Portada :: Opinin :: J. Petras
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-12-2016

El legado estructural de las democracias capitalistas
Las promesas rotas de los presidentes de Estados Unidos

James Petras
Rebelin

Traducido para Rebelin por Paco Muoz de Bustillo


En los ltimos tiempos, y probablemente desde el establecimiento del sufragio universal, los presidentes electos han violado o roto sistemticamente sus promesas al electorado.

Este artculo empieza recordando las promesas del presidente saliente, Barack Obama y del presidente electo, Donald Trump. Luego examinaremos las razones por las cuales la retrica populista y las promesas de paz y democracia que siempre se escuchan en las campaas se abandonan en cuanto el ganador nombra los miembros de su gabinete, comprometidos con polticas dictadas por las lites, militaristas y autoritarias, muy lejos de las expectativas de los electores.

Obama: Estilo y sustancia

Barack Obama, como todos los demagogos, prometi a los votantes estadounidenses que pondra fin a la ocupacin militar de Irak, cerrara el campo de concentracin de Guantnamo, acabara con la tortura y el secretismo, defendera las libertades civiles, protegera a los poseedores de hipotecas estafados por los banqueros de Wall Street, aprobara una verdadera reforma de la sanidad y elaborara un procedimiento para que los trabajadores inmigrantes indocumentados y sus familias pudieran acceder a la ciudadana.

Por encima de todo, Obama promocion la idea de que era el histrico presidente afroamericano encargado de la tarea de cumplir las promesas de la revolucin de los derechos civiles. Obama se dirigi a los activistas de los derechos humanos y civiles y les prometi poner fin a la violencia racial y la desigualdad. Prometi acabar con las violaciones de las libertades individuales por parte del Estado.

El histrico presidente negro: Una cantidad de promesas rotas sin precedente

Todos los presidentes, en mayor o menor grado, han quebrado sus compromisos electorales. Pero Barack Obama ha roto en sus dos mandatos ms promesas y de mayor calado que cualquiera de sus predecesores. Su administracin tena por costumbre realizar promesas a sus seguidores para luego revisarlas inmediatamente y dar marcha atrs. Cada una de sus promesas de reforma social, atencin sanitaria y poltica exterior basada en la diplomacia y el respeto solo sirvieron de preludio a la imposicin de nuevas polticas ms regresivas y nuevas guerras.

Su record es evidente: durante los ocho aos de su presidencia, Obama rebaj las expectativas de todas las circunscripciones populares a las que cortej y sedujo durante las campaas. Nueve de cada diez estadounidenses negros votaron por Obama en ambas campaas! A pesar del abrumador apoyo de los afroamericanos, aument la desigualdad de ingresos entre trabajadores blancos y negros, aument la violencia policial letal contra afroamericanos y se multiplicaron los ataques de paramilitares blancos, incluyendo la quema de iglesias afroamericanas. Los afroamericanos acusados de delitos no violentos relacionados con las drogas (traficantes y consumidores) han sido encarcelados a un ritmo mucho mayor que sus homnimos blancos, mientras las gigantescas lites farmacuticas y los mdicos que prescriben narcticos que estimulan la adiccin a los opiceos recaudaban unos beneficios cada vez mayores con total impunidad.

Obama continu o comenz siete guerras y docenas de operaciones violentas clandestinas, superando a su predecesor, el presidente George Bush hijo. Sus guerras provocaron la mayor cifra conjunta de africanos, rabes, asiticos meridionales y europeos orientales desposedos, heridos y asesinados de la historia mundial.

Obama transfiri 2 billones de dlares del Tesoro estadounidense para rescatar dos docenas de bancos de Wall Street, que a continuacin siguieron ejecutando las hipotecas de 3 millones de viviendas de la clase trabajadora, en oposicin a su retrica de campaa.

Las principales corporaciones multinacionales consiguieron ocultar ms de 2 billones de dlares de beneficios en parasos fiscales del extranjero. El presidente articul en alguna ocasin una crtica retrica edulcorada contra los evasores de impuestos de las grandes corporaciones mientras segua fiscalizando a los sobrecargados trabajadores, cuyos niveles de vida no paraban de caer.

Los militaristas corrompieron la administracin Obama al completo hasta un punto no visto desde que los belicistas Harry Truman y Winston Churchill iniciaron cnicamente la Guerra Fra.

Obama practic la poltica de rodear a Rusia de bases militares de EE.UU. y la OTAN asentadas por doquier, de los nuevos satlites blticos estadounidenses a los Balcanes, del Mediterrneo al Cucaso.

El rgimen Obama financi los golpes de Estado violentos y las iniciativas sangrientas de cambio de rgimen en Ucrania, Siria, Somalia, Libia, Honduras y Yemen, con resultados devastadores para millones de personas desplazadas y destituidas. Ningn otro seor de la guerra, pasado o presente, puede igualar la miseria y el caos sembrados por el rgimen de Obama.

 El don de lenguas de Obama

Obama, siempre camalenico, hablaba con diferentes acentos y cadencias a las diferentes audiencias: a los jvenes les hablaba en la jerga juvenil, se comunicaba con raperos, estrellas del baloncesto y del bisbol y famosos del cine. Con las damas negras que asisten a la iglesia, este graduado de la elitista academia Panahou y la Escuela de Derecho de Harvard, nacido y criado en Honolulu, adoptaba un acento baptista sureo, completamente ajeno a la forma de hablar de su madre y su abuela. Cuando se diriga a los sofisticados peluqueros de perros de Chicago y a sus seguidores del sector de las finanzas, volva a hablar con una seriedad profunda bien modulada.

Su lenguaje estaba lleno de eufemismos: el famoso pivote hacia Asia supona un agresivo y peligroso cerco martimo y areo a China, con la intencin de paralizar la mayor economa asitica.

Mientras hablaba de proteccin al medio ambiente y derechos de los trabajadores, presionaba para lograr el Acuerdo Transpacfico de libre comercio que otorga a las corporaciones multinacionales el poder de devorar los derechos laborales o las regulaciones ambientales.

Tambin haba prometido con tono firme proteger el acceso de los nativos americanos a sus tierras tradicionales, sus fuentes de agua y sus lugares culturales, comunitarios y religiosos. En la prctica, protegi los grandes proyectos de gasoductos y oleoductos que invadieron las tierras indgenas con una brutal polica militarizada y guardias de seguridad privados, que golpearon y encarcelaban a los activistas por la justicia social y amenazaron a los periodistas.

Obama ha reforzado los existentes operativos de vigilancia de la polica estatal a pesar de que violaban derechos constitucionales y ha impuesto una ampliacin del control policial, especialmente contra los denunciantes de abusos (wistleblowers). Al mando de una de las administraciones ms hermticas de la historia, es el presidente que ha perseguido, destruido y encarcelado ms funcionarios heroicos, por el delito de sacar a la luz delitos del Estado contra la ciudadana. Ha hecho ostentacin de las leyes federales que garantizan la proteccin de dichos denunciantes mientras aterrorizaba al sector pblico, desmoralizando a lo mejor de nuestros funcionarios.

Donald Trump: Promesas electorales y traiciones poselectorales

Decidido a superar las promesas rotas del presidente Obama, el presidente electo Trump rpidamente renunci a su campaa retrica de drenar la cinaga de Washington y abraz a sus acrrimos enemigos con el fervor de una cortesana experta. Los polticos republicanos tradicionales, empresarios y ocupantes de Wall Street, inicialmente opuestos a Donald, se han subido al carro y se han lanzado a sus brazos.

Trump ya ha roto las principales promesas que realiz en campaa a sus electores. Al tiempo que anunciaba que no encarcelar a Hillary Clinton por sus actividades relacionadas con la Fundacin Clinton cuando estaba en el poder, ha alabado su valor e integridad. Despus de ser elegido, incluso ha condescendido con el antiguo presidente Bill Clinton, el del escndalo sexual del despacho oval. Puede que Trump haya cambiado de opinin respecto a la corrupcin y los delitos de los Clinton, pero su masa de seguidores no lo ha hecho.

Trump alab pblicamente a Hillary Clinton a cambio de su decisin inicial de no enfrentarse a su victoria y transicin electoral. Sin embargo, su utilizacin de la candidata del Partido Verde Jill Stein para oponerse al conteo electoral y las acusaciones de la CIA y el Partido demcrata de la conspiracin Rusia-Trump-FBI para influir en la campaa puede forzarle a revisar su decisin cuando de la cinaga parecer surgir maniobras para dar un golpe de Estado palaciego.

Ha continuado con sus negocios privados, a los que prometi renunciar, para consternacin de sus leales activistas de base.

Con la eleccin de los principales miembros de su gabinete, Trump ha lanzado seales contrapuestas: rompi sus promesas respecto a sus polticas econmica, diplomtica y exterior al nombrar o considerar el nombramiento de varios polticos representativos del ala republicana ms convencional para ocupar puestos importantes, incluyendo a un vocal crtico como representante ante la ONU. El ala mayoritaria de los republicanos despreciaba a la masa electoral que apoyaba a Trump. Sin embargo, Pero tambin se ha rodeado de consejeros delegados del sector empresarial ms orientados al mercado y menos militaristas que los tpicos polticos del establishment demcrata y republicano.

Tambin ha mantenido su promesa electoral de proteger el comercio y la industria estadounidenses, favoreciendo una poltica comercial con Rusia y pretendiendo negociar acuerdos de comercio ms ventajosos con el presidente chino. Ha anunciado el nombramiento del consejero delegado de Exxon, Rex Tillerson, como secretario de Estado, una decisin claramente encaminada a finalizar las sanciones contra Rusia, que habran cerrado las puertas de ese enorme mercado a las empresas y los gigantes de la energa estadounidenses.

Ha apelado directamente a la masa claramente partidaria de Israel, prometiendo hacer pedazos el acuerdo nuclear con Irn, muy impopular entre los judos estadounidenses e israeles militantes. A pesar de decir que era el peor acuerdo de la historia de EE.UU., parece haber dado el visto bueno a los intereses de las grandes compaas de gas y petrleo, encantadas de firmar contratos multimillonarios con Tehern, y al gigante aeroespacial Boeing para que venda una nueva flota de aviones de pasajeros a Irn.

La demagogia electoral no es solo el triste patrimonio de Obama. La quiebra de las promesas es la tnica dominante de todos los presidentes demcratas y republicanos. El engao y el lenguaje populista falso son moneda corriente porque es lo que exige la democracia capitalista a sus representantes polticos.

Las bases estructurales de la democracia capitalista

En las democracias capitalistas, los presidentes simulan dirigirse al verdadero pueblo mientras trabajan hbilmente a favor de los intereses de los grandes capitalistas y banqueros.

Cuando la democracia capitalista se ve amenazada y desacreditada, entra en accin la bsqueda de demagogos populistas. Cuando los activistas por la paz y la justicia social organizaban manifestaciones masivas contra los bancos lideradas por el movimiento Occupy Wall Street, los banqueros echaron mano del primer presidente negro de EE.UU para desviar la indignacin de los propietarios de viviendas desahuciados, engaar a los estudiantes blancos, tomar el pelo a los votantes latinos, cautivar a las devotas negras y conducir a todos ellos a los brazos corrompidos del partido demcrata.

Cuando la economa oblig a millones de personas a aceptar trabajos mal pagados y sin futuro y a disminuir su nivel de vida, cuando la globalizacin empobreci a pequeos y medianos empresarios y tenderos locales, apareci en escena un multimillonario bocazas rey de los casinos para ladrar su hipcrita retrica populista denunciando a la Sra. secretaria Hillary Clinton por sus lazos carnales con Wall Street. Y result elegido presidente de los Estados Unidos!

En otras palabras, cuando el capitalismo entra en crisis, los demagogos salen de debajo de las piedras.

Extravagantes capitalistas demagogos reemplazan a los tpicos mentirosos transmisores de polticas electorales corruptas. La demagogia de Obama y de Trump gan a los discursos aburridos de Hillary Clinton y Mitt Romney. Independientemente de lo estrafalarias que sean sus mentiras, Hillary y Mitt no fueron capaces de atrapar la imaginacin de los votantes. Las democracias capitalistas se han hecho ms frgiles cuando las crisis econmicas han arraigado y las recuperaciones son breves y dbiles. El ascenso creciente de demagogos presidenciales, de Obama a Trump, refleja el rechazo de las lites capitalistas a compartir cualquier ganancia de productividad con los trabajadores o a pagar impuestos sobre los beneficios que les reportan sus empresas en el extranjero para as aliviar la carga fiscal sobre los asalariados, o de invertir en una economa productiva que proporcione empleo a trabajadores bien pagados en lugar de participar en la especulacin.

La democracia capitalista ya no puede engaar a los votantes. La mitad de ellos se abstienen de un proceso que no refleja sus intereses. Y la mitad de los votantes reales rechazan a los polticos tradicionales. Para retener una mnima apariencia de legitimidad electoral y permitir que los capitalistas continen su gobierno, los demagogos tienen que reemplazar a los polticos averiados que se han prostituido demasiado abiertamente y con demasiada frecuencia.

Ms del 80 por ciento de los votantes saben que sus votos no tienen ningn impacto en las decisiones polticas relacionadas con la guerra y la paz, las desigualdades internas y la distribucin de la renta: los asuntos que realmente importan.

El capitalismo ya no es capaz de seguir reproducindose mediante una maquinaria electoral falsa. Si no fuera por la predecible aparicin de novedades, como el primer presidente negro Obama o el famoso presentador Trump para ocupar la Casa Blanca gracias a un voto de protesta masivo, decenas de millones de abstencionistas y votantes descontentos podran llenar las calles, echar a patadas a los lderes sindicales impostores que hablan solo por el 7 por ciento de los asalariados y rechazar de plano a los dos partidos polticos unidos como ua y carne al servicio de la lite del 1 por ciento.

Conclusin

Imaginemos que los demagogos capitalistas finalmente pierden su atractivo para las masas por causa de sus repetidas promesas incumplidas. Supongamos que se produce un regreso temporal a los charlatanes polticos insulsos, responsables y cotidianos, cuando se agote este llamado ciclo de outsiders. El descontento de las masas no desaparecer. A medida que crezcan la crisis econmica y las desigualdades, ser inevitable que se produzcan estallidos pblicos extra-parlamentarios. Estas explosiones instalarn el miedo y la incertidumbre entre los banqueros, los especuladores y los fabricantes multimillonarios de dispositivos electrnicos. La tan cacareada arquitectura de Silicon Valley se derrumbar como castillos de arena. Puede que la clase capitalista tenga que cambiar las urnas por las balas. Podrn confiar su riqueza y su estatus en las manos de miles de soldados y policas a quienes se les ordene rodear y disparar a millones de sus compatriotas trabajadores? O ya estn soando con robots?

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter