Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-12-2016

Ftbol e impuestos

Ricardo Rodrguez
Rebelin


En relacin con la fiscalidad de los deportistas de lite, acerca de la que tanto se especula en estos das con motivo de ciertas informaciones periodsticas alusivas a estrellas del ftbol, podra interesar hacer algunas puntualizaciones:

1.- Qu significa que la Agencia Tributaria certifique que un contribuyente se encuentra al corriente en el cumplimiento de sus obligaciones tributarias?

Que no existen deudas tributarias liquidadas y vencidas pendientes de pago, o que no hayan sido objeto de aplazamiento, fraccionamiento y suspensin y que tampoco hay obligaciones formales incumplidas. Predetermina de algn modo la existencia de un certificado semejante el resultado de un procedimiento de comprobacin e investigacin en curso? En absoluto, porque los procedimientos de comprobacin e investigacin (eso es lo que es una inspeccin) persiguen averiguar si hay rentas que se han declarado incorrectamente o que se han ocultado al fisco, que por tanto an no se han podido liquidar y que, en consecuencia, no pueden figurar en el certificado, ni en un sentido ni en otro.

Imaginemos que cualquiera de nosotros presenta en plazo su declaracin de la renta, con un resultado a pagar de 200 euros y que ingresa la deuda en el instante de declarar. Supongamos que la Agencia Tributaria nos notifica el da 25 de septiembre el inicio de un procedimiento de comprobacin limitada para determinar si existe una ganancia patrimonial derivada de la venta de un local que no habamos declarado (a los simples mortales usualmente se nos har una comprobacin limitada, que es una forma de examen menos intensa, de duracin mxima de 6 meses, porque nuestras deudas rara vez alcanzarn entidad suficiente como para que merezcamos verdadera inspeccin). Si a principios de octubre pedimos una certificacin de estar al corriente de obligaciones para obtener una beca de comedor en el colegio de los nios y la comprobacin an no ha finalizado, se nos certificar que estamos al corriente, dado que las deudas hasta ese momento conocidas estn saldadas. Se trata de la simple aplicacin del principio de presuncin de inocencia al mbito administrativo, que es, como resulta harto conocido, ese principio general del derecho penal en Espaa invocado casi en exclusiva cuando se procesa a polticos, banqueros o empresarios corruptos.

En suma, la certificacin exhibida en relacin con las obligaciones de Ronaldo nada nos dice del resultado a que pueda dar lugar una investigacin presente o futura sobre su situacin tributaria.

 

2.- Cmo tributan los derechos de imagen?

En nuestro IRPF, en general, tributan como rendimientos de capital mobiliario pero se gravan por la tarifa general, que puede llegar al 45% de la base liquidable, en lugar de hacerlo por la tarifa del ahorro que grava las rentas de capital mobiliario ms usuales (intereses, dividendos, operaciones de seguro que no tengan consideracin de rendimientos de trabajo y otros, gravados al 19, 21 o 23% segn la cuanta).

Sin embargo, la generalizacin del fraude en este tipo de rentas, en particular entre las estrellas de ftbol, propici la creacin de un rgimen especial de derechos de imagen que en realidad no pretende atajar de raz la evasin de impuestos sino nicamente atenuar su impacto.

La va de fraude ms extendida consiste en la constitucin de sociedades mercantiles de naturaleza instrumental para gestionar los derechos de imagen, en este caso de los futbolistas. Hablamos de un formato de contrato casi nico del futbol. En otros deportes, por ejemplo en el tenis, los contratos suelen ser ntegramente mercantiles. Es en el ftbol donde se llevan a cabo contratos hbridos entre jugadores y clubes. Una parte se pagar como rendimientos de trabajo y otra parte sern derechos de imagen gestionados por el club, lo que no obsta que a su vez los representantes de los futbolistas hagan otras contrataciones directas de anuncios de televisin y similares que supondrn jugosos ingresos extra para sus representados.

Para rebajar la tributacin, se constituyen sociedades instrumentales, por lo comn radicadas en parasos fiscales y cuyo capital pertenece a los jugadores en solitario o en compaa de familiares u otras personas de confianza. El jugador ceder la gestin de los derechos de imagen a la sociedad instrumental y sta los vender al club. De tal forma que, primero, los rendimientos percibidos por el jugador al cabo tendrn la forma de dividendos (con lo que tributarn por la ms baja tarifa del ahorro, al 19, 21 y 23% y no al 45%); se recibirn, en segundo lugar, al ritmo que quieran los propios jugadores o sus representantes, quienes tienen en su mano decidir si se reparten o no dividendos y cundo, pudiendo dejar los capitales embalsados en las sociedades el tiempo que precisen, y, en ltimo lugar, se ahorrarn la tributacin de Impuesto sobre Sociedades, dado que las sociedades fiduciarias radican en parasos fiscales.

El rgimen especial de derechos de imagen no persigue destapar la simulacin sino nicamente, de manera harto modesta, garantizarse un mnimo de tributacin, como si la Administracin reconociera su incapacidad para hacer aflorar la totalidad de lo que se evade. Y as, se establece en el artculo 92 de la Ley de IRPF, con una redaccin farragosa hasta el vmito, que en estas situaciones lo que pague el club, con quien el futbolista mantiene relacin laboral, a la sociedad instrumental, se impute a la renta del jugador y se grave en la tarifa general. Pero se permite que, en el supuesto de que el rendimiento del trabajo alcance el 85% de los ingresos totales percibidos del club, no se haga as.

Esto da dos vas de escape bendecidas por la ley: en primer lugar, permite hasta un 15% de margen de tributacin privilegiada por sociedad interpuesta sin tener que dar explicaciones a nadie (y en contratos como los de las grandes estrellas de ftbol un 15% es mucho dinero); en segundo lugar, no atiende a la posibilidad de conformar entramados societarios opacos ms complejos que, eludiendo formalmente la intermediacin de los clubes, posibilite seguir evadiendo impuestos. Y, como era previsible, es esto ltimo lo que ha venido sucediendo, como consecuencia del principio econmico y fsico universal que dice que si uno puede trincarlo todo no se conformar con trincar solo una parte. De modo que aunque la ley ya ofrece un porcentaje generoso de reduccin de pago que a los simples mortales nos queda vedado, es raro que las grandes figuras del ftbol y sus asesores y clubes se conformen si pueden arrancar ms.

3.- Es posible que alguna de las grandes estrellas de ftbol acabe en prisin por fraude fiscal?

Es altamente improbable, por no decir imposible. En nuestro ordenamiento jurdico, que alguien sea condenado a una pena de prisin no necesariamente implica que vaya a pisar alguna vez la crcel. Y, en lo que se refiere a los delitos contra la Hacienda Pblica, los ordenamientos de Europa continental, si bien suelen tener sistemas tributarios ms onerosos que los anglosajones, son mucho menos severos a la hora de perseguir penalmente el fraude. En especial en Estados Unidos no es inusual que alguien acabe encarcelado por delito fiscal. En Europa es bastante menos frecuente, y en Espaa casi imposible. En la actualidad en nuestro pas, segn las ltimas cifras que guardo en la memoria, hay una poblacin reclusa de unas 27.000 personas, de las cuales apenas 170 han sido condenadas por delito fiscal como delito principal, que no nico, y se trata siempre que personas que quedaron arruinadas y sin capacidad de pago.

Si se tiene dinero, jams se va a la crcel por delito fiscal, salvo que uno quiera ir. Desde 2015 se aadi en nuestro Cdigo Penal un apartado 6 al artculo 305, que es el que tipifica el delito fiscal, estipulando que se podr rebajar hasta en dos grados la pena de quien sea condenado si en el transcurso de dos meses desde que se reciba la citacin judicial como imputado se reconoce y se paga la deuda. Tngase presente que la fase penal es la ltima ratio del ordenamiento y que los grandes defraudadores suelen ser jugadores (y no de ftbol, precisamente, sino de fortuna). Lo usual es que antes de llegar a ser imputado penalmente haya una pelea administrativa frente a la inspeccin, que se puede librar con muchas esperanzas de xito si se dispone de un ejrcito de buenos asesores fiscales. Llegado al final, si hay imputacin penal, se paga y asunto arreglado: lo que se pierde por las ocasiones en las que me pillan por lo que se gana en las que no me pillan. La pena ms alta de prisin, en caso de delito agravado (cuando la cuota defraudada supera los 600.000 euros, o se comete sirvindose de organizacin criminal o se recurre a entes interpuestos), es de seis aos. En este supuesto ms grave, la rebaja de uno o dos grados, va a suponer que siempre nos quedemos por debajo de los dos aos, en cuyo caso nunca se va a la crcel si no existen antecedentes penales.

Pinsese que la cuota defraudada se computa por impuesto y ao, y que no es necesariamente todo lo que se deja de pagar, sino en exclusiva aquella parte de lo dejado de pagar en que se puede demostrar fehacientemente la concurrencia de dolo, aunque sea en grado de dolo eventual, o sea, nimo positivo de defraudar a Hacienda. Para que nos hagamos una idea exacta, en el caso del tipo agravado hablamos de quien deja de pagar ms de 600.000 euros en una sola declaracin de la renta, por ejemplo.

Si a la atenuante extraordinaria del artculo 305.6 del Cdigo Penal se logra aadir alguna otra atenuante general, cosa que un buen equipo de abogados tal vez pueda conseguir con relativa facilidad, yo calculo que cabe acumular hasta ocho o nueve delitos fiscales graves sin ir a la crcel.

Esto es lo que hay, pero nos quedara por aadir el hecho quiz ms inquietante, al que ha apuntado esta semana pasada la revista alemana Der Spiegel. Y es que este tipo de fraude no es invencin original de los propios futbolistas sino fruto de un entramado estructural de saqueo que se conoce y en el fondo se tolera, o a lo sumo se pretende embridar sin eliminarlo.

Entindaseme. No exculpo a ninguno de los futbolistas que se benefician de l. Por tonto que uno sea, siempre sabe que si gana mucho dinero debe pagar a Hacienda, y tambin sabe para qu sirven los asesores fiscales en estas ocasiones. Tampoco yo s absolutamente nada de medicina, pero s lo suficiente como para acudir al mdico de cabecera si me duele mucho el estmago. Lo que quiero decir es que no hablamos de la moralidad individual de un puado de deportistas de lite, sino de una estructura profesional de fraude. Los clubes negocian con los representantes de los jugadores sus ingresos netos y, en consecuencia, la tributacin se convierte en un coste empresarial cuya reduccin se encomienda a potentes asesoras internacionales, generando un volumen ingente de beneficios que se financian a costa de los contribuyentes.

Aunque quiz no sea para tanto. Como expliqu en otra entrada aqu mismo, a las empleadas de hogar de los barrios humildes de Madrid que obtienen ms de 12.000 euros anuales brutos por su trabajo s que se les requiere sin falta si no declaran y se les hace pagar incluso, si estn casadas y tienen cargas familiares e hicieron declaracin conjunta con sus maridos, por los tipos ms altos a que pueda dar lugar la renta familiar, ms de lo que hubiesen pagado de haber tributado correctamente desde el principio. Sin excusa de recargos y sanciones, por supuesto.

A ellas habremos de agradecer la dicha de los astros del ftbol a los que admiramos.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter