Portada :: Cultura :: Cine
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-12-2016

La pelcula "Hasta el ltimo hombre" (Hacksaw Ridge) narra la historia de Desmond Doss, objetor de conciencia que se neg a portar armas y salv a decenas de hombres en la II Guerra Mundial
La locura del soldado desarmado

JF-Cordura
Rebelin


Ser condecorado por un genocida a causa de proezas militares no parece la mejor carta de presentacin tica. Y si tu historia la acaba contando en cine el Rey del Morbo (Mel Gibson, el de La pasin de Cristo), cmo quedar tu imagen? Pues bien, lo interesante es que, aun as, estamos ante una pelcula que vale la pena ver y, sobre todo, una historia digna de conocerse.

Tras alistarse en el ejrcito estadounidense en 1942, el adventista del sptimo da Desmond Doss es maltratado por sus mandos y compaeros tras negarse a tocar un arma. Biblia en ristre, mantiene sus convicciones y mansedumbre a pesar del entorno hostil (consejo de guerra incluido) que le toma por loco, y en su conducta no dejan de reflejarse la dulzura y las enseanzas de su madre, que le inculc el respeto al divino No matars.

Una vez en el frente, especialmente en Okinawa (Japn), Desmond se distingue por su valor y eficacia a la hora de rescatar y curar a un montn de heridos de muerte. En medio de la orga de fuego y estruendo artillero (que Gibson se ensae mostrndonos sangre y entraas de cuerpos rotos sirve para recordarnos los horrores de la guerra, compendio de toda la barbarie humana), el soldado mdico, guiado solo por una fe trascendente que casi nadie entender, no se cansa de salvar hasta al ltimo hombre.

No es un hroe al uso. Contra lo que el mundo piensa, no es su valenta la que engendra sus hazaas. El filme lo refleja al mostrarle orando justo antes del momento ms decisivo. Es la respuesta a esa oracin la que le llena de determinacin.

Los fallos del protagonista

Reconozcamos que, como El Idiota dostoyevskiano, Desmond es un no violento un tanto chapucero: se niega a empuar un arma pero se alista voluntario en la guerra para servir a la patria (i.e., a uno de los bandos), por momentos realiza su misin salvadora cubierto por balas amigas, y acabar recibiendo una medalla a manos de Truman, el presidente atmico. Visto objetivamente, no es un modelo de pacifismo. Pone eso en entredicho sus valores?

Nuestro hombre llega hasta donde llega: ni un milmetro menos de donde le dicta su conciencia. Como, tambin, cuando cura en un bnker del enemigo a un soldado japo y salva luego a varios ms. l no busca primariamente convencer a nadie de sus ideales, sino ser til de la manera que l entiende que debe serlo; a partir de ah, su ejemplo se encargar del resto.

Los grandes aciertos del protagonista y de su historia

As pues, Desmond no acta como sera de esperar segn la lgica antibelicista. De manera paradjica, seguramente sea el borracho de su padre, un tipo violento con su familia pero terriblemente atormentado, quien mejor encarna esa lgica: traumatizado por sus experiencias en la Primera Guerra Mundial, no quiere saber nada de contiendas blicas y se pone malo cuando sus hijos hablan de alistarse. Junto con las espantosas escenas del campo de batalla, es quiz el padre de Desmond quien transmite el verdadero alegato contra la guerra. Y a fe que esta, sean cuales sean las intenciones de Gibson, queda muy mal parada para el espectador mnimamente sensible.

El segundo gran acierto, pero acaso el mayor, tiene que ver con la conciencia. El joven soldado desarmado respeta en todo momento la libertad de conciencia de los dems mientras reivindica la suya, que le dicta justo lo contrario de lo que hacen ellos. He aqu, en ltima instancia, la gran cuestin de esta historia, protagonizada a fin de cuentas por un objetor de conciencia. La actuacin del propio padre de Desmond, al testificar a favor de que no expulsen a su hijo del ejrcito, confirmar su importancia.

Por todo ello, en nuestra poca de simplismo bipolar y belicismo, de patriot acts y leyes mordaza, el mensaje de Hasta el ltimo hombre no puede ser ms actual. La profunda reflexin que propicia debera favorecer el respeto intransigente de los principios y, sobre todo, del derecho personal a sostenerlos en conciencia.

As, tal vez, ya no hara falta que un genocida tuviera que acabar condecorando a un pacifista.


Blog del autor: https://sontantascosas.wordpress.com/2016/12/24/la-locura-del-soldado-desarmado/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter