El resultado naci de intensas y febriles negociaciones que involucraron a los presidentes de los tres poderes, Legislativo, Judicial y Ejecutivo. El mismo Calheiros propuso, debidamente respaldado por el presidente Michel Temer, a la ministra Carmen Lucia, que preside el Supremo Tribunal Federal, una salida que no cuenta con ningn antecedente y va en contra de cualquier lgica jurdica.

Ha sido una decisin claramente poltica, que bajo muchos aspectos desmoraliza la instancia mxima de la Justicia en el pas, dicen los juristas. A su vez, la clase poltica en general y muy en particular el gobierno nacido del golpe institucional que destituy a la presidenta Dilma Rousseff celebraron el resultado. La polmica agenda de medidas altamente polmicas e impopulares que necesitan la aprobacin en el Senado estara en riesgo si Calheiros fuese alejado y la presidencia fuese ocupada por el tambin senador Jorge Viana, del PT.

Como Temer cuenta con amplia mayora en el Congreso, el polmico proyecto que impone un tope a gastos pblicos deber ser aprobado sin mayores problemas. El riesgo de que Viana decidiese postergar su votacin, a su vez, podra crear un tumulto de graves proporciones no slo en el Senado, sino principalmente entre empresarios y el llamado mercado financiero, es decir, el capital. Rumores alarmantes, ampliamente difundidos por el gobierno y sus aliados (ninguno con posibilidad de confirmacin), indicaban que se amenazaba con una estampida de inversionistas no slo extranjeros, sino brasileos, rumbo a playas ms seguras, lase el exterior.

Varios de los ministros que votaron por la estrafalaria solucin no intentaron el ms mnimo disfraz: admitieron, con todas las letras, que frente a la gravsima crisis econmica por la que atraviesa el pas, sera de esencial importancia asegurar el clima de normalidad en el Congreso. De esa manera, optaron por seguir rigurosamente la pauta poltica de un gobierno fragilizado y que no logra aplacar la fuerte inestabilidad reinante, en lugar de seguir la Constitucin y decisiones previamente aprobadas por el mismo Supremo Tribunal Federal.

En este primer momento Michel Temer pudo respirar aliviado, aunque sus alivios sean cada vez ms fugaces. Calheiros es un aliado incmodo, poco confiable, pero su actuacin es fundamental.

Ya el preservado presidente del Senado y del Congreso ha dado una formidable demostracin de fuerza y poder. Luego de haber rechazado recibir una intimacin formal de la Justicia, un desafo supuestamente inaceptable en un pas civilizado, decidi enfrontar otra vez a la Corte Suprema, y logr vencer.

Su argumento bsico, acatado plenamente por los supuestos guardianes de la Constitucin, fue claro: alejarlo de la presidencia del Senado provocara un revoltijo en una economa que ya est en harapos, comprometera la aprobacin del tope de gastos pblicos y liquidara de una vez la poca gobernabilidad de un gobierno anmico, el de Michel Temer.

Una vez ms qued claro que, en Brasil, todos son como reza la Constitucin iguales frente a la ley. Pero, haciendo eco de un viejo dicho popular, lo que ocurre es que unos son ms iguales que los dems. O, para mayor precisin, existe la ley, que es para todos... y existen los poderosos.

Ayer, Renan Calheiros dej claro todo el peso de su poder. Y el Supremo Tribunal Federal, que observ con bovina pasividad cmo se destituy, sin crimen alguno, una presidenta electa por 54 millones 500 mil brasileos, dej clara una vez ms su inoperancia.

No solamente la Corte Suprema fue afrontada y humillada: lo fue la propia Justicia.

Fuente: www.pagina12.com.ar/7545-una-salida-a-la-brasilena