Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-12-2016

Populismo, uso y abuso de un concepto

Jordi Mir Garcia
Rebelin


Antes se hablaba de "estar de moda". Despus, gente de la moda consider que era ms apropiado hablar de tendencias: "es tendencia". Twitter ha llegado para darle un sentido ms efmero a las tendencias y podemos hablar de la tendencia de una temporada, en moda, y las tendencias de hoy en la red social. Llevamos ya unos meses en los que es tendencia hablar del populismo. Es una manera fcil de referirse a diferentes realidades poltico-sociales que, por un motivo u otro, nos preocupan. En las ltimas semanas la tendencia no ha parado de crecer. Las evidencias son innumerables. Se habla de populismo para hacer referencia a Donald Trump, el nuevo presidente de Estados Unidos, Putin, presidente de Rusia, a la extrema derecha austriaca, a Podemos, a la alcaldesa de Barcelona Ada Colau... En el ltimo referndum italiano hay analistas que han llegado a identificar como populismo al primer ministro Matteo Renzi, defensor del s, y en diferentes sectores defensores del no. Hay populismo de derechas, de izquierdas, institucional, anti-institucional...

El uso del concepto populismo pocas veces se acompaa de una explicacin desarrollada de lo que la persona que lo utiliza quiere que signifique. Parece que damos por hecho que sabemos de qu estamos hablando. Hoy, me parece que podemos acordar, se est utilizando, en la mayora de casos, para sealar comportamientos polticos que no son compartidos... Pero qu es el populismo? Cmo deberamos definirlo? No es un concepto nuevo, aunque ahora sea tendencia tiene una larga historia. Significa hoy lo mismo que signific en otros momentos histricos? Si no empezamos acordando el significado de las palabras que utilizamos, el dilogo ser an ms difcil de lo que ya es en una sociedad que lo cuida poco.

El concepto del populismo se identifica desde hace aos, tantos que quiz por eso ahora lo tenemos poco presente, con lo que se conoce como Populismo ruso. Narodnik, populistas, de la segunda mitad del siglo XIX que queran hacer la revolucin en contra de la monarqua en Rusia. Consideraban que la gente del campo poda ser la clase revolucionaria y las comunas locales el embrin del socialismo. Populismo, significa hacerse pueblo, estar con el pueblo, luchar con l por su emancipacin.

Otro momento histrico, este mucho ms cercano en el tiempo, relevante para el populismo es el que ha llevado a diferentes pases de Amrica Latina gobiernos que, podramos decir, no estaban previstos. El populismo de los gobiernos imprevistos en Amrica Latina. Gobiernos como el de Luiz Incio Lula da Silva y el Partido de los Trabajadores en Brasil, como el de Evo Morales y el MAS en Bolivia, como el de de Hugo Chvez en Venezuela... Gobiernos imprevistos, porque no entraban dentro de las previsiones que llegaran a gobernar opciones impulsadas, o soportadas, por una parte de la poblacin que haba sido excluida del poder poltico y econmico. Personas que se consideran pueblo y quieren representarlo. Un pueblo constituido por personas que por su clase social y su condicin de indgenas han convivido o conviven con la exclusin y la opresin.

Hay quien ha visto en estos escenarios latinoamericanos referentes para pensar e impulsar proyectos polticos en otros lugares, que desde la definicin de populismo, lo que quieren es constituir un pueblo frente a aquellos sectores que han gobernado el pas frente a la mayora de la ciudadana. Hay quien tambin ha querido etiquetar estos proyectos como populistas con la voluntad de mostrarlos como no deseables por sus liderazgos, por sus vnculos con sectores amplios y desfavorecidos de la sociedad, por sus polticas... En ocasiones, designarlos como populistas es una manera menos atrevida de presentarlos como totalitarios (por supuestas imposiciones), cesaristas (por supuestos personalismos)... Quizs ahora ya no lo recordamos, pero este uso peyorativo del trmino populismo fue bastante habitual durante la primera dcada del nuevo siglo XX para cuestionar precisamente estos nuevos gobiernos no esperados ni deseados por quienes formulaban los ataques.

Al inicio de la segunda dcada de este siglo la movilizacin surgida de la crisis econmica y poltica llev a que se pensara y se hablara de populismo y proyecto poltico en nuestra sociedad como seguramente no haba pasado antes. El populismo del 15M, Podemos... Ernesto Laclau y Chantal Mouffe, entre otras cosas acadmicos y tericos del populismo latinoamericano, se hacen presentes en el proyecto poltico de Podemos donde el populismo tiene un papel. En nuestra sociedad ya hace aos que hay quien cuestiona las distinciones entre izquierdas y derechas, quien cuestiona la calidad de la democracia existente... Hay espacio para el surgimiento de propuestas que se organizan desde otros cimientos y otras prcticas. Las movilizaciones del 15M lo vienen a demostrar. Durante los sesenta, setenta, u ochenta, si alguien deca que no era de derechas ni de izquierdas se sola pensar que era de derechas. A partir de los noventa seguramente ya no es as. Y el 15M lo demuestra cuando uno de los mensajes que emite es "No somos ni de izquierdas ni de derechas".

El Partido Socialista Obrero Espaol, un partido que se presenta como de izquierdas o centro izquierda, ya ha estado en dos etapas en el gobierno estatal, por no hablar de ayuntamientos o autonomas, y hay quien considera que la izquierda a la que aspira debe ser de otro modo. Esto puede llevar a reivindicar otra izquierda o a plantear que el eje izquierda-derecha tal como se impone no sirve. Y esto conviene tenerlo muy presente no slo en nuestro pas. El crecimiento de determinadas opciones polticas debe verse en este escenario de crisis, de desgaste, de decepcin, de indignacin, que han originado los partidos de gobierno tradicional. Quizs esta crisis poltica, este desgaste, esta decepcin, esta indignacin, surge precisamente de no haber estado lo suficientemente cerca del pueblo. De no haber sido suficientemente pueblo.

Cuando hoy se habla de un populismo que va de Donald Trump a Podemos pasando por Matteo Renzi, qu estamos queriendo decir? Se dicen muchas cosas. Hay quien intenta sealar una caracterstica que podra ser comn a diferentes proyectos populistas: la construccin de un pueblo que se enfrenta a otro sector de la sociedad que acta contra los intereses del pueblo. Esta definicin podra cuadrar con diferentes proyectos que se han autodenominado como populistas. Alguien puede argumentar que Trump busca construir una idea de pueblo enfrentado al poder establecido de Washington. Alguien argumentar que Podemos ha buscado algo similar a partir de la distincin entre pueblo y casta, lites... Pero Trump no es, tambin, poder establecido? Trump busca empoderar al pueblo como lo queran hacer los populistas rusos o los gobiernos imprevistos latinoamericanos para superar la explotacin sufrida?

Guy Hermet, que lleva aos trabajando sobre el populismo, presenta las manifestaciones populistas actuales como unas maneras de hacer que hacen considerar el personal poltico clsico como un enemigo contra el que luchar y decir que todos los problemas se podran solucionar al instante, o casi, si se pudieran neutralizar a aquellas personas (elites, instituciones, grupos...) que se oponen a los intereses de la mayora de la poblacin. Si llegamos a la conclusin de que esta es una manera adecuada de definir populismo deberamos preguntarnos si este no es un intento que practican muchas opciones polticas. Por ejemplo, el PP, el PSOE, Junts pel S... En todos los casos est la construccin de un nosotros que se contrapone a un otros y soluciones rpidas... El proceso independentista no sera populista? La nocin de Espaa que utiliza el gobierno del PP no sera populista? Qu o quin no sera populista?

Este significado es el mayoritariamente asociado a la expresin populismo? En muchas de las intervenciones que escuchamos o leyemos en las que hay referencias al populismo no hay voluntad de anlisis, de entender y explicar. Lo que acostumbra a haber es una simplificacin no malintencionada por economa del lenguaje o una simplificacin malintencionada que busca descalificar. Quizs estas propuestas polticas que se estn etiquetando como populistas deben ser cuestionadas e, incluso, descalificadas. lvaro Vargas Llosa, comenzaba un artculo de 2005 dedicado al populismo que renaca en America latina recordando una cita del escritor H.L. Mencken que defina a la persona demagoga as: "aquella que predica doctrinas que sabe falsas a personas que sabe idiotas". Once aos ms tarde hay quien ha escrito artculos sobre el populismo hoy citando Mencken y su frase como si fuera la definicin de la persona populista. Son lo mismo? No necesariamente.

Este artculo no pretende ser un elogio ni una crtica del populismo. Ni del ruso, ni del de Podemos, ni del de Trump (en caso de que lo sea)... Esto no quiere decir que quien escribe no tenga posicin al respecto de estas maneras de hacer poltica. Este texto quiere sealar la importancia de un mbito previo a la discusin sobre las prcticas polticas, se presenten como populistas, socialistas, liberales, ecologistas, conservadoras, marxistas... Y otro da podramos hablar de estas otras etiquetas, por cierto. En todo caso, un mbito que me parece ms importante para la salud democrtica de una sociedad, podemos decir pre-poltico. La pre-poltica. Una sociedad que se quiere democrtica (y esto evidentemente ya es una decisin poltica), una sociedad que est convencida de que necesita la participacin activa de su poblacin en procesos de deliberacin, dilogo, debate y decisin, debe estar atenta a si la poblacin est en disposicin de participar con las capacidades y los instrumentos que permitan generar decisiones de calidad sean las que sean.

Utilizar una etiqueta como "populismo" de una manera tan poco precisa y para cosas tan diferentes slo dificulta entender, analizar, dialogar, discutir, proponer alternativas... Si hay que decir que hay demagogia, digmoslo. Si hay que decir que hay manipulacin, digmoslo. Si hay que decir que hay autoritarismo, digmoslo. Si hay que decir que se hacen promesas imposibles de cumplir, digmoslo... Pero si para decir todo esto acabamos diciendo "populismo" nos cargaremos el concepto. Y an peor, corremos el riesgo de cargarnos la capacidad de comprender, analizar, argumentar, dialogar, trabajar juntos, acordar... Si lo que queremos es desprestigiar, embarrar, criminalizar... podemos continuar utilizando la expresin "populismo" para nuestros objetivos, como antes ya hicimos con otros conceptos o continuamos haciendo hoy con otras expresiones y prcticas. Podramos decir que hemos pasado de descalificar como "antisistema" a hacerlo como "populista". Necesitamos poner menos esfuerzos en descalificar y ms en construir conjuntamente asumiendo que en sociedades plurales hay que saber convivir en la diversidad.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter