Portada :: Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-01-2017

La economa en la sombra y el negocio de los billetes de Bs.100

Oly Milln Campos y Wilmer Torrealba
Aporrea


Gran parte de la comprensin de los fenmenos econmicos tiene que ver fundamentalmente con la estructura epistmica desde la cual se trata de entender y explicar dichos fenmenos. Hablar de economa como ciencia econmica nos conduce a una postura arrogante donde en el trasfondo del asunto, se plantea que la misma tiene un estatus cientfico superior y distinto de las dems disciplinas sociales, cuando la verdad verdadera es que no es, ni ser as. En este sentido, la economa es, antes que nada, una disciplina de las ciencias sociales, por lo tanto es histrica y poltica.

Desde esta visin, nos referimos a la poltica como la capacidad que se tiene para influir en las decisiones de los otros, en funcin de los intereses que se defienden, es decir, es el ejercicio del poder desde una perspectiva de clase. En este sentido, vivimos en un sistema capitalista definido no por la mera existencia de personas o empresas produciendo para un mercado con el objeto de obtener una ganancia, ya que, como dice Immanuel Wallerstein en su libro Anlisis de Sistemas Mundo, tales personas o empresas han existido por miles de aos a lo largo o ancho de la tierra, mucho antes de que existiera el sistema capitalista como tal. Entonces, estamos en presencia del sistema capitalista, cuando en el centro medular de su concepcin est la lgica incesante de la reproduccin y acumulacin del capital, por lo tanto, quien ose actuar con un comportamiento diferente a la prioridad que debe tener la acumulacin y reproduccin del capital, es castigado y en ltima instancia anulado de la escena social. A esta lgica se corresponde una cultura que se ha hecho hegemnica y nuestro pas no escapa a ella.

La actuacin diferente conlleva irremediablemente a una confrontacin o cmo podramos denominar en el plano econmico, a una "guerra econmica", que dicho sea de paso, la misma existe y se presenta tambin entre sectores que operan bajo la lgica del capital para maximizar sus ganancias. Son las contradicciones naturales que se dan a lo interno del sistema. En sntesis, el propio sistema opera en una permanente contradiccin tanto interna como externa, situacin que no es nada nueva ni se eliminar porque simplemente denunciemos su existencia. Lo que si nos parece novedoso y condenable desde una perspectiva revolucionaria, es que bajo el argumento de la "guerra econmica", se pretendan esconder los intereses de las lites de poder que igual representan y expresan la cultura del capital, as como errores y debilidades en la conduccin de la poltica econmica que est afectando de forma criminal las condiciones de vida digna del pueblo venezolano. Es decir, no es que el sector empresarial comenz desde hace tres aos a operar bajo una cultura diferente, que busca afectar o sabotear la gestin de gobierno y forma parte de la "guerra econmica", no. De lo que se trata es que existen razones objetivas y subjetivas como fuerzas, que operan de forma sinrgica o contraria y que responden a la cultura del capital, ocupando los espacios que le permitan ocupar para actuar en consecuencia. Sera una enorme estupidez pedirle al capital que acte de forma distinta a su naturaleza.

Bajo estas premisas tratamos en el presente documento de responder a la pregunta que en das pasados se hiciera Pascualina Curcio en el documento que publicara en Aporrea cuyo ttulo es Entonces, dnde estaban los billetes de 100 bolvares? Documento ste con el cual tenemos profundas diferencias y las trataremos de explicar aqu.

Lo primero que denuncia y afirma Curcio es que estamos en presencia de una "guerra econmica" cuya modalidad es la "escasez programada del efectivo siendo ms notorio desde mediados del 2015". Pues bien, debemos responderle a la colega que no se puede continuar hablando de "guerra econmica" porque seguiramos cometiendo el error de esconder los problemas estructurales que tiene la economa venezolana puestos en relieve a raz de la significativa cada de los precios del petrleo y, que dichos problemas, estn potenciados por los propios errores, visiones e intereses grupales que tienen quienes vienen conduciendo la poltica econmica del pas. Por otra parte, queremos dejar sentado que nuestra valoracin no pretende exculpar de responsabilidades al sector empresarial, solo que mientras se siga hablando de "guerra econmica" como causa fundamental de la crisis de carcter societal que embarga a nuestro pas, nunca habr disposicin a revisar crticamente los errores y mucho menos salirle al paso a las mafias que se han enquistado (nuevos y viejos actores) en el Estado, expoliando la riqueza nacional. Sencillamente no habr disposicin a cambiar.

Segundo, el traslado de los billetes de 100 hacia Colombia y consecuentemente la escasez del efectivo en manos del pblico, que condujo a la utilizacin de establecimientos comerciales distintos a la banca para la adquisicin de los mismos, es un fenmeno que viene ocurriendo desde aproximadamente dos aos (2) aos[1], dando como resultado la instalacin de una "economa en la sombra"[2] cuyo negocio se fue desarrollando no solo en los estados fronterizos como Tchira o Zulia, sino tambin en el resto del pas. Esta situacin en cierta forma tiene su explicacin en la prdida importante del poder adquisitivo de nuestra moneda, lo que ha ido conduciendo progresivamente a la existencia de una mayor rotacin del dinero en manos del pblico y a una poca capacidad (por la prdida real del valor fiduciario del dinero versus costos de traslado) por parte de la plataforma financiera bancaria, para la reposicin oportuna y eficaz del dinero en su red operativa (agencias, cajeros automticos) aunado a una supervisin muy laxa de la gestin financiera bancaria por parte del Estado (Sudeban). Debemos aclarar aqu, que el sector financiero bancario no es santo de nuestra devocin, pero siendo coherentes con la bsqueda de una explicacin lo ms objetiva posible del fenmeno, tenemos que tener una visin sistmica y compleja de dicha situacin, lo que nos obliga a mirar las mltiples variables que estn incidiendo sobre el problema, as como sus posibles interrelaciones.

Para nadie es un secreto que nuestras fronteras con el hermano pas colombiano, es y ha sido objeto de una importante actividad comercial y delictiva, donde actan y se benefician diversos actores incluyendo un tejido social popular, que hace sumamente complejo el control por parte de un Estado que tambin sufre de una anomia, atrapado y potenciado por grupos de poder que hacen grandes negocios a costa de las precarias condiciones de vida del pueblo venezolano, comprometiendo seriamente los referentes y la viabilidad poltica de cualquier proyecto nacional.

Ante la pregunta: dnde estn los billetes de 100?, la respuesta no es tan simple como la que se pretende explicar a travs de la denominada "guerra econmica". En este sentido, queremos referirnos al conjunto de variables que inciden y que estn incidiendo en dicho supuesto "acaparamiento programado de los billetes de 100 bolvares", por lo tanto, la solucin a la crisis de poca circulacin (se habla del 50%) de estos billetes, no se puede responder con un simple mecanismo por dems perverso para la poblacin, en una poca muy sensible como lo es las festividades decembrinas y mxime en el marco de un ao de mayor profundizacin de la crisis. Nos referimos, concretamente, a la decisin que tom el Ejecutivo Nacional de desmonetizar de un solo plumazo (tres das, aunque luego como producto de la presin social y de los propios errores en la implementacin del nuevo cono monetario, tuvo que extender la medida) la significativa cantidad de billetes de cien que circulaban en la economa. Veamos cuales son los factores que estn incidiendo y que, a nuestro modo de ver, son los problemas medulares que siguen y seguirn vigentes, a menos que se definan estrategias distintas, y como es obvio, no se resuelven con solo tomar una medida ejecutiva de sacar de circulacin a los billetes de 100. Concretamente nos referimos a la significativa y progresiva prdida de poder adquisitivo que ha venido teniendo nuestra moneda y los diversos mecanismos que en el marco de una economa de mercado se desarrollan para garantizar la lgica de reproduccin del capital.

Como se sabe, una de las manifestaciones de la crisis es la prdida de confiabilidad en las monedas y su repercusin sobre las transacciones de quienes las usan, en nuestro caso las causas estn en los propios problemas estructurales que tiene la economa venezolana, potenciados por las visiones y decisiones que en el plano de la coyuntura poltica y de la poltica econmica se han venido ejecutando, dando como resultado la creacin de condiciones objetivas para el desarrollo de una "economa en la sombra" en la cual vienen conviviendo de forma delictiva diversos grupos de poder.

Ante la pregunta: dnde estn los billetes? La respuesta es: los billetes estn circulando en la economa venezolana y en la frontera, son los mismos que se utilizan para adquirir dlares en la frontera con Colombia y son los mismos que se utilizan para soportar el contrabando de extraccin de todo tipo, en especial de bienes y combustible, y esto lo sabe el Gobierno, por lo tanto ante la medida de sacar de circulacin al billete de cien y cerrar la frontera, se busca de manera efectista matar a dos (2) pjaros de un solo tiro, es decir, quemar liquidez (liquidez sta que increment el Gobierno durante el ltimo trimestre del ao) y buscar quitarle la presin al tipo de cambio paralelo. Los efectos que se buscan con dichas medidas sern de carcter temporal ya que las variables que estn incidiendo negativamente sobre el desempeo econmico del pas siguen, como dice un dicho popular, "vivitas y coleando". Pero veamos con mayor detalle a que nos referimos.

La Economa del Capital Acta sobre la Base de las Oportunidades.

Si revisamos la actuacin en los ltimos aos de un ente tan importante en materia econmica para el pas, como lo es el Banco Central de Venezuela, nos percataremos que este ha venido cediendo espacios en trminos del suministro de forma veraz y oportuna de informacin sobre el comportamiento de las principales variables macroeconmicas, donde por lo visto, ya no est obligado a lograr su objetivo principal como lo es el de alcanzar la estabilidad de precios y preservar el valor de la moneda. El BCV hoy en da es un ministerio ms[3]. Este dbil perfil institucional que tiene el BCV, le ha ido restando credibilidad y ha dado pie para que el espacio cedido lo ocupen otros actores, que obviamente "arrimando la brasa a su sardina", han venido posicionndose e incidiendo sobre las matrices de opinin y las expectativas que se formulan sobre el comportamiento de la economa venezolana y sus perspectivas en el futuro inmediato, lo que ha dado pie, en cierta forma, para la consolidacin en trminos de credibilidad del mercado cambiario paralelo.

El Mercado Cambiario Paralelo y los Factores Coyunturales que Inciden en su Comportamiento.

En referencia al mercado cambiario de Venezuela para comprenderlo en mejor medida, debemos tomar sus distorsiones ms importantes, en la actualidad representado por "Dolartoday". Como sabemos, durante varios aos este viene generando, en cierta forma, algunos dolores de cabeza a los principales decisores del pas. Una de las razones fundamentales, es porque lo han visto como una causa y no como lo que realmente es, una consecuencia del fenmeno monetario, cambiario y del mbito poltico. Como es natural, al no comprender la esencia de su naturaleza difcilmente se podr disear y aplicar una estrategia que busque resolver el problema atacando a la raz. Para lograr una mejor compresin de las circunstancias actuales que actan sobre este indicador, trataremos de hacer nfasis en los patrones de comportamiento que ha mostrado el Dolartoday durante los ltimos meses.

Comenzaremos nuestro anlisis hablando un poco de las estrategias econmicas que el gobierno del presidente Maduro ha realizado en los ltimos veintitrs meses. En lo que se refiere al 2015, una de las principales acciones en materia de poltica econmica que se instrument, fue la creacin del Sistema Marginal de Divisas (SIMADI). El SIMADI se comenz a implementar el 27 de febrero del ao en cuestin, una vez emprendida la medida el precio del dlar paralelo se increment ms rpido que en los primeros dos meses de ese ao (observar la grfica 1). Como es lgico suponer, durante los dos primeros meses (enero-febrero 2015) se crearon expectativas en torno a la posible eliminacin del control cambiario y las posibles medidas que tomara el Ejecutivo Nacional, lo que nos lleva a inferir que se origin un comps de espera, que gener una leve variacin del dlar paralelo. No obstante, una vez anunciado y puesto en funcionamiento el SIMADI durante los meses posteriores, es decir, entre marzo a agosto de ese mismo ao, se observa un incremento del diferencial entre SIMADI y el Dolartoday de tal magnitud que el segundo lleg a superar en un 300% al primero.

En agosto de 2015, el presidente Maduro anuncia el cierre de la frontera con Colombia (21 de agosto del 2015), esta medida tuvo un impacto muy importante en el comportamiento del precio del dlar paralelo, ya que como se puede observar, para inicios del mes de octubre hasta diciembre de ese mismo ao, su valor en trminos absolutos se mantuvo estable en torno a los 800 Bs/$, aunque tambin vale la pena mencionar que en esos meses el panorama poltico del pas estaba muy movido como producto de la campaa electoral para diputados a la Asamblea Nacional. Luego como se puede observar, durante el primer trimestre del presente ao, se gener un leve crecimiento del dlar paralelo llegando hasta valores de 1200 BS/$, para luego durante los siguientes meses (marzo-septiembre), presentar un comportamiento decreciente, hasta ubicarse por debajo de 1100 Bs/$.

GRFICA N 1

Fuente: Dolartoday, elaboracin propia[4].

Como hemos mencionado, durante gran parte del ao 2016 el valor referencial del mercado paralelo podramos decir que se mantuvo relativamente estable, a nuestro modo de ver, como producto en primer lugar de la decisin del cierre de la frontera con Colombia y en segundo lugar; con un aspecto que se vincula ms al mbito poltico, como lo fue el resultado electoral de diciembre del 2015. Esto ltimo, relacionado con las expectativas que se generaron en torno a las decisiones que poda tomar, en trminos polticos y econmicos, la nueva Asamblea Nacional en su nueva conformacin con una mayora opositora.

Esta relativa estabilidad en el comportamiento del mercado cambiario paralelo, en la grfica N2 denominamos a este comportamiento como Etapa de Normalidad, se rompe cuando el Gobierno Nacional decide, durante los primeros das del mes de agosto del presente ao, abrir nuevamente las fronteras con Colombia. Luego tenemos lo que hemos denominado como Etapa de volatilidad, la cual se inicia a partir del 13 de agosto cuando efectivamente se abre la frontera. Dicha etapa termina con un perodo de mayor crecimiento del dlar paralelo que hemos denominado Etapa Explosiva. El comportamiento del dlar paralelo durante esta ltima etapa, se relaciona con varios eventos. Por un lado, est el impacto que gener la poltica econmica planteada a finales del mes de septiembre, denominada el Plan de Abastecimiento Complementario (PAC), uno de los esquemas de esta estrategia era la venta de productos en el territorio nacional por parte de empresas colombianas y brasileas con el apoyo del Gobierno Nacional, lo que condujo a legitimar an ms la presencia del dlar paralelo (Dolartoday y Dlar Ccuta) como indicador cambiario. El segundo evento (21 de octubre) fue la decisin del Consejo Nacional Electoral (CNE) de suspender la "recoleccin de huellas" paso previo a la realizacin del referndum revocatorio o confirmatorio de la gestin de gobierno del presidente Maduro.

El efecto de estos eventos lo podemos observar en la Grafica N2 (la misma se subdivide en dos grficas, que por simplicidad la diferenciaremos como sub-grfica superior y sub-grfica inferior), all podemos detallar que la pendiente constante de los precios de los marcadores no oficiales cambiaron a un crecimiento exponencial, esto se evidencia en las dos sub-grficas, de hecho si nos detenemos en la sub-grafica inferior, all se tiene el comportamiento del precio expresado en variacin inter-diaria, mientras ms grande es el dimetro de los crculos implica una mayor variacin en comparacin con el da anterior. En estas grficas se evidencia que la apertura de la frontera con Colombia, la venta de productos emprendido por el PAC y la suspensin del referndum revocatorio fueron eventos que presionaron el alza del dlar paralelo (Dolartoday y Ccuta).

Grfica N 2

Dlar Ccuta, Dlartoday, SIMADI

Los Billetes de 100 y la Explicacin de que el Banco de la Repblica de Colombia los est Comprando.

Como comentbamos anteriormente, en la frontera de nuestro pas con Colombia se viene consolidando una "economa en la sombra" que utiliza a los bolvares como mecanismo de intermediacin del contrabando de extraccin y que a su vez, genera una centrfuga con la compra de dlares relacionados en gran medida con una permanente legitimacin ilegal de capitales.

Esta situacin nos lleva a tener que reafirmar que no tiene sentido decir que el movimiento de los billetes de 100 bolvares que se transan en la frontera, son adquiridos por el Banco de la Repblica de Colombia, tal como lo seala en su escrito la profesora Curcio. En primer lugar analicemos el comportamiento de la variable macroeconmica que agrupa a la cantidad de billetes y monedas en manos del pblico, depsitos a la vista y depsitos transferibles en el pas, es decir M1[5]. Si hablamos de la composicin porcentual de las monedas y billetes en manos del pblico con respecto a M1, para el mes de enero del ao 1997[6] sta representaba el 21,15%, mientras que en octubre del 2016, segn la ltima informacin estadstica presentada por el BCV, las monedas y billetes en manos del pblico representaban el 9,59% de M1. Dicha menor proporcin, es relativa ya que si observamos el Grfico N3, se evidencia que ha existido un crecimiento exponencial en M1 que se inicia entre finales del ao 2010 y comienzos del 2011, lo que implica que la cantidad de monedas y billetes ha tenido en trminos relativos, un menor peso en la composicin de M1. Por otra parte, sabemos que el comercio por puntos de venta y por transferencias electrnicas ha ido, con el pasar de los aos, creciendo. No obstante, sabemos que se han venido presentando dificultades para la disposicin de efectivo a travs de la plataforma operativa del sistema financiero bancario, aqu vale resaltar los factores, que a nuestro modo de ver, han sido los determinantes que han provocado la sensacin en la economa de una escasez relativa de billetes:

Grfico N 3

Comportamiento de M1 de Venezuela durante 1998-2016 (Noviembre)[9]

Fuente: BCV, elaboracin propia.

Hasta este momento, hemos expresado suficientemente las razones por las cuales desde la visin de Venezuela no tiene sentido hablar que los billetes se desplazan desde la frontera hacia el Banco de la Repblica de Colombia (BRC). Pero ahora, mencionemos las razones por las cuales desde Colombia tampoco tiene mucho sentido decir lo mismo. En la siguiente grfica, se presenta el comportamiento de M1 de este pas, la primera cuestin que debe llamar la atencin es que, durante el mismo perodo en cuestin, el crecimiento de esta variable a diferencia del caso venezolano no tiene el mismo comportamiento exponencial. Por el contrario, durante el mismo perodo estudiado M1 se mantiene con un crecimiento constante y como es natural, se incrementa por razones estacionales durante los meses decembrinos, lo que nos lleva a inferir que difcilmente el BRC est comprando bolvares pagando con pesos colombianos, de hecho la produccin de monedas de 100 y 200 pesos aumento aproximadamente en un 40% y la de 500 pesos en un 31,9%, (ver cuadro nmero 1), cifras que para nada se corresponden a una emisin excesiva como podra ser el de comprar grandes cantidades de billetes de 100, tal como la profesora Curcio manifest en su artculo que hemos estado comentando, cuando expres que alrededor de 3.000 millones de billetes de Bs. 100 no estn circulando en la economa venezolana, haciendo suponer que son adquiridos por el BRC y cambiados por pesos Colombianos, donde segn la profesora, un (1) bolvar equivale a 296,46 pesos en Bogot. Si esta afirmacin fuese verdadera, el BRC tuvo que haber gastado un aproximado de 885mil millones de pesos colombianos para adquirir esa cantidad de billetes de 100 bolvares, esto sin mencionar toda la logstica que implica tener que trasladar esa enorme cantidad de billetes desde la frontera hasta Bogot, una cantidad considerablemente importante, que de ser cierta, este pas debera estar pasando por una importante crisis financiera.

Adicionalmente, sera muy costoso para el BRC realizar ese tipo de canje (bolvares por su equivalente en pesos Colombianos), no tan solo por las razones anteriormente expresadas, sino qu cul podra ser el inters del BRC de comprar bolvares y beneficiar a las Casas de Cambio y a los contrabandistas atentando contra su propio patrimonio y contra la propia economa Colombiana?

Grfico N 4

Comportamiento de M1 de Colombia durante 2000-2016 (Agosto)

Fuente: BRC, elaboracin propia.

Cuadro N1

Produccin de Monedas de Colombia 2009-2015

 

Fuente: BRC, elaboracin propia, nuevo formato (NF)

Cuadro N2

Produccin de Billetes de Colombia 2015

Fuente: BRC, elaboracin propia, nuevo formato (NF)

Por otra parte, en el Grfico N5 se puede apreciar que Colombia mantiene reservas internacionales estables, cercanas a los 50 millardos de dlares. Por lo tanto, en el hipottico caso de que el BRC o cualquier otro banco central derrochara sus recursos de manera irracional, provocara, entre otros aspectos, una serie de efectos nocivos para su economa, tales como: a) una posicin riesgosa frente a los mercados internacionales, es decir su capacidad de compras de bienes, la capacidad de pago de deudas se podra ver seriamente comprometida, b) se afectara su solvencia para pedir financiamientos y la posicin de sus inversiones se debilitara frente al mercado internacional, c) dado lo anterior la confianza tanto nacional como internacional en su moneda se perdera, d) de igual modo, provocara que su moneda no sera utilizada como reserva de valor, medio de cambio, ni medida de valor, y los inversionistas cambiaran el destino de sus capitales. Todo ello, pudiera llevar a Colombia a un proceso inflacionario transitorio o incluso permanente afectando de igual modo el crecimiento de su produccin.

Grfico N 5

Reservas internacionales de Colombia vs Reservas Internacionales de Venezuela

Fuente: BCV y BRC, elaboracin propia.

_________________________________________

[1] Quienes suscriben vivenciaron en julio del 2014, la existencia de dicho fenmeno en la ciudad de Barinitas en el Estado Barinas.

[2] Termino que utilizamos para denominar a la dinmica econmica que existe al margen de cualquier tipo de regulacin y control, asociada fundamentalmente a las actividades delictivas.

[3] Revisar la ltima modificacin de la Ley del BCV de fecha 30/12/2015

[4] La fecha de este cuadro a diferencia de los dems se lee Mes/Da/ao.

[5]De acuerdo con el ABC Econmico del BCV, M1: es un Agregado monetario compuesto por monedas, billetes y depsitos en cuenta corriente en poder del pblico, tambin denominado circulante. Es el tipo de dinero que se utiliza directamente en las transacciones, por lo que se le denomina dinero transaccional.

[6] Expresada en la reconversin monetaria del 2010.

[7] Es menester recordar las denuncias que han realizado los integrantes de la Platafaforma para una Auditoria Publica y Ciudadana en Contra del Desfalco a la Nacin desde mayo del 2015.

[8] Segn Sudeban para el mes de noviembre del presente ao, existen a nivel nacional 9.871 cajeros electrnicos de los cuales el 3.655 (37%) estn concentrados en la Gran Caracas

[9]De acuerdo con el ABC Econmico del BCV, M1: es un agregado monetario compuesto por monedas, billetes y depsitos en cuenta corriente en poder del pblico, tambin denominado circulante. Es el tipo de dinero que se utiliza directamente en las transacciones, por lo que se le denomina dinero transaccional.

Fuente: http://www.aporrea.org/economia/a239278.html


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter