Portada :: Chile
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-12-2016

Transantiago: delitos con licencia de conducir

Alejandro Lavqun
Cooperativa


Desde la puesta en marcha del Transantiago, por obra y gracia de los presidentes Ricardo Lagos Escobar y Michelle Bachelet, la vida de los capitalinos, salvo para los dirigentes de partidos polticos y miembros de los poderes del Estado (que no utilizan el transporte pblico) se torn spera y violenta. Buses mal diseados, paraderos mal ubicados, alto valor del pasaje y una psima frecuencia de los recorridos son la tortura diaria que sufren los pasajeros.

Con el Transantiago aumentaron los codazos y empujones en el transporte pblico, pues al fallar la frecuencia las aglomeraciones son multitudinarias. Abordar un bus se transform en una batalla. Situacin que prontamente se traslad al Metro. Cualquier pasajero se da cuenta que el uso del Transantiago causa estrs, estimula el mal genio y provoca accidentes.

El descriterio de los choferes y la codicia de los empresarios microbuseros son de antologa. Por su parte, las autoridades actan con una lenidad sorprendente ante los abusos e infracciones del Transantiago, al que incluso subvencionan con cientos de millones de pesos. Los usuarios deben pagar no slo un alto pasaje por un servicio horroroso y fraudulento, sino que adems, con sus impuestos, deben subvencionar a quienes los someten diariamente a una tortura fsica y sicolgica. Es decir, choferes y empresarios.

Si bien es cierto que los inescrupulosos dueos de las empresas que conforman el Transantiago mantienen a los choferes en condiciones de trabajo deplorables, el ochenta por ciento (o poco ms) de los choferes se comportan como bestias, delinquiendo mientras conducen, sobre todo quienes tienen a cargo los siniestros buses-oruga.

Los delitos abundan: abren y cierran las puertas con los vehculos en movimiento, no respetan los paraderos, pasndolos de largo y dejando a la gente botada muchas veces durante horas. Cierran las puertas antes de que baje la gente, provocando daos a coches con bebs y lesiones a ms de algn pasajero. Hablan por celular y escuchan msica, descuidando la conduccin, dan frenazos, etc.

En los recorridos 200 (que cruzan Recoleta e Independencia), los choferes, absurdamente, en una actitud fuera de todo sentido comn, no abren la segunda puerta para que desciendan los pasajeros aunque el bus vaya repleto y no se pueda acceder a las dems puertas. En resumen, hacen lo que les viene en gana a vista y paciencia de las autoridades.

De todas las torturas, la peor es la falta de frecuencia, ordenada por los empresarios y asumida por los choferes con descaro. Estos conductores, debido a un problema cultural y de educacin, no son capaces de entender que el hecho de ser abusados por sus jefes no les da derecho para que ellos abusen con los pasajeros. Del estado de los micros ni hablar, parece que la mantencin la hiciese el doctor Mortis o Frankenstein.

Cmplices del Transantiago son sin duda los parlamentarios, que, como se lo pasan machucando el membrillo, hacen la vista gorda ante el desastre y no legislan para acabar con el martirio de los usuarios. Menos an hace algo el gobierno, que vive en jauja mientras en la capital de Chile se sigue delinquiendo con licencia de conducir.

http://opinion.cooperativa.cl/opinion/politica/transantiago-delitos-con-licencia-de-conducir/2016-12-08/120611.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter