Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-12-2016

La estrategia de Trump para debilitar a Irn

Nazann Armanian
Pblico


Antes de abandonar la Casa Blanca, el presidente Obama ratificar la prorrogacin de la Ley de Sanciones a Irn aprobada por las dos cmaras para otros diez aos. La Ley elaborada en 1996 por el gobierno de Bill Clinton sanciona a las empresas que invierten en el sector energtico iran. El parlamento de la Repblica Islmica, como represalia, acaba de aprobar una mocin de triple urgencia para reanudar las actividades nucleares. Que la Casa Blanca insistiera en que dichas sanciones no tienen nada que ver con el programa nuclear, sino con las pruebas de misiles balsticos y el pisoteo de los derechos humanos por las autoridades de Tehern, no ha tranquilizado a los iranes que lo considera una traicin al acuerdo que firmaron en julio del 2015 con las seis potencias mundiales, anulando su programa de enriquecimiento de uranio.

Los beneficios del acuerdo fueron varios: redujo la amenaza de una gran guerra entre EEUU e Irn; mantuvo a Israel como la nica potencia nuclear de la regin; abri el mercado iran, -controlado por China, Rusia y Turqua-, a las compaas europeas, y permiti el acceso al petrleo y gas de Irn a los clientes europeos y asiticos, que no a los estadounidenses ( y eso porque las propias leyes de EEUU aun les impiden trabajar en Irn).

La suerte del acuerdo nuclear

El futuro presidente de EEUU ha nombrado a dos asiduos iranfobos para dos puestos claves en su futura gabinete: el general James Mattis, apodado Perro Loco, uno de los comandantes que dirigieron las invasiones de EEUU a Afganistn y a Irak para dirigir el Pentgono y a Mike Pompeo, para la CIA. Sera la guinda de los despropsitos que designara a John Bolton como Secretario de Estado.

Respecto al programa nuclear, el magnate cuenta con las siguientes opciones:

1. Mantenerlo, poniendo nuevas sanciones a Irn, castigndole por su programa de misiles balsticos.

2. Renegociarlo, e incluir en el acuerdo inspecciones a las instalaciones militares de Irn, cuestin que Tehern ha anunciado no admitir jams.

3. Muy improbable, ya que China, Rusia y Europa (que compiten por invertir en este potente mercado emergente) se opondran ahora que Irn cumple con las exigencias de la Agencia Internacional de Energa Atmica; adems tal imprudencia empujara a Tehern no slo hacia el bloque chino-ruso al que EEUU por otro lado intenta desmantelar, sino a reanudar sus actividades nucleares. Situacin que fortalecera la posicin del sector militarista-fundamentalista en el poder capaz de llevar el pas al borde de una catastrfica guerra.

4. Ignorarlo, centrndose en los problemas domsticos, si Arabia Saud, Israel y los lobbies rabe y judos dejen de acosarle.

Tensin en Irn

EEUU ha incumplido su parte del acuerdo de levantar las sanciones financieras y econmicas. Obama ha paralizado la aplicacin de dichos castigos pero no los ha suspendido. La poblacin iran, azotada por el desempleo y la inflacin, se siente engaada por las falsas expectativas creadas. La burguesa compradora (llamada Bazar, la antigua palabra persa que significaba el lugar de poner precio), enemiga de invertir en la industria y que domina el poder desde 1979, ha sido la nica beneficiaria de la entrada de todo tipo de productos en Irn, que de paso est arruinando la produccin nacional forzando el cierre de cientos de fbricas y talleres.

Aumenta la presin por parte de los militares (a quienes no les disgusta un enfrentamiento con EEUU para justificar su presencia en la poltica) sobre el presidente Hasan Rohani, al que le acusan de haberse cado en la trampa de Obama, renunciando al programa nuclear a cambio de nada. l se ha visto obligado a repetir varias veces de que fue el mismo Lder, ayatola Al Jamenei quien supervisaba hasta los ltimos detalles del acuerdo.

Todo indica que Trump reforzar las sanciones econmicas contra de Irn, sin modificar el acuerdo nuclear: utilizar como pretexto el desarrollo de misiles balsticos, el apoyo al terrorismo y la situacin de los derechos humanos en Irn. La tarea urgente es impedir que Irn se convierta en una superpotencia confiesa as el ex general israel Yaakov Amidror el objetivo real de la obsesin de Donald Trump, Benjamn Netanyahu y el rey saud Salman bin Abdulaziz por Irn.


Fuente original: http://www.caffereggio.net/2016/12/11/la-estrategia-trump-debilitar-iran-nazanin-armanian-publico/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter