Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-12-2016

El milagro francs

Immanuel Wallerstein
La Jornada


Cuando Franois Fillon gan   la primera ronda de las elecciones presidenciales primarias de la derecha el 20 de noviembre de 2016, con 44 por ciento del voto, el peridico francs Libration titul su reportaje Le miracle. El milagro era que todas las encuestas, hasta el ltimo minuto, haban predicho que llegara en tercer lugar, de un campo de siete, con apenas poco ms que 10 por ciento de la votacin.

Este fue un mal ao para los encuestadores, pero una brecha de este tipo rebasa demasiado el mucho menor error predictivo de las elecciones estadunidenses. Cmo pudo ocurrir esto y qu presagia para la eleccin general que est por venir?

La estructura formal de las elecciones en Francia es bastante inusual. A menos que un candidato gane con ms de 50 por ciento del voto en la primera ronda (algo que normalmente es muy difcil de lograr) hay una segunda ronda una semana despus, en la que aquellos dos con las dos ms altas votaciones en la primera ronda estn en las boletas. Esto funciona bien si existen dos partidos principales. En ese caso, la primera ronda despliega el rango de visiones y la segunda ronda permite que los partidos ms pequeos se sumen a la campaa de su favorito, lo que supone que habr una opcin entre centro-derecha y centro-izquierda.

El sistema se rompe cuando hay tres partidos que contienden, cada cual con fuerza significativa. sta es, actualmente, la situacin en Francia. A nivel nacional, los tres partidos son actualmente los socialistas (centro-izquierda), los republicanos (centro-derecha) y el Frente Nacional (extrema derecha).

La situacin es mucho ms compleja porque dentro del Partido Republicano existen tres candidatos: Nicolas Sarkozy, Alain Jupp y Franois Fillon. Las expectativas haban sido que Sarkozy y Jupp compartiran la segunda ronda. Esto fue lo que no ocurri.

Jupp y Fillon han sido, ambos, primeros ministros: Jupp con Chirac y Fillon con Sarkozy. Sarkozy compiti con un programa que podra convocar a los votantes que les atrae el Frente Nacional y, por tanto, ganara en la segunda ronda de las elecciones nacionales. Jupp estaba por un programa que convocara a los votantes centristas indecisos y aun a los votantes socialistas (primero en la primaria y despus en las elecciones generales). Casi nadie prest atencin al programa de Fillon. Las predicciones eran que Jupp sera el candidato ms fuerte en las elecciones generales y que, por tanto, era probable que l sera el prximo presidente de Francia.

Qu equivocado estaba todo mundo. No slo Fillon lleg en primer lugar, sino que Jupp vino despus y Sarkozy apenas en tercero, lo que lo elimin de la segunda ronda. Sarkozy muy pronto respald a Fillon en la segunda vuelta, detestando a Jupp y meramente regaando a Fillon. La segunda ronda nos brind resultados todava ms decisivos. Fillon obtuvo dos tercios de los votos emitidos.

Entretanto, en la primaria prxima para la izquierda las divisiones son masivas. Es probable que el presidente Franois Hollande, cuyas cifras de apoyo son miserables y que ha dicho que anunciara si se presenta a la re-eleccin o no, probablemente se retirar de la competencia. De otra manera, se arriesga a la humillacin de no ser electo ni en la primera vuelta. Pero como no hay quien se plante claramente en la izquierda y probablemente no haya quien pueda convocar a las tropas despus de una segunda vuelta, es probable que la izquierda no tenga siquiera un candidato en la segunda ronda de las elecciones nacionales.

Si en la segunda ronda de las elecciones nacionales est Fillon contra Marine LePen, del Frente Nacional, se vuelve urgente mirar en qu programa se est sustentando Fillon. Antes de la primera primaria Fillon haba publicado sus tres prioridades, junto con 15 medidas especficas para instrumentar estas prioridades. Las tres prioridades eran: 1) La liberacin de la economa, 2) restaurar la autoridad del Estado para proteger a los franceses y 3) afirmar nuestros valores.

Traduciendo las consignas a un lenguaje ms claro, Fillon propuso combinar una programa econmico tatcherista para convocar a los votantes que pujan por los negocios primero, un programa anti-inmigrantes para convocar a los votantes de la clase media temerosos de la decadencia econmica personal, y un programa tradicionalista en lo social para convocar a los votantes catlicos de ala derecha. Tena otro elemento en su respaldo. Jupp haba recibido el respaldo de una figura centrista importante, Franois Bayrou. Pero Bayrou respald a Hollande en la eleccin presidencial previa, y era considerado traidor por muchos en la derecha, gente que atribua la derrota de Sarkozy a manos de Hollande en 2012 como producto de las malas obras de Bayrou.

Si esta combinacin de temas les parece similar a aquellos temas de Donald Trump o los votantes del Brexit en Gran Bretaa, no les falta razn. La diferencia principal yace en el sistema de dos rondas en Francia. La cuestin ahora es qu tan efectivo puede ser LePen en la lucha contra Fillon. El peridico francs de centro-izquierda Le Monde advierte de una debilidad en la posicin de Fillon. Su respaldo en la primaria careca de lo que ellos llaman le vote populaire. Su respaldo provena en gran medida de los profesionales urbanos y los hombres de negocios ms la gente retirada. Las clases populares a lo ancho y largo del pas se han abstenido de votar. Puede Fillon impedir que estos votantes piensen que LePen sea un presidente ms adecuado?

LePen ya denunci a Fillon como vocero de la divisin de clases al promover el peor programa de destruccin social que jams haya existido. Florian Philippot, vicepresidente del Frente Nacional, atron: La globalizacin salvaje ya tiene su candidato; se llama Franois Fillon.

Har espuma el milagro Fillon en las elecciones generales? Puede hallar el modo de conseguir el respaldo popular, sea que voten por l o se abstengan de votar? Sea cual sea el resultado, Francia claramente se est uniendo en la tendencia hacia la derecha de Estados Unidos y el resto del Norte Global. Todos los ojos estarn puestos en Alemania, para ver si puede resistir esta tendencia.

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2016/12/10/opinion/020a1mun

Traduccin: Ramn Vera Herrera



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter