Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-12-2016

El sindicalismo amarillo y la socialdemocracia ayudan al crecimiento del fascismo

Quim Boix
Rebelin


Algn lector puede considerar equivocado el ttulo de esta reflexin.

Lamento decirle que no acierta. Lo que dice la frase anterior est demostrado por la actividad del amarillismo sindical y de la socialdemocracia en los ltimos decenios.

Como fundador de muchos colectivos sindicales y veterano sindicalista, he comprobado que el fascismo se auto felicita (en realidad ha trabajado antes para hacer esto realidad) cada vez que un sindicato de clase se transforma, en la forma de actuar de su equipo dirigente, en un sindicato amarillo.

La socialdemocracia ayuda a lo anterior y adems crea confusin ideolgica, se llaman socialistas pero sus dirigentes son pro capitalistas, negando el anlisis marxista de la realidad mundial.

Los dirigentes socialdemcratas ya demostraron, en 1.949, su sumisin a los intereses del capitalismo, al ayudar a crear (a partir de una pequea parte de la FSM) la CIOSL (hoy CSI) para diferenciarse de la mayora de la FSM y no asumir las lgicas y coherentes (con las necesidades de la clase obrera mundial) posiciones anti colonialistas y anti imperialistas del sindicalismo de clase.

Corresponde aqu, para que no haya malos entendidos, definir qu es (para m, y creo que en general para todos los afiliados a la FSM) un sindicato amarillo.

El sindicalismo amarillo (el interclasista, el que se centra en realizar Pactos Sociales que frenen la capacidad de lucha de los explotados, el que apoya a la socialdemocracia) es el que no denuncia la existencia de la lucha de clases.

Puede hacerlo de muchas formas:

1) Olvidando de analizar la realidad econmica en la que interviene como sindicato;

2) Analizando el entorno en que acta sin reflexionar respecto el papel de cada clase social (explotadores y explotados, como resumen);

3) Considerando como problemas superiores la dificultades de funcionamiento colectivo de la sociedad, y proponiendo (como hace Syriza en Grecia) superar los problemas, que crea el capitalismo, con un entente interclasista;

4) Cambiando sus anteriores anlisis, como sindicato, para adaptarse a lo que le impone la clase social dominante (esto es lo que ha hecho CCOO en el estado espaol).

Nuestro enemigo de clase, los que han vivido siempre a expensas del trabajo de los dems (esclavistas, monarcas, dictadores, burgueses, etc.), sabe usar perfectamente la regla de divide y vencers. Se trata de dividir al enemigo. Ellos s que saben quin es su enemigo, los explotados, por ello invierten en intentar dividirnos.

El paradigma de ello que mejor conozco es el de CCOO, que se ha pasado de ser sindicato ejemplo para los honrados sindicalistas de Amrica Latina y de otros continentes, a ser uno de los sindicatos ms tiles para el capitalismo mundial. Por ello:

1) le financian para que pueda funcionar como sindicato aunque haya perdido y siga perdiendo decenas de miles de afiliados;

2) la justicia burguesa le absuelve a sus dirigentes de los casos de corrupcin demostrados;

3) le compran y corrompen a los dirigentes, que pasan (una vez prestados sus servicios al capital como sindicalistas amarillos) a jefes de personal, a altos cargos de las administraciones pblicas o de organismos internacionales como la OIT; etc.

El marxismo, que dot de clara ideologa al movimiento obrero y sindical, fue en la fundacin de CCOO su clara base ideolgica. Por ello CCOO, al igual que todos los sindicatos clasistas del planeta, us la realidad de la lucha de clases para ser parte de la vanguardia antifascista. Fue la principal organizacin de masas de las que ayudaron a acabar con la dictadura fascista de Francisco Franco. Hizo en esta lucha un gran y fundamental aporte ideolgico.

Hoy en demasiados barrios obreros del estado espaol (donde CCOO era un referente seguido como referencia y respetado en sus consejos para las elecciones polticas) la confusin ideolgica ha permitido al neofascismo del PP pasar a ser la fuerza poltica que recibe ms votos.

Igual sucede con el voto obrero en demasiados lugares de Europa que antes tenan tradicin de lucha anticapitalista.

Adems, los dirigentes de CCOO, y los dirigentes del sindicalismo amarillo liderado por la CSI, (bien orientados por la burguesa, que sigue dndoles generosas subvenciones), hacen hoy mejor la difusin del mensaje inter clasista (me refiero a mejor en el sentido de hacerlo con ms eficacia, para engaar a los asalariados) que la propia burguesa.

Basta con releer los documentos de los ltimos congresos de CCOO, y de la CSI, para comprobar que, en los cientos de pginas que ocupan dichos documentos, siempre se usa la expresin agentes sociales pero nunca clases sociales (que era la terminologa usada en CCOO cuando era un sindicato clasista).

Mi primera tarea como dirigente de CCOO (aos 60 del pasado siglo) fue dar clases de sindicalismo. Evidentemente estas disertaciones se basaban en explicar la existencia de la lucha de clases. Hoy ya no se usa esta terminologa. Prohibida de facto por la burguesa que financia a CCOO y a la CSI.

Consecuencia de todo lo anterior es la prdida, por la mayora de la clase obrera, de referentes en la lucha poltica. Y la incultura poltica ayuda al fascismo.

Al contrario, si la lucha sindical se hace con criterios clasistas ayuda a identificar al enemigo de la clase obrera y a sus organizaciones polticas (diversificadas para aparentar democracia, pero idnticas en el respeto a las leyes que imponen las multinacionales: ahora los Tratados de Libre Comercio que anulan la capacidad de decisin de los estados, tratados que apoyan todos los partidos pro capitalistas).

Los barrios obreros, desgraciadamente y como consecuencia lgica de lo antes explicado (a lo que hay que aadir el xito ligado a lo anterior- de la burguesa en ir deteriorando la calidad de la enseanza), hoy son cada vez los lugares donde ms crecen los votos (y no solo en Espaa, en toda Europa) a las opciones fascistas. La incultura poltica y tambin la sindical estn muy interrelacionadas, conllevan pensar que es suficiente cambiar a los protagonistas, sin tener en cuenta que lo que hay que cambiar son los programas, los contenidos de la propuesta poltica.

Los fascistas siempre han fomentado el inter clasismo. Siempre han extendido la ideologa que niega la lucha de clases (igual que los sindicatos amarillos y la socialdemocracia). Siempre han fomentado la incultura (no solo la poltica), por ello quemaban los libros, por ello promueven la televisin y los medios de comunicacin de masas sin contenidos culturales ni crticos.

Aqu est la gran coincidencia entre la socialdemocracia y los sindicatos amarillos con los fascistas. A unos y otros no les interesa que las personas seamos crticas.

S que la mayora de los afiliados a los sindicatos amarillos, al igual que los afiliados a la socialdemocracia, que actan de buena fe, no desean el auge del fascismo. Pero aceptan, como falso mal menor, no dividir a su sindicato o partido entre afiliados pro lucha de clases y afiliados pro interclasistas. Con ello, en nuestra realidad, dan mucha fuerza (cada da ms) al inter clasismo que usan los fascistas.

El nico futuro positivo de la vida poltica, de un planeta que ltimamente ve resucitar al fascismo, est en situar con claridad, y con su verdadero valor, la lucha de clases.

En mi opinin, aqu radica la gran tarea de la FSM, saber explicar la existencia de la lucha de clases y saber organizar a los explotados frente a su nico enemigo, el capital (que usa y financia al fascismo).

Realmente la FSM adems de ser la gran y nica organizacin mundial anti capitalista y anti imperialista, va a ser (est siendo ya) la imprescindible gran organizacin antifascista.

Animo a todos los antifascistas a entender este gran papel de la FSM.

 

Quim Boix, Secretario General de la UIS (Unin Internacional de Sindicatos) de Pensionistas y Jubilados (PyJ) de la FSM

http://www.wftucentral.org/?language=es

http://www.pensionistas.info/web/es

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter