Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-12-2016

Entrevista a Jon E. Illescas desde Cuba (II)
Esperanza socialista o barbarie civilizatoria

J. . Tllez Villaln
Cubarte


Jon E. Illescas Martnez es Licenciado en Bellas Artes por la Universidad Miguel Hernndez y Doctor en Sociologa y Comunicacin por la Universidad de Alicante. Es, adems, artista plstico bajo el seudnimo de Jon Juanma e inventor del Sociorreproduccionismo. Colabora con frecuencia en las pginas de Rebelin y de El Viejo Topo en temas sobre cultura, geopoltica, arte, comunicacin y economa. Autor del libro La dictadura del videoclip. Industria musical y sueos prefabricados (El Viejo Topo, 2015), donde presenta esclarecedoras tesis y descubrimientos sobre la industria cultural hegemnica, los videoclips, y las llamadas celebrities; con lo que el capitalismo consigue el consenso cultural e ideolgico, la perpetuacin de su sistema de dominacin y la dilucin de la rebelda.

-Estbamos en plena arenga por una pedagoga revolucionaria. Pero hay que convencer de que s se puede. En tal sentido, te pregunto si en tus estudios sobre esta dictadura, hallaste algunas fisuras o grietas sobre la que pudisemos incidir, profundizar, araar, para adelantar el desplome de este Imperio Multimeditico y antes de que acaben con el humanismo y con la humanidad misma.

-No existe ninguna grieta en ellas. Las grietas hay que crearlas en otras partes con otras herramientas (y en el libro esbozo la posibilidad de la construccin de una industria cultural contrahegemnica). Pensar que existen grietas en las industrias culturales hegemnicas (es decir, las ms poderosas de la burguesa internacional) sera tan quimrico como afirmar que se puede realizar la revolucin socialista realizando entrismo en el Partido Republicano de Donald Trump.

-Te confieso, Jon, que ese no existe ninguna grieta me resulta, demasiado absoluto. No crees que es ms dialctico encontrar esas fisuras, si no en ellas mismas, entre ellas, en su competencia o en la batalla por el mercado tal vez, en los espacios a los que no llegan, ms objetivo o alcanzable que construir una industria cultural contrahegemnica?

-Te responder de otro modo refirindome a otra industria cultural con semejantes problemas a la musical. Crees posible que en la actualidad las multinacionales del libro creen una produccin mayoritariamente socialista, comunista, marxista o anticapitalista? En cambio, si por grietas entiendes que estas multinacionales tengan una nfima parte de su produccin que sea socialista, comunista, marxista o anticapitalista, aceptar que las grietas estn en todas partes. El problema es que son grietas que slo resquebrajan la escayola del edificio en ciertas habitaciones, no afectan a su estructura y estn controladas por muy pocas manos debido a la estructura oligoplica de la industria que controla el flujo de consumo que roca a las mayoras. No en vano, slo 3 empresas multinacionales controlan ms del 92% de los 500 videoclips ms consumidos. La batalla por el mercado tiene sus lmites y el signo ideolgico de la mayora de su produccin no es un factor que afecte la cuenta de resultados. En el libro lo ilustro con numerosos ejemplos de productos que eran potencialmente rentables y fueron censurados o infrarrepresentados desde la cpula por su signo ideolgico contestatario. Una de mis tesis principales es que la industria cultural no es una industria capitalista ms que se rija primordialmente por la cuenta de resultados, sino que tambin tiene su peso en factores ideolgicos.

-Cules seran los artistas paradigmticamente rebeldes, que se enfrentaron a los dictados de los dueos de estas corporaciones de la industria musical, rompiendo sus reglas y librndose la serializacin y/o que muestran en su haber obras de indiscutible calidad a la vez que consiguen ser populares?

Pues son algunos artistas quienes todava colocan la msica por encima del dinero. Pero son pocos y dentro del pop actual no hay absolutamente nadie, al menos, en la liga de los grandes (es decir, en el Top 30 de Twitter, por ponerte un ejemplo). De hecho, cuando un artista tan popular como Michael Jackson comenz a implicarse polticamente y a realizar videoclips con contenido humanista, precipit el final de su carrera. Por supuesto, hay artistas dentro de grandes sellos que tienen un mensaje de izquierda, pero es porque previamente han obtenido la luz verde del Presidente de la misma compaa, porque entiende que su pblico no ser mayoritario sino un nicho de mercado de donde podrn obtener rditos econmicos. Pero esta oligarqua burguesa jams permitir que los artistas que trabajan para ellos y tienen mensajes de izquierda, lleguen a las mayoras. Sera algo as como clamar por la revolucin contra sus propios intereses.

-Pero en tu muro de facebook encontr un elogio al artista estadounidense Prince, no ser este un ejemplo?

-Prince fue un genio de la msica popular y un espritu libre que una vez alcanzada la riqueza entendi que sta nunca estara por encima de su integridad como artista lo cual precipit la censura que enfrent cuando se rebel contra la explotacin que sufran/sufren los msicos de mano de las multinacionales, cuando abandon Warner incumpliendo su contrato, inventndose la estratagema del smbolo. Prince fue un genio que no podra existir en la actualidad con la estructura vigente de la industria musical. Del mismo modo que no podran existir los Pink Floyd. Y cuando digo que no podran existir no quiero decir que no haya msicos de su talento en la actualidad, sino que por diversos motivos no seran tan promocionados como lo fueron Prince en los ochenta y principios de los noventa y Pink Floyd en los setenta. Si existieran hoy, seran conocidos por nichos de mercado, pero nunca competiran con Justin Bieber o Katy Perry, porque los gerentes de las compaas simplemente barreran esta opcin.

Sin embargo, Prince (a diferencia de algunos componentes de Pink Floyd) no fue nunca socialista ni anticapitalista y la mayora de las veces que mostr un mensaje contrahegemnico (como cuando se posicion contra la Guerra de Irak) fue censurado. O los temas que inclua en sus lbumes con un contenido social ms explcito y siempre humanista, fueron ignorados en las estrategias promocionales de su gran discogrfica que siempre prefiri apostar por los temas de contenido ms sexual y, por ende, inocuo para el sistema. Como perfectamente ejemplific la anttesis coetnea de Prince, es decir, Madonna. Alguien que siempre goz del favor de la gran industria por su versatilidad como ttere del pop.

-Pasando ya a la Isla, qu referencias tienes de Cuba, Mart, Fidel y del proyecto social que construimos desde 1959?

-Pues tengo una informacin insuficiente, pese que a que conozco personas que han vivido y trabajado all. Nunca he estado en Cuba, aunque es algo que me gustara solucionar lo antes posible. Por supuesto conozco todas las atrocidades de la Dictadura de Batista y los primeros aos de la Revolucin, despus el acercamiento ms o menos dependiente/independiente a la URSS, parejo a la enemistad con EUA y los duros aos noventa donde se acabaron los precios subsidiados del bloque sovitico. Conozco algunos avances propios de las economas socialistas en cuanto economas planificadas (en educacin, arte y sistema de salud), pero tambin s de las contradicciones que genera el intento de construccin del socialismo en un solo pas en un mar internacional de capitalismo neoliberal. Por ejemplo, s de las dolorosas contradicciones que ticamente genera un turismo inevitable en la Isla. Luego est el embargo genocida de los Estados Unidos y todo el dao que ha generado a la poblacin cubana.

Actualmente me preocupa que en la economa cubana se ample el espacio para la economa privada y se cree una clase de pequeos capitalistas que puedan ser decisivos a la hora de enterrar en un futuro ms o menos prximo los aspectos ms positivos de la construccin socialista cubana. Me preocupa que Cuba tome de ejemplo a China y se reproduzcan en las islas las desigualdades sociales que estamos viendo en el gigante asitico. Tambin s de los ideales de Mart y la importancia histrica de Fidel al que conozco por sus obras, artculos y entrevistas. Pero debera tener ms informacin para poder pronunciarme sobre su saldo histrico.

-De lo ledo sobre tu libro, las tesis que maneja y los resultados que recoge de tus investigaciones sobre el videoclip y las industrias culturales hegemnicas, se deduce la importancia de su reproduccin en toda la aldea global; sin embargo infiero un valor agregado en nuestro contexto, en un pas como el nuestro empeado y necesitado de construir otra cultura hegemnica, anticapitalista, humanista y liberadora. Lo ves de ese modo?

-Totalmente. Creo que se deberan de realizar estudios sobre el a veces dilogo y otras veces lucha que se produce entre la produccin del videoclip cubano y el videoclip mainstream de manufactura estadounidense. He visto algunos videoclips cubanos maravillosos, donde el aspecto y la validez artstica era un valor fundamental por encima de su validez como mercanca cultural o como reclamo para la venta de otras mercancas. Si el espacio para la reproduccin del capital sigue avanzando en Cuba, por los errores o las imposibilidades de la construccin socialista en una isla circundada por un ocano de capitalismo, estos videoclips tendern a desaparecer y otros ms zafios totalmente alejados de los valores humanistas y socialistas (llenos de nihilismo y cosificacin de la vida humana) seguirn avanzando como ocurre en el mundo capitalista en general. Y esto ser terriblemente peligroso para las futuras generaciones.

-Cules de tus tesis destacaras, o crees ms necesarias para afinar, o hacer efectiva a nuestros intereses polticos la produccin, la recepcin crtica y el consumo de audiovisuales en Cuba Socialista, subdesarrollada y a 90 millas del mayor Imperio de las industrias culturales en el planeta?

-Sin duda alguna destacara la necesidad y las posibilidades de crear una Industria Cultural Contrahegemnica, es decir, una Industria Cultural Socialista. Es lo que hago en el ltimo captulo del libro. Sera una industria cultural lo suficientemente amplia para que cupiesen cuantas ms voces y melodas mejor, pero lo suficientemente coherente y consciente como para enfrentar la afrenta antihumanista y degradante propia de la produccin del videoclip mainstream, la punta de lanza de la conquista cultural de los jvenes por el capitalismo internacional.

-Y cules pudiesen ser las estrategias? Producir audiovisuales contrahegemnicos? Tendramos la capacidad de competir? Prohibir, bajo regulaciones refrendadas o preceptos ticos consensuados? Seleccionar del todo lo menos daino y/o promover solo lo mejor o que ms se aviene con nuestros valores? Preparar o capacitar a los consumidores de estos productos?

-Desde luego financiar decididamente, como prioridad poltica en la lucha de clases cultural, producciones contrahegemnicas que entroncaran con los valores humanistas y socialistas, es decir, con lo mejor del ser humano ilustrado en el siglo XXI. Adems, debera de realizarse sin perder de vista su vocacin mayoritaria y para ello se debera hacer un anlisis para ver dnde est el nivel medio despus de aos de degradacin cultural y musical capitalista. Adems, habra que empoderar en el alfabetismo audiovisual a los jvenes y no tan jvenes para ensearlos a "leer" y "escribir" con imgenes, para hacerlo ms fuertes a las embestidas alienantes del videoclip mainstream controlado por el gran capital. La prohibicin no sera el camino a mi modo de ver, bastara con no financiar con dinero pblico estas producciones. Por supuesto, desde el mundo capitalista todava se realizan producciones de valor esttico y/o humanstico resaltables, pero cada vez son ms minoritarias desde el mainstream y encuentran su hbitat en los llamados nichos de mercado (donde habitan gneros rentables para minoras culturales distintas a las mayoras que consumen el mainstream musical, es decir, el pop sintetizado actual).

-Como fiel heredero del pensamiento martiano, el recientemente desaparecido lder de la Revolucin Cubana, Fidel Castro, defendi e integr en su accionar revolucionario la tesis de que Una Revolucin solo puede ser hija de la cultura y de las ideas; denunci en varias ocasiones la agresin cultural a la que estaban sometidos los pases del tercer mundo con el propsito imperial de destruir sus identidades nacionales; fue promotor aqu del libro de Ignacio Ramonet Un delicioso despotismo que comparte algunas tesis de tu libro y, adems, ante el derrumbe del campo socialista y sus consecuentes secuelas para Cuba, plante que la cultura era lo primero que haba que salvar. De qu modo podramos integrar estas ideas en la estratgica batalla en el campo cultural a la que nos hemos referido durante toda la entrevista?

-Pues primero que todo, tomndonos muy en serio la cultura, no slo como el ms alto y digno producto del trabajo humano como bien defenda un socialista muy conocido en Cuba, el espaol-mexicano Adolfo Snchez Vzquez; sino tambin como el terreno donde se crea la conciencia poltica y por tanto el ncleo de la (posible) lucha de clases (consciente). O lo que es lo mismo, el terreno donde se comenzar a dirimir si la esperanza socialista es factible o no frente la barbarie civilizatoria que engendra el capital y que todava nos tiene reservada.

Fidel era un hombre muy inteligente y en este sentido, por lo que cuentas, estaba al tanto de la importancia de la cultura en la batalla poltica. Sin embargo, no soy un defensor a ultranza de las "identidades nacionales" (y es algo que critico mucho en la izquierda actual), porque las mismas son el resultado de un determinado estadio del desarrollo histrico de la cultura homnida. Glorificarlas sera antidialctico y querer petrificarlas ir contra el desarrollo histrico, contra el (muy denostado por los posmodernistas) progreso. A medida que el mundo se hace ms pequeo, el mercado mundial alcanza todas las dimensiones de nuestra vida diaria (pues nos nutrimos de productos y servicios tambin culturales realizados en todo el orbe). No hay que tener miedo a la mundializacin de las ideas que el capitalismo permite hasta cierto punto, si no llevarla a un nuevo nivel donde la democracia de los pueblos de la sociedad-mundo (en construccin) decida qu servicios y productos desean consumir. Algo que actualmente dictan los oligarcas que controlan la Dictadura cultural del capital que es la Dictadura del Videoclip, pero no solo se reduce a ella, sino que abarca toda la produccin de las industrias culturales trasnacionales regidas por los intereses econmicos e ideolgicos de la burguesa dirigente.

-Bueno esto sera un buen inicio para otro debate ms largo Por ltimo, Qu textos o autores les recomendaras a un joven revolucionario cubano que decida acompaarnos en esta guerra contra la dominacin cultural a travs de los videoclips, los videos juegos, por solo mencionar dos de sus ms poderosas armas?

-Sinceramente hay muy pocos que traten estos temas con la seriedad requerida, menos desde una perspectiva contrahegemnica (ya no te digo socialista o marxista). A estos jvenes revolucionarios les recomendara que empezaran por mi libro y si quisieran profundizar en los aspectos tericos leyeran los captulos dedicados a este tema en mi tesis doctoral Industrias culturales y juventud en el sistema-mundo. El videoclip mainstream como mercanca y como reproductor de ideologa (la cual se puede descargar gratis en la red). En ella realizo un compendio de autores materialistas de diversas disciplinas (Antropologa, Psicologa, Comunicacin, Economa Poltica, etc.) para dar los primeros pasos hacia la construccin de una perspectiva de anlisis audiovisual marxista. Algo inexistente hasta la fecha. Autores importantes para el inicio de esta sntesis fueron adems de Marx, Engels y Gramsci, Vigotsky, Rossi-Landi, Dallas Smythe, David Harvey o Terry Eagleton. Pero hay muchos ms. Algunos son autores clsicos de la Comunicacin como Walter Lippmann, Armand Mattelart o Manuel Castells. Clave fue tambin la importancia de los diferentes tiempos histricos de Braudel en conjuncin con los ltimos avances de la psicologa evolutiva y la antropologa sexual modificada con los cambios de nuestra sociedad-mundo conectada gracias a Internet por la tecnologa satelital y los superordenadores.

-Gracias, Jon, en nombre de los que luchamos en Cuba por un mundo mejor. Ah, y Hasta la victoria siempre!

Gracias a ti y un fuerte abrazo para todos los socialistas de corazn que luchan desde la Isla por un futuro mejor: para su pas y para este maltrecho mundo que est condenado, afortunadamente, a ser de todos.

 

Fuente: http://www.cubarte.cult.cu/es/article/47710


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter