Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-12-2016

La CIA promueve un golpe de estado contra Trump

Yusuf Fernndez
Al Manar

La versin de que Rusia apoyaba la candidatura de Trump se origin en la campaa de Hillary Clinton, quien calific a su rival de "ttere de Putin". El FBI desestim las denuncias, pero la CIA las acaba de respaldar. Un artculo del Washington Post filtr la versin sin presentar ninguna prueba. Un caso similar sirvi para justificar la invasin de Iraq -en base a informacin falsa difundida por la prensa de EE.UU. afirmando que aquel pas tena "armas de destruccin masiva".


El pasado 9 de diciembre, el peridico The Washington Post, uno de los principales voceros de la lite poltica estadounidense, public un artculo sobre un dossier secreto de la CIA en el que afirmaba que Rusia no slo haba intervenido en las elecciones presidenciales de EEUU, sino que haba ayudado a que Donald Trump fuera elegido presidente. El informe seala que hackers rusos, apoyados por el gobierno ruso, habran pirateado los emails de Hillary Clinton y otros altos cargos demcratas con el objetivo de producir la victoria de Trump.

Este informe surgi pocas horas despus de que el presidente Barack Obama anunciara que haba ordenado una revisin completa acerca de las alegaciones de que Rusia se haba interferido en las elecciones norteamericanas. Todo ello busca, sin duda, arrojar dudas sobre el proceso electoral estadounidense y ha llevado a algunos analistas norteamericanos a preguntarse si se est preparando un autntico golpe de estado contra Trump. De hecho, una de las funciones de la CIA es la de preparar golpes de estado y sembrar el caos, pero hasta ahora la agencia haba llevado a cabo tales actividades en pases extranjeros y no en EEUU.

Las alegaciones de que Rusia actu para elegir a Trump procedieron sobre todo de la campaa de Hillary Clinton, que intent presentar a Trump poco menos que como un agente ruso. La propia Clinton calific a Trump de ttere de Putin en el debate presidencial final. Sin embargo, la CIA no haba dado un paso semejante hasta ahora y el propio FBI rechaz en su da tales alegaciones. La Casa Blanca dijo tambin entonces que no haba indicaciones de que Rusia hubiera llegado a cabo actividades maliciosas en Internet para influir en la eleccin estadounidense.

El artculo del Washington Post deja ver que la CIA no dispone de ninguna prueba que respalden sus afirmaciones y slo hace referencias a individuos que no son nombrados y que estaran cercanos al gobierno ruso y que podran haber sido las fuentes de las filtraciones a WikiLeaks de los emails que mostraban actividades sospechosas o presuntamente delictivas de Hillary Clinton. WikiLeaks, por su parte, ha desmentido a travs de su director, Julian Assange, que Rusia haya sido la fuente de tales filtraciones.

La decisin de la CIA de pronunciarse sobre tales hechos resulta tanto ms chocante por cuanto que corresponde al FBI la tarea de investigar los temas internos en EEUU. Sin ninguna evidencia que probara lo contrario, el FBI declar que Rusia no haba intervenido en las elecciones en favor de ningn candidato.

La decisin de la CIA de filtrar el dossier al Post se debe, sin duda, a su irritacin por la intencin declarada de Trump de poner fin a algunas de sus actividades -incluyendo algunas de apoyo encubierto al terrorismo?-. Uno de los puntos de divergencia de la agencia con Trump es Siria, donde la CIA ha estado apoyando las actividades de subversin dirigidas a provocar un cambio de rgimen -en coordinacin con el rgimen saud, que tiene un largo historial de cooperacin con la CIA-. Trump ha prometido poner fin al programa dirigido a proporcionar armas a los terroristas sirios y dirigir la atencin hacia la lucha contra el EI. Tambin ha prometido coordinar la lucha contra el grupo terrorista con Rusia, un anatema para la CIA.

Arabia Saud, junto con otras monarquas del Golfo Prsico, suministr millones de dlares a la Fundacin Clinton y todos estos gobiernos contaban con la victoria de Clinton y con sus promesas de provocar una escalada en la guerra para provocar un cambio de rgimen en Siria y de crear una alianza anti-iran en la regin. Y todo ello para ayudar a Arabia Saud, uno de los regmenes ms despticos y brutales del planeta, a ganar una hegemona regional junto con Israel.

Algunos analistas creen que las acusaciones contra Trump buscan tambin influir en su poltica, ya que cualquier acercamiento a Rusia o cooperacin con ese pas que el nuevo presidente promueva ser achacada por los crculos polticos y mediticos hostiles al falso apoyo ruso a su candidatura presencial. Se tratara, pues, de un acto de puro chantaje poltico. El antiguo director adjunto de la CIA, Mike Morell, que pidi recientemente el asesinato de los rusos e iranes presentes en Siria, acus a Trump de ser un agente inconsciente de los rusos y de no ser un patriota por el hecho de que quiera cooperar con Rusia y no demonizarla.

Sin embargo, el hecho de que el Partido Demcrata, la rama belicista del Partido Republicano y los medios corporativos y tambin algunos progresistas- hayan repetido de forma acrtica estas alegaciones de la CIA apunta a un objetivo ms siniestro: el de presionar a los miembros del Colegio Electoral para que elijan a Clinton en lugar de a Trump pese al hecho de que la mayora de ellos fueron elegidos precisamente para votar por este ltimo. Un hecho tal supondra una falsificacin de las elecciones y un golpe de estado abierto en EEUU.

El ex analista de la CIA, Bob Baer, ha estado abogando por unas nuevas elecciones y John Dean, ex consejero de la Casa Blanca durante la poca de Richard Nixon, ha pedido que un informe de inteligencia sobre el papel de Rusia en las elecciones sea enviado a los 538 miembros del Colegio Electoral antes de que ellos se renan el 19 de Diciembre para elegir formalmente al nuevo presidente.

Reaccin de Trump

La reaccin del equipo de transicin de Trump fue rpida. En una declaracin el mismo da que apareci el artculo en el Post, el equipo seal que la misma gente que haba afirmado que Iraq tena armas de destruccin masiva eran los que difundan tales infundios sobre la injerencia rusa en la campaa electoral norteamericana.

Ellos son la misma gente que dijo que Saddam Hussein tena armas de destruccin masiva. Las elecciones terminaron hace un tiempo con una de las mayores victorias en el Colegio Electoral de la historia. Ahora es tiempo de moverse hacia delante y hacer Amrica grande de nuevo, dijo la declaracin.

Poco antes de la invasin nortamericana de Iraq, varias agencias de inteligencia de EEUU y el grupo de los neocon sionistas que dominaron la Administracin de George W. Bush afirmaron que Iraq tena armas de destruccin masiva. El propio presidente Bush afirm en su libro autobiogrfico que mientras que el mundo est indudablemente ms seguro sin Saddam, la realidad es que envi a tropas norteamericanas al combate en base a unos datos de inteligencia que result ser falsos.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter