Portada :: Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-12-2016

El chavismo, dueo de la calle

ngel Guerra Cabrera
Rebelin


El retiro de circulacin por el gobierno venezolano de los billetes de 100 bolvares y su sustitucin por unidades de mayor denominacin, de entre 500 y 20 mil bolvares era una necesidad apremiante. La alta tasa de inflacin inducida por la guerra econmica contra la Revolucin Bolivariana y la abrupta y prolongada cada de los ingresos petroleros lo exiga, con el propsito de facilitar y racionalizar la circulacin monetaria. No menos importante, asestar un castigo contundente a los especuladores, que con esta medida han perdido miles de millones de bolvares al no poder canjearlos, o porque no tienen modo de justificar legalmente su posesin, o por haberles sido confiscados sin poder aclarar su procedencia.

Es el caso, por ejemplo, de cientos de ilegales casas de cambio toleradas y estimuladas por Bogot en la fronteriza ciudad colombiana de Ccuta, donde ha existido durante aos una boyante maquinaria de desmonetizacin del bolvar que haba causado hasta ahora una autntica sangra a la economa venezolana.

Sin embargo, el canje de los billetes y la puesta en circulacin de las nuevas unidades ha sufrido un retraso de das porque una de las casas de moneda contratadas para imprimirlos no cumpli el plazo pactado. Pero, aun as, cuando ya estuvieron listos lotes de billetes, los aviones rentados para su traslado se negaron a transportarlos a Venezuela. El gobierno venezolano ha explicado puntualmente que su Casa de Moneda no poda acometer la impresin de los billetes en el momento necesario porque requera de modificaciones tecnolgicas, que solo estarn listas ms adelante, lo que exigi acudir a fabricantes fuera del pas.

Pero al depender de una empresa estadounidense para imprimir y transportar el dinero, otra vez se hizo presente la guerra econmica, respaldada por bancos privados en Venezuela, que tambin han retrasado la entrega de las unidades monetarias. La suma de estos factores ha causado malestar en sectores populares que quedaron momentneamente sin poder comprar artculos de primera necesidad, situacin aprovechada por grupos de choque de la oposicin que intentaron crear cien focos de violencia vandlica en el pas, otra vez con el nimo de provocar la anhelada intervencin extranjera. No lo consiguieron ms que parcialmente en tres lugares y de nuevo quedaron en la picota pblica. Por que el pueblo venezolano, aun los opositores, rechaza los mtodos violentos y la permanente confrontacin con el gobierno de los cabecillas de oposicin.

Prueba de ello es que a un ao de ganar la mayora en la Asamblea Nacional, los adversarios no han sido capaces de capitalizar a su favor los enormes problemas econmicos y polticos que, unidos a errores acumulados, ha enfrentado el chavismo en 2016, el ms difcil desde que llegara al gobierno en 1999. Por el contrario, quienes votaron a la oposicin en espera de mejoras econmicas, han visto con indignacin cmo no solo no propona una sola medida para lograrlo sino que rechazaba ferozmente razonables iniciativas del gobierno sobre el tema. Por su parte, la militancia opositora est totalmente desalentada por las continuas peleas entre sus dirigentes; en los ltimos tiempos por que al verse forzados al dilogo con el gobierno, todos se critican entre s por haberlo aceptado.

Mientras, el presidente Maduro y su equipo no han perdido un minuto para reencausar el proceso revolucionario, gestar poder popular en la base, atacar la guerra y los problemas econmicos con energa, proteger a los sectores populares y mantener y fortalecer planes sociales como la Gran Misin Vivienda, que ya ha construido ms de tres millones de unidades.

De igual forma, Caracas ha mantenido una activa poltica exterior a cargo de esa mujer extraordinaria que es la canciller Delcy Rodrguez, quien acaba de dar una batalla que puso muy en alto la dignidad de Venezuela ante los ilegales intentos de expulsar a su pas del MERCOSUR de los gobiernos derechistas de Argentina, Brasil y Paraguay y la conducta cmplice del canciller de Uruguay, que ha levantado una lluvia de crticas dentro del Frente Amplio.

No es por ello gratuito el fuerte apoyo del chavismo al gobierno de Maduro, que hace una semana ha vuelto a inundar las avenidas de Caracas y demostrado su creciente msculo poltico ante una cpula opositora cada vez ms enajenada e inepta por su odio al pueblo, su servilismo ante Washington y su descocada aspiracin de borrar de la faz de la tierra a Hugo Chvez y sus legiones de seguidores.

Twitter:@aguerraguerra



Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter