Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-12-2016

La Economa del Bien Comn
En busca de un nuevo paradigma econmico

Joan Ramn Sanchis
Nueva Revolucin


El fracaso del sistema comunista, al menos en su implantacin en los llamados pases del socialismo real, y el desengao del sistema capitalista con sus crisis econmicas y excesos de poder de mercado, abren la va a nuevos sistemas alternativos. La Socialdemocracia europea y la Tercera Va han sido intentos por buscar un nuevo paradigma econmico y social alternativo al comunismo y al capitalismo que han acabado en fracaso o que no han tenido el impacto suficiente. Por otra parte, dentro del propio sistema capitalista han surgido modelos que han intentado suavizar o paliar parte de los efectos devastadores del capitalismo como la Economa Social, el Tercer Sector, la Economa Solidaria, la Economa Sostenible, la Teora del Decrecimiento o la Responsabilidad Social Empresarial, entre otros. Los efectos de todos estos modelos han sido parciales y locales, de manera que no han resuelto las graves contradicciones que genera el sistema capitalista y las desigualdades econmicas y sociales han seguido aumentando de manera constante a lo largo del tiempo. El Estado del Bienestar, uno de los mayores logros sociales en Europa, se est desmantelando a pasos agigantados, mientras las grandes corporaciones financieras internacionales siguen ganando poder de mercado y tambin poltico.

Ante el panorama descrito, se hace necesario encontrar un nuevo modelo econmico y social alternativo al capitalismo, que a la vez sea capaz de garantizar la democracia y la libertad. Quien est contra el capitalismo, no ha de estar necesariamente a favor del comunismo. La crisis del 2008 ha tenido de positivo que ha abierto nuevas posibilidades de economa crtica y alternativa en la sociedad, rompiendo as el modelo neoliberal de pensamiento nico. Los movimientos de protesta como el 15M han favorecido cambios sociales y econmicos, de manera que la sociedad civil est ofreciendo alternativas viables a los problemas del capitalismo. El uso de las redes sociales y de las tecnologas de la informacin y la comunicacin ha ayudado a implementar nuevas formas econmicas ms justas, equitativas y solidarias como la economa colaborativa, la economa circular y la banca tica y social, entre otras. Hay, por tanto, un movimiento de protesta anticapitalista que se est traduciendo en acciones reales concretas y viables, pero que a la vez estn en peligro de ser absorbidas por el capitalismo corporativo y financiero, como ya ha sucedido en otros momentos histricos. La economa colaborativa puede acabar en manos de las grandes empresas tecnolgicas y las finanzas ticas y solidarias en manos de los grandes grupos bancarios internacionales.

Para impedir que esto suceda, sera necesario consolidar un modelo econmico y social alternativo slido y aglutinador de todas estas tendencias. El socilogo y activista poltico austraco Christian Felber publica en el ao 2008 el libro Nuevos valores para la economa, en el que plantea las bases para un sistema alternativo al capitalismo y al comunismo; y con el apoyo de un grupo de empresarios austracos es capaz de describir un nuevo modelo econmico y social denominado Economa del Bien Comn (EBC) y que publica en un libro en el ao 2010. El movimiento comienza a andar el 1 de octubre de 2010 y un ao despus (el 5 de octubre de 2011), se presentan los resultados correspondientes a los balances del bien comn de las primeras 100 empresas pioneras. Los principios legales de la EBC residen en las Constituciones o leyes bsicas de los Estados, donde se destaca que la actividad econmica ha de servir los intereses generales y el bien comn o bien pblico. Esto significa que el fin ltimo de la EBC es el de hacer que se cumpla el principio del bien comn y el inters general recogido en la Constitucin. En la actualidad, el movimiento de la EBC est implantado en Europa, Amrica del Norte y Latinoamrica y en cerca de 2 mil empresas de unos 30 pases.

Los valores de la EBC son los principios bsicos y universales de los derechos humanos: la dignidad humana, la solidaridad, la sostenibilidad ecolgica, la justicia social, la transparencia y la participacin democrtica. Segn este modelo, la economa ha de estar al servicio de las personas y el dinero y el capital no han de ser un fin en s mismo si no un instrumento. Para ello, las reglas de juego bsicas del capitalismo, esto es, el afn de lucro y la competencia, se han de sustituir por la contribucin al bien comn y la cooperacin. El fin ltimo ha de ser la felicidad de las personas, por lo que los indicadores clsicos de la economa, el Producto Interior Bruto (PIB) de los Estados y el Balance financiero de las empresas, ya no son tiles. La EBC propone como indicadores adecuados el Producto del Bien Comn (PBC) y el Balance del Bien Comn (BBC). El PBC sirve para medir el crecimiento de un pas, incluyendo dentro del mismo aspectos como la cohesin social, la solidaridad, la participacin, la calidad de la democracia, la poltica medioambiental, el justo reparto de los beneficios, la igualdad de gnero, la igualdad salarial, etc., valores que no recoge el PIB A nivel macroeconmico. La EBC propone que el crecimiento econmico no sea un fin en s mismo si no un medio para alcanzar los fines del bien comn, que son reducir la huella ecolgica y conseguir la sostenibilidad del territorio. Se proponen como medidas concretas la reduccin de la jornada laboral (entre 30 y 33 horas semanales), una cooperacin monetaria global para el comercio mundial, el uso de monedas regionales como complemento de la moneda nacional (para evitar la especulacin del dinero), la creacin de una zona del comercio justo (Zona del Bien Comn), la creacin de un Banco Central Democrtico controlado por la ciudadana, el establecimiento de lmites a los ingresos (mximo de 10 veces el salario mnimo) y los patrimonios y la aprobacin de ventajas legales para todas aquellas empresas que cumplan con los criterios del Balance del Bien Comn, entre otros aspectos. Tambin se propone completar la democracia representativa con la democracia directa y participativa, de manera que la ciudadana pueda participar de forma directa en las decisiones que les afectan y controlar tambin directamente a sus representantes polticos.

A nivel microeconmico, la EBC propone el Balance del Bien Comn (BBC) como el instrumento adecuado para medir el xito de una empresa. En este sentido, el xito empresarial ya no depende de su capacidad para generar beneficios econmicos y financieros, si no de su impacto social, esto es, del beneficio que la empresa puede generar en la sociedad y en general en sus grupos de inters. Para dar un paso ms all de la Responsabilidad Social Empresarial clsica, el movimiento de la EBC propone que el BBC cumpla con ocho metacriterios: universal, medible en puntos neutrales, comparable entre empresas, comprensible para todas las partes interesadas, pblico, auditado de forma externa, obligatorio y con consecuencias legales. Cuanto mejor el resultado, ms bajos los impuestos, aranceles, intereses, etc. segn el lema con tica al xito. El balance financiero de la empresa ser un instrumento para conseguir el beneficio social. La herramienta adecuada y necesaria para la realizacin del Balance del Bien Comn ser la Matriz del Bien Comn, a travs de la cual se consigue interrelacionar los valores universales de la dignidad humana, solidaridad, sostenibilidad ecolgica, justicia social y democracia con los grupos de inters o de contacto (empleados, proveedores, clientes, financiadores, soberana, generaciones futuras y naturaleza). Esto genera 17 valores de interseccin que a travs de su cuantificacin numrica (puntos obtenidos) permite medir el grado de aporte de la empresa al Bien Comn. Los 17 indicadores que incluye la Matriz son: gestin tica de los suministros, gestin tica de las finanzas, calidad del puesto de trabajo e igualdad, reparto justo del volumen de trabajo, promocin del comportamiento ecolgico de las personas empleadas, reparto justo de la renta, democracia interna y transparencia, venta tica, solidaridad con otras empresas, concepcin ecolgica de productos y servicios, concepcin social de productos y servicios, aumento de los estndares ecolgicos y sociales sectoriales, efecto social y significado del producto/servicio, aportacin a la comunidad, reduccin de efectos ecolgicos, minimizacin del reparto de ganancias a externos y transparencia social y participacin en la toma de decisiones. Adems, se valoran tambin una serie de criterios negativos, que lo que hacen es restar puntos, como el quebrantamiento o incumplimiento de las normas de trabajo de la OIT y de los derechos de las personas, productos indignos para el ser humano (armas, centrales nucleares, tecnologas genticas y bienes de lujo), suministro y cooperacin con empresas que lastiman la dignidad humana, compra hostil, patente defensiva, precio dumping, gran impacto medioambiental a ecosistemas, incumplimiento grave de especificaciones medioambientales, obsolescencia programada, remuneracin desigual a hombres y mujeres, reduccin de los puestos de trabajo o desplazamiento de la ubicacin pese a tener ganancias, filiales en parasos fiscales, inters de capital propio superior al 10%, no revelacin de todas las participaciones o filiales, impedimento de un comit de empresa y no publicacin de los flujos de filiales a lobbies.

Con toda esta informacin hemos querido dar a conocer un nuevo modelo econmico y social que surge al albor de la ltima crisis econmica (la iniciada en 2008) y que mediante una visin holstica, intenta integrar las diferentes acciones que desde una visin crtica y alternativa han ido surgiendo desde la propia sociedad civil (de abajo hacia arriba) durante los ltimos aos y como respuesta a los efectos de la crisis. La EBC representa un nuevo modelo alternativo al capitalismo que podra convertirse en el nuevo paradigma econmico a seguir. Sus principios, valores y normas no son nuevos, no inventa nada, si no que lo que hace es aprovechar los valores surgidos de la revolucin industrial del Siglo XIX y que durante ms de 100 aos han regido el funcionamiento de las empresas de la Economa Social y de las Cooperativas. Sin embargo, su aportacin, su valor aadido, es que lo hace desde un planteamiento global, que incluye tanto el mbito macro como micro de la economa, y desde un enfoque universal (mundial), por lo que se suma a los procesos de globalizacin pero desde una perspectiva positiva en favor de las personas y no del capital. Por tanto, la EBC puede ser la verdadera palanca del cambio econmico y social que tanto necesitamos.

No obstante, hemos de ser conscientes que se trata de un movimiento an incipiente, de apenas seis aos de vida, y de una implantacin todava muy limitada, lo que hace muy difcil una valoracin real de su grado de impacto y de repercusin. Adems, las dimensiones y variables que se proponen cuantificar tanto en el Producto del Bien Comn como en el Balance del Bien Comn son de muy difcil medicin. De hecho, el principal inconveniente de la EBC es la falta de indicadores sistemticos y contrastados para medir las variables que se proponen. Precisamente, esta es una de las principales preocupaciones de sus seguidores y de hecho el propio movimiento reconoce que se trata de un proceso abierto y dinmico, de manera que ste se ir concretando en la medida en que vaya avanzando. Tambin hemos de ser conscientes de que la EBC no plantea una revolucin en s mismo, si no que de hecho es un modelo que se implanta dentro de la economa de mercado, que no cuestiona el mercado, si no las reglas con que se rige el mercado (competencia y afn de lucro). Desde mi punto de vista, una de sus aportaciones ms destacadas es querer trasladar a las empresas de capitales los valores que rigen el comportamiento de las empresas sociales, premiando dicho comportamiento con ventajas legales. En este sentido, con la implantacin de la EBC se consigue que las empresas aumenten su compromiso con la sociedad en general y con cada uno de sus grupos de inters en particular. Por tanto, aunque no supone una revolucin en sentido global, s que plantea las bases para una revolucin a travs de pequeos pasos y avances, lo que puede ser precisamente una garanta para su xito. Valoremos pues en sus justos trminos este nuevo modelo y dmosle una oportunidad. No tenemos nada que perder pero s mucho que ganar.

Fuente: http://nuevarevolucion.es/la-economia-del-bien-comun-busca-nuevo-paradigma-economico/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter