Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Palestina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-12-2016

De cmo los asentamientos israeles obtuvieron el mejor acuerdo posible de Netanyahu

Gideon Levy
Middle East Eye

Traducido del ingls para Rebelin por Sinfo Fernndez.


Como parte del acuerdo sobre Amona, el primer ministro israel compensa a 40 familias de colonos con 36 millones de dlares y le dice al ministro de la Vivienda que proceda a demoler las casas palestinas en Israel.

Los colonos han ganado de nuevo. El gobierno israel se ha rendido otra vez.

No por primera vez, y en verdad que no ser la ltima, el grupo de presin poltica ms fuerte de Israel, el que viene aterrorizando a los gobiernos israeles desde hace ya mucho tiempo, chantajeando a las sucesivas administraciones y atemorizando incluso a los escalafones del ejrcito, ha demostrado una vez ms que sigue siendo muy poderoso.

Lejos de menguar, su fuerza crece continuamente en las confrontaciones con el gobierno derechista ms nacionalista y religioso en la historia del pas, al contrario que el cada vez ms dbil bloque izquierdista, mientras la opinin pblica israel permanece por completo indiferente.

Jvenes colonos israeles en el asentamiento de Amona, en la Cisjordania ocupada, 18 de diciembre de 2016 (AFP)

Esta vez se trata de Amona, un puesto de avanzada ilegal, pero no nos dejemos llevar por el engao de los colonos. La cuestin no va slo de Amona, es mucho ms amplia.

De cmo se coloniz y soliviant Amona

El asentamiento de Amona se cre en 1995 como sitio arqueolgico, un engao habitual de los colonos. Prximo al sitio arqueolgico, la autoridad nacional de Israel encargada de los temas hdricos, Mekorot, instal un gran tanque de agua. Una dcada despus, en 2005, 30 familias estaban viviendo all sobre 400 dunam robados de tierra privada palestina.

Esta es, en resumen, la historia de muchos de los asentamientos en los territorios ocupados. El gobierno israel no aprob nunca que se estableciera Amona, para el que no hubo nunca una planificacin adecuada, ni una delimitacin del rea de su jurisdiccin, ni una decisin explcita del gobierno permitiendo nada de ello.

Sin embargo, las autoridades israeles invirtieron all incalculables recursos para pavimentar una carretera de acceso y proporcionar electricidad, agua y otras infraestructuras, como si Amona contara con la aprobacin del gobierno y todo fuera legal.

En el informe sobre los puestos avanzados de asentamientos recopilado por la abogada Talia Sasson, exfiscal superior del Estado, a peticin del entonces primer ministro Ariel Sharon, que sigue siendo an la documentacin ms completa sobre los puestos avanzados, Amona aparece listado como puesto avanzado no autorizado y, por tanto, ilegal. La lista incluye alrededor de 50 puestos ms designados oficialmente como ilegales.

Ese es tambin otro engao perpetrado por los gobiernos israeles, como se explicar ms adelante. Debemos tener presente que todos los asentamientos son igualmente ilegales.

En 2006, tras las demandas de las organizaciones de derechos humanos, el Tribunal Supremo de Justicia de Israel orden la demolicin de seis construcciones en Amona, levantadas sobre unas tierras que se haba demostrado que eran de propiedad privada palestina. La evacuacin fue violenta y enfrent a miles de colonos con el ejrcito y la polica. La tierra, por supuesto, no se devolvi a sus propietarios, ni siquiera cuando la evacuacin y demolicin se completaron.


Casas a demoler en el asentamiento de Amona en 2006 (AFP)

Hace unos dos aos, en otra demanda ante el Tribunal Supremo de Justicia, este dictamin que haba que evacuar todos y cada uno de los 40 edificios levantados en Amona, al considerar que todos ellos se haban construido en tierra palestina de propiedad privada.

Durante los dos aos siguientes, el gobierno y los colonos encontraron todo tipo de pretextos para retrasar su cumplimiento. En esos dos aos no se hizo nada hasta que el tribunal orden recientemente que el prximo fin de semana [25 diciembre] era la fecha lmite para evacuar Amona.

El gobierno tena ahora un problema: por ello empez a promover rpidamente una ley de acuerdos, sorprendentemente ms amplia que servira para blanquear todos los asentamientos levantados en tierras privadas, pero habra que evacuar Amona para evitar socavar an ms el imperio de la ley y la autoridad del Tribunal Supremo.

Aplacar para evacuar

Las emociones se han disparado durante las ltimas semanas en Israel a medida que la evacuacin se avecinaba. Los colonos son expertos en el chantaje emocional mediante la manipulacin de los medios israeles que, siempre atentos a los ndices de audiencia, tienden a cooperar; la evacuacin pendiente se convirti en una cuestin nacional. A medida que se acercaba la fecha de evacuacin, los colonos intensificaron sus amenazas de oposicin violenta y cientos de jvenes de otros asentamientos se agolparon en Amona, para defenderlo ostensiblemente con sus cuerpos.

Para Bibi Netanyahu, una evacuacin violenta es un desastre poltico y meditico. Por tanto, estaba claro que tendra que hacer algo para aplacar a los colonos. Ellos lo saban y lo explotaron en su cnica manera habitual. En un punto bajo de las negociaciones, el primer ministro anunci que haba instruido a su ministro de Seguridad Interior para que empezara a demoler los edificios construidos ilegalmente en zonas donde los rabes viven en Israel, como una especie de soborno para apaciguar a los colonos.

Al hacer eso, Netanyahu se comport exactamente igual que los etiquetados de extremistas que perpetran actos vandlicos o violentos contra los palestinos cada vez que el gobierno intenta de algn modo limitar su libertad de accin.


El ministro de la Vivienda israel Yoav Galant visita Amona el 18 de diciembre de 2016 (AFP)

En el contexto de la ya rutinaria incitacin del primer ministro contra los ciudadanos palestinos de Israel, esa promesa de demoliciones en ciudades y barrios donde los rabes viven podra muy bien llevarse a cabo, aunque no fuera parte del acuerdo alcanzado con los colonos de Amona. Demoler hogares rabes resulta popular entre la base poltica de Netanyahu y la oportunidad puede ser demasiado tentadora como para renunciar a ella.

Naturalmente, los colonos alcanzaron un acuerdo de ltima hora con Netanyahu, que fue llamado a su oficina en medio de la noche. En funcin de los trminos acordados, los colonos tendrn otras tierras y ms edificios. Adems, cada familia evacuada recibir una suma inmensa como compensacin.

En un pas donde el coste del suministro de medicinas a los pacientes es de 500 millones de shekels (130 millones de dlares) al ao, el gobierno decidi distribuir nada menos que 140 millones de shekels (36 millones de dlares), como compensacin, a 40 familias de colonos que se haban ido a vivir en un lugar donde desde el primer momento saban que estaban construyendo sobre tierra robada, sobre una tierra que no les perteneca. Ahora han recibido edificios sustitutivos en la misma colina donde se levanta Amona.


Grupo de palestinos junto a los escombros de la que fue su casa, demolida por rdenes del Ayuntamiento de Jerusaln, en la barriada de al-Tur, de mayora rabe, en el este de Jerusaln (Septiembre de 2016/AFP)

No hay otro electorado en Israel que obtenga tales consideraciones. La nica ventaja de este acuerdo es que expona bien a las claras el verdadero rostro de los colonos como grupo de personas motivadas no slo por su codicia de la tierra sino tambin por el dinero. Parafraseando a Bernard Show, el principio ha quedado ya establecido, ahora slo queda regatear el precio.

Huelga decir que a los propietarios palestinos no se les ha devuelto su tierra tras la evacuacin, debido a la proximidad del nuevo Amona. Mientras tanto, hay tambin ahor palestinos afirmando su propiedad sobre la tierra de la nueva ubicacin.

Sentando precedentes

Esta farsa podra haber sido entretenida si no fuera tan triste. Inclua valores como el derecho a la propiedad, a la igualdad, a la aplicacin debida y la obediencia al derecho internacional. Si no se hubiera probado, una vez ms, que los colonos israeles pueden hacer lo que quieran porque son los amos de la tierra.

Pero las consecuencias del acuerdo de Amona no van a terminar con la escandalosa compensacin y el no menos indignante establecimiento del nuevo Amona. El acuerdo de Amona facilitar una poltica integral de blanqueo de los puestos de avanzada y los asentamientos que fueron construidos sobre tierra privada. No slo es un desastre para los palestinos de las generaciones venideras, tambin para los israeles.

Ahora Israel declarar oficialmente que en los territorios que ocupa hay una ley diferente, en virtud de la cual a los colonos se les permite casi todo, incluyendo el robo de la tierra, sin obstculo alguno. En el mejor de los escenarios, Israel compensar a los propietarios a quienes les robaron sus tierras con las arcas del Estado, a expensas del presupuesto de sanidad o del presupuesto de bienestar social del gobierno. Los israeles, mayoritariamente apticos, aceptarn lo que les echen.

Es difcil creer que la mayora silenciosa de Israel consintiera esta semana el acuerdo de compensaciones de Amona, que provocar una reduccin inmediata en los presupuestos del gobierno destinados a bienestar social, sanidad y educacin, sin que se escuchara ni una palabra de protesta.

Distinciones artificiales

Lo ms destacado de todo este cuadro son las mentiras de Amona. No hay diferencia alguna entre Amona y otros asentamientos en los territorios ocupados. Etiquetar a Amona de puesto de avanzada ilegal es la forma en que el gobierno y los medios blanquean el resto de los asentamientos como si estos, a diferencia de los puestos de avanzada, fueran legales. Ni uno solo de ellos lo es.

Aparte de los propagandistas de Israel, no hay ningn pas en el mundo, ni un solo jurista internacional, que reconozca que los asentamientos son legtimos y que no considere que los asentamientos israeles son una grave violacin de los Acuerdos de Ginebra, que prohben el asentamiento de los ciudadanos de un pas en el territorio que ocupa militarmente.

Asimismo, distinguir entre tierra estatal, donde Israel puede asentarse y apropiarse de la tierra, y tierra de propiedad privada, una cuestin presumiblemente ms complicada, es hacer una distincin artificial y manipuladora. Cuando Israel habla de tierra estatal, significa que es una tierra que pertenece al Estado de Israel. Pero el Estado de Israel no es el poder reinante en los territorios en los que an no ha tenido el descaro de anexarse.


Los colonos, cuyo liderazgo es an ms tortuoso y cnico que la norma poltica israel, basaron su amenazante exhibicin de fuerza en la nocin de que deben intimidar a la sociedad israel, en la mayor medida posible, en respuesta a cada evacuacin anticipada de la terraza de un simple apartamento en un asentamiento, por muy pequea que sea, para borrar de la agenda la posibilidad de una verdadera evacuacin en algn momento futuro.

Ese es el balance de Amona: los colonos ganaron por nocaut. La sociedad israel se ha postrado ante ellos, indirectamente no menos saqueada que los palestinos, que son las vctimas directas de los colonos.


Gideon Levy es columnista de Haaretz y miembro de la junta de editores del peridico. Ha recibido diversos premios internacionales e israeles por sus trabajos. Su nuevo libro The punishment of Gaza ha sido publicado por Verso.

Fuente: http://www.middleeasteye.net/columns/amona-lies-478246458

Esta traduccin puede reproducirse libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y a Rebelin.org como fuente de la misma.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter