Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-12-2016

Qu se puede hacer con Israel?

Carlos Aznrez
Resumen Latinoamericano


La actitud del gobierno sionista israel supera todos los lmites de un comportamiento impune. No slo no ha respetado ni cumplido ninguna de las resoluciones de la ONU a lo largo de los aos sino que ahora se atreve, con total impudicia, a levantar la apuesta y amenazar y sancionar a cada uno de los pases que votaron en su contra al referirse a seguir construyendo ms viviendas para los colonos en tierra palestina ocupada. Con un Netaniahu indignado e histrico porque su amanuense Barak Obama le pas factura por el maltrato recibido en marzo de 2015, cuando el jefe sionista visit y habl en el Parlamento estadounidense, el escenario de la prepotencia israel se ha convertido en un compendio de amenazas a diestra y siniestra. A pesar de que el propio Obama fue uno de los grandes aliados de Israel en todos los aspectos, y sobre todo en el militar. Slo basta recordar su comportamiento de adhesin indisimulada cuando miles de toneladas de bombas israeles caan sobre Gaza o cuando us el poder del veto en el Consejo de Seguridad para no condenar asentamientos ilegales en dos ocasiones distintas.

Muchos habrn de preguntarse: qu se puede hacer con un gobierno como el de la ultraderecha israel que anuncia suspensin de relaciones con varios pases europeos porque no quisieron convalidar (como hasta el presente) el hecho de seguir inundando de agresivos colonos el territorio custodiado por su ejrcitos de ocupacin? Qu se puede hacer con quienes buscan la guerra de expansin, planteando el etnocidio, y lo hace con la desfachatez de considerar enemigos a la casi totalidad del Consejo de Seguridad, que frente a su impostura nunca procede de la misma manera que lo hara si el gobierno amonestado (solo verbalmente) no fuera el sionista?

Haciendo memoria se ver que toda la oleada de dictmenes de la ONU comenz con la resolucin 194 del 11 de diciembre de 1948 cuando la Asamblea decidi, a consecuencia de la expulsin forzada de centenares de miles de rabes provocada por la invasin israel, "que hay lugar para permitir a los refugiados que lo deseen, regresar a sus hogares lo ms pronto posible y vivir en paz con sus vecinos, y que se deben pagar indemnizaciones a ttulo de compensacin por los bienes de aquellos que decidan no regresar a sus hogares y por todos los bienes que hayan sido perdidos o daados, en virtud de los principios del derecho internacional o en equidad, esta prdida o este dao debe ser reparado por los gobiernos o autoridades responsables. La entidad sionista no slo atendi a esta recomendacin sino que continu expulsando, masacrando y tratando de humillar an ms al pueblo palestino. Eran los tiempos de la Nakba o Catstrofe, como se la conoci a nivel mundial y que dej las marcas en la piel de hombres, mujeres, nios y nias palestinas que sufrieron el inicio de un gigantesco genocidio.

Luego, el 22 de noviembre de 1967, lleg otra resolucin adoptada por unanimidad en el Consejo de Seguridad, seis meses despus de la Guerra de los Seis Dias. La medida exiga "la instauracin de una paz justa y perdurable en Oriente Medio, que pasaba por la retirada del ejrcito israel de territorios ocupados durante el conflicto y el respeto y reconocimiento de la soberana y la integridad territorial y la independencia poltica de cada Estado de la regin, y su derecho a vivir en paz en el interior de fronteras reconocidas y seguras, al abrigo de amenazas y actos de fuerza.

Esta resolucin, permanece en todas las negociaciones posteriores, sentando bases para una paz que jams lleg en el Oriente Medio: la evacuacin de Israel de los territorios ocupados y el reconocimiento por los Estados rabes del derecho de Israel a la paz dentro de unas fronteras estables. Con su habitual recurso de la victimizacin Israel no cumpli ninguno de estos puntos, y adems, opt por generar lazos de cooptacin y complicidad con algunos gobiernos rabes cuyos mandatarios, lejos de apoyar las justas demandas del pueblo palestino (como lo exigan sus propios pueblos), se convirtieron en verdugos y colaboraron con el gobierno sionista comercial y hasta militarmente. Desde ya que a cada recomendacin de la ONU le suceda otra y otra, que en sus textos eran contundentes, pero que en la prctica, al no ser ninguna de ellas vinculante, quedaban convertidas en papel mojado.

Pero en ese camino de por lo menos dejar en claro ante el mundo que Israel se burla de todo y de todos, vale la pena destacar la Resolucion 3379, dictada en 1975, cuando la Asamblea de la ONU adopt, por impulso de los pases rabes, y con el apoyo del bloque sovitico y de los No alineados, una contundente declaracin que asociaba al sionismo con el racismo y con el apartheid sudafricano en particular (la paz y la cooperacin internacionales exigen el logro de la liberacin nacional y la independencia, la eliminacin del colonialismo y del neocolonialismo, de la ocupacin extranjera, del sionismo, del apartheid y de la discriminacin racial en todas sus formas, as como el reconocimiento de la dignidad de los pueblos y su derecho a la libre determinacin), llamndola a su eliminacin, entendindola como una forma de discriminacin racial. (72 votos a favor, 35 en contra y 32 abstenciones).

Como Netaniahu en el presente, el entonces embajador israel y futuro Presidente de Israel, Jaim Herzog, mont en clera y con total desparpajo rompi el documento en pedazos delante de la Asamblea. En 1991 Israel puso la anulacin de la resolucin 3379 como condicin para su participacin en la Conferencia de Madrid, lo que llev a que fuera derogada al aprobarse la resolucin 4686 (111 a favor, 25 en contra y 11 abstenciones) del 16 de diciembre de 1991, una de las ms cortas de la historia de la Asamblea General de las Naciones Unidas. De rodillas, incluso algunos delegados posando con sus colegas israeles, fue el final de algo que haba comenzado con cierta muestra de dignidad.

Luego, para mayor escarnio, vinieron otra tantas resoluciones no cumplidas, como la 3236 de noviembre de 1974 que reafirmaba el derecho inalienable de los palestinos a regresar a sus hogares y recuperar sus bienes desde donde quiera que se encuentren desplazados y desarraigados y pide su retorno y el derecho de la autodeterminacin del pueblo palestino. O la 1322, del 7 de octubre de 2000, aprobada por 14 votos a favor y 1 abstencin (Estados Unidos), condenando los actos de violencia, particularmente el recurso al uso excesivo de la fuerza contra los palestinos, que han provocado heridos y la prdida de vidas humanas.

As estn las cosas en el damero internacional. Al parecer Israel no entiende razones diplomticas ni tibios regaos de quienes generalmente son sus aliados. Por eso los amenaza e insulta, pero tambin por eso mismo desea apurar el tiempo para que asuma el gobierno Donald Trump, quien ya ha confesado su lealtad incondicional al guerrerismo sionista. A los palestinos, frente a este panorama, no les quedar otra que seguir apretando los puos y resistir por todas las vas posibles, confiados que lo que no hagan por ellos mismos nadie en ese contorno de gobiernos agresivos, cmplices o eunucos, habr de hacerlo.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter