Portada :: Cuba :: Hasta siempre Comandante!
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-12-2016

La profeca de Fidel

Ricardo Alarcn de Quesada
Rebelin


Se fiel hasta la muerte, y yo te dar la corona de la vida

(Apocalipsis 2, 10)


Muere Fidel. Con diez letras cubran sus portadas los diarios batistianos al reportar el asalto al Cuartel Moncada el 26 de julio de 1953. El dato, obviamente falso, pona al desnudo, al mismo tiempo, una clara amenaza. Casi todos los asaltantes capturados despus del combate haban sido asesinados a sangre fra y a l estaba reservado igual destino slo frustrado por la conducta valerosa de un oficial honorable que advirti a sus soldados: Las ideas no se matan.

Muere Fidel. La frase ocup nuevamente los grandes titulares en diciembre de 1956. Solo que ya no la ocultaba el anonimato sino que era fruto de una operacin meditica de gran envergadura fabricada por la United Press International (UPI), entonces uno de los principales instrumentos de la poderosa maquinaria de propaganda del imperialismo. Para muchsimos, en todas partes, que nunca haban odo hablar de l, se trababa de un joven desconocido, descubierto apenas cuando terminaba su vida. La inventada noticia se convirti en verdad demostrada, repetida incesantemente por los medios que en aquellos tiempos no tenan alternativa y eran dueos absolutos de la informacin.

En Cuba, hace sesenta aos, la angustia y la incertidumbre invadieron los hogares. Aquella fue una Navidad triste y sombra. Concluy el ao, pas enero y buena parte del siguiente mes. Poco a poco, trabajosamente, se iba conociendo la verdad entre los luchadores clandestinos. Fidel y un puado de sobrevivientes haban logrado internarse en la Sierra Maestra resistiendo largas jornadas de hambre, fro y lluvias y la persecucin de miles de soldados, fuertemente armados, equipados, entrenados y asesorados por el mismo Imperio que propalaba por todas partes la mentira. Hasta que en febrero de 1957, Herbert Mathews, rara avis del periodismo estadounidense, lo entrevist para The New York Times y revel con fotos y detalles el surgimiento del foco guerrillero. All en la montaa el ncleo revolucionario comenzaba a crecer con la incorporacin de campesinos y combatientes del llano.

Deberan encarar adems el aislamiento que quera imponerles la dictadura y al que se sumaron, casi sin excepcin, los partidos y organizaciones de una oposicin que critic tanto al Moncada como al Granma como irresponsables aventuras condenadas al fracaso. Bastaron, sin embargo, poco ms de dos aos para que el Ejrcito Rebelde entrase victorioso en La Habana.

Haba derrotado a quienes quisieron matarlo. A los que trataron de aniquilarlo con bombas y metralla y a los otros que se afanaron en sepultarlo en el descreimiento y el olvido. Llegaba vencedor, invicto, frente a la muerte, el dogma y la mentira. Pero saba y as lo advirti en su primer discurso en la capital liberada, que en lo adelante nada sera fcil y habra que encarar los mismos demonios.

La historia nuevamente le dio la razn. Durante ms de medio siglo la Revolucin conducida por l ha tenido que enfrentar una agresin ininterrumpida en la que el Imperio ha echado mano a cuanto pudo. Sabedor que Fidel y su pueblo eran uno y lo mismo impuso a los cubanos un genocidio que an perdura mientras que contra el lder de la Revolucin concibieron y planearon centenares de atentados. Fidel tuvo que sortear ms intentos de asesinato que nadie.

Sus enemigos, los que no fueron capaces de matarlo nunca, no se cansaron de anunciar su muerte y los medios la divulgaron, como un hecho, una y otra vez. Tanto que el propio Fidel en alguna ocasin, sonriendo, dijo que el da que el muriese muchos no lo iban a creer.

As ha sido y ser. La profeca se hace realidad. Ahora con Mart, nos asegura:

Mi verso crecer bajo la yerba

Yo tambin crecer

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter