Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Siria
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-12-2016

Bienvenidos a Idlib, el prximo Alepo

Sharif Nashashibi
Middle East Eye

Traducido del ingls para Rebelin por Sinfo Fernndez.


Combatientes rebeldes sirios y sus familias llegan a un refugio improvisado en el noroeste de la provincia de Idlib el 2 de diciembre de 2016, tras su evacuacin de las zonas bajo control rebelde cercanas a la ciudad de Jan al-Shih, en los alrededores de la capital, Damasco (AFP)

Es probable que el traslado de los rebeldes responda a una estrategia deliberada con objeto de acorralarles en un lugar donde al rgimen le resulte ms fcil atacarles.

En medio de la evacuacin de combatientes rebeldes y civiles del este de Alepo, ha habido seales de cierto impulso diplomtico. La pasada semana, el presidente ruso Vladimir Putin dijo que l y su homlogo turco, Recept Tayyip Erdogan, estaban trabajando para organizar una nueva serie de conversaciones para la paz en Siria.

El martes, a pesar del asesinato del da anterior del embajador ruso en Ankara, tuvo lugar una reunin entre los ministros de Asuntos Exteriores de Rusia, Turqua e Irn, tras la que se hizo una declaracin a fin de reavivar las negociaciones de paz.

Sin embargo, nadie debera engaarse hasta el punto de pensar que estamos cerca de conseguir un acuerdo negociado para el conflicto de Siria. El presidente Bashar al-Asad ha jurado repetidamente que va a recuperar todo el pas, como de costumbre antes de que comenzaran los alto el fuego.

La estrategia negociadora de su rgimen durante todo el conflicto ha consistido en asistir a las conversaciones, actuar de forma intransigente y limitar el mbito de la discusin, para despus utilizar el fracaso resultante como pretexto para lanzar una importante campaa militar. El rgimen slo se implica de forma concertada en negociaciones para conseguir altos el fuego y evacuaciones locales.

Por lo tanto, incluso si las conversaciones se llevan a cabo en el corto plazo ya sea bajo los auspicios de la ONU o de Rusia, Turqua e Irn-, es probable que simplemente sean el preludio de otra brutal embestida militar del rgimen y sus aliados, animados por su reciente victoria en Alepo.

As pues, se est especulando mucho sobre cul va a ser el prximo objetivo. A este respecto, el enviado de la ONU, Staffan de Mistura, tena razn al advertir la pasada semana de que la provincia de Idlib, al noroeste de Siria, corre riesgo de convertirse en el prximo Alepo.

Razones para atacar Idlib

Desde un punto de vista estratgico, tiene sentido que las fuerzas prorgimen consideren Idlib como prximo objetivo. Es un importante bastin rebelde junto a la frontera con Turqua, que sirve de ruta importante para los suministros.

Capturar Idlib asegurara la autopista Damasco-Alepo, que los rebeldes han utilizado asimismo como ruta de suministro, y tambin la vecina Lataquia, la provincia natal de Asad y un baluarte del rgimen.

Idlib ha servido de plataforma de lanzamiento para los ataques de los rebeldes contra Lataquia, que alberga las mayores instalaciones de espionaje electrnico de Rusia en el extranjero, y tambin alberga la base area Khmeimim, el centro estratgico de las operaciones militares rusas en Siria.

En octubre, Mosc ratific un tratado con Asad por el que Khmeimim se convirti en la primera base area permanente de Rusia en Oriente Medio. Esto convierte a Lataquia en un lugar obvio desde el que lanzar una ofensiva sobre Idlib.

Del mismo modo, sera relativamente fcil que las fuerzas prorgimen se dirigieran hacia Idlib desde la provincia vecina Alepo donde se concentraron a fin de retomar la parte oriental de la ciudad de Alepo en manos rebeldes-, en vez de, por ejemplo, enviarlas hacia Palmira en el sur, poblacin que el Estado Islmico (EI) recuper a principios de este mes. En cualquier caso, EEUU est llevando a cabo ataques areos all contra el EI.

Acorralar a los que resisten

Con Lataquia al oeste, Alepo al este y la provincia de Hama mayoritariamente bajo control del rgimen al sur, las fuerzas pro-Asad podran atacar Idlib en un asalto desde mltiples flancos.

Es en este contexto en el que debe interpretarse el acuerdo de evacuacin de Alepo, as como otros similares, como las treguas en las asediadas ciudades cercanas a Damasco y en la barriada de al-Waer, en Homs. En modo alguno es una coincidencia que tal acuerdo haya implicado la reubicacin de los rebeldes en Idlib. Es probablemente una estrategia deliberada porque resulta mucho ms fcil atacarles al tenerles acorralados en un lugar especfico.

Obligar a grupos rebeldes con ideologas y lealtades diversas a concentrarse en una zona puede tambin ser un medio para fomentar las divisiones entre ellos. Las luchas intestinas entre los rebeldes del este de Alepo, que ahora estn siendo enviados a Idlib, contribuyeron a la victoria del rgimen en aquella ciudad.

Enviar a los civiles a Idlib puede ser una tctica del rgimen para colocarles bajo la autoridad represiva de Yabhat Fatah al-Sham (antes Frente Nusra) y Ahrar al-Sham los dos grupos rebeldes predominantes en la provincia- como castigo para hacer que aoren el gobierno de Asad.

Puesto que son grupos yihadistas, l y sus aliados destacaran ciertamente su propaganda de que estn implicados en una guerra contra el terror, como medio de justificar un brutal ataque contra Idlib.

Por otra parte, como la coalicin liderada por EEUU y las fuerzas del rgimen estn de acuerdo en la designacin de Yabhat Fatah al-Sham como organizacin terrorista, podra haber menos condenas internacionales si se produce una masacre en Idlib.

Puede que incluso veamos que los aviones de combate de la coalicin, de Rusia y del rgimen se ponen a atacar los mismos objetivos, especialmente dada la buena relacin que hasta ahora existe entre Putin y el presidente electo estadounidense Donald Trump, que tomar posesin de su cargo en pocas semanas.

Sufrimiento y desastre

La dificultad de atacar Idlib es que, a diferencia del este de Alepo y de otros territorios que estaban en manos rebeldes, no est rodeada por todas partes por el rgimen porque tiene fronteras con Turqua, por tanto no podra ser asediada.

Sin embargo, el abrazo diplomtico a Ankara de Mosc y Tehern puede ser un medio de asegurar que no se interponga en un ataque contra Idlib y limite su implicacin a negociar los trminos de la rendicin de la oposicin y a proporcionar ayuda humanitaria.


Nios caminando por una calle cubierta de nieve en la ciudad de Maaret al-Numan, en la nortea provincia siria de Idlib, 21 de diciembre de 2016 (AFP)

Enviar a los rebeldes a Idlib como resultado de los acuerdos de evacuacin implica que hay potencial para una fuerza rebelde grande y formidable, una que puede reconocer la necesidad de cerrar filas para contener a las fuerzas pro-Asad. Sin embargo, el problema a este respecto es que entraran en el juego de la propaganda del rgimen y de sus aliados de que todos los rebeldes son extremistas y terroristas, o que al menos se sienten felices de colaborar con esos combatientes.

Con independencia de cmo esta campaa pueda desarrollarse, los civiles en Idlib estn sufriendo ya; los trabajadores de la ayuda humanitaria estn describiendo la situacin all de desastre humanitario, y advirtiendo que la afluencia de refugiados desde Alepo empeorar las cosas. Puede que se produzcan negociaciones, pero este hecho no va a disuadir a Asad y a sus aliados de sus ambiciones militares.


Sharif Nashashibi ha recibido varios galardones como periodista y analista de temas rabes. Es colaborador habitual de Arabiya News, Al Jazeera English, The National y la revista The Middle East. En 2008 recibi un premio del International Media Council por facilitar y elaborar una informacin consistentemente equilibrada sobre Oriente Medio.

Fuente: http://www.middleeasteye.net/columns/welcome-idlib-next-aleppo-829826634

Esta traduccin puede reproducirse libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y a Rebelin.org como fuente de la misma.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter