Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-11-2005

Un juez considera chocante que los detenidos reclamen tener derechos

Gara


No deja de ser curioso y chocante que unos detenidos apelen a los Derechos Humanos y denuncien torturas cuando ellos mismos por su comportamiento han sido los primeros que han preterido tales derechos a los dems. Con este argumento, el juez Flix Blzquez decret el pasado 17 de octubre el archivo de la denuncia por malos tratos presentada por Sara Majarenas, joven donostiarra arrestada en febrero junto a Mikel Orbegozo.

El magistrado Flix Blzquez Calzada, titular del Juzgado de Instruccin nmero 14 de Valencia, decret el pasado 17 de octubre el archivo del recurso de reforma presentado por los representantes legales de Sara Majarenas, joven donostiarra que fue detenida en Valencia por la Polica espaola el 17 de febrero de este ao y que denunci haber sido vctima de torturas.

En su auto, al que GARA ha tenido acceso, el juez Blzquez seala que no deja de ser curioso y chocante que todas las alegaciones del recurso se basen y se alegue la doctrina de los Derechos Humanos, torturas, etctera, cuando ellos mismos por su comportamiento en referencia a la propia Majarenas y a Mikel Orbegozo, detenido en el mismo operativo han sido los primeros que han preterido tales derechos a los dems. En este caso, el juez utiliza el verbo preterir como sinnimo de negar.

Con este prrafo, Blzquez va un paso ms lejos que otros magistrados, ya que rechaza que las personas detenidas hablen de derechos y puedan denunciar torturas. Adems, afirma por escrito que tanto la denunciante como Mikel Orbegozo son miembros liberados de ETA que fueron detenidos en Valencia cuando in- tentaban cometer un atentado, ya que se les intervino armas, municin, explosivos, detonadores, etctera.

En este momento, Majarenas y Orbegozo cumplen prisin preventiva, ya que no han sido juzgados y, por tanto, no existe sentencia contra ellos.

Primer archivo

Este auto es la respuesta a un recurso presentado despus de que, el pasado 2 de setiembre, este mismo juez archivara por vez primera la denuncia de la joven donostiarra. Entonces, el juez Blzquez s se refiri a Majarenas como supuesta integrante de ETA, y consider que su relato no est acorde con lo que realmente sucedi, sino ms bien la debemos calificar como venganza a la actuacin policial bajo el prisma de que no hay nada que perder.

En su opinin, la denuncia est presidida con el nico fin de minar la labor que da a da realizan los miembros y cuerpos de Seguridad del Estado en el ejercicio legtimo y social de sus funciones.

Para Torturaren Aurkako Taldea (TAT), una vez ms estos autos judiciales ponen de relieve la existencia de una maquinaria perfecta para ocultar la tortura, ante lo cual esta organizacin reclama el fin de la incomunicacin.

En su querella, presentada en abril, Majarenas relat cmo nada ms ser detenida comenzaron los golpes en la cabeza y los tirones en el pelo. Unas prcticas que prosiguieron en las dependencias policiales de Valencia y a las que se sumaron las patadas en las piernas. Trasladada a Madrid, comenzaron a darme puetazos en el estmago y golpes en la cabeza. Adems, fue obligada a mantenerse en posturas forzadas y sufri continuos insultos y amenazas, entre ellas ser violada como Amaia Urizar, con una pistola.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter