Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-12-2016

2017: ao de luchas, de elecciones y de importantes desafos para nuestro pueblo

Frente Popular Daro Santilln-CN


1- El primer ao de gobierno de Macri muestra con claridad la ofensiva del capitalismo explotador, destructor de los bienes naturales, promotor del patriarcado asesino, agente del imperialismo y profundamente antidemocrtico. En sintona con el proceso regional, en nuestro pas se abri una etapa que nos coloca a las organizaciones populares ante nuevos desafos, poniendo a prueba nuestra capacidad de lucha, de organizacin, de articulacin, de construccin colectiva, de generacin propuestas alternativas a las del sistema. En suma, nos impela a la construccin de un poder popular capaz de dar pelea en todos los terrenos: poltico, econmico, sindical, social y cultural como as tambin en el terreno electoral. Creemos necesario no dejarles el campo libre a los enemigos del pueblo que utilizan las elecciones para confundirnos con sus mentiras, invisibilizar nuestras luchas y aparecer como supuestos garantes de un futuro luminoso que nunca llega.

2-Quienes somos parte del pueblo trabajador sufrimos la destruccin del salario, del empleo, de la salud, de la vivienda, de la educacin, de todo lo que hace a una vida digna, mientras que por otro lado los mismos de siempre se enriquecen ilimitadamente, concentrando capitales y poder.

Somos nosotrxs tambin los que padecemos y perdemos nuestras vidas por la inseguridad que nos imponen las malas condiciones de trabajo, la explotacin y trata, el narcotrfico, la violencia de un sistema que margina y excluye a millones con la complicidad y el protagonismo del poder poltico y econmico, los jueces y policas rentados por esta red de impunes.

El agronegocio, el frackink, la megaminera a cielo abierto, la especulacin inmobiliaria y financiera son los dioses de un sistema que adora la ganancia empresaria a costa del sufrimiento popular y la destruccin ambiental.

Para sostener todo esto, promueven el consumismo y el individualismo como valor humano supremo con el consecuente desarrollo de una sociedad inhumana carente de todo proyecto colectivo.

3- Del seno del pueblo, sin ser nota de tapa ni tema del da, siguen sumndose mltiples resistencias y formas de organizacin que enfrentan este estado de cosas, que aportan solidaridades, propuestas y alternativas, que pelean por la dignidad y el bien comn del pueblo, que prefiguran otra sociedad posible.

Los de arriba se apoyan en la debilidad y fragmentacin popular que ellos mismos fomentan. Desde el macrismo, el PJ en sus diversas fracciones, la Iglesia y la burocracia sindical elaboran planes, debaten estrategias, se unen para dividirnos y derrotarnos.

Nuestra tarea, hoy ms que nunca, es avanzar en unidad y articulaciones que den paso a una nueva y vital izquierda, un amplio movimiento anticapitalista, antipatriarcal, ecologista, radicalmente democrtico, al servicio de las lucha populares, que no compre la ilusin de que es posible humanizar el capital sino que avance en trascenderlo, que pueda unir las mltiples voces, propuestas y resistencias en un solo puo. Que no se coloque por encima para hablar en nombre del pueblo y reclamar su apoyo, sino aspire a constituirse en canal para que el pueblo recupere su voz, sus mltiples voces expropiadas por el capital. Que no pretenda tampoco atajos que suelen terminar en callejones sin salida- de creer que se puede construir lo nuevo con los escombros de lo viejo.

4- La resistencia con aguante y el volveremos, pierden da a da consistencia como alternativa vlida para el pueblo. Por la catarata de denuncias sobre gran parte de quienes dirigieron los destinos del pas durante la dcada pasada; porque resulta imposible depurar el kirchnerismo de impresentables como el racista Pichetto; porque el kirchnerismo es inseparable del PJ, aparato que viene resultando el principal sostn del poder del capital en la Argentina.

Pero, y quizs esta sea la razn principal, porque el kirchnerismo lejos est de impulsar la resistencia al marcrismo. Por el contrario se fracciona entre quienes apoyan todas y cada una de las leyes y medidas antipopulares impulsadas por el actual gobierno, quienes vienen negociando con Massa la unidad del PJ y quienes promueven la construccin de nuevas mayoras o frentes ciudadanos, (denominaciones que aluden al rejunte de todo lo viejo que ya conocemos), que condujeron al pueblo a profundas derrotas y desilusiones. En todos estos proyectos aspiran a integrar al movimiento obrero, pero no se refieren al trabajadxr de a pie, sino a la burocracia sindical, enemiga histrica de lxs trabajadorxs, y hoy sostn principal de Macri.

Paralelamente a esta podredumbre y decadencia, por abajo, miles de jvenes que apoyaron el gobierno anterior no se creyeron el cuento de que militancia era ocupar un despacho estatal u oficiar de espectadores y aplaudidores de las decisiones verticales. Y estuvieron y estn convencidos de la necesidad de la transformacin social. Una nueva alternativa de izquierda debe tener la capacidad de contener y debatir fraternalmente con estos compaeros de lucha.

5- Una mirada sobre el conjunto de la llamada clase poltica refuerza nuestra conviccin en la tarea pendiente de que se vayan todos. Esta vez ya no como expresin de deseos ni idealismo mgico, sino como gua para un paciente y serio rumbo de lucha, organizacin, articulacin y construccin de alternativas de ruptura con el capital, para cambiar "de base" el pas y la sociedad. Rechazamos tambin por tanto el falso apoliticismo que se promueve desde el gobierno aprovechndose del hasto popular hacia los polticos profesionales y millonarios. La poltica dejar de ser algo miserable cuando sea el pueblo trabajador, con sus propias organizaciones e instituciones, quien tenga el poder de decidir democrticamente sobre los destinos colectivos de la sociedad en todos los terrenos.

6- Las compaeras y compaeros del FPDS-CN somos apenas una parte de los que venimos peleando por una transformacin de fondo. Venimos caminando codo a codo y con prcticas comunes con agrupaciones, colectivos, organizaciones como el FPDS, el MULCS, la Juana Azurduy, Democracia Socialista, Surcos, El Avispero, COB la Brecha, MP La Dignidad y M. Tupak Katari, Juventud Guevarista, IR, AyL, compaeras y compaeros de Rompiendo Cadenas, de la Corriente Enriqueta Lucero, agrupaciones sindicales y estudiantiles, de la Red Nacional de Medios Alternativos, de colectivas feministas, de las Campaas contra las violencias o por el derecho al aborto, de las asambleas contra el saqueo y la contaminacin, de pueblos originarios, espacios culturales o intelectuales crticos.

Consideramos indispensable avanzar en la articulacin poltica para poner de pie una nueva izquierda; una izquierda que no se adapte a lo existente en nombre de un posibilismo restringido a los lmites impuestos por el capital, que no se disponga a revelar ninguna verdad preexistente al pueblo sino a construir junto a ste un nuevo mundo, que no construya lmites inexpugnables sino identidades abiertas, que pueda nutrirse y crecer en el dilogo con nuestro pueblo y sus diversas tradiciones.

7- Por qu parar una nueva izquierda si ya existe el FIT? El surgimiento del FIT alent la doble esperanza de constituir un primer y valioso paso hacia la unidad de las izquierdas, as como la posibilidad de que se constituya como canal de organizacin y participacin para miles de trabajadoxs y jvenes que, desde las bases, se organizaban y peleaban. Asimismo, frente a un gobierno progresista que deca recoger banderas de las izquierdas -aunque lo haya hecho para recomponer el sistema del capital en crisis-, as fuera testimonialmente, la existencia del FIT demostraba que era falso que a la izquierda del gobierno existiera solo la pared y que no hubiera otra sociedad posible que la del capitalismo.

Sin embargo, a contramano de las esperanzas que alent, el FIT se cerr sobre si mismo y no solo no fue el puntapi inicial de una unidad ms amplia ni canal de organizacin, sino llev sus diferencias y peleas intestinas al terreno de la lucha y la organizacin popular.

Estamos convencidos que una amplia unidad de las izquierdas debe contar entre sus filas a lxs valiosxs compaerxs que forman parte del FIT. Pero no podrn dar el puntapi inicial para tal tarea. Nos toca a las organizaciones del amplio espacio de la izquierda independiente asumir el desafo y compromiso de sentar firmemente las bases de una nueva izquierda que, sin sectarismo alguno, se dirija hacia el conjunto del pueblo trabajador y sus organizaciones de lucha y transformacin -entre las que se encuentran sin dudas las tres organizaciones que componen el FIT- para continuar con esas tareas que el FIT no pudo asumir ni continuar.

8- El 2017 ser otro ao de las luchas en las calles contra el ajuste y contra las penurias que impone el capitalismo al pueblo trabajador. Pero adems habr elecciones. En ellas el gobierno pretender legitimar su proyecto antipopular, mientras que la oposicin sistmica - el PJ en sus diversas variantes- intentar mostrarse una vez ms como la nica oposicin con posibilidades de derrotar a la derecha. En este contexto, el progresismo proveniente del kirchnerismo o de algunas izquierdas- levantar las banderas de la unidad, no para referirse a la imprescindible unidad del pueblo en la lucha, sino para justificar acuerdos electorales por arriba que nada aportan a esta unidad.

9- La nueva izquierda, de la que somos parte, ha comenzado a dar - an en forma muy incipiente- batalla en el terreno electoral. Creemos necesario fortalecer esa intervencin, no como fin en s mismo sino al servicio de la construccin del poder popular, la visibilizacin de las creaciones colectivas y luchas de nuestro pueblo, la denuncia del carcter reaccionario de las instituciones del sistema como el Parlamento, la interpelacin del conjunto de los sectores oprimidos para acumular fuerzas. Tambin en este terreno, para la lucha contra el sistema capitalista, dependiente y patriarcal que soportamos, denunciando la alienacin, penurias y destruccin de la humanidad a la que su continuidad nos lleva. Creemos que no dar batalla en este terreno, aunque resulte incmodo y ajeno, puede hacernos perder fuerzas acumuladas en la lucha.

Es por todo esto que hemos decidido integrarnos a Pueblo en Marcha en la ciudad de Buenos Aires y en provincia de Buenos Aires porque junto con el camino de lucha recorrido juntos- creemos, tal como lo manifiestan lxs compaerxs, que es necesario pongamos un pie en las instituciones y miles en las calles. Asimismo, somos parte de La Dignidad del Pueblo, herramienta electoral en la provincia de Jujuy y apoyamos la iniciativa de construir Pueblo en Lucha en Baha Blanca. Hay otras iniciativas con diferente grado de construccin como la Unin del Pueblo en La Plata, y Autodeterminacin y Libertad en CABA.

Apostamos firmemente al fortalecimiento y la articulacin de todas estas herramientas electorales hacia una intervencin en sintona en todo el pas. Asimismo a utilizar esta intervencin para dar pasos hacia un amplio movimiento anticapitalista, antipatriarcal, antimperialista, ecologista y radicalmente democrtico hacia un socialismo del siglo XXI que pueda constituirse en herramienta y canal para la emancipacin nacional y social.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de los autores mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter