Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-12-2016

Los que preparan el futuro

Marcelo Marchese
Rebelin


Sobre la capacidad de pensar la poltica con cierta perspectiva podemos distinguir tres grupos. El primero constituye el cerebro del sistema. Son pocos, muy informados y planean los pasos a futuro. No pueden decidir en un todo lo que suceder, pero conocen el movimiento de las fuerzas econmicas y sociales e intentan encauzarlas en un sentido determinado.

A modo de ejemplo y yendo al caso de Uruguay, los subsidios a la forestacin a partir de la apertura democrtica fueron pensados para una posterior instalacin de las pasteras. A su vez, esta tendencia creciente por la cual los tribunales internacionales dictaminan justicia, nos va llevando a abandonar nuestra soberana jurdica, y en otro terreno, la inseguridad y la guerra abonan el camino de un nuevo orden de vigilancia y control extremos y en suma, la lenta y progresiva ruina de las repblicas y la puesta en tela de juicio de las virtudes de las instituciones de la democracia, abren las puertas a un nuevo orden institucional. Este orden no se impondr a la fuerza, pero entre las tendencias histricas que llevan a l se incluye el accionar de este grupo que tiene la capacidad de planificar y ordenar sus pasos en funcin de una mirada a largo plazo.

Alguien podr argir que este artculo comienza con una veta conspiranoica, pero alcanza con ver las historias de las guerras y se ver cmo fueron preparadas y orquestadas con anticipacin por los innumerables beneficios otorgados a unos pocos. Entre los documentos que exhum la revolucin rusa, hubo uno muy curioso en el que los planificadores de la educacin argumentaban sobre las virtudes de ensear griego y latn cuya dificultad ensea la necesaria humildad a los sbditos.

Volviendo a nuestros grupos, existe otro que se caracteriza por no planificar nada en absoluto, salvo pasos tendientes a ganar las elecciones. Su mirada no va ms all de cinco aos y slo en una cuestin asaz balad. Aqu se encuentra, entre otros, el progresismo y la izquierda que ha clavado su reloj histrico en los sesenta. No slo no planean a futuro; ni siquiera evalan los pasos dados. El progresismo, argumentando que el capital nacional no es suficiente para reactivar la economa del pas, apuesta a la inversin extranjera, la cual traera aparejada el encadenamiento productivo. Luego de una dcada de progresismo, tanto en Uruguay como en varios pases de Hipanoamrica cul ha sido el resultado? El resultado es que al encadenamiento productivo no se lo encuentra ni con una lupa y lo que s encontramos es que nuestras economas han profundizado su carcter agrario y extractivista, se han primarizado, en tanto las economas avanzadas se despegan cada vez ms de nosotros. El progresismo ha evaluado las virtudes de su apuesta al capital extranjero? Si por otra parte tendemos la mirada hacia la educacin, el panorama es sumamente triste. Dnde est el plan para mejorar un mbito vital para la repblica? Quin lo ha visto? Por qu no se escribe? No tuvieron suficiente tiempo para lanzarlo a andar? Alguien dir que no tienen las herramientas intelectuales suficientes. Sea, pero en ese caso, lo ms saludable sera estimular el debate. Que el gobierno, amn de administrar, se convierta en el dinamizador de la discusin. Ni eso. Todo transcurre en una atona penosa en tanto crece en la poblacin el desinters y la desesperanza.

Luego tenemos un tercer grupo insignificante en cualquier parte del mundo. Gentes en general aisladas que logran avizorar en parte el futuro. No estn preocupados en llevar a cabo medidas, no estn exigidos por la consigna histrica tenemos que hacer algo ahora, lo que lleva a dar una cuota legislativa a las mujeres o un empleo simblico a alguna minora. Cuando la verdadera accin no se lleva a cabo, como mecanismo psicolgico, el hombre tiende a llevar a cabo una accin sustituta para llenar el vaco, para evitar la angustia de no hacer lo que se debe hacer. Todos lo hacemos en todos los terrenos. En vez de engaarse a s mismo con acciones que giran en el vaco, es mejor reconocer que lo que se debe hacer no se puede hacer ahora y que el ahora exige otras acciones, que en el caso de este tercer grupo no es otra cosa que pensar la realidad y compartir las ideas. Se podr argumentar que pensar no alcanza, pero en tiempos de pobreza intelectual pensar se convierte en una actividad revulsiva, ya que pensar es una forma de actuar. De qu sirve moverse si uno no sabe adnde va? Alguien preguntar: todava ms palabras?. En realidad se precisan ms palabras cada vez que an no alcanzamos las palabras suficientes.

Este tercer grupo de gentes advierte un nuevo ordenamiento mundial donde las corporaciones dictaminan la vida de todos y el control crece en aras de la libertad del individuo. Ante ese futuro, no tienen otro recurso que el pensamiento, y puesto a hablar sin miedo, dira que no tienen otro recurso que apelar a la verdad, una energa que guarda en su seno fuerzas insospechadas. He aqu una diferencia sustancial con el primer grupo, heredero del rol asignado por Platn a los filsofos en su Repblica. Aquel buen hombre, preocupado por la justicia, haba determinado que unos pocos, una suerte de filsofos guardianes, deban planear la Repblica ideal de tal manera de determinar quines se procrearan, qu mitos, o qu mentiras, eran necesarias imponer en las mentes de la mayora (el uso de la mentira era tributario de los jefes), y determinaba qu tipo de arte poda sobrevivir. Detengmonos un momento en el rol asignado al arte por Platn. Hablando de los poetas dice: Tampoco es necesario que sean amigos de la risa. Porque cuando alguien se entrega a una risa violenta, casi seguro que sufre despus una alteracin violenta. Y agrega: Habr de mantenerse la prevencin con respecto a cualquier innovacin en el canto, al objeto de no echarlo todo a perder; porque no se pueden modificar las reglas musicales sin alterar a la vez las ms grandes leyes polticas. Si para alcanzar su propsito fuera necesario ocultar ciertos textos de Homero o Hesodo, todo ser para el bien de La Repblica: Y no se les dejar que convenzan a los jvenes de que los dioses han engendrado algo malo y que los hroes en nada superan a los hombres.  As esa actividad suprema del espritu, el arte, pasa a ser reprimida por la poltica. Si liberramos nuestra imaginacin a la ms desatada de las tormentas, no se nos podra ocurrir una imagen ms penosa del rol del arte.

De igual manera que Platn digita esa cosa maravillosa de consecuencias insospechadas, es decir, el arte, es decir, la verdad, el primer grupo digita, en la medida de sus fuerzas, la realidad, mientras el segundo grupo lo deja hacer y se convierte en aliado, pues La izquierda y la derecha unidas jams sern vencidas. Ahora bien, el tercer grupo difiere radicalmente con el primero al descubrir algunas de las tendencias del futuro y alertarnos sobre lo que se viene, al alertarnos sobre los aspectos del presente que preparan el futuro y ante los cuales estamos ciegos. Pero hay un punto ms importante an que caracteriza a este grupo. No tiene una verdad preestablecida acerca del hombre. No lo encaja en un atad y le clava por encima una tapa de madera. No pretende digitar el arte para un propsito determinado Cmo saber qu mundos nos puede descubrir un pensador, un artista, si lo dejamos librado a su inspiracin? Qu certeza tenemos de las cimas que puede alcanzar un hombre como para castrar sus capacidades de antemano? Shelley fue ms sabio que Platn al decir que los poetas son los legisladores desconocidos del universo.

Y aqu arribamos al aspecto fundamental de este grupo de gente dispersa por el mundo. Avizoran un futuro nefasto, nos advierten sobre l, apuestan al pensamiento, a la verdad, pero no saben, no pueden saber y en ese sentido, no pueden prever las fuerzas que puede llegar a desatar la verdad, las fuerzas que puede desatar la energa liberada del hombre. Si el lector lo prefiere de esta manera, este grupo confa en la belleza del misterio.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter