131537

Eloina Terrn Bauelos / Crisis econmica, hipotecas y desahucios / Rebelin, 29/01/2011 / https://www.rebelion.org/noticia.php?id=121279

Guillermo Daz Bermejo / EJECUCIONES HIPOTECARIAS. DE LO QUE NADIE HABLA Y LOS BANCOS OCULTAN / EL COMERCIO.es Blog A las pruebas me remito http://blogs.elcomercio.es/hispadata/2015/03/04/ejecuciones-hipotecarias-de-lo-que-nadie-habla-y-los-bancos-ocultan/

Pese a lo indicado por Colectivo samaritano, en el texto antes referenciado, respecto de que Amparados en un sistema judicial diseado a medida de las entidades de crdito, stas se han aprovechado de los procedimientos ejecutivos y han utilizado el sistema judicial para presentarse en los juzgados a cobrar hipotecas cuya titularidad ya han enajenado. no son los acreedores y por lo tanto no tienen legitimacin activa ni para cobrar la deuda ni para ejecutar garantas , lo cierto y verdad, es que la prctica judicial no viene a respaldar siempre ese criterio, y as tendremos que en el Auto AAP CS 109/2016, Recurso n 166/2016, y Resolucin n 270/2016, de la Audiencia Provincial de Castelln de la Plana (Ponente: la magistrada ADELA BARDON MARTINEZ), se incluyen los siguientes prrafos:

por la representacin procesal de Don Juan Pedro, se interpuso recurso de apelacin, en tiempo y forma, en escrito razonado, solicitando se dicte Auto por el que: revocando la desestimacin de la prueba solicitada como Diligencias Final, la practique. Requiriendo a la entidad ejecutante para que certifique si ha cedido el crdito que se ejecuta a tercero, incluso por titularizacin del mismo. Revocando los Fundamentos de Derecho del Auto recurrido, estime la demanda de oposicin formulada, por falta de legitimacin activa de la ejecutante

Contra esta resolucin interpone la representacin de D. Juan Pedro recurso de apelacin, en primer lugar interesa en el mismo la prctica una prueba solicitada como diligencia final, consistente en que se requiera a la parte ejecutante para que certifique que el prstamo que se reclama no fue cedido por ttulo alguno, y a resultas de dicha prueba y para el caso de que dicho prstamo hipotecario que se ejecuta hubiera estado cedido por algn ttulo, alega que en ese caso la ejecutante carecera de legitimacin activa, citando como vulnerados los artculos 10 y 11 de la LEC

SEGUNDO.- En cuanto a los dos primeros motivos del recurso de apelacin, tal y como acabamos de exponer, solicita la parte primero que se acuerde la prctica de una prueba documental con la finalidad de que, segn el resultado de la certificacin que interesa y para el caso de que se hubiera cedido el ttulo, pudiera alegar la falta de legitimacin del ejecutante, lo que debemos rechazar por no ser ste uno de los motivos oponibles en el recurso de apelacin en un procedimiento de ejecucin hipotecaria como el que nos ocupa.

El artculo 695-4 de la LEC ha sido modificado por el Real Decreto Ley 11/2014, de 5 de septiembre (Boletn Oficial del Estado de 6 de septiembre. Convalidacin por Resolucin del Congreso de los Diputados de 25 de septiembre de 2014, BOE 2 de octubre), y en su redaccin resultante de la modificacin legal establece que "Contra el auto que ordene el sobreseimiento de la ejecucin, la inaplicacin de una clusula abusiva o la desestimacin de la oposicin por la causa prevista en el apartado 1.4 anterior (El carcter abusivo de una clusula contractual que constituya el fundamento de la ejecucin o que hubiese determinado la cantidad exigible), podr interponerse recurso de apelacin. Fuera de estos casos, los autos que decidan la oposicin a que se refiere este artculo no sern susceptibles de recurso alguno y sus efectos se circunscribirn exclusivamente al proceso de ejecucin en que se dicten

A partir de estas consideraciones, el primero de los motivos del recurso de apelacin no tiene cabida en ninguno de los supuestos mencionados, en cuanto recordamos de nuevo que cuestiona la falta de legitimacin activa de la entidad ejecutante, para lo que previamente solicita la prctica de una prueba que consideramos por ello innecesaria, al no ser oponible este motivo del recurso, por lo que procede su desestimacin, sin entrar en su examen.

El recurso de apelacin qued desestimado.

Por el contrario, en el Auto AJPI 4/2015, Recurso n 320/2014, del Juzgado de Primera Instancia de Fuenlabrada (Ponente: JESUS MIGUEL ALEMANY EGUIDAZU), se concluye que ha de dejarse sin efecto la ejecucin hipotecaria, por falta de legitimidad, cuando se comprob que el prstamo estaba titulizado. Fuente, Comentarios, en:

Ignacio Sospedra (13/01/2015) / Qu es una titulizacin hipotecaria? / Rankia ESPAA http://www.rankia.com/blog/mejores-hipotecas/2618019-que-titulizacion-hipotecaria#comentarios_de_2618019 

Otro tanto cabe decir, respecto del contenido de una sentencia del Juzgado de Primera Instancia n 6, de Arganda del Rey (Madrid). Link del PDF con el contenido de la misma:

http://cd00.epimg.net/descargables/2016/01/27/345fdafcc40f498c060a16031dbadcd2.pdf 

En esta fuente:

Maribel Rodrigo / La guerra de Bruselas contra Espaa por las hipotecas / 25 de Noviembre de 2016 https://es.finance.yahoo.com/blogs/finlaotracaradelamoneda/la-guerra-de-bruselas-contra-espa%C3%B1a-por-las-195814396.html 

se informa de que, entre otras cuestiones, la ltima normativa europea, que debiera de haberse transpuesto a la legislacin espaola desde hace ya casi tres aos, obligar a los bancos a ser ms tolerantes, antes de realizar ejecuciones por impago.

En Espaa, la crisis econmica, financiera e inmobiliaria, ha provocado ms de 185.000 desahucios, superando la cifra de los 500 diarios, en un cierre de cuentas situado en el ao 2012:

http://web.archive.org/web/20140331182114/http://www.diariojuridico.com/actualidad/noticias/los-desahucios-en-espana-se-disparan-hasta-los-517-diarios.html 

Vase igualmente, en la web oficial del Instituto Nacional de Estadstica, las estadsticas correspondientes a las hipotecas:

http://www.ine.es/dynt3/inebase/index.htm?padre=1042&dh=1 

e igualmente en las estadsticas figuradas en la web del Notariado:

http://www.notariado.org/liferay/web/cien/estadisticas-principales/hipotecas/evolucion-temporal-de-numero-de-hipotecas-constituidas 

El proceso legal para realizacin judicial (venta forzosa mediante subasta) del bien hipotecado, se halla previsto en Espaa en los artculos nm. 685 y siguientes de la Ley de Enjuiciamiento Civil, LEC del 2000, para aquellos casos que el deudor hipotecario hubiese dejado de pagar los vencimientos pactados para devolucin del capital e intereses del crdito, o prstamo, entregado. La accin hipotecaria comienza por demanda judicial de inicio del procedimiento ejecutivo hipotecario, que asimismo ocasiona que se encarezca la deuda impagada, con motivo de los gastos de abogados, procuradores e intereses procesales de demora. Adems, si con la realizacin del bien hipotecado no se alcanzara a pagar toda la deuda acumulada, el acreedor hipotecario puede pedir al Juez que ordene proseguir la ejecucin judicial contra el resto de los bienes del deudor hipotecario (art. 579 de la LEC). En Espaa existe el principio de la doble garanta por la que el Deudor responde de sus deudas con todos sus bienes (no solo el hipotecado) presentes y futuros. Fuente, consultada en 02/12/2016:

https://es.wikipedia.org/wiki/Hipoteca#Espa.C3.B1a

Varias cuestiones previas, son imprescindibles de ser consideradas, para poder entender cabalmente la situacin. Tendremos, en primer lugar, una evidencia: todo recurso legal que permita retrasar el desahucio, es de vital importancia para el amenazado por la ejecucin del mismo, dado que ese trmite dilatorio le permite ganar un margen temporal, que le puede permitir, en definitiva, superar el bache econmico, rehacer su capacidad de pago, y, a la postre, librarse de que su familia quede expulsada del domicilio. Eso, con independencia del resultado final del recurso de amparo ante los tribunales, que eventualmente le podra resultar definitivamente favorable, en funcin de las circunstancias especficas de cada caso.

Pero para poder hacerlo, tiene que poder identificar ante el juzgado, de forma exhaustiva, quines son los titulares actuales de los derechos sobre el inmueble hipotecado en su da, como medio de adquisicin de su vivienda de residencia habitual, sealando tanto al banco que suscribi la hipoteca, como a los actuales propietarios de esos derechos, que, habitualmente de forma no fraccionada, ahora sustentan los diversos fondos de titulizacin, creados por ese banco, expresamente para poder haber transferido la titularidad de la totalidad o, menos frecuentemente, del dominio parcial de esos derechos.

Link de acceso a la lista de fondos de titulizacin, del Banco de Espaa:

http://www.bde.es/webbde/es/estadis/fvc/fvc_es.html 

dem, de las entidades bancarias:

http://www.bde.es/webbde/es/estadis/ifm/if_es.html 

Una misma hipoteca, a veces puede estar troceada entre varios de esos fondos de titulizacin, del mismo banco, pudindose dar el caso, por ejemplo, de que una nica hipoteca, mezclada con otras muchas, puede estar repartida en su titularidad, entre, por ejemplo, un total de 18 de tales fondos de titulizacin de las deudas hipotecarias.

Puede resultar significativo el hecho de que si hacemos una bsqueda en Google Acadmico, por los conceptos de titulizacin o titularizacin e hipotecas, el resultado de la bsqueda corresponda masivamente a trabajos relativos a otros pases hispanohablantes, y no al nuestro, Espaa, como si en el mismo no se estuvieran desarrollando acontecimientos sobre la titulizacin de las hipotecas, que merecieran un inters acadmico originado por la susodicha cuestin.

Pero lo cierto y verdad, es que a esta situacin, que ya hemos descrito anteriormente, y que para los hipotecados ya de por s resulta muy complicada y de difcil manejo, se unen otras circunstancias agravantes, que son en su mayor parte intencionadas, y que vamos a ir revisando sucesivamente.

El 29 de Abril de 2015, entr en vigor la Ley 5/2015, de 27 de Abril, sobre Fomento de la Financiacin Empresarial, incluyndose en ella la regulacin de los Fondos de Titulizacin y las Sociedades Gestoras, imponiendo nuevas obligaciones de transparencia informativa a las Sociedades de Gestin de Activos. En su artculo n 34, esta Ley dispone que:

De cada uno de los fondos que gestionen, y en los trminos previstos en esta Ley, las sociedades gestoras de fondos de titulizacin debern publicar en su pgina web:

  1. La escritura de constitucin y, en su caso, las dems escrituras pblicas otorgadas con posterioridad,

  2. El folleto de emisin y, en su caso, sus suplementos,

  3. El informe anual y los informes trimestrales

Sin embargo, hecha la ley, hecha la trampa, y adems por partida mltiple, segn veremos seguidamente.

Tendremos, en primer lugar, la prctica fraudulenta y abusiva que asumen ciertos bancos (decimos algunos, como mnimo, si no es que en realidad son realizadas por todos), consistente en fingir que cumplen, siquiera mnimamente, con sus obligaciones legales, cuando insertan en sus respectivas pginas web unos listados de estas operaciones hipotecarias, que estn confeccionados con unos programas tan toscos y obsoletos, que hacen prcticamente imposible la bsqueda automtica de los datos insertados y constitutivos esos listados, y desde luego es inimaginable que, para su propio uso interno, sus empleados los utilicen, lo que convertira su habitual trabajo cotidiano en un verdadero infierno para sus nervios. El normal desenvolvimiento de su trabajo administrativo informatizado, colapsara bien pronto.

Eventualmente esto podra quedar demostrado indirectamente, si esos mismos bancos, en sus contenidos promocionales de acceso informtico, hicieran un empleo, simultneamente, de otros programas netamente ms avanzados y giles, los cuales les podran servir perfectamente para censar tambin las susodichas operaciones hipotecarias de titulizacin.

Son esos mismos programas, digamos que subnormales, los que son utilizados por los bancos, para hacer entregas masivas de datos a la Comisin Nacional del Mercado de Valores, la cual, a su vez, no ha estado permitiendo ms que consultas individuales, hechas en persona, y a las que tardaba en dar respuesta (en parte, en virtud de sus propias dificultades de manejo de los datos, por todo lo que acabamos de mencionar), empleando en ello un tiempo, del que quienes formulan esas consultas, evidentemente es problemtico que puedan llegar a disponer del mismo. Cuando la CNMV extiende la correspondiente certificacin, en soporte papel, entregndola en mano a quien personalmente tiene que recogerla de aquella oficina del mencionado organismo oficial, que corresponda segn la ubicacin del inmueble hipotecado, es solamente la que un juzgado admitir, como prueba documental vlida para acreditar la realidad de la titulizacin de la hipoteca, y requisito indispensable para que pueda ser admitida a trmite la peticin del hipotecado, para que, si prospera su reclamacin, el desahucio pueda ser suspendido transitoriamente, o de forma definitiva rechazado por el juzgado. Actualmente, al parecer, la peticin puede hacerse mediante correo electrnico, pero la recogida del correspondiente certificado, sigue teniendo que ser hecha en persona.

Por si todo ello no fuera ya suficiente, los bancos, adems, proceden a emborronar deliberadamente los datos registrales del certificado que ha de aportar el banco ante el notario, para su traslado a la Comisin Nacional del Mercado de Valores (CNMV), tericamente para su depsito y puesta a disposicin de libre consulta por parte de ciudadanos, empresas e instituciones, incluidos los hipotecados, sus abogados, y los mismos juzgados. Tales datos consisten, entre otros, en los propios nombres de quienes han suscrito la hipoteca, alcanzando eventualmente tambin a los nombres de los mismos fondos de titulizacin, cuando sta se formaliza, lo cual suele ocurrir prcticamente en simultaneidad a cuando la propia hipoteca, objeto de la titulizacin, se cre; un emborronado deliberado y sistemtico, que en cualquier caso, incide impidiendo o dificultando enormemente el acceso efectivo a toda esa informacin. Por todo eso, es pertinente hablar de masiva estafa bancaria.

La tutela fiscalizadora del Banco de Espaa, sobre el conjunto de todo el sistema bancario espaol, y sobre todas y cada una de sus entidades bancarias constitutivas del mismo, es evidente que no ha servido, al menos de momento, para llegar a poner coto a tales desmanes. Tampoco, que sepamos, se ha publicado hasta el presente ninguna informacin indicativa de que juez o fiscal alguno haya actuado de oficio frente a esta concreta realidad.

Este emborronado de datos, tericamente lo podramos clasificar en tres modalidades:

  1. El ilegible, ya sea a simple ojo desnudo, o con lupa, iluminacin especial, etc., ya sea mediante el uso de un programa informtico de reconocimiento automtico de caracteres de escritura, con una gran capacidad de anlisis de un gran volumen de datos, pero al propio tiempo, y tal y como es sabido, sin la capacidad de discriminacin que posee el ojo humano, por lectura directa. En estos casos, en los que ni lo uno ni lo otro son posibles, evidentemente, el notario que formaliza la titulizacin, est dando fe de algo que ni tan siquiera puede leer, ni l, ni nadie, y por consiguiente est faltando de forma muy grave a sus obligaciones, dado que lo procedente sera rechazar esa forma torticera de cumplir supuestamente con la legalidad, por parte del banco. Sin embargo, los notarios que no proceden as, con la requerida diligencia, lo que estn haciendo, faltando al objeto mismo de su propia funcin, es plegarse, ms all de lo tico y de lo legal, a los intereses de su cliente contratante, el banco.

No nos parece ociosa la observacin, de que el notario que formaliza el trmite de la titulizacin (que es al nos estamos refiriendo), no tiene por qu coincidir con aquel otro al que en su momento se formaliz la escritura de constitucin de la hipoteca, y habitualmente no habr tal coincidencia, e incluso posiblemente as ser siempre, en todos los casos. Para la formalizacin de la hipoteca, el notario puede, objetivamente, sentirse contractualmente obligado a una relacin clientelar, respecto del propietario del inmueble hipotecado. En cambio, en el caso de la titulizacin, el notario invariablemente considera al banco como su exclusivo cliente contratante, con olvido de las obligaciones de su propia condicin profesional, cuando inciden situaciones como la que hemos considerado, lo cual suele ser frecuentsimo.

  1. El emborronado que no resulta legible directamente, pero que s podra hacerse mediante un programa informtico, de reconocimiento de caracteres. Aqu la dificultad estriba en el enorme volumen de datos a analizar en esos litados, el cual queda fuera del alcance de los programas ordinarios, siendo una habilitacin accesible exclusivamente a aquellos programas informticos de una inusitada potencia de anlisis, que solamente estn disponibles para muy pocas personas o instituciones. Obviamente, no bastara disponer del software y el hardware adecuados a esa tarea, sino que tambin hay que disponer de recursos humanos dotados con las oportunas habilidades informticas, pero, en realidad, todo esto huelga, puesto que lo que ocurre es que el emborronado deliberado hace sencillamente imposible, en la prctica, todo intento de tratamiento informtico. Este apartado b), resulta ser, de hecho, meramente terico. En cualquier caso, y aunque atenuado, subsistira el mismo dficit tico, deontolgico y legal, de los notarios que en la formalizacin de la titulizacin transigen en dar por buenos estos datos deliberadamente perjudicados en su legibilidad.

  2. El emborronado que el programa informtico de anlisis de caracteres es incapaz de hacer lectura de su contenido, permitiendo la localizacin de los datos registrales buscados, pero que, en cambio, el mero ojo humano, penosamente, en dificultosa lectura directa, s es capaz de identificar a esos datos registrales buscados. Aqu, por supuesto, la dificultad, prcticamente casi insalvable, es el propio volumen, enorme, de los documentos a escrutar manualmente. En este caso, otro tanto cabe decir, respecto de la permisividad de los notarios que permiten que tales prcticas no resulten rechazadas por ellos, negndose a la presentacin de esos listados, ante la CNMV.

Es evidente que la asignacin a una de esas tras modalidades de camuflaje de datos, es aleatoria, y no deliberadamente orientada, dependiendo meramente del celo censor de quien en cada ocasin ejecuta ese emborronado, ms o menos radical. No se trata, en cualquier caso, de ningn emborronado generalizado e indiscriminado, sino circunscrito y especfico de la zona del listado en la que se asienta siempre el mismo tipo de contenido informativo.

El banco prefiere recurrir al emborronado de los datos identificativos, en vez de la simple omisin de los mismos, porque, enfrentados siempre, cada vez, por un nico caso de hipoteca titulizada, frente al juez que ha de atender cualquier reclamacin del hipotecado en cada ocasin, siempre se podr, por parte de ese banco, aducir mera imperfeccin fortuita, sin intencionalidad.

Intencionalidad que puede demostrarse, precisamente, cuando se pone en evidencia, en la comparacin entre muchos de esos certificados, la prodigalidad con la que en los mismos se presenta esa pretendida casualidad inintencionada.

Cuando se comparan entre s varios casos, es cuando se descubre todo el pastel, verificndose al propio tiempo que no se trata de una prctica vinculada a un nico banco en concreto, sino que es extensible a muchos otros. Probablemente, si se dedicara a ello el esfuerzo indagador suficiente, se podra establecer una cronologa del contagio de esa prctica, a partir de un primer foco infeccioso, valga la metfora epidemiolgica.

Podemos conjeturar, sin mucho temor a errar, que la finalidad ltima perseguida por los bancos que incurren en este tipo de prctica abusiva, no es otra que la impedir el trmite, es decir, que se vea trabada la agilidad en la prosecucin y culminacin del desahucio, que les reportar, mediando subasta fallida, poder recuperar la propiedad del inmueble, por el 50% de su valor de tasacin. Por lo tanto, lo hacen, adems, en abierta contradiccin con el objetivo de toda la legislacin protectora que ha sido promulgada, a fin de paliar los efectos de la presente crisis econmica en los hipotecados, amenazados de desahucio.

Segn la Comisin Nacional del Mercado de Valores, para conocer si un prstamo est titulizado, el interesado debera dirigirse a la entidad bancaria (identificndose como titular del prstamo) y solicitar dicha informacin:

http://www.sicom.cat/blog/wp-content/uploads/2015/12/CNMV-1.pdf 

Pero es evidente que la susodicha entidad bancaria no atender adecuadamente a esa demanda de informacin, ya sea simplemente no respondiendo, o aduciendo en su favor, lo manifestado por el Banco de Espaa, en el sentido de que la titulacin de un prstamo supone que la entidad que concedi el mismo deja de ser la acreedora del prstamo (http://www.sicom.cat/blog/wp-content/uploads/2015/12/Informe-Banco-de-Espa%C3%B1a-1212071-BdE-1.pdf), y que por consiguiente ya no asume ninguna obligacin de atender al requerimiento de la informacin solicitada.

El banco, cuando ha mediado una titulizacin de la deuda hipotecaria, ya no est legitimado, y es, sin embargo, la entidad financiera que se presenta en el juzgado, simulando que es propietaria de la garanta del crdito hipotecario, cuando solo es su custodio.

Eso significa, en trminos jurdicos, que no estn legitimados legitimacin activa- para reclamar una deuda que no les pertenece, segn lo manifestado en la fuente:

http://prouespeculacio.org/2016/11/21/madrid-y-barcelona-ponen-freno-a-los-desahucios-de-hipotecas-vendidas-a-fondos-de-titulizacion/?print=pdf 

Vase igualmente: La Seccin de Derecho Procesal y la Comisin de Normativa del ICAB alertan de los grandes cambios que afectarn a los deudores hipotecarios a raz de la ejecucin de hipotecas titulizadas:

http://www.sicom.cat/blog/wp-content/uploads/2015/12/NP_Hipotecastitulizadas_CAST-1.pdf 

Pero, sobre todo, no deje de leerse, al respecto, lo indicado en esta fuente:

http://500x20.prouespeculacio.org/pasos-para-pedir-al-juzgado-la-anulacion-de-la-ejecucion-hipotecaria-por-titulizacion-del-credito/?print=pdf 

En documento de traslado de acuerdo plenario de la Diputacin Provincial de Crdoba, adoptado en Noviembre de 2015, figuran, entre otros, los siguientes prrafos:

Titulizar, es una forma de financiacin que supone la transmisin de los derechos de crdito a terceros con todos los riesgos para los inversores, pero son las entidades financieras que suscribieron la escritura de prstamo hipotecario, las que inician ejecuciones hipotecarias como si fuesen la parte acreedora de la relacin contractual, careciendo sin embargo de legitimacin activa para ello. Asumen una apariencia de legalidad, como es la inscripcin registral, sin embargo sta carece de validez cuando ya se ha transmitido el crdito. La funcin de los bancos o cajas, ha pasado a ser la de meros administradores de los cobros que origina el prstamo, tal como consta en los folletos de emisin: cobrar cuotas mensuales y transferirlas al fondo de titulizacin, obviando que el nuevo acreedor es el titular bonista.

Asimismo, la Ley permite que no haya publicidad registral sobre la transferencia de estas inscripciones en el registro de la propiedad, al carecer los fondos de titulizaciones de personalidad jurdica, extremo que han utilizado las entidades financieras para ocultar este dato, que a pesar de ser absolutamente real, es tarea difcil demostrarlo, por la opacidad de la tramitacin de dicho procedimiento, de manera que simulan continuar siendo los legtimos acreedores de los prstamos, as como inician en su propio nombre los procedimientos de ejecucin hipotecaria.

Link de acceso a la fuente:

http://www.famp.es/famp/intranet/mociones/diputacion_cordoba_desahucios.pdf 

Si se puede acreditar la denegacin o desestimacin de la reclamacin por parte de la entidad bancaria, o que han transcurrido dos meses sin que haya habido una resolucin del banco, se puede reclamar ante el Servicio de Reclamaciones del Banco de Espaa, pero es evidente, en este ltimo supuesto, que en dos meses, y en la subsiguiente espera a que el Banco de Espaa asuma una resolucin favorable, han podido ocurrir, en el entretanto, muchas cosas; por ejemplo, que el desahucio haya sido ya ejecutado.

Si todo esto se rematara con un cribado o rechazo, por parte de la susodicha CNMV, de todos aquellos certificados que no exhibieran la adecuada legibilidad de todos los datos registrales, todo el asunto carecera relativamente de importancia. Pero no es as: la CNMV se limita a ser mera depositaria de esos documentos, ponindolos a disposicin de quienes quieran consultarlos si son capaces de poder expresar con total precisin los correspondientes datos de titularidad. Es decir, que slo vienen a corroborar, certificando la condicin de depsito, de aquellos certificados de titularidad, cuyos correspondientes datos registrales ya sean previamente conocidos por quienes formulan esa consulta. Y si la CNMV no emite ese reconocimiento, el juzgado no admite a trmite la peticin de amparo formulada por el hipotecado solicitante.

Respecto de la actuacin, en general, de la CNMV, en lo relativo al depsito y consulta de los certificados de datos registrales de la cesin de titularidad de las hipotecas, se nos afirma, por parte de quienes estn dedicndose, de forma organizada y sistemtica, a tratar de ayudar, de forma gratuita y desinteresada, a los amenazados de desahucio por impago de hipoteca, forzados por la crisis econmica que nuestro pas est padeciendo, que la actitud de la CNMV es francamente la de una creciente interposicin de trabas a ese acceso, cuestin que resulta imposible de demostrar, si no se est en situacin de poder suministrar evidencias comparativas, que corroboren ese progresivo deterioro frente a la tabarra de tener que atender personalmente por exigencia de la propia CNMV- a tan prodigadas demandas de servicios funcionariales.

Mucho peor, y con efectos irreversibles, es el ilegal borrado masivo, y a ritmo acelerado, por parte de la CNMV, de los datos registrales correspondientes a las hipotecas de mayor antigedad. Bien entendido que no es que se detecte rastro alguno de ningn tipo de borrado, sino que lo que se constata, es pura y simplemente, la evaporacin de esos datos, esto es, la inexistencia de los mismos, como si nunca hubieran existido.

Es procedente destacar, que todo esto se hace, a despecho del esfuerzo legislativo que precisamente lo que trata de evitar, son los desahucios que son efecto directo o indirecto de la actual crisis econmica. Vase, en efecto, el Real Decreto-ley 27/2012, de 15 de noviembre, de medidas urgentes para reforzar la proteccin a los deudores hipotecarios:

http://www.ahe.es/bocms/images/bfilecontent/2012/12/13/17172.pdf?version=1 

e igualmente: Ley 1/2013, de 14 de mayo, de medidas para reforzar la proteccin a los deudores hipotecarios, reestructuracin de deuda y alquiler social:

http://www.ahe.es/bocms/images/bfilecontent/2013/07/19/19209.pdf 

y: Real Decreto-ley 1/2015, de 27 de febrero, de mecanismo de segunda oportunidad, reduccin de carga financiera y otras medidas de orden social:

http://www.ahe.es/bocms/sites/ahenew/medidas-proteccion/archivos/BOE-A-2015-2109-RDL-1-2015-de-mecanismo-de-segunda-oportunidad.pdf 

Existe, por tanto, objetivamente, una verdadera urgencia en la demanda de una pblica denuncia de toda esta situacin, ante las instancias pertinentes, y no la mera micro-ayuda que supone la asistencia individualizada a los respectivos hipotecados, en situacin de desahucio ms o menos inminente, y sin que ello suponga menospreciar la limitada eficacia de esa colaboracin asistencial desinteresada, muy valiosa, no obstante, para los beneficiados por esa asistencia gratuita y desinteresada.

Es llegado el momento de ocuparnos del papel jugado por los tasadores que evalan el justiprecio que debe corresponderle a un inmueble con hipoteca ya ejecutada mediante desahucio, el cual es determinante del importe que corresponde al 50% de ese valor, por el cual, si queda desierta la subasta en la que, por ley, ha de intentarse la venta del susodicho inmueble, en cuyo caso es el banco el que se alza con la propiedad de todo el inmueble, prosiguiendo, adems, a seguir reclamando el pago del resto de la deuda, ms intereses, al que queda obligado a tener que atender el desahuciado. Es la calamitosa situacin que trata de remediar la llamada dacin en pago. Vase: Real Decreto-ley 6/2012, de 9 de marzo, de medidas urgentes de proteccin de deudores hipotecarios sin recursos:

http://www.ahe.es/bocms/images/bfilecontent/2012/04/23/15184.pdf?version=2 

Pues bien, lo que ha podido observarse, es que, en determinadas ocasiones, pisos de caractersticas idnticas o similares, pertenecientes a una misma urbanizacin, quedaban tasados, en simultaneidad o casi en ella, a justiprecios muy distintos, en funcin de la conveniencia, en cada caso, del banco correspondiente, para el cual no es conveniente que el inmueble salga a subasta por un valor inicial ms bien bajo (propiciando que haya terceros, interesados en pujar), ni tan alto que el 50% a satisfacer como adjudicatario, tras quedar inicialmente desierta la subasta, le resulte oneroso o poco atractivo. Esos tasadores, por tanto, con completo olvido de sus funciones, se han plegado a los intereses de su cliente contratante, el banco. La comprobacin, por parte de algunos jueces, de esa realidad, ha sido determinante de que las correspondientes subastas queden anuladas, permitindoles a los desahuciados, en determinados casos, recuperar la propiedad y usufructo del correspondiente inmueble.

Queda por analizar, finalmente, el papel jugado por algunos de los abogados que han actuado como representantes legales de los amenazados de desahucio por impago de sus respectivas hipotecas, que aun siendo conocedores, por su intervencin en anteriores situaciones similares, de las prcticas de emborronado intencionado, realizadas por los bancos, y sin embargo, por no indisponerse con el banco de turno, se han abstenido de advertir a su cliente amenazado de desahucio, de esa perjudicial y torticera circunstancia, hacindolo en tiempo real, para que el mismo hubiera podido oponerse a la misma, en condiciones de tiempo y lugar, como para que su accin opositora hubiera podido resultar eficaz.

La defensa frente a estos procedimientos tiene una dificultad aadida para la mayora de las familias: el desconocimiento de la materia hipotecaria y la actitud de muchos de los abogados que por turno de oficio han de hacerse cargo de la misma, es lo denunciado en:

http://www.afectadosporlahipotecamadrid.net/wordpress/ 

No cabamos en casa, y pari la abuela, es el refrn que mejor refleja la irrupcin en todo este panorama, de los llamados fondos buitres, que habitualmente invierten en una deuda pblica de una entidad que se considera cercana a la quiebra, pero que en nuestro caso, especficamente lo que hacen, es la compra masiva de viviendas sujetas a procedimientos de desahucio, a ejecutar de forma perentoria, para poder recuperar jugosos beneficios de una arriesgada inversin. Es lo que ha ocurrido, por ejemplo, en la Comunidad de Madrid. Vase, sobre dicho asunto:

Marcos Pinheiro / El negocio redondo de los fondos buitre con las viviendas sociales de Madrid / eldiario.es, 02/05/2016 http://www.eldiario.es/madrid/negocio-redondo-viviendas-sociales-Madrid_0_510599060.html 

Imprescindible la lectura, sobre lo mismo, de:

Asier Martiarena / DESAHUCIOS - Madrid sigue vendiendo vivienda protegida a los fondos buitre / LA VANGUARDIA Madrid, 12/09/2016 http://www.lavanguardia.com/local/madrid/20160912/41159445352/madrid-sigue-vendiendo-vivienda-protegida-buitre.html 

GACETN MADRID / Los afectados por los fondos buitre, escandalizados por la negativa de Hacienda a colaborar con el juzgado / 23 de Noviembre de 2016 http://gacetinmadrid.com/los-afectados-la-venta-viviendas-del-ivima-escandalizados-la-negativa-hacienda-colaborar-juzgado/ 

Fernando Gom Lanzn / Ventas de hipotecas a fondos buitre y retracto del deudor / HAY DERECHO, 7 mayo, 2014 http://hayderecho.com/2014/05/07/ventas-de-hipotecas-a-fondos-buitre-y-retracto-del-deudor/ 

La creciente desigualdad de rentas, en nuestro pas (principalmente, a causa de la extensin del desempleo), asume su ms siniestro rostro, cuando esa desigualdad viene determinada en virtud de un mecanismo fraudulento, como es el caso del emborronado deliberado de los datos registrales de los certificados de formalizacin de las hipotecas. Llueve, pues, en tal tesitura, sobre mojado.

Para la desigualdad de rentas en Espaa, en general, vase:

Carlos Gradn / Por qu la desigualdad de la renta es tan alta en Espaa? / Nada e$ gratis, 19/04/2016 http://nadaesgratis.es/admin/por-que-la-desigualdad-de-la-renta-es-tan-alta-en-espana 

Conclusiones

Los bancos, los notarios, la CNMV y otras instancias ms altas, los tasadores, los fondos buitre, y hasta algunos de los abogados de los propios desahuciados, en la prctica resultan objetivamente compinchados en lo que a la postre resulta ser una gigantesca confabulacin, claramente ilegal (recurdese a los emborronados deliberados), en contra de los intereses legtimos de los afectados por una hipoteca de la que, al menos de momento, no estn en condiciones de poder atender al pago de los sucesivos plazos pendientes de liquidar, incrementados con costas procesales y leoninos intereses por retrasos en los pagos, y que frecuentemente todo ello es as, como consecuencia de la actual crisis econmica, con sus secuelas de paro, de trabajo precario y escasamente remunerado, y de incremento en el nmero de disoluciones conyugales, con una previa prodigalidad en el otorgamiento, por las entidades bancarias, de hipotecas sub-prime (tambin llamadas hipotecas-basura, y con nexos respecto del surgimiento de la prctica de las titulizaciones vase La titulizacin: participaciones hipotecarias y los bonos de titulizacin hipotecaria, en:

Sergio Nasarre Aznar / Malas prcticas bancarias en la actividad hipotecaria / Revista Crtica de Derecho Inmobiliario, N. 727, pgs. 2665 a 2737 / https://www.diba.cat/c/document_library/get_file?uuid=1b2e0eb9-a725-4a5f-bfe9-cbe979d3fe27&groupId=12812334 ).

Por tanto, estando en el origen de la crisis financiera que a su vez ha determinado la crisis econmica que ha sido, en ltima instancia, la causante coyuntural de la generalizacin de tantos impagos de hipotecas.

Parasos fiscales, fondos de titulizacin e hipotecas sub-prime, forman el trpode sobre el que se asienta la gnesis de la crisis financiera:

Alberto Garzn Espinosa / PARASOS FISCALES EN LA GLOBALIZACIN FINANCIERA / Universidad Pablo de Olavide de Sevilla. HAOL, Nm. 26 (Otoo, 2011), 141-153  https://www.google.es/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&source=web&cd=1&ved=0ahUKEwizq5eQqd_QAhWEaxQKHafaCVQQFggbMAA&url=https%3A%2F%2Fdialnet.unirioja.es%2Fdescarga%2Farticulo%2F3747105.pdf&usg=AFQjCNGX2abqA-vXonrJ2pxTFbI-_KPpxQ&bvm=bv.140496471,bs.2,d.d2s&cad=rja 

Precisamente es importante hacer notar que los parasos fiscales jugaron un papel crucial en la gestacin de la crisis financiera, ya que posibilitaron la expansin y diseminacin de activos txicos por todo el sistema financiero. Los bancos creaban fondos de inversin en los parasos fiscales para realizar all la titulizacin, es decir, para crear nuevos ttulos financieros compuestos por la suma de otros productos financieros derivados de las hipotecas subprime.Fuente:

GONZALO GUTIRREZ DE PABLO / Bancos offshore: diversos aspectos sobre su utilizacin a travs de instrumentos financieros http://www.ief.es/documentos/recursos/publicaciones/revistas/cuadernos_formacion/2013_16_3.pdf 

siendo dos las causas que han ocasionado el origen y expansin de la actual crisis mundial, ambas surgidas a raz de la liberacin financiera:

1. La titulizacin de la deuda o conversin de sta en activos comerciables a nivel internacional.

2. La existencia de los parasos fiscales que han proporcionado la opacidad necesaria para comerciar los anteriores activos.

De esta manera, los parasos fiscales actuaron, sirvindose de su opacidad y de la rapidez en sus transacciones, como un canal por el que millones de euros en ttulos de deuda de baja calidad o activos txicos se propagaron por el sistema bancario mundial, expandindose la crisis por todo el mundo. Fuente: 

Juan Diego Paredes Gzquez, Jos Miguel Rodrguez Fernndez y Marta de la Cuesta Gonzlez / Los parasos fiscales a discusin / XIV JORNADAS DE ECONOMA CRTICA - Valladolid, 4 y 5 de septiembre de 2014 http://pendientedemigracion.ucm.es/info/ec/jec14/comunica/A_FEC/A_FEC_3.pdf 

Los parasos fiscales y las S.I.C.A.B. de pacotilla, con sus correspondientes mariachis, conforman el ftido e insolidario entorno social en el que los desahuciados por la crisis se ven abocados a malvivir. Vase:

Daniel Montero Bejarano / El club de los pringaos / La Esfera de los Libros, S.L. 2012

En resumen: est siendo una nica clase social, la alta, la que est saliendo de la crisis, considerablemente ms enriquecida, tambin a travs de otros medios asimismo claramente ilegales (por ejemplo: condiciones laborales, en muchas empresas, abusivas y al margen de toda legalidad ya de por s bastante descafeinada por la reforma laboral-), mientras que las otras clases sociales, media y baja, a veces a travs de mecanismos como el aqu descrito, vinculados a la ejecucin de los desahucios por hipoteca incumplida, o a travs de otros igualmente eficaces en su despiadada contundencia, estn saliendo de esa misma crisis econmica, desposedas de las magras pertenencias que todava pudieran restar en su poder: redistribucin de la riqueza, a la inversa efecto Mateo: el rico se hace ms rico y el pobre se hace ms pobre-. Vase:

Naomi Klein / La doctrina del shock: El auge del capitalismo del desastre / Grupo Planeta Spain, 15 abr. 2014

y:

GILLES PERRAULT; JEAN ZIEGLER; MAURICE CURY / EL LIBRO NEGRO DEL CAPITALISMO / TXALAPARTA, 2002 - ISBN 9788481362220

Porque esos desahuciados s que pagan. Pagan, desde luego, en lgrimas. Pagan, tambin, en depresiones crnicas. Pagan en suicidios, incluidos los silenciados (http://estafabanca.blogspot.com.es/ ). Pagan en infartos inducidos. Pagan en hambre crnica, acuciante y obsesiva, para s mismos, y para todos los suyos. Pagan en enfermedades psicosomticas. Pagan en pobreza energtica. Pagan en matrimonios rotos y en desestructuracin familiar generalizada. Pagan en procesos psicticos, en demencia. Pagan en drogadicciones y en alcoholismo. Pagan en humillaciones mltiples y variadas. Pagan, con la eximente de su condicin famlica, en autoinduccin a la delincuencia o a la prostitucin. Pagan cuando estn abocados a la mendicidad, en un entorno sociopoltico en el que una renta bsica de subsistencia, ni est, ni se le espera. Pagan en pobreza infantil. As pagan. A un precio altsimo para ellos y ellas, y para sus hijos, nios sin infancia, infantes sin niez.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter