Portada :: Espaa :: Rebelin en los cuarteles
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-12-2016

Carta abierta a un rey desnudo

Manuel Ruiz Robles
Rebelin


Seor Felipe de Borbn:

Usted debe saber que el himno que precede a sus discursos es el mismo himno que sonaba cuando apareca solemnemente en pblico un asesino en serie que se haca llamar Caudillo de Espaa por la Gracia de Dios, de trgica memoria.

Usted debe saber que muchos militares -que tuvimos la desgracia de vivir en las entraas de La Bestia, en los aos del terror franquista- nunca olvidaremos aquellos acordes siniestros; algunos de nosotros siendo jvenes guardiamarinas, cadetes, suboficiales u oficiales de las Fuerzas Armadas, pero tambin militares de tropa y marinera, siempre humillados y maltratados por su origen humilde.

Usted debe saber que su bandera bicolor la de los golpistas- y su ley de punto final, disfrazada de ley de amnista, son el nudo gordiano del que pende su corona. Un nudo atado y bien atado, que ms pronto que tarde deber ser cortado de un solo tajo, como cantaba Llus Llach en LEstaca.

Usted debe saber que con su discurso ha tratado de poner sordina a la ley de Memoria histrica, en lnea con la antidemocrtica Fundacin Francisco Franco, subvencionada con dinero pblico. Es decir, tambin con el dinero de los impuestos de las vctimas del franquismo. Dinero que va a parar de ese modo a las arcas de los que enaltecen una guerra de exterminio -auspiciada por su bisabuelo- e intentan impedir que se cumpla la ley de Memoria. Una dictadura culpable de decenas de miles de asesinados y desaparecidos.

Usted debe saber que la querella argentina, que instruye la insobornable Juez Servini, lo hace en nombre del principio de Justicia Universal, entorpecindola usted con su discurso.

Usted debe saber que se le ha visto el plumero, pues ha tomado partido descaradamente por los suyos, por una derecha franquista. Nada de Memoria democrtica, que abre las heridas! Y lo dice as, con un par. Y por si no quedase claro aade que cicatrizadas. Cmo que cicatrizadas, si solo quedan sus venerables huesos? Cmo que olvidemos a nuestros familiares asesinados, fusilados o arrojados con un tiro en la nuca a fosas comunes y cunetas? Aqu no cicatriz nada, fue el silencio de los corderos impuesto por el terror de sus tanques.

Usted debe saber que estamos decididos a transmitir nuestro espanto a las siguientes generaciones, para que nunca vuelva a suceder. No aceptamos la desmemoria que usted pretende imponer desde la pretendida autoridad moral que le otorga su constitucin tramposa. Por eso el pueblo llano dice sabiamente: Lo llaman democracia y no lo es.

Usted debe saber que su discurso para-franquista no va a conseguir amedrentar a ningn ciudadano consciente de sus derechos, ni tampoco nos vamos a tragar un discurso de ese pelaje, por muy aliado que est con trucos de marketing.

Usted debe de saber que siendo jefe del Estado espaol y de sus Fuerzas Armadas no puede ni debe permanecer mudo ante las declaraciones de algunos de sus generales, que intentan intimidar al pueblo y a las asociaciones de militares demcratas con sus bravatas.

Usted debe saber que tampoco puede ni debe permanecer mudo ante la expulsin del Ejrcito del Teniente Luis Gonzalo Segura. Nuestro compaero Luis, un valeroso Oficial que sigue denunciando valientemente la cloaca de corrupcin que mana sin cesar de los cuarteles. Una cloaca que nos est ahogando en mierda y nos avergenza a todos.

Usted debe saber que, confirmada la expulsin del Teniente Segura por la Sala V de lo militar del Tribunal Supremo, nuestro compaero iniciar una larga marcha hacia otras instancias europeas, en busca de la Justicia que no encuentra en esta Espaa post-franquista. No ir solo, tendr detrs a muchos militares demcratas que apoyaremos su causa a donde vaya.

Por ltimo, usted debe de saber que su discurso, lleno de banalidades y -sobre todo- de amenazas veladas no solo contra las leyes de Memoria, sino contra el derecho de los pueblos a decidir libremente su futuro, conduce a poner sobre el tablero el debate entre monarqua y repblica, ya insoslayable.

Manuel Ruiz Robles es Capitn de Navo de la Armada, coordinador del colectivo Anemoi

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter