Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-12-2016

Estados Unidos, sus aliados y la guerra sucia contra Irn

Pablo Jofr Leal
Rebelin


Tras la firma del Plan Integral de Accin Conjunta JCPOA por sus siglas en ingls acordado en Suiza en julio del ao 2015 entre el G5+ 1 conformado por Rusia, China, Estados Unidos, Gran Bretaa, Francia y Alemania y como contraparte a la Repblica Islmica de Irn-, este ltimo pas, que ha cumplido cada uno de los puntos de dicho acuerdo, sufre una guerra sucia a travs de la presin, intensificacin y prrroga de las sanciones polticas y econmicas del gobierno de Estados Unidos.

Washington incumple as sus compromisos internacionales de la mano de un Congreso dominado, mayoritariamente, por el sector belicista del establishment poltico estadounidense. Esto, en las postrimeras del gobierno del demcrata Barack Hussein Obama, que ha sido incapaz de cumplir lo sealado ante sus socios occidentales: vetaremos cualquier decisin del Congreso Estadounidense destinado a imponer o prorrogar sanciones contra Irn tras la firma de los acuerdos nucleares. Si bien el presidente de Estados Unidos se neg a firmar una renovacin de las sanciones contra Irn, impulsadas por un Congreso con mayora republicana, an as se convirti en Ley por una clusula constitucional al no ejercer el veto presidencial prometido.

Washington y sus continuas violaciones

Un comunicado de la Casa Blanca emitido el mismo da 15 de diciembre de 2016, cuando el Congreso prorrog las sanciones contra Irn por diez aos, seal: la administracin del gobierno estadounidense tiene y contina utilizando, todos los medios necesarios para renunciar a las sanciones pertinentes levantadas como parte del acuerdo nuclear. Una declaracin voluntarista y diplomtica, pero sin fuerza ninguna con un Obama que tiene ms de la mitad de su cuerpo fuera de la Casa Blanca, que acta como un poltico a punto de jubilar y se dedica a proferir palabras de buena crianza.

Para el gobierno iran esta renovacin de las sanciones estadounidenses contra el pas viola el acuerdo firmado el ao 2015 y la reaccin ante esta medida de presin e incumplimiento de los compromisos implica la necesidad de tomar medidas. As lo expres el mandatario de la nacin persa, Hasan Rohani, quien orden a la organizacin de la Energa Atmica de Irn OEAI que trabajara en el diseo y produccin de un propulsor nuclear para usarlo en el transporte martimo, as como estudiar en el ms breve plazo posible tres meses el combustible nuclear que requiere. Unida a esta decisin, el gobierno iran presentar una queja legal frente a la contravencin estadounidense de los acuerdos del JCPOA.

La Repblica Islmica de Irn es plenamente consciente de las dificultades que enfrenta en sus relaciones con Estados Unidos, sobre todo si recordamos que uno de los ejemplos ms ilustrativos de la injerencia de Washington y con ello el comienzo de una Guerra Sucia que ha costado miles de muertos y daos econmicos contra un pas, comienza justamente con Irn el ao 1953. Ese ao la CIA, en alianza con el MI6 de Gran Bretaa, derrocaron al gobierno democrtico de Mohamed Mosadegh. Una accin impulsada por la decisin soberana de Irn en marzo del ao 1951 de nacionalizar su industria petrolera, dando por terminado el monopolio ejercido por el consorcio Anglo Iranian Oil antecedente de la British Petroleum -. Durante un par de aos Irn fue atacada en todas las esferas: un bloqueo naval britnico y sanciones econmicas internacionales entre las principales maniobras de un do que daba sus primeros pasos como agentes desestabilizadores, promotores de Golpes de Estado e impulsores de genocidios, frente a gobiernos y pueblos que no les eran afines en el marco de una Guerra Fra donde la mayor cantidad de muertos, heridos y destruccin los ponan los pueblos y sociedades que buscaban su propio camino de desarrollo.

Despus de que el presidente estadounidense Eisenhower asumiera el poder el ao1953, la CIA accedi a la splica intervencionista britnica, que tuvo un primer fracaso obligando a la familia Pahlev a huir a Italia tras fallar la peticin de renuncia de Mosadegh por la negativa de millones de iranes que salieron a las calles de a defender el gobierno. La CIA intensific su accionar y mediante el soborno y la accin directa desat la violencia en las calles de Tehern. Mosadegh en agosto del ao 1953 fue finalmente derrocado, permitiendo la reinstalacin del rgimen monrquico que con brutalidad y represin gobern hasta su definitivo derrocamiento por el triunfo de la revolucin del ao 1979.

El ao 1980 Washington, en su decisin de derrocar al gobierno revolucionario establecido el ao 1979, promueve una guerra de agresin contra la Repblica Islmica de Irn impulsando reivindicaciones territoriales por parte del dictador iraqu Sadam Hussein. Esta Guerra impuesta tambin conocida como Guerra Santa se inicia tras la decisin de Bagdad que acta bajo el beneplcito occidental de invertir lo que era la delimitacin de fronteras entre ambos Estados establecida en los denominados acuerdos de Argel del ao 1975, con la idea de conseguir la anexin de la regin de Arvand Rd, que desemboca en el Golfo Prsico. Las fuerzas iraques en septiembre del ao 1980 con 200 mil soldados, 2 mil tanques y 450 aviones ataca Irn por la Provincia de Juzestn, con la creencia que el Irn post revolucionario estaba debilitado y que el apoyo occidental sera suficiente. Hussein us armas qumicas, que no merecieron la sancin internacional debido al veto estadounidense en el seno del Consejo de Seguridad. La joven Repblica Islmica de Irn detuvo el avance iraqu, los expuls del pas y el conflicto continu hasta el ao 1988 con un gran costo en vidas humanas y materiales.

Estados unidos nunca le ha perdonado a Irn que no siguiera siendo el gendarme de las polticas imperialistas en Oriente Medio y Asia Central. Desde el principio de su fundacin en 1979, el sistema de la Repblica Islmica de Irn siempre ha estado expuesto a las conspiraciones del sistema hegemnico encabezado por Estados Unidos. En una interesante resea de IRIB se consigna que, Antes del triunfo de la Revolucin Islmica, Irn y Arabia Saudita eran considerados los dos pilares de la estrategia de Estados Unidos en Oriente Medio y el Golfo Prsico. La Revolucin Islmica puso fin, de una vez por todas, a la dominacin de la monarqua en Irn y, como resultado de ello, EEUU perdi a un principal aliado y a uno de los dos pilares de su poltica en la regin. Obviamente, los polticos estadounidenses, pese a sus afirmaciones en apoyo de la libertad y de la democracia, no podan tener unas relaciones normales con un gobierno revolucionario que haba acabado con el dominio de la Casa Blanca sobre Irn. Estados Unidos no slo perdi al rgimen monrquico al que apoyaba en Irn, sino que se vio enfrentado a un sistema de gobierno cuyo lema estratgico era independencia, libertad y repblica islmica". Para EEUU era doloroso que la Repblica Islmica deseara la libertad no slo para el pueblo musulmn de Irn, sino para todas las naciones bajo opresin, especialmente en la geografa del mundo islmico.

El odio se intensifica

Hoy ese odio contra Irn se ha intensificado por el apoyo que la Repblica Islmica de Irn otorga a la lucha del pueblo palestino y sobre todo por el hecho del apoyo a las fuerzas del gobierno sirio e iraqu en su lucha contra los movimientos takfir como EIIL Daesh en rabe Fath al Sham ex Frente al Nusra Ahrar al Sham y otros centenares de grupos y bandas que han nacido y desarrollado al alero estadounidense, sus aliados occidentales y de Oriente Medio con activa participacin de sus servicios de inteligencia. Una alianza de agresin contra las sociedades rabes, que se distribuye desde el Magreb hasta el Levante Mediterrneo y que ha encontrado como rival decidido y exitoso al Eje de la Resistencia que incluye a Siria, Irak, el Movimiento Hezbol, el Movimiento Ansarol y la Repblica Islmica de Irn, quienes adems han logrado unificar esfuerzos de lucha contra las fuerzas salafistas a travs del apoyo de las Fuerzas Aeroespaciales Rusas, principalmente en Siria.

Para Estados Unidos, la prdida de influencia en Oriente Medio, el notorio alejamiento turco del rgimen de Recep Tayyip Erdogan de las decisiones de Washington y sus conversaciones al ms alto nivel con Rusia e Irn como ha sido la reunin de cancilleres celebrada en Mosc el pasado martes 20 de diciembre - la recuperacin de Mosul, Alepo, el debilitamiento progresivo de las fuerzas terroristas y la conviccin que el despertar islmico ha llegado para consolidarse, ha decidido a los sectores belicistas de la sociedad norteamericana y su complejo militar-industrial, encauzar su actuar poltico, diplomtico y militar hacia conductas an ms agresivas que aquellas que se han desarrollado hasta ahora. Con decisiones que ponen en peligro cualquier posibilidad de disminuir los conflictos en el Magreb, Oriente Medio y Asia Central. Y si ello implica intensificar la guerra sucia contra las naciones que considera enemigas lo har sin dudar, como se vislumbra con el nombramiento, por parte del mandatario electo Donald Trump, de personajes abiertamente islamfobos, antiranes y con una mentalidad imperial que hace temer una administracin tan belicista como sus antecesores. Un gabinete conformado principalmente por multimillonarios y militares como no se haba visto en las ltimas dcadas.

El mundo, en general, tras el acuerdo nuclear firmado por el G5+1 e Irn expres su satisfaccin y optimismo frente a un hecho histrico y de la mayor relevancia. Sentimiento mayoritario a excepcin del gobierno estadounidense, sus sectores militares y polticos, adems de sus aliados ms incondicionales en Oriente Medio: la entidad sionista y la Casa al Saud. Precisamente tres actores que segn las principales encuestadoras internacionales Win, Gallup son considerados las principales amenazas a la paz mundial en el caso de Estados Unidos y la paz en Oriente Medio en el caso de Israel y Arabia Saudita. Sin embargo, los medios de comunicacin occidentales y su matrices de desinformacin y mentiras pretenden hacer creer que Irn es uno de los enemigos de la paz aunque su plan nuclear haya sido definido como pacfico en ideas y prctica, incluso as reconocido por la propia Organizacin Internacional de Energa Atmica y lderes polticos de la Unin Europea.

El mantener esa mentira por parte de Washington y sus herramientas polticas y militares en Oriente Medio es parte de esta guerra sucia, destinada a demonizar a la Repblica islmica de Irn. Sumando, en esa visin, a Rusia, Hezbol, Siria y a todos aquellos que se opongan a la hegemona pretendida por Washington, que es la principal amenaza militar visto su presupuesto en gastos militares que supera los 700 mil millones de dlares anuales. Es el principal patrocinador del terrorismo ya sea a travs del uso de los movimientos y bandas como Al Qaeda, Daesh, el apoyo a movimientos desestabilizadores en Ucrania, Irak, Siria, Yemen, al rgimen israel y el uso de drones como herramienta de exterminio en Yemen, Afganistn, Libia y Paquistn.

A lo mencionado, adicionemos el factor desestabilizador que Washington lleva en su ADN, como el principal pas en provocar cambios de gobiernos y regmenes, adems de fomentar la tortura en Irak, Afganistn, en Guantnamo - la violencia sectaria en Libia, Irak, Afganistn. Alentar la ocupacin de territorios como en el caso de Israel con Palestina y Marruecos con el Shara occidental. Apoyar el surgimiento de movimientos terroristas salafistas al amparo del aval dado a Arabia Saud. Los verdaderos Estados canallas no son los definidos por los analistas estadounidenses, sino que el propio Estados unidos y sus tteres regionales: Israel, Arabia Saud, las Monarquas del Golfo Prsico, Gran Bretaa entre otros.

Bajo Trump la guerra sucia continuar

Bajo el mandato de Donald Trump, lo ms probable es que la guerra sucia contra Irn, la polica de sanciones, el apoyo a bandas terroristas que operan en sus fronteras con Irak, Afganistn y Paquistn, las presiones diplomticas, econmicas y militares continuarn como parte de la estrategia de poltica exterior estadounidense en apoyo a sus aliados regionales, especialmente Israel y Arabia saudita, quien encabeza a su vez a las monarquas feudales del Golfo Prsico. Todo indica que el plan Nitro Zeus denunciado por el diario New York Times en febrero del 2016 - destinado a generar un ciberataque a gran escala contra Irn seguir en pi, obligando lgicamente a la nacin persa a mantener en alerta sus defensas areas, sus sistemas de comunicaciones, su red elctrica y programa nuclear, que son los grandes objetivos de este plan estadounidense desarrollado por el Pentgono y que involucra a miles de miembros de las Fuerzas Armadas y de los servicios de inteligencia.

A las ideas de subversin y desestabilizacin se suman las declaraciones amenazantes, adems de hipcritas. Tal es el caso de Gran Bretaa, aliada incondicional de Washington, que se ha encargado de alentar a que Arabia Saudi y las Monarquas feudales del Golfo Prsico intensifiquen su presin y ataques contra Irn. En visita efectuada por la Premier Inglesa Britnica Theresa May a Barin, en el marco de la 37 Cumbre de los Jefes de Estado del Consejo de Cooperacin del Golfo, declar que Irn es una amenaza para la regin. Ante Arabia Saud, Emiratos rabes Unidos, Kuwait, Barin, Omn y Catar, la poltica neocons e hipcrita de May se hizo presente. "Quiero asegurarles que veo real la amenaza de Irn para el Golfo y ms all, en todo el Medio Oriente. El Reino Unido est completamente comprometido con nuestra alianza estratgica y trabajamos para contrarrestar esta amenaza... Tenemos que trabajar conjuntamente para hacer retroceder a Irn en sus acciones agresivas sean en El Lbano, Irak, Yemen, Siria o en el mismo Golfo". Puede ms el poder del dinero, la venta de armas, el buscar nuevos mercados a una Inglaterra fuera de la Unin Europea que la decencia y la poltica de paz. Algunos le llaman a eso pragmatismo, sostengo que eso es parte de la indecencia de polticos y pases que han llevado al mundo a frentes de confrontacin y muerte de la cual resulta muy difcil salir.

Un Irn fortalecido en el plano internacional, reconocido en su papel como lder del Eje de la Resistencia, un pas que cumple sus compromisos en el marco del Plan de Accin Integral Conjunta JCOPA soberano en sus decisiones polticas, econmicas y militares. Rico en petrleo y gas. Con ampliacin de sus vnculos internacionales en los cinco continentes. Un pas as es un rival de temer para Washington y sus aliados, tan acostumbrados a que se les obedezca y se les tema en lugar de cooperar. Frente a esa postura agresiva de occidente, Irn debe estar preparada contra una Guerra Sucia que se espera intensifique su accin. Ya sea mediante nuevas sanciones, nuevas presiones militares y sobre todo con el apoyo que los servicios de inteligencia de Estados Unidos, Gran Bretaa, Israel y Arabia Saud siguen concediendo a grupos terroristas que operan en las fronteras de Irn. Tehern y su sociedad no deben descuidar el combate contra Muyahidin e Khalq a pesar de ser considerado un grupo terrorista por el propio Departamento de Estado norteamericano - o el grupo Jundullah que acta en el Baluchistn en la frontera con Afganistn.

Irn debe seguir cuidando a sus cientficos nucleares, blancos de los servicios de inteligencia sionistas como fue el caso de Ardeshir Hosseinpour, Massud Ali-Mohammadi, Majid Shariari y Fereydoon Abbasi. Como tambin impedir el sabotaje a sus actividades nucleares pacficas. Proteger la libre circulacin martima en el Golfo Prsico. Seguir apoyando a la sociedad siria e iraqu en su combate contra el terrorismo takfir. Impulsar la cooperacin sostenida con el Movimiento de resistencia islmica de El Lbano Hezbol - y el Movimiento Ansarol en Yemen. Seguir impulsando el apoyo a la causa palestina como el centro del actuar del Eje de la Resistencia, hasta lograr la definitiva expulsin del ocupante sionista.

En enero del 2017 asume como Primer Mandatario estadounidense el multimillonario Donald Trump quien bajo la influencia de lobby del Comit de Asuntos Pblicos Estadounidense Israel AIPAC por sus siglas en ingls y el Primer Ministro israel Benjamn Netanyahu ha definido que el acuerdo nuclear con irn ha sido un desastre y que la prioridad de su administracin ser desmantelarlo. El plan trumpiano consistira en exigir a Irn un compromiso de no intervenir segn Washington - en los asuntos de pases de Oriente Medio como Siria, El Lbano, Irak, Yemen y Barin donde existe una mayoritaria poblacin chiita. Condicin inaceptable para una poltica exterior iran basada en el fortalecimiento del Eje de la Resistencia. Irn enfrenta una tarea titnica frente a los afanes desestabilizadores de Estados Unidos y sus aliados, que no se resignan a aceptar que la rueda de la historia est girando hacia los pueblos que ansan su libertad.


Fuente original: http://www.hispantv.com/noticias/opinion/327948/acuerdo-nuclear-iran-sanciones-politicas-economicas-eeuu

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter