Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-12-2016

Cochinillo al horno
El nico testigo contra Milagro Sala ocult que era empleado de Morales

Horacio Verbitsky
Pgina/12


El nico testigo contra Milagro Sala, presentado por el contador Morales un ao despus de la protesta en que fue baado en huevos, ocult que era su empleado en la gobernacin. La demolicin de su falso testimonio aumenta el costo de una condena, mientras se suman reclamos internacionales por su detencin arbitraria y una polica brava con respaldo poltico muele a golpes los ltimos residuos del estado de derecho en Jujuy. La prueba documental de que el Cochinillo cobra de Morales.

Cuando promediaba el electrizante alegato de la defensa de Milagro Sala la expresin de los jueces del tribunal federal jujeo lo deca todo. Mario Jurez Almaraz y Mara Cataldi apenas podan sostener sus caras, acaso por la vergenza de un juicio que se resistieron a realizar por temor a lo que en ese momento se les corporiz: la condena a la dirigente de la organizacin barrial Tpac Amaru por un episodio ocurrido hace siete aos y en el que no particip tendra un costo insoportable para ellos. Slo la incriminaban los testimonios de una pareja de cooperativistas, el Cochinillo Ren Orlando Arellano y Cristina Noem Chauque, quienes dijeron que Milagro haba instigado la protesta contra el contador Gerardo Morales, quien termin baado de huevos el 16 de octubre de 2009 en el Colegio Profesional de Ciencias Econmicas, siete de cuyos vidrios terminaron rotos. La credibilidad de ambos acusadores fue demolida por la abogada Elizabeth Gmez Alcorta, quien luego de dos horas y diecisiete minutos sin pausas ni para tomar agua, pidi la absolucin de Milagro. El nico juez que mantena un aspecto presentable era Santiago Daz, quien est acostumbrado a las disidencias: hace tres aos fue el nico camarista de Salta que orden la detencin del numen que inspira este juicio y todos los dems contra la Tpac, Carlos Pedro Blaquier de Arrieta, amo y seor consorte del Ingenio Ledesma y del NOA.

El fondo de la cuestin

Durante su testimonio, Cochinillo jur que viva de una cooperativa de construccin y de un lavadero de autos y ante una repregunta de la abogada Paloma lvarez Carreras neg ser empleado estatal. Gmez Alcorta present un informe de la consultora Nosis segn el cual Arellano no slo era el testigo estrella de Morales sino tambin su empleado en la gobernacin. La querella y la fiscala se opusieron a incorporar ese informe a la causa. El juez opin que slo tendra validez si fuera confirmado por la contadura y por la direccin de personal de la provincia, a las que les dio 48 horas para responder, atento a los ritmos de la administracin pblica. Esa consideracin no consta en ningn cdigo. El martes 20, Jurez Almaraz inform que no podra asegurar que el veredicto se conociera al da siguiente, salvo que Milagro Sala renunciara a esa prueba crucial. Gmez Alcorta rehus esa propuesta extorsiva, pero dej ese punto para el final de su alegato. Cuando lleg all ya haba demostrado la falsedad del testimonio de Cochinillo y de su compaera.

El estilo embrollado y confuso del Cochinillo recuerda los golpes nada ortodoxos con los que el mediocre boxeador Andrs Selpa lleg a batir una noche irrepetible al gran campen Eduardo Lausse. Trababa, empujaba, morda, frotaba los cordones del guante en los ojos, agarraba y pegaba, usaba la cabeza, el codo y aun las rodillas ante la pasividad de los rbitros que no estaban acostumbrados a tratar con alguien que en forma deliberada desconoca las reglas del oficio. Pero el juez no pareca un rbitro de boxeo sino de la troupe de Martn Karadagin, que consinti pero tambin propin golpes bajos y compens sus ostensibles limitaciones con un autoritarismo estridente que ni siquiera excluy gritos contra las abogadas defensoras, que se lo sealaron en el alegato. Jurez Almaraz detesta ser contrariado, sobre todo cuando su antagonista es tan parco y taxativo como el Cdigo Procesal Penal de la Nacin, con el que debera estar familiarizado. En el pasado tuvo denuncias por ese carcter violento. Cunto ms alto el tono de voz, ms evidente el desconocimiento de las reglas y la desigualdad de armas en que coloca a los procesados. Eso se reflej incluso en la escenografa del proceso. Querellantes y fiscales fueron provistos de sillones mullidos y vasos de vidrio, mientras las defensas deban sentarse en sillas de madera y beber en vasitos de plstico. A un fotgrafo del diario El Tribuno lo interrog con rudeza, al dueo del diario y legislador provincial Rubn Armando Rivarola, con obsecuencia. Antes de iniciarse el juicio, Jurez Almaraz y Cataldi ya haban denunciado a Gmez Alcorta por usurpacin de ttulos y honores, ignorando la autorizacin provisoria que le haba extendido la Cmara Federal de San Martn para actuar en todo el pas. Ella replic denuncindolos por abuso de autoridad y mal desempeo. Esa hostilidad se cortaba con cuchillo en la sala de audiencias.

Arellano no estuvo en Colegio Profesional de Ciencias Econmicas la noche de la protesta contra el entonces senador y hoy gobernador Gerardo Morales, que se constituy en querellante y lo ofreci como testigo casi un ao despus de los hechos. Nadie esa noche vio all a Milagro Sala ni a ningn integrante de su organizacin barrial Tpac Amaru, como reconocieron todos los testigos presenciales ofrecidos por el propio Morales. Sin embargo cuando la tambin procesada Graciela Lpez comenz a gritar desde las primeras filas del local donde se haba convocado a una conferencia sobre auditora y control y exhibi un cartel en demanda de trabajo digno, Morales la acus:

A vos te manda Milagro Sala.

Tambin el cabo policial Osvaldo Valdivieso dijo haber odo que Morales acusaba a Milagro Sala.

A la semana siguiente Morales present un pedido de informes en el Senado en cuyos considerandos la acus de recurrir a la protesta y de ese modo poner en la agenda pblica la ley de reforma edilicia, an con la negativa del entonces gobernador y de las organizaciones de profesionales del sector. Tal poder de presin constituye un contrapeso relativo de los poderes econmicos en la prctica poltica, de modo que los gobernadores apelan a los reclamos sociales como excusa para negociar mejor frente a los actores ms influyentes de la poltica local. Lo que hasta ahora nadie hizo fue cotejar esos dichos de Morales con la ley 5574/08, que declar la emergencia en la infraestructura escolar. Su artculo 5 facult al Poder Ejecutivo a contratar en forma directa la refaccin y acondicionamiento de la mitad de esos edificios con las cooperativas de Vivienda inscriptas en el registro de efectores sociales. En el debate legislativo, el 12 de junio de 2008, el diputado radical Alberto Bernis y su colega Oscar Agustn Perassi, del Frente Primero Jujuy que responde al actual vicegobernador de Morales, Carlos Haquim, anunciaron su oposicin a que participaran las cooperativas. Esto deja bien en claro qu se discute en este proceso.

El empleado del mes

En esta pgina se reproduce la respuesta oficial a la consulta sobre Arellano: el Cochinillo trabaja desde julio de este ao para la gobernacin, en una alta categora para alguien que no sabe leer ni escribir, pero que demostr buena memoria para repetir el guin escrito por el contador Morales, quien se precia de ser buen pagador. Lo que sigue es un anlisis crtico de su testimonio que proviene tanto de mis observaciones cuanto del alegato de Gmez Alcorta:

Arellano cont que decidi declarar en la causa para que Milagro Sala dejara de molestarlo, cuando la lgica indica que de ese modo la presunta situacin empeorara. Dijo que se present a declarar porque por culpa de Milagro Sala era un pobre desocupado que no tena ni para comer, pero al mismo tiempo tena secretaria, un lavadero de autos y una cooperativa a la que se le asignaban obras. Narr dos reuniones que se habran realizado en la casa de Sala antes de la protesta contra Morales. All Milagro dijo que vena la derecha a quitarles los planes. En la primera reunin le orden que cuando los otros miembros de la Red de organizaciones sociales arrojaran los huevos que les dara la Tpac Amaru (sic) vos le tens que pegar una pia a Morales. Si no le pegas, Cochinillo, te pego un tiro a vos, le habra dicho mientras empuaba una pistola. Luego de la reprogramacin de la conferencia para otra fecha, en la segunda reunin Milagro le habra dicho mir Cochinillo, este no cierra el pico, vas a tener que tirotear la casa de Freddy Morales. Tanto l como su compaera dijeron que se retiraron porque no estaban de acuerdo y slo queran trabajar. Cochinillo narr este fantstico dilogo:

Ahora vas a conocer a la Milagro mafiosa.

Yo me junt para hacer obras, no para ser delincuente.

Atenete a las consecuencias. A m nadie me dice que no.

Si bien la secuencia cronolgica de su relato fue imprecisa, tambin suministr un elaborado perfil psicolgico sobre cmo sera la personalidad oculta de Milagro Sala, quien en una reunin en su casa le pide la pistola al custodio, se la pone en la nuca primero y en la boca despus, le pega culatazos a mi hijo, obliga a ambos a besarle los pies y les dice: Ac mando yo, soy la justicia. Si no doy ejemplo con vos todos se van a rebelar y no denuncies a la polica porque me cuenta todo. En otro momento que no precis, dijo que Milagro me cay al lavadero con sus matones, me dijo que iba a matar a mi hijo y hacer violar a mi hija. No obstante, luego de producida la protesta contra Morales en la que no quiso participar, por orden de Milagro Sala fue a la comisara 1 a hacerle el aguante y conseguirle un abogado a Salvatierra, uno de los dos detenidos en el Consejo de Ciencias Econmicas. Como se neg a asistir a otra cita en la sede de la Tpac Amaru, Milagro se la agarr con mi hijo y lo golpe. En ese punto del relato, Chauque llor. Tanto Arellano como su compaera incluyeron en su declaracin una invocacin apasionada: Esta seora no es buena, es mala, hizo mucho dao.

Arellano y Chauque fueron presentados en la causa por el apoderado de Morales. Pero cada uno dio una versin distinta sobre cmo llegaron a l. El hombre dijo que estaba desesperado y fue a la Legislatura a pedir ayuda. El diputado Rivarola le indic que se retirara porque soy del palo de Milagro Sala; en el bloque justicialista no le abrieron las puertas y cuando ya se iba encuentro un seor grandote con barba, al que sin ms le cont su problema. Se present como Luciano Rivas y le pregunt si se animaba a declarar. Slo hablaron del tema cinco minutos (cosa inverosmil para quien haya escuchado la torrencial oratoria de Cochinillo), le pidi sus datos y pocos das despus lo citaron a declarar. Pero segn la mujer, fueron directamente al bloque radical a ver al apoderado de Morales, por indicacin del tambin abogado radical Miguel lvarez Garca, el doctor Chiqui, a quien el presidente Maurizio Macr design embajador en Bolivia a pedido de su amigo Morales. Tambin difieren las versiones de cada uno sobre la relacin con lvarez Garca. Cochinillo dijo que lo conoci despus del escrache a Morales, cuando uno de los manifestantes frente a la comisara le dio su nmero. Cuando se reunieron, el Doctor Chiqui le dijo que no trabajara para Milagro Sala, pero empez a trabajar para m. En cambio Chauque declar que lvarez Garca trabajaba para la cooperativa de Arellano, Argentina Avanza desde haca aos.

Cochinillo tambin narr que la noche anterior a su primera declaracin en el expediente, otro abogado de Milagro le ofreci 20.000 pesos para que no lo hiciera y en cambio firmara un documento ante una escribana diciendo que no saba nada de la causa. Tanto l como su compaera contaron que salieron de esa reunin prometiendo que volveran en 5 minutos, pero apagaron los celulares y al da siguiente fueron a declarar. Pero Gmez Alcorta ley en su alegato el listado de las llamadas de Arellano de esa noche: quince minutos despus de la medianoche llam a Luciano Rivas, el apoderado de Morales con quien dijo que slo habl cinco minutos en la Legislatura, y en cuanto cortaron recibi un llamado del Doctor Chiqui, uno de los polticos ms cercanos al gobernador. Durante su declaracin, en compaa de Rivas, entreg una lista de sus familiares escrita en un programa de procesamiento de texto, pero ante una pregunta dijo que no tena computadora y no record quien escribi la lista. Segn Gmez Alcorta, a menos de 24 horas de la supuesta reunin en que Arellano y Chauque se niegan a participar en la protesta y se van, estn haciendo el acampe en la Seccional 1 para pedir por la libertad de Salvatierra, Arellano debe conseguirle un abogado a Salvatierra -quien ya tena uno- y en ese rol fue a encontrarse con lvarez Garca para ver si tomara el caso. Asimismo, nos cuentan que unos pocos das despus de eso, en la sede de la Tpac en otra reunin a la que ellos asistieron, escucharon a Sala y a Lpez burlarse de Morales cuando lo vieron aparecer en la televisin e hicieron referencia al episodio de los huevos. Cmo es posible que habiendo tomado esa decisin y con los hechos presentados como ellos lo hicieron pudieran luego estar en la mesa chica de ciertas decisiones o reuniones? Una de dos: o Arellano estuvo efectivamente en el episodio del 16 de octubre o los otros hechos nunca sucedieron. Resultan imposibles de compatibilizar ambos relatos. El guin en este punto est mal hecho.

La versin de la custodia

Cuando la defensa le pregunt si haba denunciado todas las agresiones que narr en esta causa, Cochinillo dijo que s, pero que el juez ni fotocopias le haba querido dar y que l no tena abogado porque no era pudiente. Pero Arellano no hizo ninguna denuncia: luego de su declaracin de agosto de 2010, el juez que lo escuch promovi una causa contra Milagro Sala por Privacin ilegtima de la libertad y coacciones agravadas. A diferencia de lo que Arellano dijo, todos esos hechos fueron investigados y Milagro Sala fue absuelta. De all surge informacin til para mostrar las mentiras de este falaz testigo:

  1. la comisara 1 acredita que en las fechas mencionadas por Arellano no hubo ninguna exposicin ni presentacin de su parte.
  2. en las pericias informticas de su celular no se encontraron los mensajes de Sala ni las amenazas de nadie que dijo haber grabado.
  3. en el registro de llamadas entrantes y salientes de su celular no figura ninguna llamada de Milagro que pudiera corresponder a las amenazas que mencion Arellano.
  4. el juez que sobresey a Milagro (y cuya destitucin persigue por ello Morales) verific contradicciones entre Arellano, su esposa y sus hijos.
  5. Lourdes Lidia Guzman dijo que no haba escuchado ninguna de las amenazas que segn Arellano presenci.
  6. ningn informe mdico certifica las lesiones de las fotografas que en una actitud temeraria mostr Arellano en el tribunal, ni en qu fecha fueron producidas.
  7. el juez tambin consider poco creble que Arellano haya trabajado junto a Sala hasta junio de 2010.
  8. el fiscal no apel el sobreseimiento de Milagro.
  9. el presunto indigente Arellano que no poda pagar un abogado, s se present en la causa con una abogada particular. Pero la Cmara de Apelaciones no lo admiti como querellante porque lo hizo tres aos despus.
  10. Consta que su abogada extrajo fotocopias de toda la causa.

Si buscaba auxilio por su sufrimiento, cul es la lgica que lo llev a declarar contra Milagro en una causa que tena como vctima a Gerardo Morales pero no a denunciar los hechos? Pues no la hay, porque no existe, aadi Gmez Alcorta.

La defensa tambin aport los informes sobre Arellano de la polica que estuvo a cargo de la custodia de quien se ha presentado como un pobre hombre atormentado por Sala. Para explicar por qu le levantaron la custodia (que volvi a pedir en la audiencia del lunes y que el cooperativo Jurez Almaraz le concedi) Arellano present el fantasioso relato de que se neg a ir a una toma de tierras que le habra propuesto un agente policial provincial, pero no record su nombre, su sobrenombre, su apellido ni lo pudo describir. La inversin estatal en la proteccin de este personaje no fue nimia: 41 agentes de las policas jujea y federal. Los informes lo describen como una persona violenta, que discute con gente que pasa por la calle, que se pelea con su propio hijo, que se emborracha y vocifera insultos a miembros de organizaciones sociales, llegando incluso a la agresin fsica. Tambin dicen que se dirige en estado de ebriedad hasta el lavadero, donde se comercializan estupefacientes, conduce el vehculo zigzagueando y consumiendo bebidas alcohlicas y cuando los policas le reclaman acelera en forma de burla. Describen otras amenazas, insultos, agresiones fsicas y consignan que porta armas en forma ilegal. El informe firmado el 10 de noviembre de 2010 por el Oficial Principal Gustavo Anun, del cuerpo especial de Operaciones Policiales pone de manifiesto que Arellano no es un pobre ciudadano que sin poder salir a la calle resuelve declarar en contra de quien lo habra amenazado. Fue el jefe de la regional Jujuy de la Polica Federal quien le pidi al juez que le levantara la custodia, porque Arellano tena asidua concurrencia a la agrupacin Argentina avanza, al lavadero de autos y a diferentes actividades de ndole social durante las 24 horas. Acota la defensa de Milagro Sala: As actuaba Arellano cuando, segn l, muerto de miedo no sala de su casa. Para terminar con las mentiras de Arellano, Gmez Alcorta remat: No sabemos si trabaja, pero s que cobra un sueldo pagado por todos los jujeos, en la Contadura de la gobernacin. Hoy trabaja con Gerardo Morales, mejor dicho, hoy le paga un sueldo Gerardo Morales. Por todo esto, sumado al hecho de que fue un testigo trado por la propia querella, que desde el primer minuto procur responsabilizar a Milagro Sala, y no existiendo, fuera de Arellano y Chauque ni una sola prueba de su supuesta intervencin, debe ser tachado de parcial y se requerir la extraccin de testimonios, por la posible comisin del delito de falso testimonio.

Fuente: http://www.pagina12.com.ar/10624-cochinillo-al-horno



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter