Portada :: frica
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-12-2016

El "Observatori del Deute en la Globalitzaci" publica el informe "Colonialismo energtico: el acaparamiento del gas de la UE en Argelia"
La UE prioriza los intereses de las corporaciones por encima de los derechos humanos en Argelia

Gladys Martnez Lpez
Diagonal


Argelia es un socio clave para la UE. El gas natural es un tema estratgico: Argelia es un importante proveedor de Europa, mientras que Europa es, con mucho, el mayor cliente de Argelia, declaraba el presidente de la Comisin Europea, Jos Manuel Duro Barroso, en el ao 2013, durante la firma del Memorndum de Entendimiento para la cooperacin entre la UE y Argelia en materia de petrleo y gas.

Pero qu significan estos y otros acuerdos para el pueblo argelino? Dnde quedan los derechos humanos, las libertades polticas, el medio ambiente, el desarrollo econmico y social del pas? El Observatori del Deute en la Globalitzaci publica hoy el informe Colonialismo energtico: el acaparamiento del gas de la UE en Argelia, en el que denuncia una vez ms que la UE prioriza los intereses de las corporaciones de combustibles fsiles y la adquisicin de las reservas argelinas de gas natural, por encima de los derechos humanos o la soberana del pueblo.

Y es que el sector argelino de hidrocarburos representa aproximadamente el 60% de los ingresos presupuestarios del pas, casi el 30% del PIB y ms del 97% de los ingresos por exportacin. Sin embargo, esto no se ve traducido en una mejora de las condiciones sociales de la poblacin, que se ve excluida de la toma de decisiones y los beneficios son reservados para la lite del rgimen, en un contexto de alta corrupcin, bajsimos niveles de transparencia, una elevada represin y procesos electorales fraudulentos, a lo que se suma la enorme dependencia del pas de las exportaciones energticas en un contexto de desindustrializacin y falta de inters por desarrollar la potencia agrcola del pas.

Pero en los ltimos aos y dcadas la Unin Europea ha ido reforzando sus relaciones gassticas con Argelia, que es la tercera fuente de importaciones de gas de la unin. Debido a los problemas geopolticos que le producen la alta dependencia del gas ruso, por la guerra civil en Ucrania y los repuntes de conflicto entre Ucrania y Rusia por el paso del gas, la UE intenta buscar alternativas a ese gas de proveniencia rusa, y para ello Argelia es uno de los socios estratgios, explica a Diagonal Alfons Prez, uno de los autores del informe.

ODG

Ya durante la guerra civil que asol Argelia en los aos 90 se abri un nuevo gasoducto para suministrar a la UE atravesando Espaa y Portugal, y multinacionales como BP, Total y Arco firmaron contratos energticos con Argelia, obviando las normativas en materia de derechos humanos. La UE considera Argelia socio estratgico y estable. Lo de estable es relativo porque las relaciones de importacin-exportacin de hidrocarburos se establecen con gobiernos no democrticos. La estabilidad no tiene que ver con la democracia, sino que, en este caso, el Gobierno de Bouteflika es estable porque le ofrece a la UE lo que necesita en materia energtica, aade Prez. Los intereses espaoles

Los pases europeos reciben ms del 90% de las exportaciones de gas de Argelia, siendo Espaa el principal receptor, con un 34% de esas exportaciones. Y para Espaa, Argelia es el principal proveedor de gas, ya que representa el 60% de las importaciones. As, son Gas Natural Fenosa, Iberdrola y Endesa las principales multinacionales espaolas beneficiadas por los acuerdos con el pas vecino, a travs de contratos opacos y que no se hacen pblicos. Actualmente, dos gasoductos unen Argelia con Espaa, y el Estado espaol dispone de siete plantas de regasificacin que transforman el gas licuado que llega por barco a los diferentes puertos en gas en estado gaseoso.

El Estado espaol es el cuarto en el mundo en capacidad de regasificacin. En la poca de pelotazos hubo tambin un pelotazo en plantas de regasificacin, pero nunca se han llegado a utilizar demasiado. El nico problema es que no est bien conectada con los Estados miembro. Por ello, indica Alfons Prez, se est produciendo una intensificacin de las relaciones gassticas que ayude a esa interconexin. Una de las consecuencias es el Midcat, el gasoducto que pretende conectar la poblacin catalana de Hostalric con la francesa de Le Perthus, y que ha encontrado una fuerte oposicin en Catalua por sus fuertes impactos ambientales. Aunque un tramo del proyecto se encuentra construido, su puesta en funcionamiento se encuentra paralizada desde 2012, aunque se considera estratgico para los planes gassticos de la UE como pieza estratgica para completar la ruta ibrica del gas argelino, indica el informe del ODG.

Lucha contra el fracking

Adems de ser el sexto pas en exportaciones de gas del mundo, Argelia es el tercero en reservas de gas de esquisto, que extrae mediante la tcnica de la fractura hidrulica o fracking a travs de numerosos yacimientos, algo de lo que se aprovechan las empresas extranjeras. Una de ellas es la francesa Total, ya que Francia prohibi la utilizacin del fracking en su territorio por los evidentes perjuicios sobre el medio ambiente y el territorio pero lo est impulsando en su antigua colonia, segn se denuncia en el informe.

ODG

Las poblaciones ms perjudicadas, las del sur. Los pueblos del sur estn sometidos a la realidad del norte. Padecen lo que se conoce como la maldicin de la abundancia, pueblos ricos afectados por la explotacin de los recursos y daos ambientales, contina Prez. Con la intervencin de Total, el pueblo argelino se levant contra la intervencin extranjera, el expolio de recursos y la tcnica del fracking, peligrosas para sus escasos recursos hdricos, aade. Las revueltas se multiplicaron por numerosas ciudades entre enero y mayo de 2015, y a pesar de la represin, lograron finalmente que el tema pasara a primera lnea poltica y el Gobierno fren la explotacin de recursos no convencionales, pese a que esto siempre seguir en la agenda y la UE ejerce presin desde el exterior para que se exploten ms hidrocarburos.

Por ello, desde el ODG consideran imprescindible radicalizar la solidaridad entre las plataformas de defensa del territorio en el Estado espaol y vincularlas con esos pueblos que llevan mucho tiempo luchando, intentar conformar a nivel internacional un frente comn entre grupos de lucha contra el fracking que empuje hacia el abandono real del rgimen energtico fsil y nuclear, dice Alfons Prez.

Fuente: http://www.diagonalperiodico.net/global/32592-la-ue-y-la-colonizacion-energetica-argelia.html


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter