Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 31-12-2016

Brasil sucumbe al FMI
El retorno del neoliberalismo por las buenas o por las malas

Agnese Marra
CTXT

"El propio Temer reconoci en Nueva York ante diversos empresarios norteamericanos que los motivos de la destitucin de Rousseff tuvieron que ver con el hecho de que no aceptara poner en marcha el programa Puente para un Futuro"


Pancarta contra Temer en las protestas por la aprobacin del techo de gasto pblico en Brasil. TELESUR

Va a ser necesario actuar muy rpido. Y sin el mandato de la sociedad. Va a tener que ser por las buenas o por las malas. En uno de los aos polticos ms inestables desde la redemocratizacin del pas, donde en una misma semana todo poda cambiar varias veces, las polmicas declaraciones de Roberto Brant, exministro de Sistema de Pensiones durante el Gobierno de Fernando Henrique Cardoso, en el peridico Estado de So Paulo, pasaron desapercibidas.

Brant aseguraba en esta entrevista que una vez que Dilma fuera destituida, el futuro gobierno tendra que darle la vuelta a la poltica econmica e implantar el programa Puente para el Futuro basado en duras polticas de austeridad, privatizacin de recursos pblicos y flexibilizacin laboral, entre otros puntos: Este documento no est hecho para enfrentar el voto popular, con l no podramos ganar una eleccin. Pero la sociedad no tiene la obligacin de comprender cuestiones hermticas como el presupuesto, los gastos de la Seguridad Social o las relaciones con el Banco Central, argumentaba un da despus de que el proceso de impeachment contra Rousseff se aprobara en la Cmara. Era el mes de abril y todava se esperaba la votacin en el Senado, pero a esas alturas la cabeza de Dilma ya estaba en bandeja de plata y sus antiguos socios, con Michel Temer a la cabeza, se preparaban para gobernar.

Fue el pasado mes de septiembre cuando el propio Temer reconoci en Nueva York ante diversos empresarios norteamericanos que los motivos de la destitucin de Rousseff tuvieron que ver con el hecho de que no aceptara poner en marcha el programa Puente para un Futuro. Este reconocimiento confirmaba lo que se vio en el Senado durante los tres das que dur el juicio que acab con la salida de Dilma: los senadores juzgaban a la mandataria por su poltica econmica y no por un crimen de responsabilidad, nico motivo por el que la Constitucin brasilea permite destituir a un presidente.

La profeca de Brant se cumpli y, sin ningn tipo de debate social y con una tramitacin de urgencia, el pasado 13 de diciembre el Congreso de los Diputados aprob uno de los principales ejes del nuevo programa econmico: el Proyecto de Enmienda Constitucional 55 (en la Cmara denominada como 241). Esta ley, conocida como la enmienda del techo del gasto, propone congelar el gasto social durante los prximos veinte aos y limitar el crecimiento de los presupuestos a la inflacin del ao anterior.

Dos narrativas

La PEC 55 ha generado un debate (ms presente en la academia que en las calles) que muestra no slo dos modelos de gestin opuestos, sino la transicin del progresismo petista (hoy tambin en entredicho) al neoliberalismo ms crudo de la derecha que hoy gobierna el pas.

Los grandes medios de informacin han apoyado la tesis del Gobierno Temer que presenta esta ley como la nica posibilidad de poder salir lo ms rpido posible de la crisis econmica. El economista y presidente del Insper, una de las grandes escuelas de negocios de Brasil, Marcos Lisboa asegura que esta enmienda es la nica forma de que Brasil no explote. La deuda pblica es la mayor preocupacin de sus defensores, que denuncian los gastos ilimitados del Gobierno Dilma y ven en un ajuste fiscal rgido la manera de poner las cuentas en orden, deca Lisboa en el diario Nexo.

Los contrarios a esta ley aseguran que el problema no tendra que ver con el gasto social y s con la disminucin de la recaudacin de las arcas del Estado: El gasto social disminuy en los gobiernos Dilma en relacin a los de Lula, y a su vez ste tambin gast menos que los gobiernos de Fernando Henrique. Hay que preocuparse por recaudar y no por el gasto social, explicaba tambin en Nexo Leda Paulani, economista y profesora de la Facultad de Economa y Administracin de la Universidad de So Paulo.

El economista de la Universidad de Campinas Pedro Paulo Zahlut Bastos describe el argumento del gasto ilimitado como una falacia y cree que una reforma impositiva progresiva sera clave para obtener recaudacin y no perjudicar a los ms pobres que son los que usan los servicios pblicos. Este economista recuerda que la evasin fiscal de las grandes empresas brasileas alcanza los 500.000 millones de reales anuales (unos 146.000 millones de euros), lo que equivaldra a cinco veces el dficit primario: Ni siquiera necesitara cambiar la ley, slo tendran que exigir que las multinacionales la cumplieran.

Uno de los principales argumentos contra la PEC 55 se basa en denunciar que el Gobierno impone durante veinte aos una austeridad fiscal que va a castigar a las clases ms bajas, pero no se plantea una reforma impositiva que haga que Brasil deje de ser uno de los diez pases del mundo con el sistema tributario ms injusto. Los millonarios no pagan impuestos, el que ms gana tiene ms exenciones fiscales, y el que menos gana paga ms. Por no hablar de los impuestos indirectos que son absolutamente injustos, recuerda el profesor de Campinas, que insiste en que la PEC 55 se ha disfrazado como una cuestin tcnica cuando es pura poltica: Es una ofensiva de la derecha para transformar la sociedad brasilea y su relacin entre el Estado y la economa. Su mxima es aumentar la desigualdad para aumentar el crecimiento, algo completamente absurdo.

La PEC 55 no ser la nica medida neoliberal del Gobierno Temer. El prximo objetivo ser la reforma del sistema de pensiones que se votar en el mes de febrero y donde una vez ms los trabajadores ms humildes volvern a ser los ms afectados. En los gobiernos petistas el sistema de pensiones funcion como uno de los principales instrumentos de redistribucin de renta, pero la deuda en 2016 asciende a 149,2 mil millones de reales. Esa es la justificacin del equipo de Temer para proponer cambios urgentes como la subida de la edad de jubilacin a los 65 aos para mujeres y 70 aos para hombres. Actualmente para jubilarse en el sector privado se solicita que el trabajador haya contribuido durante 30 aos, en el caso de las mujeres, y durante 35 aos los hombres. El nuevo gobierno se queja de que haya gente con 50 y 55 aos ya jubilada y olvida que las clases ms humildes comienzan a trabajar sin haber cumplido la mayora de edad.

Antes de acabar el ao Temer anunci un regalo de Navidad para los trabajadores con el fin de modernizar las leyes laborales. Entre las medidas ms importantes destaca la posibilidad de que las empresas puedan negociar las condiciones individualmente con los trabajadores y dejen a los sindicatos y los convenios colectivos de lado. La idea principal sera la de flexibilizar los contratos y abrir un vaco legal donde situaciones como el aumento de la jornada laboral de ocho a doce horas puedan pasar a ser condiciones legales. Ser en febrero cuando el Congreso tenga la ltima palabra en relacin a estas reformas.

Ni legitimidad, ni popularidad

Consciente del poco tiempo para gobernar (apenas dos aos), el equipo de Temer, de la mano del presidente del Senado, Renan Calheiros, ha acelerado los trmites de votacin de las leyes ms polmicas sin establecer ni un solo debate con la sociedad. Desde la oposicin se plantean hasta qu punto un gobierno que no ha sido elegido por las urnas, sino que lleg al poder de manera indirecta, pueda ser responsable de los cambios ms estructurales desde la Constitucin de 1988, deca el politlogo Andr Singer. El economista Pedro Pablo recordaba que dicha Constitucin se debati durante cuatro aos y ahora una reforma mueve todos sus cimientos sin ningn debate.

Parte de la sociedad brasilea sali a las calles para protestar contra la PEC 55. Durante la primera votacin de la enmienda en el Senado, alrededor de mil brasileos se manifestaron frente al Palacio de Planalto. La fotografa que pas a la historia fue tomada desde dentro del Congreso, donde se vea a los senadores en un cctel a media tarde, con la imagen al fondo de la polica que cargaba contra los manifestantes con porras, balas de goma y gas pimienta.

Si en esta primera votacin los senadores apoyaron la enmienda del techo al gasto con un holgado resultado de 61 votos a favor y 14 en contra, el 13 de diciembre, durante la votacin definitiva, el instituto Datafolha dio a conocer una encuesta en la que el 60% de la poblacin se muestra en contra de esta norma. La Enmienda sali adelante, pero Temer consigui menos apoyos de los esperados, con 53 votos a favor y 16 en contra.

Esa misma encuesta tambin indica la prdida de legitimidad del Congreso, definido como malo o psimo por el 58% de los brasileos, cifra que supone el mayor rechazo de la historia del Legislativo. En el Ejecutivo las cifras empeoran con apenas un 10% de aprobacin del Gobierno Temer.

A las medidas de austeridad se aaden los escndalos de corrupcin que azotan a las altas esferas del Ejecutivo y del Legislativo y que han provocado que en tan solo seis meses de gobierno (contando desde que Temer fue interino) media docena de ministros haya tenido que dimitir.

La operacin Lava Jato que investiga los millonarios desvos de dinero de la petrolera Petrobras en forma de mordidas a los polticos de prcticamente toda la esfera partidaria del Legislativo sigue dando de qu hablar. Y en los prximos meses se conocer el contenido exacto de las delaciones premiadas.

El presidente Temer fue nombrado recientemente en una de esas delaciones por el exdirector de la constructora Odebrecht, Claudio Melo Filho, quien asegur que el mandatario haba recibido dinero negro para su campaa. En la misma situacin se encuentra su homlogo en el Senado, Renan Calheiros, que en este mes se convirti en reo en un nuevo proceso abierto en su contra y que, despus de un mano a mano con el Tribunal Superior Federal, consigui mantenerse en el cargo a pesar de todo.

La profesora de Derecho de la Fundacin Getlio Vargas Elosa Machado de Almeida resuma en el diario Nexo el 2016 brasileo: Para nuestra Constitucin ha sido un ao muy malo. Ha sufrido ataques del Legislativo con una enmienda que le arranca sus caractersticas sociales de una sociedad ms justa e igualitaria. Adems ha sido traicionada por quien debera ser su guardin, el Tribunal Supremo Federal.

Fuente: http://ctxt.es/es/20161228/Politica/10280/Brasil-Temer-neoliberalismo-recortes-PT.htm



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter